La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Usuario:Ironside/Carpintería de madera

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

La carpintería ha evolucionado a lo largo de los siglos, gracias a los artesanos que adquirieron nuevas y diferentes técnicas aplicadas al trabajo con madera, posibilitando que la artesanía original se transformase en una verdadera profesión, que con la influencia de las artes, tan característico del renacimiento, adquirió con los siglos un estilo propio, el de la carpintería decorativa en la que la ebanistería ocupa un lugar preferente. Los muebles que fabrica el ebanista tienen un perfil artístico y decorativo, frente a lo estrictamente funcional.

Carpintería, no sólo se denomina así al oficio de moldear y manipular la madera, sino también al taller o lugar donde se efectúa esos trabajos.

Carpintero.jpg

La madera como materia prima

Es de origen vegetal, es la parte sólida y rígida del tronco de los árboles y arbustos, situada bajo la corteza. En un principio la madera se suele diferenciar según la naturaleza del árbol del que se obtiene, así tenemos las llamadas maderas duras, procedentes de árboles de hoja caduca generalmente caracterizados por su lento crecimiento, por otro lado están las llamadas maderas blandas principalmente coníferas de hoja perenne; aunque puede parecer que esta primera división procede directamente del grado de dureza de la madera, no es exactamente así pero indudablemente guarda cierta relación, sin embargo, nos podemos encontrar con maderas incluidas en el grupo de maderas blandas cuya dureza es mayor que algunas calificadas como maderas duras.

La madera se utiliza como materia prima en multitud de aplicaciones, de hecho es una materia prima de suma importancia en la industria química, sin embargo, aquí nos referimos a la madera como el principal material utilizado en carpintería y que es el resultado del proceso de obtención de la madera, es decir, después de la operación de secado, por el cual se elimina la humedad natural de la madera.

Productos derivados de la madera

Frente a la madera maciza están los transformados de la madera que se obtienen a partir de virutas, serrines, cortezas etc. provenientes de la madera y cuya presentación comercial es en forma de tableros o paneles.

El contrachapado es un tablero compuesto por una serie de chapas de madera superpuestas y encoladas, de tal forma que sus fibras formen un ángulo determinado. Generalmente están compuestos por un número de chapas impares y así, equilibrar su estructura y facilitar en lo posible su curvado. Sus características vienen definidas por el tipo de madera empleada para sus chapas, la calidad de éstas y el tipo de encolado.

El aglomerado es un tablero compuesto por partículas de material lignocelulosico unidas mediante el usode un adhesivo bajo presión y temperatura.

Los tableros de fibra son elaborados a partir de fibras que se obtienen de la pasta de madera, una vez encoladas y prensadas.

Por último están los tableros listonados, que son aquellos formados por listones o tablas de madera del mismo tipo encolados por sus cantos.

Herramientas de carpintería

Uno de los elementos fundamentales en una carpintería es el banco de carpintero, una especie de superficie o mesa preparada especialmente para facilitar las operaciones características de una carpintería, el cepillado, el lijado, etc.

El banco puede estar construido en base a una pieza de madera de unos 12 cm. de grueso por unos 250 cm. de longitud, sostenida por cuatro patas robustas armadas con travesaños (para soportar de mejor forma los esfuerzos de tracción y de compresión) y de una altura de unos 90 cm. En el tablero hay una ranura para depositar la herramienta y en la mesa hay varias aberturas en las que se introducen los corchetes, piezas de sostén donde se apoyan las piezas que se han de trabajar. Otra parte muy importante del banco es la prensa (una especie de tornillo de banco) que sirve para sujetar las tablas largas y no muy anchas; aunque para llevar a cabo esta operación debe tenerse en cuenta que la quijada móvil de la prensa se mantenga siempre paralela al pie del banco ya que de lo contrario y al reducirse las superficies de contacto la pieza se moverá debido al impulso o fuerza de la herramienta con la que se esta trabajando.

De las herramientas existentes en una carpintería, podemos dividirlos inicialmente en dos grupos, el formado por las herramientas manuales y el constituido por las herramientas mecánicas.

Herramientas manuales

Se denominan herramientas manuales las que se utilizan por los carpinteros y, en general, son accionadas por su esfuerzo. [1]

Otras piezas o herramientas auxiliares para adaptar el banco son: el barrilete, un aparato de hierro forjado que sirve para inmovilizar una pieza sobre el banco. Su utilización es muy fácil ya que basta introducirlo oblicuamente en un agujero del banco y golpear sobre su cabeza con una maza. Para aflojarlo se coge con la mano izquierda y se golpea en la parte lateral de la cabeza. El sirviente, es otra pieza adicional que se emplea para sostener durante el trabajo, las piezas largas, aseguradas por uno de sus extremos en la prensa del banco; por ultimo tenemos el soporte cortador que como su nombre indica, consiste en una tabla de unos 40 por 20 cm. con 2 listones o topes de unos 15 cm. de largo y que sirve de apoyo a una pieza durante el aserrado, vaciado, etc. Pueden existir distintos tipos de soporte cortador, de acuerdo con las piezas o molduras que queramos cortar.


