La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Sigmund Freud

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Sigmund Freud ¹
Padre del psicoanálisis
(Autor de la cita o dedicatoria)

Sigmund Freud


Freiberg, actual Pribor de la República Checa, 6 de mayo de 1856

Londres, 23 de septiembre de 1939

Neurólogo austriaco



1. Retrato de 1938. Cortesía de la Biblioteca del Congreso estadounidense (n.º LC-USZ62-72266.)

Biografía

Freud fue un neurólogo que se empezó a interesar en la hipnosis y cómo podía utilizarse para ayudar a los enfermos mentales. Más tarde abandonó la hipnosis en favor de la "asociación libre" y el análisis de los sueños para desarrollar lo que actualmente se conoce como "la cura del habla". Esto se convirtió en los elementos de partida del psicoanálisis. Freud se interesó especialmente en lo que entonces se llamaba histeria (que actualmente se podría llamar trastorno de conversión según el DSM-IV) y en la neurosis (actualmente reclasificada en distintas denominaciones, según la nosología psicoanalítica: afecciones psicosomáticas, neurosis y psicosis).

Freud, sus teorías, y el tratamiento que daba a sus pacientes casuaron un gran revuelo en la Viena del siglo XIX, y el debate continúa en la época actual. Sus ideas son a menudo discutidas y criticadas como trabajos de literatura y cultura general, además del continuo debate sobre si es ciencia y tratamientos médicos. Como ejemplo, en una crítica del año 2003, los seguidores de Sigmund Freud le consideraron "...un gran científico de la medicina que descubrió importantes verdades sobre la psicología humana...", mientras otros (especialmente de campos de la competencia como la psiquiatría) le ven como "...un filósofo visionario que replanteó la naturaleza humana y nos ayudó a derribar tabús, pero sus teorías, divulgadas como ciencia, fallan en un examen minucioso".

Su vida

Sigismund Schlomo Freud nació en Freiberg, Moravia (ahora conocida como Pribor en la República Checa). Cuando todavía era un niño su familia se trasladó a Viena a causa de los disturbios antisemitas. En 1877, abrevió su nombre de Sigismund Schlomo Freud a Sigmund Freud. Los primeros años de Freud son poco conocidos ya que destruyó sus escritos personales en dos ocasiones, la primera vez en 1885 y de nuevo en 1907. Sus escritos posteriores fueron protegidos cuidadosamente en los Archivos de Sigmund Freud, a los que sólo tenía acceso Ernest Jones (su biógrafo oficial) y unos pocos miembros del círculo cercano al psicoanálisis. El trabajo de Jeffrey Moussaieff Masson arrojó alguna luz sobre la naturaleza del material oculto.

En 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Freud (judío) escapó con su familia a Inglaterra. Murió en Inglaterra en 1939.

Anna Freud, hija de Freud, también fue una destacada psicoanalista, particularmente en el campo de los niños y el desarrollo psicológico. Sigmund Freud es abuelo del pintor Lucian Freud y del actor y escritor Clement Freud, y bisabuelo de la periodista Emma Freud, la diseñadora de moda Bella Freud y del relaciones públicas Matthew Freud.

Las innovaciones de Freud

Freud ha innovado en dos campos. Simultáneamente, desarrolló una teoría de la mente y la conducta humana, y una técnica terapéutica para ayudar a personas enfermas mentales. Mucha gente afirma estar influenciada por uno pero no por el otro campo.

Probablemente la contribución más significativa que Freud ha hecho al pensamiento moderno es su concepto de lo inconsciente. Durante el siglo XIX el pensamiento predominante en Occidente fue el positivismo, que afirmaba que las personas podían acumular conocimientos reales acerca de sí mismos y del mundo que les rodea, y ejercer control sobre ambos por medio de la razón. Sin embargo, Freud sugirió que esas afirmaciones eran falsas, ya que no somos totalmente conscientes de todos nuestros pensamientos, y frecuentemente actuamos por razones que no tienen nada que ver con lo que pensamos. El concepto de inconsciente fue revolucionario y proponía que la mente se dividía en capas o niveles y había pensamientos que circulaban "bajo la superficie". Los sueños, llamados "el camino a lo inconsciente", proporcionaban el mejor ejemplo de nuestra vida inconsciente, y en el libro La interpretación de los sueños Freud explicó el argumento de la existencia del inconsciente y, también, desarrolló un método para conseguir el acceso a él.

