La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Manierismo

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Estilo artístico que sigue al Cinquecento y que ocupa las décadas centrales y finales del siglo XVI. Fechas significativas como las muertes de Leonardo (1519) y Rafael (1520), dos de las grandes figuras del Cinquecento, se toman como inicio de este nuevo estilo, aunque también se le relaciona con el Saco de Roma en 1527 o incluso la ruptura religiosa que su supuso la aparición del protestantismo.

Características

Mientras que para algunos historiadores del arte y críticos el manierismo es la última etapa del renacimiento, para otros se trata del inicio del barroco. Hay incluso autores que lo dotan de una personalidad propia. Y es que sin duda el manierismo toma modelos y soluciones del renacimiento, pero alterándolos en una especie de búsqueda de una manera (maniera) personal, a imitación de los grandes genios (Miguel Ángel, Leonardo y Rafael). También es cierto que muchas de las características del manierismo estarán presentes en el barroco.

Se ha dicho que el Manierismo nació en Toscana, aunque en Venecia pudo llegar a su máxima expresión, y si duda su difusión tuvo origen romano.

El manierismo se extendió por toda Europa y fueron los discípulos de Rafael los que lo llevaron al continente. Era un arte dirigido a círculos de gran cultura; por ello no perduró y fue atacado.

Fase final del renacimiento o prolegómeno del barroco, sin duda el manierismo cuenta con características propias que le dotan de personalidad. La primera y más importante de sus características es la ruptura del equilibrio clásico, lo que se traduce en un mayor dinamismo de sus composiciones, y a veces una dislocación de las mismas, con lo que son frecuentes los escorzos y las deproporciones.

Virgen del cuello largo, de Parmigianino.

La pintura

Los pintores manieristas tienen obsesión por la profundidad, para que el espectador pueda profundizar a través de todos los espacios de la pintura. La línea que predomina será la diagonal, pero a la vez esta línea cobrará un movimiento curvilíneo que envuelve a las figuras. Podemos decir que hay dos corrientes: el manierismo académico y el manierismo revolucionario; los métodos cambiaron también. Los académicos seguían inspirando en la naturaleza, pero no directamente sino a través de los grandes maestros, lo que condujo al virtuosismo. Es verdad que se consiguió una generación de artífices casi perfectos, pero sin creación original. En cambio, en el manierismo revolucionario, los artistas fueron en parte excéntricos y atormentados. Las matemáticas, la perspectiva lineal o la relación figura y espacio fueron abandonadas. Esta corriente convino al naturalismo y a la imaginación; el espacio fue ocupado por multitud de figuras dentro de diferentes planos pictóricos. El personaje principal de la pintura será difícil de distinguir, pues casi todos tendrán la misma categoría, y a la vez el ojo pierde la situación por la multiplicidad de líneas en desequilibrio. El claroscuro no modela ya la figura, pues la luz creará ilusiones ópticas, colores intensos e iluminación teatral. Este manierismo pictórico ya lo había iniciado Miguel Ángel en el Juicio Final.

La escultura

Dentro de es ruptura del equilibrio clásico que suponer el manierismo, en escultura es frecuente la figura serpentinata.

La Arquitectura

Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla (hoy sede del Parlamento de Andalucía). Portada manierista de hacia 1618 atribuida a Asensio de Maeda.

En España, el también denominado experimentalismo manierista dio lugar a obras artísticas de enorme creatividad basadas en los órdenes clásicos derivados del Renacimiento italiano, aunque ahora tratadas con cierta libertad creadora y compositiva y sin las ataduras de la sobriedad del purismo renacentista. Una experiencia que fue seguida con entusiasmo por los mejores artistas del momento.

Esta tendencia es seguida en todo el país con más o menor intensidad, y con gran pujanza en especial en una ciudad como Sevilla, por entonces quizás la más poblada, culta y rica del reino; no en vano era la sede de la Casa de la Moneda y de la Casa de la Contratación, con el monopolio absoluto de la ruta de las Indias a través de su puerto, el mejor protegido de España. Ello permitió una contínua actividad de banqueros, comerciantes y artistas de toda índole, y por tanro la creación de importantes obras que, a principios del siglo XVII seguían esta tendencia estética. Arquitectos como Alonso de Vandelvira, Juan de Oviedo y sobre todo Hernán Ruiz II, entre otros, realizaron obras muy notables, de las que quedan numerosos ejemplos en esa ciudad, especialmente en portadas y retablos de iglesias de gran valor artístico.

Escultores manieristas

Pintores manieristas


Referencias

Artículos relacionados


Notas



Facetas.png
La Enciclopedia en imágenes alberga archivos sobre la pintura manierista



¡Ayúdanos a ampliar este artículo!
Este artículo es, por ahora, sólo un esbozo. Ampliándolo ayudarás a mejorar la Enciclopedia Libre.
Para ello escribe aquí.