La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Propiedad

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

(Todos los artículos se refieren al Código Civil español)


Este artículo necesita ser wikificado
Este artículo debe wikificarse, según los convenios de edición y estilo de la «Enciclopedia Libre».
Edítelo para mejorar su formato.

El derecho de propiedad: Concepto. Fundamento y evolución histórica. Acciones que protegen el dominio. La acción reivindicatoria.


EL DERECHO DE PROPIEDAD: CONCEPTO. FUNDAMENTO Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA.

El Señorío del hombre sobre las cosas, es una de las claves de la historia de la Humanidad. La apetencia de poder, el apetito de dominación es uno de los motores de la historia del hombre sobre la tierra y de sus evoluciones. La lucha entre los que tienen y los que aspiran a tener subyace en el fondo de todas las ideologías formuladas y que se formula ran hasta el fin de los tiempos, es algo obvio que no necesita de ningún comentario. Por ello la propiedad no es solamente una institución jurídica, sino que es objeto de estudio por diversas ramas, la economía, la sociología, la política, la filosofía jurídica, etc. La propiedad y su regulación jurídica en gran medida no es mas que una superestructura de las ideas sociales, políticas y económicas que en un período determinado sacuden a las naciones. De ahí que una definición legal este siempre influenciada por el ambiente histórico en que se formula. La primera regulación técnica legal de la propiedad aparece con el derecho romano, distinguiéndose entre la propiedad quiritaria y bonitaria, la primera modalidad exclusiva de los ciudadanos romanos y la segunda para el resto de ciudadanos. En la etapa feudal la propiedad esta afecta a determinados estamentos, señores feudales, iglesia... las llamadas manos muertas , imposibilitándose su tráfico. Cuando el Código de Napoleón en sus artículos 544 y 545 declara que la propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa del modo más absoluto sin otras limitaciones que las legales, y que nadie puede ser privado de su propiedad más que por expropiación, fundada en causa justificada de utilidad pública y previa la correspondiente indemnización, en realidad lo que hace es consagrar uno de los resultados de la revolución de 1789: la pro piedad libre de las cargas feudales del Antiguo Régimen; la autonomía de la voluntad del individuo, aspiración del liberalismo burgués, que es el que sale triunfante de la Revolución, el mantenimiento y consagración de las propiedades adquiridas durante el procedimiento revolucionario de los bienes llamados nacionales (iglesia, de los nobles, etc.).

Nuestro Código Civil no podía en esta materia también dejar de estar influenciado por la codificación napoleónica, y en el artículo 348 define la propiedad como el derechode gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las Leyes. El propietario tiene acción contra el tenedor y el poseedor de la cosa para reivindicarla .El ambiente de la época era también liberal, pero ya no necesitaba de retórica alguna para imponerse como en la Revolución Francesa: se vivía, aunque su decadencia estaba próxima a comenzar; y por eso no aparece en el artículo 348 la frase francesa del modo más absoluto .

Cualquiera que fuere la ideología que inspire una regulación positiva de la propiedad, ha de concretarse una definición técnico - jurídica, que será en gran medida aséptica. Así, y desde ese punto de vista, en la definición del artículo 348, se destaca que el derecho depropiedad se define por la reunión de tres facultades (gozar, disponer y reivindicar). Hansido innumerables las críticas que tal definición han surgido centradas todas ellas sobre una idea básica: las facultades dominicales son muchas más, no se pueden encerrar en tresverbos. Por eso se ha definido la propiedad doctrinalmente como el señorío más pleno que se puede tener sobre una cosa. Seguramente el legislador pretendió incluir, al hablardel derecho de gozar y disponer, todas las facultades que un examen erudito y meticuloso es capaz de descubrir en el propietario. Además, los Códigos modernos no han podido abandonar la caracterización de la propiedad que se indica.

Lo más importante y lo que más interesa es lo que el propietario puede hacer o no hacer, en otras palabras, la cuestión de las limitaciones establecidas por las leyes. Cabe, en efecto, plantearse la siguiente pregunta ¿el propietario ha de gozar y disponer como quieren las leyes o estas sólo deben circunscribirse a ordenar lo que el propietario no puede hacer? Es aquí donde juegan básicamente las ideologías políticas, éste es su campo de su acción. No nos cabe duda que por el ambiente social y político de la época de la promulgación del código, el artículo 348 entendía las limitaciones como restricciones a un dominio que implícitamente se consideraba absoluto. Sin embargo, a la altura de finales del siglo XX la concepción es otra por completo distinta. Se considera legítima y por todos deseada (con más o menos matices) una intervención del Estado en el recinto de las facultades del propietario que las codificaciones del siglo XIX respetaban al máximo, una intervención que las dirija y encauce en beneficio de la colectividad. En consecuencia, son cada día más los deberes positivos, las conductas de hacer que recaen sobre el propietario. Lo comprobaremos al hablar de la propiedad urbana y rústica más adelante. Aquí nos basta con anotar el fenómeno y hacer la observación que esta tendencia se va extendiendo a los bienes muebles, que hasta ahora parecían seguir el régimen decimonónico.