Los accidentes producidos al utilizar las herramientas de tipo manual son relativamente frecuentes, teniendo como consecuencias:

  • Lesiones por proyección o rotura de herramienta.
  • Golpes y cortes, generalmente en las extremidades superiores.
  • Esguinces, distensiones y fracturas provocados por movimientos violentos.

Para evitar dichos accidentes hay que tener en cuenta las siguientes medidas de seguridad:

  • Adquirir herramientas de calidad.
  • Utilizar cada herramienta para su correcto uso.
  • Realizar el mantenimiento periódico: reparación, afilado, limpieza, mangos en correcto estado (sin roturas, apretados y limpios).
  • Almacenarlas o guardarlas en su lugar correspondiente.
  • Completar lo anterior con el uso de E.P.I.s.

Sierra

La sierra consta de la hoja de sierra, propiamente dicha, soportada por un armazón que esta formado por dos brazos; un travesaño y un cordón que se retuerce por medio de un palo llamado tarabilla, con el que puede graduarse la tensión de la hoja de la sierra. Pueden existir varios tipos de sierras, entre ellas tenemos: la sierra ordinaria, la sierra fina, la sierra de contornear o de calar, y, las sierras de ballesta para cortar curvas. La longitud de una sierra se calcula siempre por la hoja, sin tener en cuenta la empuñadura, y, las dimensiones de los dientes; y por el paso del dentado o distancia en milímetros entre dos dientes consecutivos. Los dientes forman un ángulo en relación a la línea de acción de la sierra, que puede variar según el tipo de sierra y el tipo de material a cortar. Todos los dientes tienen el denominado triscado, es decir, para dar paso a la sierra, una inclinación lateral alternativa hacia un lado u otro; produciéndose de esta forma un corte que permite que la hoja tenga un juego franco. De todos modos el triscado debe reducirse al mínimo, ya que en caso contrario se produciría un exceso innecesario de serrín, requiriendo además, demasiado esfuerzo por parte del operario. Durante el empleo de una sierra no se la debe de forzar nunca, el movimiento hacia delante y hacia atrás debe realizarse con una suave presión.

Serrucho

El serrucho es una sierra provista de un mango o manija que se emplea en aquellos casos en que no es posible emplear la sierra ordinaria, pueden emplearse tres tipos de serruchos: el ordinario; el de costilla, para trabajos de precisión; y el llamado serrucho de punta que se emplea especialmente para cortes interiores y curvos. La mayoría de serruchos se utilizan apoyando la madera sobre unos caballetes; se inicia el corte con unos cuantos impulsos cortos y se sostiene con la mano izquierda el extremo de la madera que hemos de aserrar apoyando el pulgar contra la hoja de la sierra, para fijarla y prevenir un posible accidente.

El serrucho de costilla se emplea para cortes finos y de precisión, recibe el nombre del refuerzo del metal que lleva en su lomo y es una de las herramientas mas delicadas que se emplea en el trabajo de la madera. El corte de las espigas en el tornillo del banco es una de las operaciones típicas que se realizan con la sierra o serruchos de costilla. El serrucho de punta tiene una hoja gruesa de 1 a 2 mm. robusta y alargada, que se emplea para abrir huecos, previo un agujero con una broca. Pueden también emplearse los serruchos de, o, para clavijas; para cortar chapa, entonces consta de una hoja gruesa de 1 a 2 mm. y de 7 a 10 cm. de largo, con una hoja dentada por ambos lados; el serrucho de bosque, o sierra con que se cortan al través piezas enterizas, troncos, etc. y finalmente, el llamado serrucho recambiable, en el que se pueden acoplar los serruchos de costilla, ordinario y el de punta. Diferentes tipos de serruchos:

  1. Serrucho ordinario
  2. Serrucho de costilla
  3. Serrucho de angiletar
  4. Serrucho de punta
  5. Serruchos recambiables

Cepillo

El cepillo consta de un trozo de madera de forma prismática y sección rectangular que lleva una abertura inclinada donde se aloja la cuchilla de corte, fijada por medio de una cuña. Se emplea para desbastar la madera o reducir el espesor o bien para rebajar, acanalar y moldurar. Distintos tipos de cepillos son: la garlopa, un cepillo largo (de unos 50 a 80 cm. y un ancho de 5 a 8 cm.), que se emplea especialmente para labrar superficies planas. El garlopín, mas corto que la garlopa (unos 40 cm. de largo) con una sola cuchilla; se emplea para desbastar, y, para piezas irregulares y nudosas. El gillame, un cepillo mas estrecho que el ordinario, cuya cuchilla tiene la misma anchura que la base, lo que facilita la limpieza de entrantes. La juntera o rebajador, un cepillo variante del guillame, que tiene en su base una reglita adicional y graduable, la cual al tapar mas o menos la boca de corte, da el ancho exacto de trabajo. El acanalador, un cepillo con hoja recambiable y en el que puede graduarse su profundidad y su distancia del limite de la pieza. El machihembra, un cepillo con dos hojas en sentido contrario; una de ellas hace la ranura y la otra la lengüeta, sirviendo en realidad para machihembrar, o sea para acoplar dos piezas. El cepillo de moldurar, con las dimensiones de un cepillo ordinario pero en su base y en su hoja tiene el contraperfil de la moldura deseada. El cepillo de dientes, que a diferencia del cepillo ordinario tiene la hoja casi perpendicular y su filo formando por una serie de dientes muy juntos y diminutos, se usa para preparar la base en las juntas encoladas. Por ultimo los llamados cepillos metálicos, muy ligeros y de poco peso cuyo empleo exige una mejor capacitación, y con los que pueden cepillarse superficies cóncavas y/o convexas.

