La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Mitología egipcia

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Relieve de Horus en el pórtico del templo de Hatshepsut en Deir el-Bahari

La mitología egipcia es el nombre para la serie de creencias sostenida por los pobladores del Antiguo Egipto anteriores a la llegada del cristianismo y del Islam.

El lapso de su desarrollo es casi de tres mil años, y las creencias varían a través del tiempo, por lo tanto, un artículo o incluso un libro entero, no puede hacer más que resumir las muchas entidades y temas en este sistema complejo de creencias. La mitología egipcia es diferente de la mitología griega o la mitología romana, en la mitología egipcia la mayoría de las deidades tienen cuerpo humano y cabeza animal o viceversa.

Los dioses

Ra en su barca solar.

Las primeras creencias pueden ser divididas en 5 diferentes grupos localizados de creencias:

Mientras los líderes de los diversos grupos ganaban y perdían poder, las creencias dominantes se combinaron y transformaron. Primero, Ra y Atón se convirtieron en Atón-Ra, con Ra como el dominante sobre los dos, y posteriormente Ra fue asimilado en su turno por Horus, en Ra-Herakty. Por otra parte, después de que Ptah se convirtiera en Ptah-Seker, fue asimilado por Osiris, convirtiéndose en Ptah-Seker-Osiris. A las diosas no les fue mucho mejor, con Hator absorbiendo inicialmente las características de las otras diosas, pero en última instancia fue identificada con Isis. Mientras tanto, los villanos fueron amalgamados semejantemente, con Set, quien originalmente era un héroe, absorbiendo todos las características de los dioses malvados, las cuales lo condenaron después haber sido elegido como el dios favorecido de Hyksos.

Al finalizar esto, todo lo que quedó durante los tiempos de la influencia helénica sobre Egipto fue la trinidad de: Osiris, Isis, y Horus; y su enemigo Set, tal como se ejemplifica en la Leyenda de Osiris e Isis. La trinidad había absorbido mucho de los cultos anteriores, que cada uno era adorado en su propio centro de culto - Abidos para Osiris, Dendera para Isis y Edfu para Horus. Incluso en esta etapa, continuaba la amalgamación, con Osiris como un aspecto de Horus (y viceversa), dirigiéndose rápidamente hacia el monoteísmo. Sin embargo, el monoteísmo había existido brevemente con anterioridad, en el siglo XIII, Akenatón había intentado introducir la adoración monoteística de Atón, el disco del sol en sí mismo, aunque fue rechazado posteriormente.

Según el Canon real de Turín, diez dioses gobernaron Egipto, cada uno por períodos largos (pero finitos), antes de la Primera Dinastía: Ptah, Ra, Su, Seb, Osiris, Sistema, Horus, Thoth, Ma'at, Horus.

Vida después de la muerte

Ajuar funerario egipcio y sarcófago

Los antiguos egipcios creían que después de morir podían sobrevivir parcialmente. Tenían la creencia de que el alma (o el Ka - personalidad humana -) podía sobrevivir a la muerte si el cuerpo era preservado. Por lo tanto, se practicaba el embalsamamiento y momificación.

El alma según la mitología egipcia

Los antiguos egipcios dividían el alma en el Ankh, el Ba y el Ka. La creencia sobre el alma significó que se practicara el embalsamiento y la momificación para preservar la identidad del individuo en la vida futura. Originalmente, enterraban a los muertos en contenedores con hierbas en la arena caliente, lo que provocaba que los restos se secaran rápidamente previniendo la descomposición, y posteriormente eran sepultados. Más tarde, comenzaron a construir tumbas de madera, y el extenso proceso de la momificación y de los rituales asociados con el entierro que dieron inicio de las reglas. El embalsamiento fue desarrollado por los egipcios alrededor de la Cuarta Dinastía. Todos los tejidos blandos eran removidos, y las cavidades se lavaban y embalaban con natrón, entonces el cuerpo exterior era también sumergido en natrón. La persona encargada de hacer el corte en el abdomen de los cuerpos con un cuchillo de piedra era elegido ceremonialmente con una persecución y arrojamiento de rocas sobre el, ya que era una ofensa dañar el cuerpo del Faraón, incluso después de su muerte.