El preconsciente fue descrito como la capa entre el consciente y el inconsciente, a la cual podemos tener acceso con un poco de esfuerzo. El término subconsciente es utilizado popularmente, aunque actualmente ya no forma parte de la terminología psicoanalítica. Incluso los todavía numerosos seguidores del punto de vista puramente positivista y racionalista, incluidos muchos que rechazaban otros elementos del trabajo de Freud, aceptan la afirmación que parte de la mente es inconsciente, y que las personas frecuentemente actúan por razones de las que no son conscientes.

La represión tiene gran importancia en el conocimiento de lo inconsciente. Según Freud, las personas a menudo experimentan pensamientos y sentimientos que son tan dolorosos que no pueden soportarlo. Estos pensamientos y sentimientos y los recuerdos asociados a ellos no pueden, según sostuvo Freud, ser expulsados de la mente, pero pueden ser expulsados del consciente. Entonces pasan a formar parte del inconsciente.

Aunque más tarde Freud intentó encontrar patrones de represión entre sus pacientes que derivasen en un modelo general para la mente, observó que sus distintos pacientes reprimían hechos diferentes. Además, Freud observó que el proceso de la represión es en sí mismo un acto no consciente (es decir, no ocurría a través de la intención de los pensamientos o sentimientos conscientes). Freud supuso que las represiones de las personas estaban determinadas en parte por su inconsciente.

Freud buscó una explicación de cómo operaba el inconsciente proponiendo que tenía una particular estructura. Propuso que el inconsciente estaba dividido en tres partes: el Yo, el Ello y el Superyó.

  • El Ello representa a los procesos primigenios del pensamiento (nuestros pensamientos de deseos de gratificación más primitivos).
  • El Superyó representa nuestra parte de la mente que contrarresta al Ello con pensamientos morales y éticos.
  • El Yo permanece entre ambos alternando nuestras necesidades primitivas y nuestras creencias éticas y morales. Un Yo saludable proporciona la habilidad para adaptarse a la realidad e interactuar con el mundo exterior de una manera que sea cómoda para el Ello y el Superyo.

En general, la afirmación de que la mente no es una cosa monolítica y homogénea continúa teniendo una enorme influencia sobre muchas personas profanas en el terreno de la psicología. Muchos, sin embargo, han cuestionado o rechazado esta teoría que afirma que la mente está dividida en estos tres componentes.

Freud estaba especialmente interesado en la dinámica relación entre estas tres partes de la mente. F Argumentó que esa relación está influenciada por factores o energías innatos, que llamó pulsiones. Pero también explicó cómo cambiaba según el contexto, dependiendo de los cambios en las relaciones sociales. Algunos han criticado a Freud por dar mucha la misma importancia a ambos factores, y muchos de los seguidores de Freud se han concentrado en uno o en otro de esos ellos.

Freud creía que las personas estaban influenciadas por dos pulsiones, la libido (o Eros, una pulsión sexual) y la pulsión de muerte (Thanatos). En la descripción que Freud hace de la libido incluía todos los instintos reproductores. La pulsión de muerte representa un instinto que nos induce a volver a un estado de calma, o no existencia, y está basado en sus estudios de protozoos (léase el texto Más allá del principio de placer). Muchos han cuestionado las bases científicas de esta afirmación.

Freud también creía que la libido maduraba en los individuos por medio del cambio de su objeto (u "objetivo"). Argumentaba que los humanos nacen "polimórficamente perversos", en el sentido de que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer. Luego dijo que conforme las personas van desarrollándose van fijándose sobre diferentes objetos específicos: primero orales (ejemplificados por el placer de los bebés en la lactancia), después anales (ejemplificado por el placer de los niños al controlar sus defecaciones) y luego fálicos.

Freud dijo que los niños pasan por una fase en la que se fijan en el progenitor del sexo opuesto. Freud intentó encajar este patrón de desarrollo en la dinámica de la mente. Cada fase es una progresión hacia la madurez sexual, caracterizada por un fuerte Yo y la habilidad para retardar la necesidad de gratificaciones (léase: Tres ensayos para una teoría sexual).

El modelo psicosexual que desarrolló Freud ha sido criticado desde diferentes frentes. Algunos han atacado la afirmación de Freud sobre la existencia de una sexualidad infantil (e, implícitamente, la expansión que hizo Freud en la noción de sexualidad). Otros han aceptado la noción de sexualidad de Freud, pero han argumentado que este patrón de desarrollo no es universal, ni necesario en el desarrollo de la salud mental. En cambio, hacen énfasis en avanzar en los patrones de las fuentes del desarrollo social y ambiental. Más aún, defienden que debe ser menospreciada o ignorada la dinámica social propuesta por Freud (como clase de relación).