Formón

Es una herramienta manual de corte, compuesta por hoja de acero y mango, el extremo libre de la hoja termina en un chaflán, que constituye en realidad el corte. Sirve para ejecutar oquedades en la madera; pero no debe realizarse palanca con esta herramienta, por tratarse de una hoja muy delgada. La anchura del formón puede variar entre los 4 y 40 mm.

Las variantes del formón son: el formón de bordes biselados que se emplea para desbastes de precisión y de dirección constante. El llamado formón escoplo, con hoja de acero mas grueso y que lleva el corte en uno de los cantos, con lo cual es posible abrir orificios mas estrechos y profundos. La denominada gubia , herramienta muy similar al formón pero con una hoja curvada y vaciada, tiene filo por la parte externa y se trabaja con ella imprimiéndole un movimiento oscilante; las gubias pueden ser: de punta corriente, mediacaña, cañón, plana y triangular.

Escoplo

Esta es una herramienta de corte libre generalmente estrecha cuya anchura varia entre 2 y 12 mm. con un ángulo de corte, o sea un bisel, de unos 35º. El escoplo mas estrecho (de 2 mm.) se utiliza para colocación de fijas; mientras que los de espesores mas anchos se usan en el vaciado de cajas, en la formación de los ensambles de caja y espiga.

Gubia

La gubia es una herramienta de corte libre parecida al formón, pero con la peculiaridad de que la hoja tiene el corte curvado, mas o menos abierto, según el tipo de trabajo a realizar.

Cuando la gubia tiene interior, no es de uso tan corriente como la de filo exterior, llamándose gubia de ensamblar.


Lima

La lima consta de una hoja de acero templado, cuyas caras están estriadas en ambos sentidos. Lleva un mango de madera para facilitar su manejo. Se emplea normalmente para desbastar la madera mediante un lijado de la superficie. Variantes de la lima son: la escofina, con grano mucho mas grueso en las caras estriadas y las variantes de media caña, redondas, triangulares, planas y cuadradas. La clasificación del corte esta basada en la cantidad de dientes por centímetro cuadrado, que puede variar de 6 a 150.

Barrena y broca

Son herramientas que se emplean para hacer taladros o agujeros, las variantes mas importantes son las siguientes: la barrena, consta de una punta helicoidal cónica con mango giratorio a mano para realizar pequeños agujeros. El barreno, sirve para hacer agujeros de gran diámetro y profundidad, se maneja con ambas manos, introduciendo un palo redondo en el ojo del mango; los de hay varios diámetros. Por ultimo el conocido berbiquí, herramienta que esta constituida por una varilla en forma de "U"; a la que se le da el movimiento con una mano, mientras se presiona sobre la empuñadura con la otra. El berbiquí tiene un dispositivo que recibe la mecha con la que se quiere realizar el agujero, los mas empleados son: el berbiquí sencillo y el de trinquete que se emplea normalmente en rincones y ángulos difíciles en los que serie imposible dar una vuelta completa con el berbiquí sencillo. Las mechas para el berbiquí pueden ser, punta de guía, marcador y cortador. Para realizar agujeros profundos y exactos, las barrenas helicoidales son las que ofrecen mejores resultados. En el caso de realizar un agujero donde deba introducirse un tornillo con la cabeza embutida en la madera, se utiliza una mecha de fresar o un avellanador.

Martillo

Es una herramienta compuesta de una cabeza de hierro y un mango de madera dura. Existen diversos tipos, según la forma y tamaño de la cabeza. Para la carpintería de madera, el martillo denominado "de orejas" es el mas adecuado, ya que permite extraer los clavos, y como estos son siempre grandes, no hay necesidad del martillo de peñas para arrancarlos. En la carpintería de taller, al usar el martillo se debe dejar de golpear el clavo cuando todavía sobresale un poco de la superficie, acabando de clavarlo usando un punzón, evitando así el estropear la madera.

Cuando una fijación se realiza exclusivamente con clavos, estos deben introducirse inclinándolos en direcciones alternadas. Otras variantes de martillos son, el de boca esférica, el de ebanista y el de chapear.

Mazo

Es un martillo con la cabeza de madera (los hay también de goma) que se emplea en aquellos casos en que no se ha de dejar huella sobre las superficies golpeadas y en especial para dar golpes sobre los ensambles, armaduras, etc.

Destornillador

Es una herramienta con mango de madera o material plástico (hoy en día los mas) y hoja metálica de distintas aleaciones; de 10 a 25 cm. de largo y, cuyo final es totalmente plano y que se emplea para meter y sacar tornillos y tirafondos. Hay destornilladores de varios tipos: el corriente, con juego de escape, el automático y el de acople a un berbiquí. También existe el destornillador recambiable con un mango adaptable a todas las variantes de hierros ( philips, tor…), con la hoja metálica al final. Hoy en día se utilizan cada vez mas los destornilladores de punta imantada aunque estos tienen la pega de que son algo mas frágiles y se deterioran con mayor rapidez.

