La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Fenicio

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Revisión a fecha de 22:35 31 mar. 2011; Ejrrjs (discusión | contribuciones)

(dif) ← Versión anterior | ver la versión actual (dif) | Versión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Grupo étnico semítico, que habitó en la Antigüedad en la región de Fenicia, en lo que posteriormente constituyó el litoral del Líbano.

Los fenicios aparecen en la Historia Universal más o menos el año 2000 adC. Encajonados en un altiplano con paredes cortadas a pico hacia el mar, no les quedó más remedio que hacerse marinos. Durante el predominio del Imperio Cretense vivieron una existencia más o menos oscura, pero después de la caída de los cretenses por obra de la invasión de los aqueos, los fenicios emprendieron una serie de empresas mercantiles que los llevaron por todo el Mar Mediterráneo, e incluso a las Islas Británicas, además de supuestamente haber circunnavegado África. La edad de oro de Fenicia se prolongó entre los siglos XI y VII adC, época en la que fundaron ciudades como Cádiz y Cartago. Luego de que Fenicia fuera invadida, ocupada militarmente y arrasada por los asirios, Cartago tomó la antorcha fenicia durante aproximadamente medio milenio, hasta sufrir una derrota decisiva a manos de los romanos durante la Segunda Guerra Púnica. Poco antes, las conquistas de Alejandro Magno habían destruido para siempre las ciudades fenicias, que se las habían arreglado para sobrevivir durante el Imperio Persa.

Los fenicios eran fundamentalmente un pueblo de comerciantes y marinos. Su invento decisivo fue el birreme, especie de galera a la que consiguieron aumentar el número de remeros montando una hilera de éstos sobre otra. También, a medida que creció el comercio mediterráneo, se dedicaron a la piratería. Sus empresas mercantiles consistían fundamentalmente en fundar factorías en territorios no civilizados, las cuales servían para comerciar con los nativos; sin embargo, los fenicios no parecen haber mostrado interés en expandir su civilización, sino simplemente en el comercio. En muchos casos, una vez que los fenicios se retiraron los nativos regresaron a un estado de semibarbarie. Otra importante innovación fenicia fue el alfabeto, invención a la que llegaron para simplificar la escritura y de esta manera hacer más expedita la labor de redactar documentos y contratos.

Políticamente, la geografía fenicia impidió la formación de un estado o imperio poderoso, a diferencia de otros pueblos antiguos; en vez de eso disponían de una red de ciudades-estado, las más importantes de las cuales eran Ugarit, Sidón, Tiro y Biblos. Entre las colonias, la más importante fue Cartago, fundada en lo que actualmente es Túnez, y que terminó transformándose en el Imperio Cartaginés, dominando a otras ciudades como Cádiz o Cartagena.

El único personaje histórico fenicio conocido es Hiram de Tiro, que en la Biblia es mencionado haciendo un tratado comercial con el rey Salomón para vender madera de cedro del líbano para el Templo de Jerusalén, pero no existen otras referencias que permitan hacerse cargo de quien fue realmente este Hiram. Entre los cartagineses, por su parte, encontramos las figuras de Hannón e Himilcón, célebres navegantes que supuestamente circunnavegaron África.

En general, los fenicios no tenían una cultura propia; se limitaban a comerciar con los pueblos vecinos, y su arte por lo tanto imitaba las formas artísticas de sus clientes. Su religión no difería excesivamente de la de otros pueblos de la región, adorando a distintos dioses agrícolas que han pasado a la Historia con el nombre de baales. Creían en un gran héroe llamado Melkart, bastante parecido al Heracles heleno, y también en la diosa Astarté, que era una trasposición de la Istar babilónica. Otro dios fenicio era Moloc, siniestramente famoso por exigir sacrificios de niños.


Referencias


Notas