La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Telefónica

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Telefónica S.A. (Telefónica) es el principal grupo multinacional de habla hispanoportuguesa del sector de las telecomunicaciones.

Perfil de Telefónica

Telefónica es un operador de telecomunicaciones líder en el mercado de habla hispana y portuguesa. Es una de las diez mayores operadoras del mundo por capitalización bursátil. Dispone de 120 millones de clientes (año 2004) y presencia significativa en 20 países, si bien realiza operaciones en más de cincuenta.

Sus principales mercados están en España -donde se encuentra la sede corporativa-, Portugal, Brasil, México, Argentina, Perú, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala.

Es una empresa totalmente privada que cuenta con más de 1,6 millones de accionistas directos. Cotiza en el mercado continuo de las bolsas españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia) y en las bolsas de Tokio, Nueva York y SEAQ Internacional de la Bolsa de Londres.

Sus filiales Telefónica Móviles, Telefónica Publicidad e Información (TPI), Terra Networks y Endemol también cotizan en bolsa.

Negocios de Telefónica

Telefónica, a través de su grupo empresarial, da servicios relacionados con las siguientes áreas de negocio:

  • Telefonía fija, en España y Latinoamérica.
  • Telefonía móvil
  • Acceso a internet, a través de línea telefónica tradicional y ADSL
  • Guías y directorios, a través de Telefónica Publicidad e Información (TPI).
  • Portales y contenidos en internet, a través de Terra Networks.
  • Servicios de atención al cliente a través de contact centers o plataformas multicanal (teléfono, fax, Internet...), a través del grupo Atento.
  • Contenidos y media, a través de su participación en diversas empresas de comunicación y entretenimiento.
  • Transmisión de datos, a través de diversas filiales.

Historia de Telefónica

Un Real Decreto de 1884 establece en España el monopolio del servicio telefónico a favor del Estado. En 1886 se autoriza su explotación a particulares, pero la falta de coordinación y homogeneidad por parte de las diversas empresas concesionarias planteó la necesidad de unificar criterios en la prestación del servicio, que daría lugar al nacimiento de la compañía.

Nacimiento de Telefónica

La Compañía Telefónica Nacional de España, nombre con el que fue conocida durante muchos años, se constituye el 19 de abril de 1924 en Madrid, con un capital social de un millón de pesetas representado por 2.000 acciones ordinarias. Estaba participada por International Telephone and Telegraph Corporation (ITT) de Nueva York.

Un Real Decreto firmado por Alfonso XIII en agosto de 1924, autoriza al Gobierno a contratar con la Compañía Telefónica Nacional de España la organización, reforma y ampliación del servicio telefónico nacional. Así, se firma el primer contrato entre el Estado y la CTNE, por el cual el Estado cedía a la nueva empresa (tras su adecuada valoración) todas las instalaciones y líneas que explotaba directamente, y todos los derechos de las concesiones existentes, que pasarían a ella a medida que se fuesen acabando las licencias.

Servicio público (1924-1966)

Al poco tiempo de su fundación se había hecho con casi todas las concesiones. En los primeros años de su actividad realiza un importante esfuerzo de expansión del servicio, modernización de las infraestructuras heredadas y homogeneización de equipos y materiales.

A finales de los años veinte inicia las comunicaciones telefónicas transatlánticas. En 1928 Alfonso XIII y el presidente de Estados Unidos, Calvin Coolidge, inauguran el servicio entre España y Estados Unidos. En 1929 se inaugura oficialmente el edificio sede en la Gran Vía de Madrid.

Con la llegada en 1931 de la II República se cuestiona la legalidad del contrato firmado durante el régimen anterior y se solicita su anulación, contencioso que queda zanjado definitivamente en diciembre de 1932, bajo el Gobierno de Manuel Azaña.

En 1945 el Gobierno decidió adquirir las 318.641 acciones ordinarias propiedad de la ITT, con lo que el Estado pasó a controlar el 79,6% del total de acciones ordinarias en circulación. La nueva relación entre Telefónica y el Estado exigió la revisión de las posiciones de ambas partes, firmándose un nuevo contrato que entró en vigor en diciembre de 1946.