Tenaza

Herramienta utilizada para arrancar clavos, consta de dos brazos articulados que terminan en superficies curvas, llamadas bocas, de acero o aceradas.

Cuando se extrae un clavo pequeño, debe colocarse sobre la madera y debajo de las tenazas, las hojas de un raspador o cuclilla de ebanista, o, la de una escuadra; para evitar que la madera se aplaste y dejar una señal. En el caso de que los clavos sean grandes será mejor colocar un bloque de madera debajo de las tenazas ya que esto permite hacer mas fuerza para arrancarlos.

Botador

Es una herramienta manual muy similar a la punta de marcar (rayador), pero se diferencia de ella en que tiene la punta truncada, su finalidad es la de embutir clavos.

Gato o tornillo

Es un instrumento de madera o hierro formado por dos topes, uno fijo y otro corredizo para graduar la abertura, se emplea para presionar y sujetar perfectamente las piezas, especialmente las recién coladas.

Existen varios tipos de herramientas para presionar:

  • Prensa de bastidor o sargenta, para trabajos de mayor dimensión, con una mandíbula deslizante provista de un cierre que puede situarse en cualquier punto. Se emplea para el encolado de puertas, etc.
  • Prensa para cuadros, con un fleje graduable que rodea la armadura a encolar y ejerce la presión por medio de un tornillo.
  • Tornillo en forma de "G" semejante al gato o tornillo, se utiliza para piezas pequeñas ya que su abertura es pequeña.

Herramientas para raspar, alisar y pulir

Hay una gran cantidad de herramientas para los trabajos de raspar, alisar, pulir lijar madera. Todas estas son operaciones que tienen tanta importancia como musas otras y en realidad, podríamos decir que muchas veces un perfecto alisado o pulido será el final perfecto de todo el trabajo realizado con anterioridad. Por ejemplo, en el acabado de la madera, ya sea tintado o teñido, lacado o barnizado; el aspecto final dependerá exclusivamente del alisado realizado al principio a la madera y después del lijado y pulido final de los barnices aplicados. Es inútil pretender un buen acabado si estas operaciones no se han realizado a la perfección.

A continuación relacionamos una serie de herramientas manuales que suelen utilizarse habitualmente en el trabajo de la madera:

Raspador o bastrén

Son unas herramientas que parecen cepillos por su modo de trabajar, aunque su forma de agarre sea muy diferente. Suelen ser con base de madera o de hierro. Se utilizan que para el acabado de cantos encorvados difíciles de labrar, así como para alisar piezas largas de sección circular.

La cuchilla del raspador va simplemente acuñada en el mango y su fondo forma parte del apoyo o solera, como si fuese un cepillo muy pequeño.


Cuchilla de devastar

Su empleo se realiza con ambas manos como en la herramienta anterior pero al revés, pues hay que tirar en vez de empujar. La cuchilla de desbastar se utiliza en trabajos mucho mas pesados como por ejemplo, para rebajar cantos, redondear groseramente una pieza gruesa, o para quitar la corteza de los rollizos. Como puede apreciarse, no se trata de una herramienta de taller de carpintería y ebanistería, sino mas bien de trabajos en el bosque.


cuchilla de pulir

Se trata de unas piezas lisas y delgadas, de acero semi-duro de calidad. Generalmente son rectangulares de 12 por 6 cm. de largo, aunque también pueden tener otros perfiles.

Comúnmente se llaman cuchillas de ebanista y se utilizan para pulir en sitios especiales o para igualar superficies chapeadas, donde no es correcto emplear el cepillo. En cuanto al material, suelen aplicarse en maderas duras que posteriormente han de ir barnizadas.

Lima y escofina

Se trata de pequeñas herramientas manuales de acero templado y con dientes salientes, cuya misión consiste en eliminar e incluso arrancar pequeñas astillas de madera. Puede haber de varios tipos: de corte grueso, medio o fino. Las secciones pueden ser desde redondas a planas, pasando por la media caña, triangular, etc.

Papel del hija

Se trata de hojas de papel de gran dureza y resistencia; por una cara tienen adherido mediante pegamentos especiales, polvo de vidrio, de arena, de cuarzo, de esmeril, etc. que puede variar según el tamaño de la partícula, y que sirven para alisar y pulir la superficie de madera o incluso de barniz. Hay dos grandes grupos, el papel de lija y la tela de esmeril. Las partículas del abrasivo fijadas a la cola trabajan exactamente como los dientes de una lima arrastrando virutas finísimas por la zona de la madera por donde se presionan. Las hojas de papel de lija llevan una numeración que indica el grado del abrasivo; por ejemplo el nº4 es tamaño grueso y el 0 es el fino, mientras que el 000 es el mas fino de todos. El papel 220 para lijar el barniz es grueso, el 400 fino y el 600 muy fino.

Herramientas mecánicas

Las máquinas utilizadas para trabajar la madera son especialmente peligrosas debido a su alta velocidad de corte y a que, con frecuencia, requieren la presencia del operario en el manejo de la pieza.

