La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Latencia de la semilla

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Latencia o letargo de la semilla

Aún cuando las condiciones ambientales sean adecuadas para la germinación de semillas, muchas de ellas no lo hacen, aunque permanezcan viables. La no germinación de las semillas, también se conoce como latencia o letargo, y esta ligada a causas intrínsecas de las semillas o frutos, pero también a efectos ambientales.

Causas ambientales que inducen la latencia

Oxígeno

El balance en la concentración de O2 y CO2 en la atmósfera del suelo, es importante en la germinación. En los suelos compactos o con deficiente drenaje, con frecuencia se tienen contenidos de O2 inferiores a los necesarios para la germinación de las semillas. Una de la razón por las que la mayoría de las semillas germinan cerca de la superficie del suelo, es la mayor concentración de oxígeno.

Temperatura

Existen temperaturas por debajo o encima de las cuales una semilla no germina. La temperatura óptima para la germinación de las semillas depende de la especie. Temperaturas muy bajas o muy altas, por consecuencia inducen el letargo.

Significado ecológico de la latencia o letargo

La latencia es la principal causa de supervivencia de las semillas de malas hierbas en el suelo, por lo que es la razón de la infestación prolongada de los cultivos por la maleza. En los suelos agrícolas, la reserva de semillas puede ser importante, y se puede encontrar hasta 120 millones de semillas (o más) por m3. En el transcurso del siguiente año de cultivo, generalmente más del 10% de este potencial semillero aparece. Esta variabilidad de respuestas germinativas lleva a una heterogeidad de los estados latentes de las semillas que quedan en la superficie del suelo o enterradas haciendo difícil la previsión de las infestaciones en los cultivos.

La permanencia en la superficie o en el interior de la semilla viable y capaz de germinar es provocada, generalmente, por la inhibición de la germinación y la latencia secundaria, hasta que aparecen las condiciones favorables para el establecimiento de sus plántulas.