La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Albrecht von Wallenstein

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Artículo de la Enciclopedia Libre Universal en Español.
(Redirigido desde Waldstein.)
Saltar a: navegación, buscar
Albrecht von Wallenstein
Fernando II, espantado de que el "Rey de nieve" (Gustavo Adolfo de Suecia) le dictara condiciones dentro de Viena, tuvo que humillarse a rogar a Waldstein que se dignase a tomar el mando de las fuerzas católicas. Waldstein contestó que se hallaba muy bien en su fastuoso retiro y fue menester ceder a todas sus duras exigencias para que aceptase, acabando por avenirse a salir de nuevo a campaña.
Historia Universal. Edad Moderna, Barcelona: J. Bastinos, 1902, autor: Alfredo Opisso y Viñas

'Albrech Eusebius Wenzel von Wallenstein', conocido en español como Alberto Wenceslao Eusebio, conde de Waldstein


Heřmanice nad Labem, 15 de septiembre de 1583

Cheb, 25 de febrero de 1634

Militar alemán, duque de Mecklemburgo, Friedland y Sagan.


Biografía

Célebre general alemán, conocido como Wallestein aunque su verdadero apellido era Waldstein (aquel látigo sangriento, que azotaba a Alemania según la Dieta de Ratisbona y según José Almirante en su obra Diccionario militar a la mirada fulgurante de aquel caudillo carismático militar irrepetible, figura militar que aparece en la Guerra de los Treinta años ocupa que por su magnitud y la sombra que arroja a este siglo XVII casi todo el cuadro de la guerra citada , "los pueblos temblaban, los soldados enloquecían" y cuando se juntaron el ejercito bávaro y austriaco para luchar contra Gustavo Adolfo II de Suecia en la Guerra de los 30 años, e incluso todo un mismo emperador Maximiliano se humilló ante Waldstein cediéndole el mando de las tropas y abrazándole ante ellas como señal de sumisión, tratándose de la figura mas gigantesca del siglo XVII).

Nacido en el castillo de Hermanie, era hijo de una noble familia protestante de Bohemia. Quedó huérfano siendo niño y estudió con los jesuitas en Olmutz. Se convirtió al catolicismo y concluyó sus estudios en Italia; también aprendió idioma y se dedicó a la astrología[1].

Se casó en 1610 con rica viuda que le dejó los bienes al morir en 1614 y pudo equipar a su costa un cuerpo de 300 dragones.

Participó en la campaña contra los turcos y sirvió a Fernando, duque de Estiria, contra los venecianos. El emperador Matias le hizo coronel y después conde. Acababa de casarse en segundas nupcias con la hija de un poderoso conde de Narrach, cuando estalló la guerra de los Treinta Años (1618).

Su participación en la Guerra de los Treinta Años

Fue mandado a Bohemia contra los rebeldes, probó su valor, pero no estuvo en la batalla de Praga pero se enriqueció con el despojo de los vencidos.

Combatió a Bethlen Gabor en Moravia, obligándolo a transigir en el año 1621.

Por los servicios prestados, en 1624 recibió del emperador Fernando los títulos de Duque de Friedland y Príncipe del Sacro Imperio.

En el periodo dinamarques Waldstein ofreció a Fernando levantar a sus expensas un ejercito de 40.000 hombres, que él haría mantener sobre el país enemigo y se le concedió el poder nombrar todos los oficiales (1625).

Venció a Ernesto de Mansfeld en Dessau, a orillas del Elba en el año 1626 y le persiguió en Moravia y Hungría, obligando después á someterse al Elector de Brandeburgo. Se apoderó de Mecklemburgo y de Pomerania, y ocupó las lineas de Brandeburgo. Reunió un ejercito de 100.000 hombres con todos los aventureros de Alemania y agobió a los pueblos con enormes contribuciones.

Lleno de ambiciosas esperanzas, hizo que el emperador le diese el título de general del ejercito oceánico y báltico en 1628.

Fracasó en el sitio de Stralsund que defendieron los suecos, pero obligó a Cristian IV de Dinamarca a firmar la paz de Lubecck en el año 1629.

Se encargó entonces del terrible Decreto de Restitución convirtiéndose en el terror de Alemania. La Dieta de Ratisbona,instigada por los emisarios de Richeleu, León Brulart y el P. José exigieron que depusieran a Waldstein,aquel látigo sangriento, que azotaba a Alemania en 1630. El emperador, que empezaba a sentir recelos de su ambición, le destituyó en el momento que Gustavo Adolfo II de Suecia desembarcaba con su ejercito en la isla de Rugen.

