La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Manuel Pereira

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Manuel Pereira
(Cita atribuida o dedicatoria a su persona, si conoces alguna)
(Autor cita o dedicatoria)

Manuel Pereira


Oporto, 1614

Madrid, 1667

Escultor portugués


Manuel Pereira fue un escultor portugués nacido en Oporto en 1614, único dato que se conoce de su vida y actividad hasta su llegada a Madrid, donde se encontraba ya en 1646. Murió en 1667.

Pese a que se supone que su formación la recibe en su país, se va a convertir en uno de los grandes representantes de la escuela castellana de escultura. Salvo un grupo de esculturas realizadas para el convento portugués de Santo Domingo de Bemfica, el resto de sus obras conocidas se distribuyen entre Madrid, Alcalá de Henares y Toledo.

Establecido en la corte desde muy joven, su obra revela un espíritu clásico, de expresión sobria y sereno patetismo. Su primera obra conocida es de 1624, para la fachada de la iglesia de la Compañía de Jesús de Alcalá de Henares, donde realiza varias figuras de santos. Esta obra le da una gran fama y sus siguientes encargos serán en la misma línea de recubrir fachadas de iglesias con esculturas, realizadas en la capital, destacando la figura de San Bruno de la Hospedería de El Paular, o la Virgen con Niño de la capilla de San Isidro.

En madera realiza una serie de imágenes de gran realismo y de extraordinaria intensidad expresiva, entre las que destaca una imagen de San Bruno, realizada para la Cartuja de Miraflores. Así como una serie de retablos, entre los que se encuentran el Retablo Mayor de la iglesia de Monserrat y el de la iglesia de San Andrés, este último proyectado por Alonso Cano, ambos desaparecidos. Obras suyas son San Isidro; San Andrés; Cristo del Perdón; San Martín; San Felipe; San Antonio; San Juan Bautista; una Concepción en Toledo;

Hacia los años cuarenta su escultura evoluciona, en contacto con la obra de Alonso Cano, hacia formas más suaves, amables y curvilíneas, destacando de esta época el Cristo del Poder de la Iglesia de comillas en Santander, o el Cristo del oratorio del Olivar en Madrid. Pasó casi ciego sus últimos años.