Freud esperaba probar que su modelo, basado en observaciones de la clase media austríaca, fuese universalmente válido. Utilizó la mitología griega y la etnografía contemporánea como modelos comparativos. Freud acudió a la tragedia griega, al Edipo Rey de Sófocles, para indicar hasta qué punto nosotros (especialmente, los jóvenes) deseamos el incesto, y cómo es reprimido ese deseo. El complejo de Edipo fue descrito como una fase del desarrollo psicosexual hacia la madurez. También se fijó en los estudios antropológicos de totemismo y argumentó que el totemismo reflejaba una costumbre ritualizada de un complejo de Edipo tribal (léase: Tótem y tabú). Aunque muchos estudiantes de hoy están interesados en reanalizar el material cultural de Freud, la mayoría ha rechazado sus interpretaciones.

Freud esperaba que su investigación proporcionara una sólida base científica para su método terapéutico. El objetivo de la terapia freudiana, o psicoanálisis, era traer al consciente los pensamientos y sentimientos reprimidos, y así permitir al paciente desarrollar un Yo más fuerte. Básicamente, se trata de traer los pensamientos y sentimientos del inconsciente al consciente induciendo al paciente a hablar en "asociación libre" y a hablar de sus sueños. Otro elemento importante del psicoanálisis es la relativa falta de implicación por parte del psicoanalista, para que el paciente proyecte sus pensamientos y sentimientos sobre el médico. A través de este proceso, llamado transferencia, el paciente puede reconstruir y resolver conflictos reprimidos (causantes de su enfermedad), especialmente conflictos de la infancia con sus padres.

Es menos conocido el interés de Freud por la neurología. En un principio fue investigador de la parálisis cerebral. Publicó numerosos artículos médicos en este campo. También mostró que esta enfermedad existía, mucho antes de que otros investigadores de su tiempo tuvieran noticia de ella y la estudiaran. También sugirió que era erróneo que la enfermedad de William Little (el primer nombre que se utilizó para designar la parálisis cerebral) tuviera como causa una falta de oxígeno durante su nacimiento. En cambio, dijo que las complicaciones en el parto son sólo un síntoma del problema. No fue hasta la década de 1980 cuando sus especulaciones fueron confirmadas por investigadores más modernos.

Desde el punto de vista de la medicina oficial (y, por tanto, mayoritaria) se diría que la teoría y práctica freudiana han sido sustituidas por los descubrimientos empíricos a lo largo de los años. Algunas personas continúan aprendiendo, y practicando, el psicoanálisis freudiano tradicional, pero la mayoría de psiquiatras de hoy rechazan en general el trabajo de Freud por no estar apoyado en evidencias científicas y es utilizado, más bien, como inspiración o como estudio histórico. A pesar de que Freud desarrolló un método para el tratamiento de la neurosis, hoy en día algunas personas buscan en el psicoanálisis no una cura para una enfermedad, sino una ayuda en su proceso de autoconocimiento.

En el ámbito del psicoanálisis moderno, Freud es considerado el padre de esta ciencia. Sus teorías son constantemente actualizadas. Aunque el psicoanálisis se sigue rechazando... como en vida de Freud.

