La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Lenguaje radiofónico

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Los equipos Existen cuatro equipos:

Equipo técnico, que está formado por: El Control de sonido. Son los profesionales que se ocupan de que cada elemento se integre en el programa armónicamente y en el orden, con la duración, calidades y planos de presencia requeridos. A su cargo está la parte técnica: la mesa, los platos, compactos, magnetófonos, etc. De ellos depende, en última instancia, el fracaso o el éxito. Realizador. Se ocupa de la totalidad del programa. De que el ritmo, el sonido, los ambientes sean los adecuados. De que todo funcione; y en su momento justo. De gobernar la nave durante la grabación o el directo. Mientras se está produciendo una u otro, es la autoridad máxima, que tan sólo después habrá de rendir cuentas, si se le reclamara para ello. Montadores musicales. Ambientan musicalmente el programa. Pueden ser ellos mismos quienes disparen los platos, los compactos, etc. Encargados de efectos especiales. Se ocupan de los ambientes no musicales, ya sea en el control ya en el locutorio. En el Control, por medio de grabaciones; en el Locutorio, los crean ellos mismos, usando sus voces y los instrumentos dispuestos a ese fin.

Equipo de locución, que está formado por: Presentadores. Se responsabilizan de la presentación y conducción del programa, sobre textos escritos o improvisando cuando el momento o el programa lo exige. Locutores. Leen los textos de locución. Actrices y actores. Interpretan los papeles dramáticos. Y cuantos miembros del equipo intervengan ante el micrófono.

Equipo de producción

Equipo de redacción, cuya actividad finaliza en el momento de iniciarse la emisión o grabación del programa, que está formado por: Guionistas, que escriben el guión o sus secciones. Programadores musicales, que seleccionan, sobre el papel, las músicas. Reporteros, que se encargan de la investigación informativa, encuestas, entrevistas, reportajes, etc. Redactores de mesa. Se ocupan de redactar la parte informativa. Colaboradores. Tienen a su cargo secciones fijas o eventuales, que pueden –o no– presentar ante el micrófono. Documentalistas. Su misión es sugerir, localizar, aportar la documentación necesaria o conveniente. Suelen ser los que preparan los cuestionarios para las entrevistas. El Director del programa suele pertenecer a cualquiera de estos cuatro equipos –es frecuente que aparezca en el primero (como Realizador) o en el segundo (como Presentador)–, simultanear varias de estas funciones (y hasta todas) o figurar aparte.

Las claves del trabajo en equipo son: Concepción común. División y asignación de tareas. Refundición del trabajo de todos en el producto final. Ahora empieza el trabajo del guionista. Contando con todos los elementos (conocimiento de los medios técnicos y humanos…) y respetando determinadas exigencias, habrá que: Planificar el programa (pauta y control del tiempo). Redactar el guión. Ambientarlo. Documentarlo. Preparar la grabación o el directo. El esqueleto del guión Tres conceptos que van indisolublemente unidos y son interdependientes: la política de la Emisora determina la programación, que, a su vez, determina la audiencia, que, a su vez, determina la política de la Emisora. El programa influye en el equipo, que influye en el programa. Las necesidades imponen unos medios que determinan el programa, que, a su vez, se crea una audiencia, que influye en la Emisora que controla los medios y puede renovarlos en virtud del programa, gracias a cuya audiencia varía la programación y cambia la política…

Dónde + a quién + cuándo + cuánto + quiénes + con qué = Qué y Cómo

Pero falta lo que al equipo le gusta hacer. Teniéndolo en cuenta, el resultado podría ser:

Emisora + audiencia + hora + duración del espacio + equipos + medios + intenciones = Programa

Cualquier programa necesita una idea matriz, una política propia de ese programa que se integra en la de la Emisora, y una estrategia a la que deben responder todos los elementos. La idea originaria o línea maestra o filosofía o idea general del programa viene condicionada por estos tres factores: a quién nos dirigimos o audiencia, qué queremos decir o contenidos y cómo queremos decirlo o forma. Estos tres elementos son los objetivos que todo programa de radio se debe proponer.

La idea es el embrión de la estrategia, la planificación, que nos va a permitir (o por medio de la que vamos a intentar) el cumplimiento de nuestros objetivos. La pauta es el paso previo a la confección del guión definitivo. Es la concreción sobre el papel de la estructura. En ella aparecen los distintos contenidos, en el orden en que van a entrar en el programa, lo que nos permite hacernos una idea de su distribución y el resultado. Suele incluir tiempos reales o previstos, pero no pies ni indicaciones a control. Puede ser fija, la misma siempre, para todas y cada una de las ediciones del programa (a modo de plantilla), que responde a una actitud rígida de la estructura de éste; o puede ser abierta: la pauta se conforma para cada edición en razón de los contenidos y del sentido que a éstos quiera dar el programador o guionista. La escaleta viene a ser una pauta, pero definitiva y referida a una edición del programa. Se elabora a partir del guión, y no al revés. Aparecen en ella y en su orden todos los contenidos, normalmente con tiempos, etc. El guión de continuidad es el guión entero, pero sin los textos de continuidad o de grabaciones: sólo pies de los mismos. Se diferencia de la escaleta en que es más detallado y en que incluye siempre indicaciones a control. Se suele hacer sobre el guión definitivo. El guión debe traducir fielmente lo que se quiere decir (todo, del modo en que se ha de hacer y en el momento en que hay que hacerlo); ser fácil de interpretar por quienes deben hacerlo. Lo cual supone: Rápida localización. Cada indicación en su sitio; y usando los elementos –tabulaciones, mayúsculas y minúsculas, subrayados…– que agilicen el trámite. Claridad, concisión, información completa: con el menor número de palabras posible y recurriendo a conceptos precisos, que no muevan a confusión, exactamente qué se quiere, cómo y cuándo se quiere; y nada más que eso. Limpieza. Márgenes; diferenciación clara en el espacio de lo que compete a Control y lo que se destina a Locutores; indicaciones netamente separadas. Espacios amplios que, además de facilitar la interpretación del guión, permitan acotaciones, añadidos…, sin embarullar el texto. Orden. Primero, lo primero que se precisa saber; luego, lo que se necesite justo a continuación… Las indicaciones siempre antes de que el hecho suceda. La estructura básica del guión [Margen izquierdoMargen derecho] [1ª tab. [2ª tab. [3ª tab. CONTROL LOCUTORIO ¿Qué hacer en Control? ¿Qué hacer en Locutorio?

En el margen izquierdo, la referencia a CONTROL, siempre en mayúsculas y subrayado. Pueden usarse también negritas.

En la primera tabulación, las referencias al LOCUTORIO, indicando quién, siempre en mayúsculas y sin subrayar.

En la segunda tabulación daremos las INSTRUCCIONES AL CONTROL, en las que usaremos indistintamente mayúsculas y minúsculas, que nos servirán para distinguir unos elementos de otros, así como de /barras/, (paréntesis), –guiones– y subrayados. Debe ponerse una sola indicación por línea. A menos que exist