La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Reformismo borbónico

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Durante el siglo XVIII se producen en España continuas denuncias de los ilustrados sobre la situación del campo en España, la industria, la educación, la cultura etc. En un intento de poner remedio, la corona crea las reales fábricas, y hace proyectos colonizadores; además de otras reformas que son patrocinadas por el rey, desde su óptica de déspota ilustrado. El rey tenía el dominio absoluto, por derecho de conquista; recordemos que para ser rey había tenido que ganar una guerra civil.

En 1711 se imponen en Aragón los Decretos de Nueva Planta, que son, en realidad, una nueva organización política del reino. Se sustituyen los virreyes, creación aragonesa, por un comandante general, que es también presidente de la audiencia. Desaparece el pactismo, propio de los Habsburgo, y el Consejo de Aragón, para imponer los secretarios de Estado y de Despacho, una medida centralizadora que lleva a Madrid el poder de decisión. A pesar de estas medidas contra las instituciones tradicionales, los Decretos de Nueva Planta no encontraron grandes resistencias para su establecimiento, ya que el ordenamiento anterior era sumamente arcaico.

La Administración borbónica crea las Cortes de España, suprimiendo las de los distintos reinos, Aragón y Valencia en 1709, Cataluña en 1724, etc., pero no se reunirán hasta 1812, salvo para las coronaciones reales.

En la Administración borbónica el rey es la única institución con poder para crear leyes, a través de la pragmática. La pragmática borbónica tiene carácter universal, cosa de la que carecía la de los Habsburgo que sólo afectaba al ámbito en el que se promulgaba. Este carácter universal permite que exista una única legislación para toda España, y todos los reinos de la corona.

El sistema fiscal siguió estando separado en los diferentes reinos, la corona pedía dinero prestado a diferentes banqueros. También en la participación en el Ejército continuaron los privilegios de los distintos reinos. Las provincias vascongadas y Navarra estaban exentas del servicio. En el siglo XVIII, los viejos fueros significaban exenciones fiscales y militares, y la creación de una zona franca por medio una frontera interior. En 1717 Felipe V intentó suprimir las fronteras interiores, sin embargo la resistencia de las provincias vascongadas y Navarra hizo que aquí se restituyeran.

Los conflictos con la corona son frecuentes, ya que esta intenta por todos los medios recuperar los derechos que están en manos de las instituciones de los distintos reinos. Los conflictos se multiplican a partir de 1770, ya que Carlos III pretende recuperar los privilegios de una manera decidida.

En 1757 se liberaliza el comercio con América, concediendo libertad de comercio a distintos puertos españoles. Los puertos de las provincias vascongadas quedan fuera de esta medida, como represalia por su oposición al traslado de las aduanas. El cambio de las aduanas a la costa no se conseguirá hasta 1841, aunque la economía vasca y navarra fue declinando paulatinamente.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas