La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Piedra (material)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
La «Enciclopedia Libre» contiene otras entradas semejantes a ésta.
Consúltese: Piedra



Acueducto de Segovia. Ejemplo perfecto de aplicación conjunta de la labra, arquitectura e ingeniería de la piedra.

El Diccionario de la Real Academia Española define la piedra como “la sustancia mineral más o menos dura y compacta, que no es terrosa ni de aspecto metálico”.

En general el vocablo piedra sirve para nombrar cualquier material de origen natural que tiene como una de sus características principales una elevada consistencia. Esto lo hace especialmente útil al hombre desde sus primeras etapas de la evolución, como herramienta y como material adecuado, tanto para su defensa natural como para la transformación de su hábitat, adaptándola en todo momento y según sus posibilidades a sus necesidades. Por ello se ha trabajado en aquellas variedades que reúnan cualidades que garanticen su aptitud para el empleo a que se destine, y que dependen de su estructura, densidad, compacidad, porosidad, dureza, composición, durabilidad o resistencia.

El conocimiento de estas cualidades, así como su labra y aparejo han dado lugar con el tiempo a técnicas complejas como son la cantería, la arquitectura o la ingeniería, siempre en constante evolución, y presentes en la vida del hombre desde el principio de los tiempos. Su aplicación transformaría en parte su vida a partir de su uso generalizado, en la conocida como Edad de Piedra.

Obtenida normalmente de las canteras, explotaciones mineras realizadas a cielo abierto, de ellas se extraen grandes trozos que luego se labran y trocean según las distintas necesidades y aplicaciones posteriores; trabajo realizado tradicionalmente por los canteros, y modernamente por la maquinaria industrial especializada.

En Geología se usa también el término de roca, que designa en general a estos materiales existentes en la naturaleza y a la vez que a otros de consistencia menos dura y compacta, como son las arcillas o los limos. Los estudios geotécnicos establecen clasificaciones muy completas de piedras y rocas, tanto en su composición como en su formación y estratificación en la corteza terrestre.

La piedra en la construcción y la arquitectura:

De tres formas principales se usa la piedra en la construcción:

  • Como elemento resistente.
  • Como elemento decorativo.
  • Como materia prima para la fabricación de otros materiales.

Como elemento resistente:

Muro de sillares (en el nivel superior) sobre muro de mampuestos (en el nivel inferior), en el Castillo de Ponferrada (León).

En general, y según las posibilidades que proporcione el material y las herramientas utilizadas para su labra, se dan dos sistemas constructivos fundamentales: el de la mampostería, y el de la sillería.

Se conoce como piedra de mampostería (mampuestos) la que presenta evidentes irregularidades tanto en su forma como en tamaño, usándose casi tal como sale de la cantera. Su uso atiende a razones económicas, ya que requiere poca mano de obra al no ser tallada. Sería el primer tipo de muro usado en la construcción por el hombre, sin estratificación por hiladas, y que basa su estabilidad en la disposición de las distintas piedras para que asienten entre sí, y entre las que se colocan otras piedras pequeñas denominadas “ripios” para rellenar los huecos, a modo de cuñas. Generalmente en su uso se emplea algún tipo de mortero para aumentar su estabilidad, pudiendo presentarse "careado", cuando se labra sólo su cara exterior.

Se conoce como piedra de sillería (sillares) la que se labra de forma regular en forma de bloque de seis caras paralelas. Estos bloques se aparejan de muy distinta manera, según la forma de trabajar de cada zona, las cargas que tengan que soportar y el efecto estético que se quiera dar; por hiladas sucesivas con su cara mayor en horizontal (a soga), y evitando la coincidencia de juntas en vertical. La labra final de la cara exterior y sus aristas dan el acabado a la obra terminada (recta, biselada, almohadillada, etc), pudiendo ser revestida con algún tipo de revoco exterior, o quedar vista al natural. El tamaño de los sillares varía según las zonas, alrededor de los 70x30 cms, con un espesor variable según necesidades de obra, sobre 40 ó 60 cms.

Se denomina comúnmente sillarejo al bloque regular de piedra tallada (sillar) de tamaño pequeño, de características similares al anterior.