En 1950 la plantilla se situaba en los 14.723 empleados. En 1954 se alcanza la cifra de millón de teléfonos instalados en España, aunque el aumento de instalaciones no logra superar la demanda y, al acabar 1954, quedan más de 200.000 peticiones a la espera.

En 1956 se inaugura el cable coaxial Madrid-Zaragoza-Barcelona. El servicio internacional sigue incrementándose y así en 1957 se podía comunicar ya con 107 países del mundo.

En la década de los sesenta, tras la emisión de acciones realizada en 1960, el capital social se situa en 10.412 millones de pesetas. En dicho año, se inaugura el servicio telefónico en 755 localidades alcanzado el número total de centros los 7.079. En 1965 es ya la primera empresa de España, con 100.000 accionistas, 20.000 millones capital y 32.000 empleados en su plantilla. La expansión es continua y cada vez más rápida. La solidez financiera se ve respaldada por el éxito de las sucesivas ampliaciones de capital. En agosto de 1965 se inaugura el cable submarino Pencan-1, entre San Fernando (Cádiz) y Santa Cruz de Tenerife, considerado en su momento como el de mayor capacidad del mundo.

Los satélites y la transmisión de datos (1967-1980)

En febrero de 1967 entra en servicio la Estación de Comunicaciones Espaciales de Maspalomas, en Gran Canaria, cuya misión consiste en prolongar los circuitos de la base de seguimiento de la NASA hasta el Centro de Control de Vuelos Espaciales en Houston, a través de los satélites Intelsat.

En noviembre se inaugura la Estación Terrena de Comunicaciones por Satélite de Buitrago (Madrid), cuya función es cursar el tráfico internacional vía satélite además de servir de centro de reuniones, estudio y planificación para el personal.

En esas fechas el número de cabinas instaladas en las calles de 132 ciudades se sitúa en 5.676. El número de teléfonos instalados supera ya los tres millones y medio.

El 25 de abril de 1971 se pone en servicio la Estación Terrena de Comunicaciones por Satélite de Agüimes, en Gran Canaria, que permite transmitir desde la Península -vía Buitrago- el primer canal de TVE a las islas Canarias. En 1982 se amplia su capacidad para transmitir el segundo canal. En noviembre entra en servicio la primera Red Especial de Transmisión de Datos de Europa, que comprende seis centros de conmutación y retransmisión, situados en Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, León y Madrid. Se coloca el teléfono cinco millones, alcanzándose los diez millones en 1978.

Las centrales internacionales de Madrid y Barcelona, las Estaciones Terrenas de Comunicaciones por Satélites, los cables submarinos, coaxiales y radioenlaces, convierten a España, por las posibilidades de su red, en un punto estratégico de enlace con circuitos de tránsito para todo el mundo. En 1972 se firman acuerdos con varias administraciones de otros países para tender arterias intercontinentales que establecerían nuevas rutas.

En 1974 se cumple el cincuentenario de la Compañía. El aumento de la demanda de circuitos para transmisión de datos favorece poco después el desarrollo del sistema TESYS, sistema de transmisión de datos por conmutación de paquetes, de diseño y propiedad industrial de Telefónica, que se desarrolla en 1981. Un año antes, en 1980, entra en servicio en Madrid la primera central totalmente electrónica del sistema AXE, con una capacidad de 10.000 líneas.

Las bases de la nueva Telefónica (1980-1995)

La década de los 80 es un período de profundos cambios. En el ámbito nacional, la entrada en vigor de la Ley de Ordenación de las Telecomunicaciones (LOT), que entra en vigor el 1 de enero de 1988, regula el nuevo marco de actuaciones y competencias de la empresa.

Un año antes, en 1987, las acciones de Telefónica comienzan a cotizar en la Bolsa de Nueva York. La automatización integral del servicio telefónico culmina en diciembre de 1988, cuando se cierra el centro manual en Polopos (Granada) para inaugurar una central automática.

En 1991 se firma un nuevo contrato con el Estado para adecuar el marco de competencias de la empresa a lo establecido en la LOT. El contrato, de 30 años de vigencia, sustituye al anterior de 1946. En este periodo se refuerza la presencia de Telefónica en Latinoamérica.

