La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Pliegue (geomorfología)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Concepto

Flexión de las rocas de la corteza terrestre debido a las fuerzas de comprensión de un movimiento orogénico. Consisten en ondulaciones de materiales blandos, es decir que presentan suficiente flexibilidad y plasticidad como para combarse ante una presión. En un pliegue podemos distinguir: anticlinal, sinclinal, flanco, buzamiento, eje, charnela, plano axial, longitud de onda y altura.

Partes de un pliegue

El anticlinal es la parte convexa del pliegue, mientras que el sinclinal es la parte cóncava.

Se llama plano axial de un pliegue al plano en el que se encuentran el eje del pliegue y la charnela.

Partes de un pliegue como onda

Se llama flanco de un pliegue a uno de los estratos inclinados que se encuentran a cada uno de los lados del eje. La inclinación de los estratos se llama buzamiento.

Se llama eje de un pliegue a la línea central a partir del cual los flancos buzan en direcciones opuestas. Se considera que el eje pasa por la base del pliegue. Es paralelo a la charnela.

Se llama charnela a línea de flexión brusca de un pliegue, los estratos buzan en sentido contrario a ambos lados de la charnela. Es paralelo al eje y se encuentra en el punto de inflexión externo del pliegue. Distinguimos entre charnela anticlinal (la que se encuentra en un anticlinal) y charnela sinclinal (la que se encuentra en un sinclinal). En un sistema de pliegues se alternan los anticlinales y los sinclinales, y por lo tanto la charnela sinclinal y la anticlinal.

Se llama longitud de onda de un pliegue a la distancia entre dos charnelas anticlinales o sinclinales consecutivas. También podemos considerar la distancia entre una charnela sinclinal y otra anticlinal.

Se llama altura de un pliegue a la altura entre en eje del pliegue y la charnela anticlinal, o a su equivalente paralelo en un sinclinal.

Partes de un pliegue

Tipos de pliegues

Hay muchas formas de clasificar los pliegues, aquí se propone una que nos permitirá deducir las formas de relieve.

Distinguimos en primer lugar los pliegues autóctonos, aquellos que se forman en rocas que no han sido desplazadas; y pliegues alóctonos, aquellos que se forman en rocas que han sido desplazadas de su lugar original.

Pliegues autóctonos

Con respecto a la inclinación del plano axial, o vergencia, podemos distinguir entre pliegues simétricos o rectos: los que tienen plano axial vertical y el buzamiento de ambos flancos es idéntico (isoclinal); y asimétricos en los que el plano axial no es vertical y en uno de los flancos el buzamiento es mayor que en otro. También se pueden llamar pliegues recumbentes.

Pliegue simétrico
Pliegue asimétrico

Los pliegues asimétricos pueden ser: inclinados, con una vergencia leve (45º); acostados, con una vergencia acusada (45º); tumbados, con una vergencia casi horizontal 90º; volcados, con el plano axial girado más de 90º de tal manera que los estrados inferiores aparece encima; y de rodilla, el que tiene en uno de los flancos un buzamiento de 90º.

Tipos de pliegues asimétricos

Un tipo de pliegue es el domo: pliegue simétrico levantado en el que todos los estratos buzan hacia fuera desde el punto central. Se trata de una estructura anticlinal que se hunde en todas las direcciones.

También podemos clasificar los pliegues por la estructura de sus capas. Distinguimos entre: estriados, cuando las capas pierden potencia pero no se pierde la continuidad; y laminados, en los que se pierde la continuidad.

Pliegue estriado
Pliegue laminado

Los pliegues se agrupan en sistemas de pliegues. Llamamos anticlinorio a un conjunto de pliegues que forman parte de una amplia estructura convexa en la corteza terrestre; y sinclinorio a un conjunto de pliegues que forman parte de una amplia estructura cóncava en la corteza terrestre.

Sistemas de pliegues

Pliegues alóctonos

Se llaman pliegues alóctonos a aquellos cuyos materiales han sido desplazados de su posición original. Se produce cuando el carácter comprensivo de una orogenia supera la capacidad de los materiales de deformarse, de tal manera que se rompen, por la zona de despegue, y se desplazan.

Entre ellos se distinguen el:

Pliegue falla, en el que el desplazamiento es muy leve y se superponen los flancos del mismo pliegue.
Pliegue falla
Pliegue cabalgante o cabalgamiento, cuando el plano axial de un pliegue se superpone sobre el plano axial de otro, no superan el área de la cuenca geosinclinal.
Pliegue cabalgante
Manto de corrimiento, que afecta a grandes cantidades de pliegues que se desplazan hasta decenas de kilómetros. Es posible que el lugar de deposición esté alejado de las zona «raíz». Presenta ondulaciones secundarias.
Manto de corrimiento

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas


Otras fuentes de información