La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Lábaro (romano y cristiano)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
La «Enciclopedia Libre» contiene otras entradas semejantes a ésta.
Consúltese: lábaro




El lábaro era una enseña que los emperadores romanos hacían llevar ante ellos en las batallas y San Gregorio de Nazianzo, San Ambrosio y Prudencio le llaman tambien "laborum" y San Juan Crisóstomo "laburum" (1ª Epístola a Timoteo).

También en la primitiva Iglesia se llevaba en algunas procesiónes un pendón igual al lábaro y estas mismas letras se esculpían en la piedra que servía de llave en la portada o en medio de la pared de algunos templos, como se veía antiguamente en la Iglesia Metropolitana de Zaragoza.

Por tanto, el lábaro, tambien llamado "labarum" en el Bajo Imperio, se llevaba en los ejércitos por un oficial llamado "labarifero", que correspondía a los abanderados de los ejércitos modernos y tambien delante de las procesiones que hacían los primeros fieles y a imitación de aquel se cree que se introdujo la costumbre de llevar los estandartes o pendones cuadrados que posteriormente se usaron, llamados "confalone" por los italianos y "ganfarons" en catalán.

..á este (entregarás a un gobernador traidor) el lábaro, conviene a saber, consagrado en el nombre de Cristo, el cual reedifique la Sinagoga que ignora a Cristo? Manda que el lábaro o estandarte real se meta en la sinagoga, ect (Juan de Mariana "Historia de España",Madrid, Oficina del Establecimiento Central, 1841-42, 25 volumenes)

Los católicos, para diferenciarse, señalaban las puertas de sus templos con la cruz de Constantino, que comúnmente nombran lábaros como se ve hoy en algunos templos de España, (Diego de Colmenares "Historia de la insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla", Segovia, 1921-1922)

Etimología

  • Del latín, "labor" (San Gregorio de Nazianzo), porque el lábaro anunciaba el fin de los trabajos.
  • Otros lo derivan del griego, "labein", tomar.
  • Otros de "eulabelïa", piedad.
  • Otro autor, de la palabra "laphurum" o despojo, no siendo el lábaro mas que un despojo del enemigo al principio.
  • Otros creen que debe buscarse en otra parte su origen antes que en las fuentes griegas o latinas, ya que los romanos habían tomado este estandarte a los sármatas, a los panonios y a los dacios.
  • Se ha supuesto también que los romanos tomaron la figura del lábaro de los estandartes de los galos y demás pueblos bárbaros que dominaron.
  • Otros creen que la figura y el nombre del lábaro lo tomaron del estandarte usado por los cántabros, "lau-buru", ya que no habiendo podido Augusto acabar de sojuzgarlos, hizo las paces con ellos, poniendo el "lau-baru", que él llamó lábaro entre sus trofeos.

Origen

Algunos designan al emperador romano Constantino "El Grande", como el que dió primero esta enseña a sus tropas, con ocasión de la cruz milagrosa que se le apareció en los aires.

Otros son escépticos en esta cuestión por lo siguiente:

  • Los numismáticos han observado que el lábaro aparece ya sobre las medallas de Augusto y otros emperadores anteriores.
  • En la obra de Tertuliano, "Apologético" ("Apologético; A los gentiles", Madrid, Gredos, 2001), se lee que antes de Constantino, las enseñas militares parecían a una cruz, del cual pendía un pedazo de rica tela y entre estas enseñas y el lábaro hay una completa identidad.
  • Por tanto para estos estudiosos y publicistas escépticos sobre el origen del lábaro, Constantino no hizo mas que sustituir el águila de oro que adornaba en tiempos de sus predecesores el velo del lábaro, una corona con el monograma de Jesucristo.

Constantino

El lábaro en tiempos de Constantino "El Grande" y posteriores emperadores fue el estandarte imperial, aunque muchos, como ya se ha citado, creen que se usó durante todos los emperadores romanos y constaba de una larga lanza o pica, cuyo astil era dorado, atravesado en lo alto de un palo formado a manera de cruz y en la parte superior que se elevaba el travesaño, había una corona brillante de oro y de piedras preciosas, en medio del cual se veía el monograma de Cristo, formado por las dos letras iniciales griegas N.P., puesta esta última en medio de la primera.

Al mismo tiempo solía haber en cada lado las dos letras "Alfa" y "Omega", primera y última del alfabeto griego y del travesaño colgaba una paño cuadradado de púrpura bordado de oro y adornado de piedras preciosas, en medio del cual había una águila bordada de oro, en lugar de la que Constantino mandó poner el monograma de Cristo y en el intermedio que había entre la banderola y la corona el emperador hizo colocar su busto de oro y los de sus hijos.

Para la guardia de este estandarte imperial eligió el emperador 10 hombres, como dice Eusebio de Cesarea ("Historia eclesiástica", Madrid, Biblioteca de autores cristianos, 2001; "Vida de Constantino", Madrid, Gredos, 1994), "la flor y nata de todas sus tropas", a los que llamó "prepositii laborum", los cuales estaban encargados de llevarle uno después de otro delante del príncipe en la guerra y en todos aquellos actos en los que el emperador se presentaba con toda la pompa imperial.

Algunos historiadores creen que Constantino mandó hacer otros estandartes a imitación de éste, si bien con menos magnificencia, para servir de insignias militares a todas las legiones.

Eusebio y otros autores dicen que yendo a combatir Constantino contra Maxencio se le apareció sobre el medio día en medio del sol, una cruz de luz con esta inscripción: "Hoc signo vinces" (con esta señal vencerás) y que entonces fue cuando mandó poner en el lábaro la señal de la cruz con el monograma de Cristo.

Juliano "El Apóstata"

El emperador Juliano "El Apóstata" (361-363) restableció el lábaro a su primera forma, poniendo en él el águila y las iniciales S.P.Q.R. (Senatus Populusque Romanus), disponiendo que en las otras insignias menores se pusieran las figuras de alguna divinidad del paganismo, no siendo esta innovación duradera, pues a poco de su muerte volvió a usarse el lábaro de Constantino.

Diferencia entre el lábaro y el "vexillum"

La diferencia que había entre el lábaro y el "vexillum" es que en aquél estaba tendido y conservaba su forma cuadrada, según se ve en las medallas de Teodosio y otras y el "vexillum", que se ve con mucha frecuencia en la columna Trajana, no estaba asegurado sino en la parte superior.

Las Cruzadas

En tiempos de las Cruzadas todos los pueblos que iban a Palestina poseían en sus estandartes la cruz, distintivo de aquellas expediciones, acaso en recuerdo del sagrado estandarte de Constantino o de la aparición que tuvo y hemos hecho mención y añaden algunos que había en medio de él estas cuatro letras X.P.M.S. ("Christus,pasus, mortuus, sepultus").

Referencias

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • Enciclopedia moderna: Diccionario universal de literatura, Ciencias, arte.., Madrid, 1851-55, Francisco de Paula Mellado, 37 volúmenes.