Hace falta, por lo tanto, tienen en cuenta algunas medidas preventivas que inviten posibles accidentes en su uso, no sólo se deben aplicar las medidas preventivas inherentes a las máquinas eléctricas, sino también algunas específicas para las máquinas convencionales de carpintería, a continuación se describen las máquinas que con mayor frecuencia se utilizan en esta actividad, haciendo especial hincapié en los riesgos más relevantes que se derivan de su manipulación. [2]

Sierra de cinta

Reducida a sus órganos principales, esta máquina se compone de un bastidor, generalmente en forma de cuello de cisne, soportando dos volantes equilibrados superpuestos en un mismo plano vertical y sobre los cuales se enrolla una hoja de sierra sin fin, llamada cinta.

El volante inferior recibe el impulso motor, mientras que el volante superior es arrastrado por la cinta. Las llantas de los volantes deben estar provistas de un bandaje (corcho, goma) que facilita el apoyo elástico de la hoja, conserva la vía en las hojas estrechas, disminuye el ruido y absorbe las variaciones instantáneas del esfuerzo de corte.

La hoja está guiada por encima y por debajo de la mesa mediante guías de madera o metálicas. El guiado tiene por finalidad dar a la hoja un aseguramiento contra la presión de avance ejercida desde delante hacia atrás y eliminar los desplazamientos laterales. Por su parte, el triscado de la sierra tiene como objeto facilitar el corte libre, es decir, que las puntas de los dientes abran un camino más ancho que el espesor de la hoja para reducir el rozamiento entre la superficie de ésta y las paredes del corte, evitando el posible riesgo de lanzamiento de la pieza por atasco de la hoja. El triscado debe alcanzar 1/3 de la profundidad del diente y no sobresalir lateralmente más del doble del espesor de la hoja de sierra.

Los riesgos que se derivan de la sierra de cinta son básicamente:

  • Contacto accidental con el dentado de la cinta en movimiento
  • Retroceso y proyección de la pieza de madera
  • Rotura de la cinta

Sierra de disco o circular

Es una máquina ligera y sencilla, cuya función esencial es cortar o aserrar piezas de madera, como tableros, rollizos, tablones, etc. Consta básicamente de una mesa fija con una ranura en el tablero que permite el paso del disco de sierra, un motor y un eje porta-herramienta.

La transmisión puede ser por correa, en cuyo caso la altura del disco sobre el tablero se regula a voluntad, o directamente del motor al disco, siendo entonces éste fijo.

La postura normal del trabajador es frontal a la herramienta, junto a la mesa, y empujando con ambas manos la pieza. Cuando la máquina no está dotada de guías u otros complementos, el corte se efectúa a pulso. Esta máquina destaca por su sencillez de manejo y precisión de trabajo relativo, lo que facilita su uso por personas no cualificadas que toman confianza hasta el extremo de despreciar su peligrosidad. Se debe hacer hincapié en que el uso de esta sierra será exclusivo para trabajos asequibles a ella, no permitiéndose ejecutar tareas que resultan más seguras si se realizan con herramientas manuales o con sierras circulares portátiles.

La máquina en cuestión suele estar protegida por una carcasa superior, resguardo inferior, carenado de la correa de transmisión y por otros dispositivos auxiliares.

Los riesgos que se derivan del manejo de esta máquina son:

  • Contacto accidental con el dentado del disco en movimiento
  • Retroceso y proyección de la pieza de madera
  • Proyección del disco o parte de él
  • Contacto con las correas de transmisión (si las hay)

Torno

Esta máquina conforma una pieza de madera en revolución alrededor de un eje, mediante una herramienta de corte. El movimiento fundamental de rotación lo tiene la pieza y el longitudinal de avance corre a cargo de la herramienta.

Los riesgos más frecuentes que se derivan de esta máquina son:

  • Contacto accidental con la pieza en movimiento
  • Atrapamiento con los órganos de movimiento de la máquina
  • Proyección de la pieza por un posicionamiento incorrecto.

Cepilladora

Esta máquina se denomina también labrante. Fundamentalmente se utiliza para "planear" o "aplanar" una superficie de madera.

Si la superficie cepillada es la cara de la pieza, la operación se conoce con el nombre de "planeado", mientras que si la superficie cepillada es el canto de la pieza, se denomina "canteado". Con esta operación se pretende que la superficie sea recta en la dirección longitudinal y transversal y que diagonalmente no presente torsión alguna, es decir, que no esté alabeada.

La cepilladora está formada por un bastidor que soporta el plano de trabajo rectangular, compuesto de dos mesas horizontales entre las cuales está situado el árbol portacuchillas.

La mesa de alimentación es generalmente la más larga de las dos. Su reglaje en altura se configura a un nivel inferior al del plano horizontal de la mesa de salida que es tangente al cilindro engendrado por la arista de corte de las cuchillas. La diferencia en altura entre las dos mesas determina la profundidad de pasada (espesor de madera cortada por la herramienta).

El árbol portacuchillas debe ser cilíndrico, en acero duro, equilibrado dinámicamente con sumo cuidado. Posee de dos a cuatro ranuras para el alojamiento de las cuchillas de corte fijadas mediante tornillos de anclaje.

Generalmente, las operaciones de planeado y canteado en una misma pieza de madera se ejecutan mediante dos pasadas consecutivas de la cara y el canto sobre el árbol portacuchillas de la cepilladora (la operación de canteado se realiza adaptando sobre la regla guía la cara previamente aplanada de la pieza). En la actualidad, algunas cepilladoras llevan incorporado un árbol de corte vertical, provisto de motor independiente que permite la realización simultánea de las operaciones de planeado y canteado.