Después de extraerlos del natrón, los cuerpos eran cubiertos por dentro y por fuera con resina para preservarlos, entonces se envolvían con los vendajes de lino, adornados con amuletos y talismanes religiosos. En el caso de la realeza, entonces eran generalmente colocados dentro de una serie de ataúdes jerarquizados en el que el exterior era un sarcófago de piedra. Los intestinos, los pulmones, el hígado y el estómago eran preservados por separado y almacenados en los tarros canópicos protegidos por los cuatro hijos de Horus. Otras criaturas también eran momificadas, se piensa a veces que eran animales domésticos de familias egipcias, pero eran con frecuencia o más probablemente las representaciones de los Dioses. Se pueden encontrar en formas momificadas perfectas al ibis, cocodrilo, gatos, percas del Nilo y babuinos.

Todo el proceso de embalsamamiento duraba 70 días en el caso de la realeza, el mismo tiempo que tardaba la estrella de Sirio (la diosa Shotis) en reaparecer en el horizonte.

El Libro de los Muertos era una serie de 190 fórmulas mágicas, individualmente adaptadas a los requisitos particulares de cada individuo, las cuales eran enterradas junto con el muerto, o pintadas en las paredes de la tumba para facilitar su paso en el mundo terrenal. Uno de los mejores ejemplos del Libro de los Muertos es el Papiro de Ani, creado alrededor 1240 A.C., que, además de los textos en sí mismos, también contiene muchas imágenes de Ani y de su esposa en su viaje a través de la tierra de los muertos.

En creencias posteriores, el alma de los difuntos era conducida por Anubis hacia un pasillo del juicio en Duat, y el corazón del difunto, el cual era el expediente de la moralidad del dueño, se pesaba contra una sola pluma que representa a Ma'at (el concepto de la verdad y el orden). Si el resultado era favorable, el difunto es llevado a Osiris en Aaru, sin embargo, el demonio Ammit (Devorador de corazones) - parte cocodrilo, parte león, y parte hipopótamo - destruye aquellos corazones cuyo veredicto es negativo, dejando a su dueño permanecer en Duat.

El período monoteísta

Un intervalo corto del monoteísmo (Atonismo) ocurrió brevemente bajo el reinado de Akenatón, enfocado en la deidad egipcia del sol, Atón. Akenatón prohibió la adoración de cualquier otro dios y construyó una nueva capital (Amarna) alrededor del templo para Atón. El cambio religioso sobrevivió solamente hasta la muerte de Tutankhatón, el hijo de Akenatón de una esposa de menor importancia. Siendo este cambio altamente impopular y rápidamente revertido. De hecho, el borrado de los nombres de Akenatón y de Tutankhamón de la pared de los reyes se relacionan probablemente con este radical cambio religioso.

Según algunos egiptólogos, particularmente entre aquellos con un prejuicio religioso Judeo-Cristiano, es incorrecto mirar este período como monoteistico. Estos investigadores indican que la gente no adoraba el Atón sino que adoraba a la familia real como parte del panteón de los dioses quienes recibieron su energía divina de Atón. Según otros egiptólogos, es importante observar este período como monoteistico. Una explicación alternativa reciente, resultado de interpretación de elementos particulares del conocimiento referente a historia bíblica y egipcia (por Ahmed Osman) propone que Moisés y Akenatón son la misma persona.

Después de que la caída de la dinastía de Amarna, el panteón egipcio original sobrevivió más o menos como la fe dominante, hasta el establecimiento del Cristianismo Copto y del Islam, aunque los egipcios continuaron teniendo relaciones con otras culturas monoteisticas (por jemplo, los hebreos). Asombrosamente, la mitología egipcia puso poca resistencia a la difusión del cristianismo, en ocasiones explicado afirmando que Jesús era originalmente un sincretismo basado predominante en Horus, con Isis representando a María de Nazaret.

Templos

Muchos templos aun permanecen en pie hoy en día. Otros están en ruinas por el desgaste y erosión, mientras que otros se han perdido por completo. El Faraon Ramsés II era particularmente un prolífico constructor de templos.

Algunos templos reconocidos incluyen:

