La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Ma'at

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Ma'at o Maat, idea de justicia universal, dentro de la mentalidad egipcia. El ma'at es al mismo tiempo un concepto de justicia universal, y también de equilibrio y armonía cósmicos, que aglutina en su torno toda la cosmovisión egipcia (más o menos como la noción de armonía y de areté es propia del mundo helénico, o la idea de pecado y virtud es propia del mundo occidental).

La creencia en el ma'at emana desde muy antiguo en la cultura egipcia, y alcanzó su máximo desarrollo en el Reino Antiguo. En ese tiempo se entendía que el guardián y garante de dicho equilibrio cósmico era el faraón, como suprema encarnación de la justicia humana y divina. Sin embargo, después de la crisis política que sobrevino a la muerte de Pepi II, la fe de los antiguos egipcios hizo crisis, por lo que el concepto de ma'at fue separado del cargo del faraón.

Algunas veces se representaba al ma'at como una deidad más, pero esto parece haber sido por motivos meramente alegóricos, por cuanto la diosa Ma'at nunca tuvo mayor participación en las sagas mitológicas de los dioses egipcios.

Su símbolo es la pluma de avestruz, generalmente roja, por lo que se representa con una en su cabeza. En una mano tiene el cetro y en la otra el ankh. A partir del reinado de Akhenatón aparece como una mujer alada.

Al morir, el Ba de la persona (el doble, algo similar al alma, Ka) era recibido por Anubis. El corazón era pesado por Horus y Anubis en una balanza contra la pluma de Maat. Si pesaba más que ésta, el alma era devorada y destruida para siempre: ésta es la segunda muerte, definitiva. Si el alma era digna entraba en el Duat, en el reino de los muertos gobernado por el dios Osiris. El dios Thot anotaba el resultado, quien es la contraparte masculina de la diosa.

Es hija de Ra y después se convirtió en su esposa. Es considerada el alimento de los dioses y también está en el aire que se respira, impregnando de orden el mundo. Es también un concepto, el de la ley, la justicia y la verdad. Osiris es llamado Señor de Maat, lo mismo que el faraón, que es hijo de dioses. Es lo contrario que Apofis, la encarnación del caos, que no podía existir sin el orden. Ambos dioses y conceptos eran necesarios para la existencia del mundo.

42 confesiones

El papiro de Ani tiene las confesiones negativas que el difunto debía hacer al encontrarse ante las Dos Maat, antes de ser juzgado y su corazón pesado. Se hablaba primero al corazón:

¡Oh corazón (proveniente) de mi madre, oh corazón (proveniente) de mi madre, oh víscera de mi corazón de mis diferentes edades! ¡No levantéis falsos testimonios contra mí en el juicio, no os opongáis a mí ante el tribunal, no demostréis hostilidad contra mí en presencia del guardián de la balanza!

Luego se confesaba uno ante las Dos Maat:

¡Oh (tú), El que camina a grandes zancadas, que sales de Heliópolis! No cometí iniquidad.
¡Oh (tú), El que oprime la llama 10, que sales de Kheraha! No robé con violencia.
¡Oh Nariz divina, que sales de Hermópolis! No fui codicioso.
¡Oh Devorador de sombras, que sales de la caverna! No robé.
¡Oh El de rostro terrible, que sales de Re-stau! No maté a ninguna persona.
¡Oh Ruty, que sales del cielo! No disminuí las medidas (de áridos).
¡Oh El de los ojos de fuego, que sales de Letópolis! No cometí prevaricación.

iOh Incandescente, que sales de Khetkhet!. No robé los bienes de ningún dios.
¡Oh Triturador de huesos, que sales de Heracleópolis! No dije mentiras.
¡Oh Espabilador de la llama, que sales de Menfis! No robé comida.
¡Oh El de la caverna, que sales del Occidente! No estuve de mal humor.
¡Oh El de los dientes blancos, que sales de El Fayum! No transgredí nada.
¡Oh El que se nutre de sangre, que sales de la sala de sacrificio! No maté ningún animal sagrado.
¡Oh Devorador de entrañas, que sales de la Casa de los Treinta"? No fui acaparador de granos.
iOh Señor de Justicia, que sales de Maaty! No robé pan.
iOh Errante, que sales de Bubastis! No me entrometí en cosas ajenas.
¡Oh Pálido, que sales de Heliópolis! No fui hablador.
iOh Doblemente malvado, que sales de Andjty! No disputé nada más que por mis propios asuntos.
¡Oh Uarnernty, que sales de la sala del juicio! No tuve comercio (carnal) con una mujer casada.
¡Oh El que mira lo que trae, que sales del templo de Min! No forniqué.
iOh Jefe de los Grandes (dioses), que sales de Imu! No inspiré temor.
¡Oh Demoledor, que sales de Huy! No transgredí nada.
¡Oh El confidente de disturbios, que sales del Lugar santo! No me dejé arrastrar por las palabras.
¡Oh El Niño, que sales de Heqa-andj! No fui sordo a las palabras de la Verdad.
iOh El que anuncia la decisión, que sales de Unsy! No fui insolente.
iOh Basty , que sales de la Urna! No guiñé el ojo.

¡Oh El de rostro vuelto, que sales de la Tumba! No fui depravado ni pederasta.
¡Oh El de pierna ígnea, que sales de las regiones crepusculares! No fui falso.
¡Oh Tenebroso, que sales de las Tinieblas! No insulté a nadie.
¡Oh El que aporta su ofrenda, que sale de Sais! No fui violento.
¡Oh Poseedor de varios rostros, que sales de Nedjefet! No juzgué precipitadamente.
iOh Acusador, originario de Utjenet! No transgredí mi condición (hasta el extremo) de encolerizarme contra dios.
iOh Señor de los dos cuernos, que sales de Assiut! No fui hablador.
¡Oh Nefertum, que sales de Menfis! Estoy sin pecados, no hice el mal.
iOh Tem-sep, que sales de Busiris! No insulté al rey.
¡Oh El que actúa según su corazón, que sales de Tjebu! No he pisado el agua.

¡Oh Fluido, que sales de Nun! No hablé con soberbia.

¡Oh Regidor de los hombres, que sales de tu Residencia! No blasfemé contra dios.
¡Oh Procurador del bien, que sales de Huy! No me comporté con insolencia.
¡Oh Neheb-kau, que sales de la Ciudad! No hice excepciones en mi favor.
¡Oh El de Cabeza prestigiosa", que sales de la Tumba! No acrecenté mi riqueza, sino con lo que me pertenecía en justicia.
¡Oh In-dief, que sales de la Necrópolis! No calumnié a dios en mi ciudad.

Tomado del capítulo 125 del Libro de los Muertos.


Referencias

Fuentes empleadas y notas