Algunos de sus escritos ordenados cronológicamente

  • Informe sobre mis estudios en París y Berlín (1856 [1886])
  • Prólogo a la traducción de J.-M. Charcot, Leçons sur les maladies du système nerveux (1886)
  • Observación de un caso severo de hemianestesia en un varón histérico (1886)
  • Dos breves reseñas bibliográficas (1887)
  • Histeria (1888)
  • Trabajos sobre hipnosis y sugestión (1888-92)
  • Fragmentos de la correspondencia con Fliess (1950 [1892-99])
  • Estudios sobre la histeria (Breuer y Freud) (1893-95)
  • 'Prólogo a SammIung kleiner Schriften zur Neurosenlehre aus den Jahren 1893-1906 (1906)
  • Charcot (1893)
  • Sobre el mecanismo psíquico de fenómenos histéricos (1893)
  • Las neuropsicosis de defensa (1894).
  • Obsesiones y fobias. Su mecanismo psíquico y su etiología (1895 [1894]).
  • Sobre la justificación de separar de la neurastenia un determinado síndrome en calidad de «neurosis de angustia» (1895 [1894])
  • Proyecto de psicología (1950 [1895]).
  • A propósito de las críticas a la «neurosis de angustia» (1895).
  • La herencia y la etiología de las neurosis (1896)
  • Nuevas puntualizaciones sobre las neuropsicosis de defensa (1896)
  • La etiología de la histeria (1896)
  • Sumario de los trabajos científicos del docente adscrito Dr. Sigmund Freud, 1877-1897 (1897)
  • La sexualidad en la etiología de las neurosis (1898)
  • Sobre el mecanismo psíquico de la desmemoria (1898)
  • Sobre los recuerdos encubridores (1899)
  • Noticia autobiográfica (1901 [1899])
  • La interpretación de los sueños (1900 [1899])
  • La interpretación de los sueños (continuación).
  • Sobre el sueño (1901)
  • Psicopatología de la vida cotidiana (1901).
  • Fragmento de análisis de un caso de histeria (1905 [1901]).
  • Colaboraciones para Neue Freie Presse (1903-04).
  • El método psicoanalítico de Freud (1904 [1903]).
  • Sobre psicoterapia (1905 [1904])
  • Tres ensayos para una teoría sexual (1905).
  • Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis (1906 [1905]).
  • Personajes psicopáticos en el escenario (1942 [1905 o 1906]).
  • El chiste y su relación con lo inconciente (1905)
  • El delirio y los sueños en la «Gradiva» de W. Jensen (1907 [1906])
  • La indagatoria forense y el psicoanálisis (1906).
  • Acciones obsesivas y prácticas religiosas (1907).
  • El esclarecimiento sexual del niño (Carta abierta al doctor M. Fürst) (1907).
  • El creador literario y el fantaseo (1908 [1907]).
  • Las fantasías histéricas y su relación con la bisexualidad (1908).
  • Carácter y erotismo anal (1908).
  • La moral sexual «cultural» y la nerviosidad moderna (1908).
  • Sobre las teorías sexuales infantiles (1908).
  • Apreciaciones generales sobre el ataque histérico (1909 [1908]).
  • La novela familiar de los neuróticos (1909 [1908]).
  • Escritos breves (1906-09).
  • Análisis de la fobia de un niño de cinco años (1909).
  • A propósito de un caso de neurosis obsesiva (1909).
  • Anexo. Apuntes originales sobre el caso de neurosis obsesiva.
  • Cinco conferencias sobre psicoanálisis (1910 [1909]).
  • Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci (1910)
  • Las perspectivas futuras de la terapia psicoanalítica (1910).
  • Sobre el sentido antitético de las palabras primitivas (1910).
  • Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre (Contribuciones a la psicología del amor I )(1910).
  • La perturbación psicógena de la visión según el psicoanálisis (1910).
  • Sobre el psicoanálisis «silvestre» (1910).
  • Escritos breves (1910)
  • Puntualizaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia (dementia paranoides) descrito autobiográficamente (1911 [1910]).
  • Trabajos sobre técnica psicoanalítica (1911-1915) [1914])
  • Sueños en el folklore (Freud y Oppenheim) (1958 [1911]).
  • Sobre psicoanálisis (1913 [1911]).
  • Formulaciones sobre los dos principios del acaecer psíquico (1911).
  • Escritos breves (1911-1913).
  • Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa (Contribuciones a la psicología del amor, II) (1912).
  • Sobre los tipos de contracción de neurosis (1912).
  • Contribuciones para un debate sobre el onanismo (1912).
  • Nota sobre el concepto de lo inconciente en psicoanálisis (1912).
  • Tótem y tabú. Algunas concordancias en la vida anímica de los salvajes y de los neuróticos (1913 [1912-13])
  • Un sueño como pieza probatoria (1913).
  • Materiales del cuento tradicional en los sueños (1913).
  • El motivo de la elección del cofre (1913).
  • Dos mentiras infantiles (1913)
  • La predisposición a la neurosis obsesiva. Contribución al problema de la elección de neurosis (1913).