Waldestein se retiró entonces a sus tierras de Moravia y de Bohemia donde vivió con la mayor ostentación. Pero después de la victoria de los suecos en Leipzig en el año 1631 y en los márgenes de Lech en el año 1632 y la muerte de Tilly se vio invadida Bohemia y Austria amenazada y Fernando de Alemania no tuvo mas remedio que apelar al ilustre aventurero, a quien había retirado inoportunamente su valimiento y Waldstein volvió a levantar un ejercito. Si bien hubiera preferino no ponerse a la cabeza como su caudillo, lo aceptó apremiado por el emperador Fernando pero con las siguientes condiciones:

  • Que sería el dueño de aquel ejercito
  • Que tendría el gobierno de los países conquistados
  • Que tendría un estado soberano después de la guerra

Obligó entonces a los sajones a evacuar Bohemia, se reunió con los bávaros y tuvo en jaque durante dos meses a Gustavo Adolfo el rey-militar sueco al frente de Núrenberg. Después se lanzó sobre Sajonia pero no obstante se enfrentó a los suecos el 16 de noviembre de 1632 en la memorable Batalla de Lutzen, cerca de la ciudad homónima. Wallenstein fue vencido, pero Gustavo Adolfo II perdió la vida en la misma (José Almirante en su Diccionario militar habla que analizando con rigor la batalla fue un empate técnico ya que la muerte de Gustavo Adolfo II de Suecia debilitó mucho a los suecos para posteriores batallas, ya que aunque tenían buenos generales, el rey-militar sueco era la cabeza pensante del ejercito sueco, su líder carismático insustituible y en 1634 los suecos ya sufrieron espantosa derrota contra los Tercios españoles del Cardenal Infante en la batalla de Norlinga).

Desistió de luchar contra los generales suecos tras la muerte de Gustavo II Adolfo, firmó un armisticio con el elector de Sajonia y entró en negociaciones con los suecos, con el elector de Brandeburgo y tal vez con Richelieu, sin saber del todo el misterio de su ambición. Se quedó, en fin, en Bohemia con formidables expectativas.

Asesinato de Waldstein

Los historiadores se preguntan si fue por prudencia o por traición el quedarse en Bohemia y rodeado Fernando II de enemigos de Waldstein, llegó a creer el emperador en una conspiración tramada por el general para hacerse independiente ayudado por su fiel ejercito, designio que dicen descubrió a Piccolomini, que le vendió y en una Asamblea reunida en Pilsen se aseguró del concurso de sus generales y oficiales en el año 1634 y es cuando Fernando II dio orden de prender a Waldstein el cual se hallaba en su castillo de Egra esperando con su astrólogo de confianza la hora propicia a la ejecución de sus designios. Tres oficiales, Gordon, Butler y Laslie, vilmente comprados por una recompensa, decidieron asesinar al general. Con algunos soldados mataron a algunos amigos de Waldstein y penetraron en su casa y le mataron. Los despojos de la víctima se distribuyeron entre Gallas, Piccolomini y Aldringer, que habían guiado a los asesinos[2].

Tras su asesinato el emperador Fernando II mandó decir 3000 misas por su alma.

Opinión de José Almirante

En palabras de José Almirante y Torroella en su Diccionario militar fue figura única e irrepetible en la historia de las milicias, con casi sus 2 metros de altura y su larga caballera pelirroja, dotado de un gran carisma y don de mando, que merecería un retrato de cuerpo entero, que se ilustró con largos viajes por Europa, con las lecciones de Jorge Basta, con hechos de guerra de Transilvania contra Gabor.

Llegó a levantar a su costa ejércitos de 50.000 hombres. Fue nombrado archi-generalísimo por el emperador de Austria y aunque su caballera roja no estuviese cubierta por la diadema imperial, fue más altivo, más pródigo, más fastuoso que un rey y bajo sus banderas se alistaban muchas espadas de fortuna e incluso sirvieron príncipes y próceres. Y a la mirada fulgurante de aquel ídolo siempre taciturno y pensativo, "los pueblos temblaban, los soldados enloquecían". En 1606, con apenas 22 años, ya levantaba a su costa regimientos de 1.000 hombres con corazas[3].

Referencias

Fuentes empleadas y notas

  1. Obras: Waldstein-Wartenberg..., Wien, 1959; Epitome brevissima universae historiae Waldsteiniae, Pragae, Rosenmüller, 1717
  2. Obra: Von Pappenheim zu Piccolomini:.../ H. Bücheler, Sigmaringen, 1994; Some English documents on the end of Wallenstein / A.E.J. Hollaender, 1958
  3. Obra: Great captains unveiled / B.H. Liddell Hart, London: Greenhill Books,.., 1990

Bibliografía

  • Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, Barcelona, 1887-1910.
  • Jose Almirante. Diccionario militar,1869,Madrid
  • Cartas de Waldstein (1828-29), 3 tomos publicado por Faerster, en las cuales se constata que no anidó jamas intención alguna de Waldstein de traicionar a su emperador.
  • Schiller. Trilogía ( De Waldestein), Wallestein, Frankfurt and Main, 2005; Friedrich Schiller: Wallestein, Stuttgart: P. Reclam, 1977; Schiller's Wallestein's camp:...../ M. Verkrüzen, Hamburg, 1899

Bibliografía complementaria

  • España y el Sacro Imperio Romano Germánico: Wallenstein../ E. Beladiez, Madrid, 1967.
  • Wallenstein:.../ P. Wiegler, Berlín, 1920.
  • Wallenstein:../ R. Rebitsch, Viena, 2010.
  • Wallenstein:../ S. Valzania, Milán, 2007.
  • Wallenstein: Biographie / H. Diwald, 1984.
  • Wallenstein, his life narrated / G. Mann, Nueva York, 1976, 909 páginas.
  • Wallenstein: the enigma of the Thirty Years War / G. Mortimer, Nueva York, 2010.
  • Wallestein in Weimar.../ H. Mannigel, Husum, 2003.