  • Abu Simbel - complejo de dos templos masivos de roca en el sur de Egipto en el banco occidental del Nilo.
  • Abydos (Gran Templo de Abydos) - Adoración de los reyes tempranos, cuyo cementerio, el cual forma una gran capilla funeraria, yace detrás de él.
  • Ain e-Muftella (Oasis de Bahariya) - Pudo haber servido como el centro de ciudad del El Qasr. Probablemente fue construido alrededor de la vigésima sexta dinastía.
  • Karnak - Alguna vez parte de la capital del antiguo Egipto, Tebas, actual Luxor.
  • Bani Hasan al Shurruq - Localizado en Egipto Medio, cerca de El-Minya que sobrevivió la reconstrucción del Nuevo Reino.
  • Edfu - Templo Ptolemaico que está situado entre Asuán y Luxor.
  • Templo de Kom Ombo - Controló las rutas comerciales de Nubia al Valle del Nilo.
  • Luxor - Construido en gran parte por Amenhotep III y Ramsés II, era el centro del festival de Opet.
  • Medinet Habu (Templo Conmemorativo de Ramsés III) - Templo y complejo de templos que fechan desde el Nuevo Reino.
  • Templo de Hatshepsut - Complejo mortuorio de templos en Deir el-Bahri con una estructura columnada de armonía perfecta, construida casi mil años antes del Partenón.
  • Philae - Isla de Philae con el templo de Aset que fue construido en la trigésima Dinastía.
  • Ramesseum (Templo Conmemorativo de Ramsés II) - El edificio principal, se dedicó al culto funerario, compuesto por dos pilares de piedra (entradas, de 60m de ancho), uno después del otro, cada uno conduce a un patio. Más allá del segundo el patio, en el centro del complejo, se encuentra una sala hipostila de 48 columnas, rodeando el santuario interno.
  • Complejo del Templo de Dendera - Son varios templos, pero el edificio que eclipsa todo en el complejo es el edificio principal, el templo de Hathor.

Influencias externas

Egipto intercambió ideas con Libia durante los primeros períodos cuando no se construyeron establecimientos. Egipto también fue influenciado por las dinastías Griegas Ptolemaicas, que gobernaron Egipto durante 300 años. Cleopatra fue la única reina Ptolemaica que gobernó por sí sola. Egipto fue incorporado en el Imperio Romano, y gobernado inicialmente por Roma y posteriormente por Constantinopla (hasta la conquista árabe).

Periodo Libio

22a - 25a Dinastía

Egipto ha tuvo por mucho tiempo lazos con Libia. Después de la muerte de Ramsés XI, el sacerdocio personificado por Herihor tomo el control de Egipto tomándolo de los Faraones hasta que fueron reemplazados (sin cualquier lucha evidente) por los reyes libios de la 22a Dinastía. El primer rey de la nueva Dinastía, Shoshenq I, sirvió como general bajo el mandatario de la 21a Dinastía. Se sabe que él designó a su propio hijo para ser el Alto Sacerdote de Amun, un puesto que previamente era una designación hereditaria. La naturaleza escasa y desigual de los expedientes escritos a partir de este período sugiere que fue un evento sin resolver. Parecen haber sido muchos los grupos subversivos que eventualmente condujeron a la creación de la 23er Dinastía que funcionó concurrentemente con la 22a.

Periodo Ptolemaico

Artículo desarrollado → Dinastía Ptolemaica.

304 A.C. - 30 A.C.

Comenzó con Ptolomeo I de Egipto y término con Cleopatra VII. Con Ptolomeo I Soter ("salvador"), fundó la Dinastía Ptolemaica, la cual gobernaría Egipto por 300 años. Todos los gobernantes masculinos de la dinastía tomaron el nombre "Ptolomeo". Ya que los reyes Ptolemaicos adoptaron la costumbre egipcia de desposarse con sus hermanas, muchos de los reyes gobernaron en conjunto con sus esposas, quienes también eran parte de la casa real. Esta costumbre hizo que las políticas Ptolemaicas fueran confusamente incestuosas, y los Ptolomeos posteriores eran cada vez más débiles. El último de los Ptolomeos, la famosa Cleopatra, fue la única reina Ptolemaica que gobernó por sí sola, después de la muerte de su hermano/esposo, Ptolomeo XIII.

Período Romano

30 A.C. - 639

Egipto fue incorporado en el Imperio Romano y fue gobernado primero por Roma y posteriormente por Constantinopla (hasta la conquista árabe). El acontecimiento más revolucionario de la historia del Egipto Romano fue la introducción del cristianismo en el siglo II. Al principio fue perseguido vigorosamente por las autoridades romanas, que temieron la discordia religiosa más que cualquier otra cosa, en un país donde la religión había sido siempre suprema. Pero rápidamente ganó adherentes entre los judíos de Alejandría. De estos, pasó rápidamente hacia los griegos, y posteriormente a los egipcios nativos, quienes encontraron satisfactorias sus promesas de salvación personal y sus enseñanzas sobre igualdad social.

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas



El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Wikipedia, publicada con licencia CC-BY-SA 3.0.