En 1992 empiezan a funcionar en Galicia, Asturias, Granada, Almería y León los primeros aparatos de Telefonía Rural por Acceso Celular (TRAC), que viene a solucionar el problema de la extensión del servicio telefónico al medio rural.

1994 es un año decisivo en el desarrollo de la telefonía móvil, tanto por el proceso de liberalización emprendido como por el cambio de actitud del mercado. A finales del año el servicio MoviLine rondaba el medio millón de clientes y disponía de una cobertura equivalente al 98% del territorio y al 98% de la población. Se comienza a implantar la infraestructura de MoviStar, el servicio de telefonía móvil digital de Telefónica. El despegue de la telefonía móvil llegará a España en 1995. Durante ese año finaliza el traspaso de activos y recursos humanos de Telefónica de España a la filial Telefónica Móviles.

En cuanto a la expansión internacional, el final de la década de los 80 y los años 90 constituyen un período en el que Telefónica extiende sus negocios y servicios a otros continentes, especialmente a Latinoamérica. Durante 1990, Telefónica adquiere participaciones en empresas operadoras de redes de telecomunicaciones de otros países (CTC en Chile, TASA en Argentina, TPSA en Peru y TMS en México). En 1991 el consorcio del que forma parte Telefónica Internacional resulta adjudicatario de la privatización de la operadora venezolana CANTV. En el mismo año toma el control de Telefónica Larga Distancia, de Puerto Rico. Se adjudica una licencia de telefonía móvil en Rumanía y una de radiobúsqueda en Portugal.

En 1993 comienza la comercialización del primer satélite español Hispasat y el lanzamiento de un segundo satélite. En ese año Telefónica está presente en seis países americanos. La filial "Telefónica I+D" participa activamente en los trabajos encaminados a la implantación de una red piloto de banda ancha basada en la técnica de conmutación ATM (modo de transferencia asíncrono) junto con otros operadores europeos.

En 1994 se aprueba la transmisión de negocios a algunas filiales constituidas al efecto, con los objetivos de hacer frente a la liberación del mercado (que debería culminar el 1 de enero de 1998), y dar respuesta a un mercado cada vez más exigente.

En 1995 el Gobierno decicide desprenderse de un 12% del capital de la Compañía, promoviendo la creación de un núcleo estable de accionistas, formado por los bancos Bilbao-Vizcaya, Argentaria y La Caixa, y sacando al mercado bursátil 100 millones de acciones.

A finales de 1995 presenta su servicio InfoVía de acceso a Internet.

Telefónica en el mercado liberalizado (1996-1999)

1996 supone la consolidación del liderazgo del Grupo Telefónica en el mercado. La política de expansión iniciada en años anteriores le permite alcanzar un volumen de negocio de dimensión multinacional. La capitalización bursátil pasa de 1,5 billones de pesetas a finales de 1995 a 2,8 billones al cierre del ejercicio 1996. La filial Telefónica Móviles, primer operador español en el nuevo marco de competencia, consigue para su servicio digital el primer millón de clientes en sólo 16 meses.

A principios de 1997 el Gobierno toma la decisión de vender el paquete de acciones que el Estado poseía aún en Telefónica y que equivalía al 20,9% del capital. Ese mismo año Telefónica establece un nuevo modelo de evolución de la red, incorporando módulos ATM e IP, y se hacen también las primeras pruebas con la nueva tecnología ADSL (Asymetric Digital Subscriber Line), iniciando los los trabajos de implantación de una nueva red IP. Prepara el lanzamiento de InfoVía Plus y potencia el proveedor de servicio TeleLine.

En este período inicia tamibén la actividad en los negocios audiovisuales, con el objetivo de distribuir contenidos en el mercado de habla hispana, agrupando servicios de telecomunicaciones, información y entretenimiento. Crea la empresa Distribuidora de Televisión Digital, bajo la marca Vía Digital, y adquiere una parte del capital de Antena 3 TV.

En 1998 surge Retevisión. Telefónica practica una reordenación societaria por la que se desarrolla una estructura que permitirá dotar a cada área de negocio de su propia identidad jurídica, quedando Telefónica, S.A. como sociedad matriz.

