La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Taba

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
La «Enciclopedia Libre» contiene otras entradas semejantes a ésta.
Consúltese: Taba



}} Juego de azar en el que se arroja al aire una taba, generalmente un hueso de carnero.

De la taba, dice el Diccionario de Autoridades (1726-1739) que, es un "Huesecillo que tiene el animal en el juego de la pierna. Parece que se tomó de la voz latina Tibia. Talus. Astragalus" y añade que es un juego que usa la gente vulgar, tirándola por alto al suelo, hasta que queda en pie por los lados estrechos.

A este juego de la taba es al que se refiere Quevedo (1626) cuando cuenta que:

Pasaron la tarde en jugar a la taba mi tío, el porquero y el demandador; éste jugaba misas como si fuera otra cosa. Era de ver como se barajaban la taba: cogiéndola en el aire al que la echaba, y meciéndola en la muñeca, se la tornaban a dar. Sacaban la taba como de naipe para fábrica de la sed, porque había siempre un jarro en medio."

A Rodrigo Caro, en un pasaje de sus Días geniales o lúdicros (1694), le parece que, a las tabas, los griegos las llamaron astrágalos y los latinos talos. Más adelante, en la misma obra confirma las denominaciones. En el Museo Británico hay una estatuilla de terracota con dos figuras de mujer que juegan a las tabas. Procede de Capua (Italia) y data del siglo III adC.

Caro define a la taba como "aquel hueso que los animales bisulcos o patihendidos tienen en la coyuntura baja de las manos a la que llamaron los griegos astrágalos, los latinos talus, los españoles tabas o carnicol, los franceses osselet, los flamencos pickelsteen." Afirma, basándose en Platón, que el inventor del juego de la taba fue Theuth, creador de los juegos de fortuna de donde "se deriva la voz de tahúr con que denotamos a los que juegan ansiosamente". Dice que Noé jugó a la taba y también Júpiter "...Y todo esto no lo digo a otro fin que su mucha antigüedad." También afirma que a la taba jugaron los muchachos y llamaban "muger, que es lo mismo que mocoso, a los que no jugaban bien a este juego."

El mismo autor (Caro, 1694) trata sobre el modo de jugar y supone que las tabas que se utilizaban eran las sacadas de los animales "o a su imitación hechas de diferentes materias, como marfil, oro, plata, etc." El número de tabas era, de ordinario, cuatro aunque se jugaba también con una y para evitar las fullerías no tiraban las tabas con la mano, sino tenían un vasito que llamaban "pyrgo, turricula o fritillo, el cual tenía dentro unas como gradas o escaloncillos... y las arrojaban sobre una tabla que llamaban alveolo." A la cara de la taba "que hace algo de hinchazón o barriga la denomina Venus, Cous...y se ganaba". La cara contraria "que hace una concavidad y es algo llana, le llamaban Canis, Chuis, Planus, Vulturius,etc..." A la cara con figura en forma de S la llamaban quaternion y la contraria ternion. En cuanto a los nombres "actuales" (1694) los designa como "taba, carne, chuca y culo".

Taba. "Quizás del árabe tâb, nombre de un juego con influencia del árabe kâba, talón, taba, dado para jugar" (Diccionario Enciclopédico Salvat, 1969). También es un hueso sin sustancia que se encuentra al terminar la pata trasera de las ovejas y corderos, con cuatro partes bien diferenciadas. Por taba se conoce, asimismo, al astrágalo (hueso del pie) y al lado de la taba opuesto a la chuca.

Chuca. Uno de los cuatro lados de la taba, que tiene un hoyo o concavidad.

Culo. Parte más plana, opuesta a la carne, de suerte que si la carne cae hacia arriba se gana y si cae el culo, se pierde.

Carne. Parte que tiene la taba algo cóncava y forma una figura como de S, contraria a la parte lisa.

Para designar estas caras se han encontrado, en León, España, las denominaciones siguientes:

Para chuca: filis, huito, de primera, oros, de cara, honda, hoyos, jete.

Para taba; penca, de segunda, panzas, agüita, güito, boito, picos, segundas, chicha, panza.

Para culo: culos, de pito, vergas, correas, tercera y culito.

Para carne: de honda, reyes, correas, cuartas, chichi, fondo y esfondo.

Garrido (1990) denomina a las caras de la taba con los nombres siguientes: hoyos, tripas, lisos y carneros.

En Grisuela del Páramo y Grajal de la Ribera (León) diferencian las partes anchas de las estrechas. Las anchas se denominan primeras donde hay hueco, y segundas donde no lo hay y las dos partes estrechas se denominan, respectivamente, cuito la que tiene hueco y correa la que no lo tiene.

Los nombres de las cuatro caras de la Taba o hueso cuadrangular, según el juego en Valencia son: Pancha plena, la cara más abultada. Pancha buida, la cara más excavada. Correa, la que tiene forma de oreja hundida. Rey la cara que tiene forma de oreja más aplanada.

A quien le sale rey es el que da las ordenes, por ejemplo: "ve a por ciruelas o cascabellicos", cuando son verdes todavía, cuando se juega en Pascua. Al que le sale correa ,se le da un azote con una correa . Pancha plena da al ganador. Pancha buida al perdedor.

El puesto de Rey se lo quita cuando otro saque la cara de rey. El Rey dice los correazos que hay que dar.

Referencias

Bibliografía

  • Río Mateos, Elhecte del y Rosa Sánchez, Juan José, Juegos tradicionales infantiles en León
  • Autor de la versión otiginal: *dmpjrs@unileon.es
  • Autor: Agustin Paniagua Mora.

Notas