Como elemento decorativo:

Desde muy antiguo se ha usado la piedra para tallarla y darle forma caprichosa u ornamental; desde objetos pequeños y toscos de la antigüedad hasta las grandes creaciones artísticas surgidas por la mano del hombre. En construcción, objetos domésticos o simplemente decorativos han sido creados a partir de elementos de piedra, especialmente procedentes de los grupos de los mármoles, alabastros o jaspes, apreciados por su color, textura y trabajabilidad.

Como materia prima para la fabricación de otros materiales:

La piedra, convenientemente seleccionada, tratada y combinada con otros elementos pétreos o no pétreos, ha sido desde siempre trabajada para la elaboración de otros materiales nuevos para la construcción, tales como el mortero o el hormigón.

Tipos de piedra más usuales:

Piedras naturales:

Detalle de la piedra ostionera.

Existen varios tipos de piedra frecuentes en la construcción, dependiendo de las canteras o zonas naturales de cada zona:

  • El Granito o piedra berroqueña, extraido de rocas de elevada dureza y resistencia mecánica, y formada por cuarzo, feldespato y mica, usada desde tiempos remotos para la construcción. Tallada en sillares o bloques de distintos tamaños y forma regular, puede verse en multitud de grandes y pequeños edificios, pavimentos y revestimientos exteriores. Con esta piedra se realizaron grandes obras como el Acueducto de Segovia o el Monasterio de El Escorial.
  • La Pizarra, roca metamórfica impermeable de color oscuro formada por compactación de arcilla, que suele presentarse fácilmente divisible en capas o lajas, por lo que su uso ha sido y es muy frecuente en revestimiento de cubiertas.
  • El Mármol, extraído de rocas formadas en su mayor parte por calcita junto con otros minerales como la dolomita, el cuarzo o la mica, principalmente. Piedra metamórfica, de textura compacta y cristalina, susceptible de buen pulimento y mezclada frecuentemente con sustancias que le dan colores diversos o que figuran manchas o vetas.
  • La Arenisca, roca sedimentaria muy usada hasta hace poco en construcción, tanto en elementos de mampostería como de sillería, siendo en la actualidad un poco relegado su uso por los posibles problemas de estabilidad que le confieren sus dos principales componentes más habituales como son el armazón de cuarzo y el cemento que lo aglutina, la arcilla, sílice o caliza, etc, que le otorgan mayor o menor dureza.
  • La Piedra ostionera, característica de algunas zonas costeras y formada por un aglomerado irregular y cavernoso de masa de piedras areniscas con restos de animales marinos fosilizados.
  • El Canto Rodado: Piedra alisada y redondeada a fuerza de rodar impulsada por las aguas.

Piedras no naturales:

No son exactamente piedras, pues carecen de una de sus principales características por su condición de sustancias no naturales; pero se incluyen aquí para hacer referencia al material de aspecto pétreo fabricado por el hombre para su uso en construcción, principalmente.

  • El ladrillo, pieza cerámica obtenida artificialmente mediante la cocción de mezclas previamente dosificadas de materiales en los que fundamentalmente figura la arcilla. Su resistencia, estabilidad y resistencia al medio depende de la materia prima empleada en su elaboración, y del proceso de fabricación realizado.
  • El hormigón, material de construcción que resulta de la mezcla homogénea de arena, grava y agua con un elemento conglomerante: el cemento. Generalmente a éstos se le añade un elemento elástico: el acero, necesario para compensar su fragilidad. Los elementos de hormigón se realizan vaciando la mezcla anteriormente citada, todavía fresca, en moldes (encofrados), generalmente de madera o metálicos, donde fraguan y endurecen tomando la forma definitiva del molde.
  • La Piedra artificial: creada a partir de distintos materiales naturales y no naturales para dar lugar a un material nuevo con características especiales. En este apartado se pueden englobar elementos muy diferentes y usados en pavimentaciones y revestimientos, tales como el gres o el terrazo.

Referencias

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • Los sistemas constructivos en la arquitectura gaditana de los siglos XVIII y XIX. A. Sampalo, A. Fernández, E. Fernández-Pujol. Editado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental, año 1994.