Los riesgos que con mayor frecuencia pueden presentarse en esta máquina son los siguientes:

  • Contacto con las herramientas de corte
  • Retroceso imprevisto y violento de la pieza
  • Proyección de elementos de corte y accesorios en movimiento

Tronzadora

La tronzadora de disco es una máquina utilizada para el corte de madera a un ángulo determinado entre 45º a derecha e izquierda del plano normal de contacto del disco con la madera, pudiendo cortar asimismo a bisel.

Para efectuar los cortes, el operario deposita la pieza sobre la mesa contra la guía-tope posterior, selecciona el ángulo de corte y aproxima el disco a la pieza accionando el brazo destinado al efecto.

Los riesgos más frecuentes de este tipo de máquinas son:

  • Contacto con el disco de corte
  • Caída brusca del disco por rotura del muelle de sujeción
  • Proyección de la pieza cortada

Regruesadora

La regruesadora o cepilladora de gruesos se utiliza para obtener una superficie plana paralela a otra anteriormente preparada y a una distancia prefijada de ésta. Consta esencialmente de una base fundida de una sola pieza, que soporta la mesa, el árbol portacuchillas y los dispositivos de transporte y ajuste.

La mesa es desplazable en altura, siendo la magnitud del desplazamiento función del grosor de la pieza que se mecaniza, oscilando las alturas máximas de trabajo entre 200-235 mm. El ajuste de la mesa puede realizarse manualmente mediante un volante o mecánicamente. En ambos casos, una regla graduada en mm indica la magnitud de la apertura.

El árbol portacuchillas, de sección cilíndrica al igual que en la cepilladora, posee generalmente 3 ó 4 cuchillas fijadas al mismo, debiendo permanecer el conjunto equilibrado dinámicamente. El avance de la pieza de madera se efectúa por medio de dos cilindros accionados: uno, ranurado, a la entrada; el otro, liso, a la salida de la máquina.

El mando del avance es totalmente independiente del mando del árbol portacuchillas y tiene su propio motor. La madera se sujeta muy cerca del árbol portacuchillas por medio de prensores seccionados graduables, con lo que todas las piezas de madera, de gruesos diferentes, quedan sujetas cuando se regruesan.

Los travesaños de presión han de estar tan próximos como sea posible al cilindro de vuelo formado por las cuchillas con el fin de evitar las vibraciones en piezas de poco grosor. Los rodillos de arrastre y de extracción tienen también que estar próximos a los travesaños de presión con objeto de poder cepillar maderas cortas. El mínimo de longitud de las piezas de regruesar es igual a la distancia entre ejes de los cilindros de arrastre y de extracción más cinco centímetros.

Los riesgos que con mayor frecuencia se presentan en la regruesadora son los siguientes:

  • Contacto con el árbol portacuchillas
  • Atrapamiento entre el cilindro estriado de avance y la pieza
  • Retroceso imprevisto de la pieza en elaboración
  • Rotura y proyección de cuchillas

Prevención de riesgos en el uso de máquinas de carpintería

Habida cuenta que las máquinas utilizadas en operaciones de carpintería presentan riesgos muy similares y comunes en muchos casos, las medidas preventivas pueden generalizarse, sin perjuicio de considerar siempre las particularidades de cada una de ellas.

Como consejos de prudencia en el manejo de tales máquinas cabe señalar los siguientes:

  • El trabajador deberá utilizar sólo aquellas máquinas en las que haya sido debidamente entrenado.
  • Antes de utilizar cualquier máquina debe ser revisada, prestando especial atención a que estén colocados todos los dispositivos de protección.
  • Antes de poner en funcionamiento la máquina, asegurarse de que la herramienta, la pieza y la mesa están adecuadamente fijadas.
  • Volver a colocar la protección siempre que se cambie la hoja o disco de una sierra circular. Los discos sin filo son peligrosos, ya que disminuyen la velocidad de corte y rechazan la pieza en vez de cortarla. Además existe peligro de rotura.
  • Emplear siempre los útiles de alimentación o empujadores para dirigir la pieza al punto de corte. Nunca debe hacerse con la mano ni aproximar la mano a la herramienta. Tampoco debe apretarse la pieza contra el disco, especialmente cuando se trata de piezas pequeñas
  • Evitar el empleo de guantes cuando se utilice este tipo de máquinas.
  • Mantener el entorno de la máquina libre de cualquier objeto y evitar la presencia de otros trabajadores junto a la máquina, mientras ésta se encuentra en funcionamiento.
  • Cuando se realicen operaciones de mantenimiento (limpieza, engrase, ajuste o modificación de piezas) debe pararse la máquina previamente y desconectar el mando principal, asegurándolo durante el mantenimiento contra una posible puesta en marcha. Nunca se debe pararse la máquina con la mano.
  • En caso de ausencia, aunque sea por un corto periodo de tiempo, debe desconectarse la máquina para evitar posibles accidentes a otras personas.
  • En máquinas provistas de varios husillos de trabajo se deben retirar las herramientas y tapar los husillos que no vayan a utilizarse, antes de la puesta en marcha de la máquina.
  • En caso de avería, se debe avisar al especialista de mantenimiento de la máquina y no intentar repararla con los medios propios.
  • En trabajos con formación de viruta o polvo de madera, usar gafas o pantalla protectora. No retirar la viruta con la mano. Utilizar para ello los útiles adecuados.
  • Utilizar guantes resistentes al corte para montar y desmontar las cintas en las sierras y en las máquinas afiladoras.
  • No llevar ropa suelta o desabrochada, ni anillos, relojes, cadenas o colgantes.