En el mismo año se produjo la privatización del sistema telefónico brasileño, Telebras, ganando el concurso por la empresa Telesp (que opera en el estado de São Paulo) un consorcio encabezado por Telefónica, mientras que otros grupos, en los que también está presente Telefónica, se adjudican dos de las operadoras móviles de Brasil, que cubren los estados de Río de Janeiro, Espíritu Santo, Bahía y Sergipe. Es la operación más grande de las emprendidas hasta entonces por Telefónica, suponiendo la entrada en el mercado brasileño.

En enero de 1999 la matriz traspasa la rama de actividades del negocio español de telecomunicaciones a otra empresa que adopta el nombre de Telefónica de España. Ese mismo año salen a Bolsa Terra Networks y TPI.

Empresa multidoméstica en tiempos de globalización

A lo largo del año 2000 Telefónica sigue reforzando su posición como uno de los principales actores en el mercado mundial de las telecomunicaciones. Continúa el proceso de reorganización interna hacia líneas de negocio de ámbito global. Así, en enero de 2000 crea dos nuevos negocios globales: Telefónica Móviles, que agrupa todas las operaciones de telefonía móvil del grupo, y Telefónica DataCorp, para el negocio de datos y servicios para empresas. Más tarde se añaden otras como Atento, Business to Business o Emergia, a la vez que toma cuerpo Telefónica Latinoamérica como la línea de negocio responsable de los activos de telefonía fija en Latinoamérica.

En Latinoamérica lleva a cabo una oferta pública de acciones en Telefónica de Argentina, Telesp y Tele Sudeste (Brasil), y Telefónica del Perú. Esta operación, conocida por el nombre de Operación Verónica, abre las puertas al proceso de articulación del grupo por líneas de negocio de ámbito global, al permitir el comienzo de la reordenación de los activos por negocios en lugar de por países.

Los servicios tradicionales de transmisión de datos evolucionan hacia servicios integrados para empresas, estrategia desarrollada por Telefónica DataCorp, sustentada en una infraestructura de comunicaciones de gran capacidad entre Europa y América. En el negocio medios de comunicación, destaca la compra de la cadena argentina Telefé y de la productora holandesa Endemol.

En 2001 Telefónica y Portugal Telecom anuncian la creación de una empresa conjunta que agrupe todos los activos de telefonía móvil de ambas conmpañías en Brasil. Además, Telefónica llega a otro acuerdo con Iberdrola para adquirir todas las participaciones del grupo Iberdrola en las operadoras brasileñas de telecomunicaciones en las que ambos grupos son accionistas.

Durante 2004 Telefónica compró las filiales de telefonía móvil del grupo estadounidense Bellsouth, fusionandolas con las suyas allí existentes, pasando a ser el mayor operador en telefonia movil de Sudamérica y el tercer operador telefónico del mundo en ese momento. Ademas, ese mismo año Telefónica compro el 23% de la red de transmicion satelital Estadounidense PanAmSat y con ello paso a integrar una de las corporaciones satelitales mas grande del mundo.

En 2004 se reduce al mínimo la presencia de Telefónica de España en las comunicaciones por Satélite. Se concentran en el Centro de Comunicaciones por Satélite de Guadalajara todas las comunicaciones internacionales que habían sido cursadas anteriormente por los Centros de Madrid-Buitrago, Barcelona-Penedés, Canarias-Agüimes, Sevilla-Carmona. Estas quedan totalmente fuera de servicio.

En agosto 2004, Telefónica vendió su participación del 2,1% en Eutelsat; e intentó deshacerse de su 13,2% de participación en Hispasat.

En marzo del 2005, Telefónica decide unificar la imagen de su filial Telefónica Móviles en 13 países, lanzando la campaña MoviStar, con un nuevo logo e imagen corporativa. En ésto incluye la recién adquirida filial latinoamericana de Bellsouth. Esta campaña ha sido la primera de Telefónica a gran escala llegando a gastar US$96 millones. Ademas, ese mismo año Telefónica compra el operador Checo Cesky Telecom y lanza una OPA Amistosa sobre el 90% del Grupo de Telefonia Móvil Britanico O2, con operaciones en Irlanda, Alemania y Asia.

Fuente: Acerca de Telefónica

Filiales Globales del Grupo Telefónica

Enlaces del Grupo Telefónica