  • Introducción a El método psicoanalítico de Oskar Pfister (1913).
  • Prólogo a la traducción al alemán de Ritos escatológicos de todas las naciones, de J. G. Bourke (1913).
  • El interés por el psicoanálisis (1913)
  • Experiencias y ejemplos extraídos de la practica analítica (1913)
  • Acerca del fausse reconnaissance («dejà raconté») en el curso del trabajo psicoanalítico (1914)
  • El Moisés de Miguel Ángel (1914)
  • Sobre la psicología del colegial (1914)
  • Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico (1914)
  • Introducción del narcisismo (1914)
  • Trabajos sobre metapsicología (1915)
  • Un caso de paranoia que contradice la teoría psicoanalítica (1915)
  • De guerra y muerte. Temas de actualidad (1915)
  • La transitoriedad (1916 [1915])
  • Escritos breves (1915-16).
  • Conferencias de introducción al psicoanálisis (1916-17 [1915-17])
  • Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico (1916)
  • Parte III. Doctrina general de las neurosis (1917 [1916-17])
  • Una dificultad del psicoanálisis (1917 [1916])
  • El tabú de la virginidad (Contribuciones a la psicología del amor, III) (1918 [1917])
  • Sobre las trasposiciones de la pulsión, en particular del erotismo anal (1917)
  • Un recuerdo de infancia en Poesía y verdad (1917)
  • De la historia de una neurosis infantil (1918 [1914])
  • Nuevos caminos de la terapia psicoanalítica (1919 [1918])
  • ¿Debe enseñarse el psicoanálisis en la universidad? (1919 [1918])
  • «Pegan a un niño». Contribución al conocimiento de la génesis de las perversiones sexuales (1919).
  • Introducción a Zur Psychoanalyse der Kriegsneurosen (1919)
  • Lo ominoso (1919)
  • Escritos breves (1919).
  • Más allá, del principio de placer (1920)
  • Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina (1920)
  • Psicología de las masas y análisis del yo (1921)
  • Psicoanálisis y telepatía (1941 [1921])
  • Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad (1922 [1921])
  • Sueño y telepatía (1922)
  • Dos artículos de enciclopedia: «Psicoanálisis» y «Teoría de la libido» (1923 [1922])
  • Escritos breves (1920-1922)
  • Una neurosis demoniaca en el siglo XVII (1923 [1922])
  • Observaciones sobre la teoría y la practica de la interpretación de los sueños (1923 [1922])
  • El yo y el ello (1923)
  • La organización genital infantil (Una interpolación en la teoría de la sexualidad) (1923)
  • Neurosis y psicosis (1924 [1923]).
  • Breve informe sobre el psicoanálisis (1924 [1923])
  • Josef Popper-Lynkeus y la teoría del sueño (1923).
  • Escritos breves (1923-25)
  • El problema económico del masoquismo (1924)
  • El sepultamiento del complejo de Edipo (1924)
  • La pérdida de realidad en la neurosis y la psicosis (1924)
  • Las resistencias contra el psicoanálisis (1925 [1924])
  • Nota sobre la «pizarra mágica» (1925 [1924])
  • Presentación autobiográfica (1925 [1924])
  • Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto (1925)
  • La negación (1925)
  • Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica entre los sexos (1925)
  • Inhibición, síntoma y angustia (1926 [1925])
  • ¿Pueden los legos ejercer el análisis? Diálogos con un juez imparcial (1926)
  • Psicoanálisis (1926)
  • Alocución ante los miembros de la Sociedad B'nai B'rith (1941 [1926])
  • Escritos breves (1926)
  • El porvenir de una ilusión (1927)
  • Fetichismo (1927)
  • El humor (1927).
  • Una vivencia religiosa (1928 [1927])
  • Dostoievski y el parricidio (1928 [1927])
  • El malestar en la cultura (1930 [1929])
  • Premio Goethe (1930)
  • Tipos libidinales (1931)
  • Sobre la sexualidad femenina (1931)
  • Sobre la conquista del fuego (1932 [1931])
  • Escritos breves (1929-1931)
  • Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis (1933 [1932])
  • ¿Por qué la guerra? (Albert Einstein y Sigmund Freud) (1933)[1932])
  • Mi contacto con Josef Popper- Lynkeus (1932)
  • Escritos breves (1932-1936)
  • Moisés y la religión monoteísta (1939 [1934-1938])
  • Carta a Romain Rolland (Una perturbación del recuerdo en la Acrópolis) (1936)
  • Análisis terminable e interminable (1937)
  • Construcciones en el análisis (1937)
  • Escritos breves (1937-1938)
  • Esquema del psicoanálisis (1940 [1938])
  • La escisión del yo en el proceso defensivo (1940 [1938])
  • Algunas lecciones elementales sobre psicoanálisis (1940 [1938])
  • Comentario sobre el antisemitismo (1938)

Referencias


Otras fuentes de información

Notas


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Wikipedia, publicada con licencia CC-BY-SA 3.0.