Protección de la madera

Existen muchos agentes que producen alteraciones en la madera, son enfermedades que afectan a la composición química y disminuyen su resistencia. Algunos de estos efectos son:

  • Enmohecimiento de la Madera, producido cuando las condiciones ambientales de humedad y temperatura son adecuadas para la vida de los hongos, éstos comienzan a desarrollarse a expensas de la Madera, destruyéndola. Hay que procurar que los elementos de Madera estén bien ventilados, y que en caso de mojarse por goteras o filtraciones, puedan secarse con rapidez. Por otra parte, un buen aislamiento térmico del exterior evitará la humedad por condensación.
  • Pudrición y Destrucción de la Madera por insectos y moluscos o Carcoma, la produce la destrucción debida a la descomposición de la savia, la cual da a la Madera diversas coloraciones por las que se las clasifica ( blanca, roja, azul y negra ).

En cuanto a la carcoma, las larvas y orugas de ciertos insectos atacan la Madera de los árboles en pie, preferentemente la albura, por contener más almidón, produciendo una serie de galerías y coqueras que inutilizan la Madera.

Para protegerla, se utilizan productos que impiden el desarrollo de hongos e insectos. Estos productos pueden aplicarse superficialmente o por impregnación.

  • Destrucción de la Madera por el fuego, puede protegerse con productos químicos o forros que la aislan del contacto de las llamas por la formación de gases envolventes o precipitados salinos que mantienen alejado el oxígeno del aire, haciendo más lenta su carbonización y evitando la formación de llamas.

La Madera resiste durante más tiempo a elevadas temperaturas que el Hierro pues, aparte de no sufrir tan grandes dilataciones, el Carbón que se forma en la superficie protege el interior de las piezas.

Existe, por lo tanto, una conexión muy importante entre el ambiente en el que se encuentra la madera en obra y los ataques de los agentes biológicos destructores. El Comité Europeo de Normalización (CEN), a través de la Norma Europea EN 335, ha determinado 5 clases de riesgo que se distinguen sobre la base de la humedad a la que está sometida la madera en las diversas condiciones de utilización. En ocasiones, se solapan varias clases de riesgo, por lo que se escogerá el más desfavorable en caso de duda.

Otros factores que sirven para valorar las clases de riesgo son el contacto de la madera con el suelo, con agua dulce o agua de mar, así como su exposición a la intemperie (interior, bajo cubierta y protegida, o al descubierto). Cuanto mayor sea el riesgo, tanto mayor será la necesidad de aumentar la resistencia natural de la madera con tratamientos de impregnación.

Clase de riesgo 1. El elemento está bajo cubierta, completamente protegido de la intemperie y no expuesto a la humedad. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio inferiores al 18%.

Clase de riesgo 2. El elemento se encuentra bajo cubierta y completamente protegido de la intemperie, pero se puede dar, ocasionalmente, una humedad ambiental elevada que puede conducir a una humidificación ocasional (superficial) pero no persistente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio inferiores al 18-20%.

Clase de riesgo 3. El elemento se halla al descubierto pero no en contacto con el suelo. El componente puede estar permanentemente expuesto a la intemperie y sometido a una humidificación frecuente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio superiores al 20%, con alternancias relativamente rápidas en sus valores al existir periodos de humectación y de sequedad.

Clase de riesgo 4. El elemento está en contacto con el suelo o con agua dulce y expuesto a una humidificación permanente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad superiores al 20% durante largos períodos de tiempo.

Clase de riesgo 5. Situación en la que el elemento está permanentemente en contacto con agua salada. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio superiores al 20% durante largos períodos de tiempo.

Fondos protectores y tratamientos

Los protectores de la madera están compuestos por materias activas, productos fijadores y solventes. Las materias o principios activos tienen propiedades insecticidas o fungicidas y se fijan a la madera por medio de los productos fijadores. Ambos productos se introducen en el interior de la madera a través del solvente, que actúa como vehículo.

Sus principales características son la efectividad y permanencia. Efectividad frente al agente degradador, que queda definida en las correspondientes normas de ensayo y de especificaciones, y ha de estar refrendada por el correspondiente informe de ensayo emitido por laboratorios de reconocido prestigio. Normalmente se especifica la cantidad de producto necesaria y el método de tratamiento. Y permanencia del producto para proteger a la madera durante cierto tiempo.

Se debe distinguir entre los productos protectores preventivos y los tratamientos curativos.

La madera en la construcción

En este apartado se trata a la madera como materia prima para la construcción de edificios, por lo tanto consideramos necesario diferenciar la llamada "madera de construcción" de la "madera de carpintería".

La madera de construcción es aquella que se utiliza en la producción intensiva de elementos estructurales como vigas, correas, cabriadas, etc. o para la realización de estructuras portantes de un edificio, como por ejemplo techos, paredes, escaleras, etc.