También desde un punto de vista técnico - jurídico tiene suma importancia el tema de las limitaciones para una definición de la propiedad, pues son las que delimitan su contenido. En abstracto puede decirse que el propietario tiene las facultades de goce y disposición más amplias sobre el objeto, pero eso será muy poco si no se dice hasta dónde pueden llegar aquéllas o en qué se substancian. Como esto es imposible debido a su multiplicidad y diversidad, nos hemos de contentar igualmente con la abstracción que significa la remisión a las limitaciones establecidas por las leyes y conjugando esta abstracción con la anterior tenemos que la definición del artículo 348 viene a ser como un marco susceptible de serrellenado en cada momento histórico de una manera distinta. LA PROPIEDAD EN EL CÓDIGO CIVIL La recepción de los ideales revolucionarios franceses comienza a operarse en España a principios del siglo XIX y pronto se reflejará en la legislación sobre la propiedad. La legislación desamortizadora es el paso más espectacular, al disponer la venta pública de los bienes de las llamadas manos muertas . Las leyes desamortizadoras no han sido derogadas expresamente nunca, aunque el art. 38 del CC establece que las personas jurídicas pueden adquirir y poseer toda clase de bienes. Tá citamente se opuso a una continuación de la vigencia de aquella política desamortizadora, dando por cerrado el proceso. La política liberal se propuso como objetivo el individualismo agrario, la desvinculación de la propiedad y la desaparición de las propiedades colectivas. La propiedad resultante será una propiedad burguesa, pero no hubo una auténtica reforma agraria. Toda esta evolución, que se opera lentamente, da paso a la propiedad que a fines del siglo cristaliza en el CC, cuyas características más notables son las siguientes. a. Hay en primer lugar en nuestro CC un agrarismo fundamental, la propiedad es la propiedadde la tierra y propiedad agrícola de la tierra. b. Es de signo liberal individualista. La propiedad es propiedad individual. Son muy escasas laspropiedades colectivas tras la desamortización y muy escasas las propiedades nacionales o nacionalizadas (bienes de dominio público art. 339). c. El absolutismo de la propiedad. La propiedad llega hasta el cielo y hasta lo más profundo dela tierra. d. Hay, además, lo que puede llamarse una defensa del statu quo frente a la dinámica de lastransformaciones económicas. Las obras y plantaciones pertenecen al propietario aunque el tercero sea de buena fe. e. Por último, la propiedad del CC es una propiedad sometida a un régimen de plena libertad decomercio. Se trata de suprimir las trabas y obstáculos que impidan su libre tráfico. La propiedad es un bien de mercado y es el mercado quien le proporciona su verdadero valor económico.


ACCIONES QUE PROTEGEN EL DOMINIO. I. Acciones que se dan para reprimir una perturbación total: A. Acción reivindicatoria. B. La antigua acción rescisoria del dominio. II. Acciones procedentes en la hipótesis de una perturbación parcial. A. Acción negatoria. B. Agua pluvia arcenda . C. Acción de daño temido. D. Acción interdictal de obra nueva. E. Acción declarativa de propiedad. III. Acciones de individualización de la cosa: A. Acciones de deslinde y amojonamiento.


ACCIÓN REIVINDICATORIA. I. Concepto: (Dusi) Es aquella por la que el propietario demanda frente al tercero elreconocimiento de su derecho de propiedad y la restitución de la cosa con todos sus aumentos. II. Requisitos: A. En cuanto al actor, que se justifique su derecho de propiedad. B. En cuanto al demandado, que sea poseedor o detentador. C. En cuanto a la cosa, que se acredite su identidad. III. Jurisprudencia. A. Condiciones relativas a la persona del actor. 1. El actor debe ser propietario de la cosa, también al copropietario. 2. Prueba del dominio. Cuando se trate de adquisición derivativa, bastaráque el propietario pruebe que él y su causahabiente hayan sido propietarios durante el tiempo suficiente para adquirir mediante prescripción adquisitiva. B. Condiciones relativas al demandado. 1. Posesión o detentación. 2. Que el poseedor no tenga derecho a poseerla. El art. 38,2 de la LH dispone Como consecuencia de lo dispuesto anteriormente, no podráejercitarse ninguna acción contradictoria del dominio de inmuebles o derechos reales inscritos a nombre de ninguna persona o entidad determinada, sin que, previamente o a la vez, se entable demanda de nulidad o cancelación de la inscripción correspondiente. La demanda de nulidad habrá de fundarse en las causas que taxativamente expresa esta Ley cuando haya de perjudicar a tercero . La jurisprudencia hasuavizado la aplicación estricta de esta norma. C. Condiciones relativas a la cosa. 1. Cosas corporales, concretas y determinadas. (También se ha admitido para las universalidades de hecho). 2 Identificación de la cosa.

PROPIEDADES ESPECIALES.

Referencias

Artículos relacionados


Notas