Estas maderas convienen que sean de rápido crecimiento, baratas y no necesariamente de una alta calidad. La tendencia actual se orienta a la utilización de coníferas, maderas livianas, blandas y de bajo peso propio.

La madera para carpintería en cambio, son de tipo finas, es decir, de calidad superior, y se utilizan para la fabricación de puertas, ventanas, muebles, elementos de terminación y decoración interior.

La construcción de edificios con estructura en base a madera implica la utilización también de un conjunto de otros materiales afines y complementarios.

Carpintería de interior

La Carpintería Interior se conforma por puertas con precerco, cerco, hojas, tapajuntas y herrajes.

Los precercos se colocan al mismo tiempo que los tabiques, de manera que se recomienda contratar con antelación la carpintería y organizar los tiempos de trabajo.

Conviene que precercos y puertas sean encomendados a la misma empresa para evitar problemas de escuadrías. Los mismos deben colocarse correctamente aplomados y escuadrados.

La madera debe estar seca para no deformarse y el precerco deberá venir arriostrado en su base para impedir descuadres. Se almacena en lugares secos y limpios.

Ya vienen con patillas para anclajes en los montantes y largueros, a una distancia de 50 cm. entre los mismos, excepto en los extremos donde se encuentran a 20 cm de cada extremo. Van enrasados con el acabado correspondiente, así sea azulejos o yeso y otros.

Los cercos pueden ser de madera maciza, ó madera aglomerada chapada, DM chapado, o metálicos, con un espesor no menor de 5 mm. Los cercos de madera se suministran de taller montados con uniones ensambladas y los orificios preparados para atornillar al precerco; por otra parte los cercos de metal son de chapa de acero conformada y se suministran con una imprimación de protección. La superficie debe estar lisa y libre de deformaciones, abolladuras o rayones. Se entregan en obra con las patillas de anclaje y los pernios, listos para colocar.

Las hojas pueden ser de: tablero aglomerado de 550 k/m3, tablero de DM, o trillaje alveolar , o armazón metálico. Por su fabricación pueden ser enrasadas, canteadas o solapadas y su acampado exterior puede realizarse en diversos materiales:

  • Chapado de madera natural con recercado de madera maciza abarcando todo su perímetro.
  • Chapado de melamina.
  • Chapado de fórmica.
  • DM barnizado o lacado.
  • Estratificado de alta presión.

El tapajuntas tiene la función de tapar las juntas producidas por la unión del cerco al tabique, estas pueden ser de madera maciza, aglomerado chapado, DM chapado o preparado para pintar. Se fija clavándola al cerco, nunca debe clavarse al tabique.

Deberá controlar la planeidad del yeso y el cerco para permitir una buena alineación con el tapajuntas.

Los herrajes, son una serie de elementos o piezas, generalmente metálicas, que refuerzan o guarnecen los muebles o construcciones de madera.

Los herrajes empleados en éstas carpinterías pueden ser:

  • Herrajes de Cuelgue
    • Pernios
      • Normal
      • De muelle
    • Bisagras
      • Normal
      • Simple acción
      • Doble acción.
  • Herrajes de Seguridad o Cierre
    • Pomo o Manivela
      • Cierre de Resbalón.
      • Cierre de Resbalón y Cerradura.
      • Cierre de Resbalón y Condena.

La colocación se realiza como mínimo con la disposición de tres pernios por hoja, en función del peso de la puerta y de sus dimensiones, variando entre cuatro y cinco.

En todo caso hay que tener en cuenta la interrelación con otras unidades de obra y debe considerarse que:

  • Los precercos se colocan al mismo tiempo que los tabiques.
  • Después de colocar los solados y realizar la pintura se colocan puertas y cercos.
  • Cuando el suelo es de parquet, las puertas se colocan después del desbastado.
  • Previamente a la colocación de la puerta de entrada deben estar colocados los solados y elementos comunes.
  • Colocar la puerta de entrada a la vivienda antes de instalar los aparatos sanitarios, grifería y todos los mecanismos eléctricos.
  • Las puertas deben colocarse con los vidrios de las ventanas ya colocados y deben protegerse para impedir su deterioro por golpes o rayones.

Carpintería de exterior

La Carpintería Exterior es aquella que realiza el cerramiento mediante ventanas o puertas y su función es dar iluminación natural y ventilación al interior del edificio.

Si no está bien tratada la carpintería exterior de madera, puede sufrir los efectos de la humedad ya que el agua penetra en su fibra y la deforma por dilatación, la pieza de madera se vuelve más pesada y si no se seca, entra en estado de putrefacción.

Carpintería decorativa

La carpintería de tipo decorativa esta especialmente dedicada al diseño de muebles y accesorios en madera, incluyendo las aplicaciones artísticas de la madera.

Referencias

Fuentes empleadas y notas

  1. Herramientas manuales de carpintería, resumen del contenido de http://www.iesribera.edu.es, enlace revisado por última vez el 29 de junio de 2008.
  2. Manual de seguridad y salud en operaciones con herramientas manuales comunes, maquinaria de taller y soldadura, servicio integrado de prevención y salud laboral, Universidad Politécnica de Valencia, enlace revisado por última vez el 28 de junio de 2008.

Bibliografía