La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Infraestructura vial

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Todo país desarrollado tiene una red de vías de comunicación muy tupida, y, a veces, superpuesta. El ferrocarril tiene la red menos densa, ya que es muy caro hacer vías exclusivas, pero conecta con eficacia los principales puntos entre los que se realiza el transporte; sobre todo grandes ciudades y puertos de mar. No es una red muy jerarquizada, aunque comienza a serlo. Existen unas pocas líneas de alta velocidad, que permite viajar a más de 250 km/h, luego están las vías de doble sentido que comunican las ciudades más importantes, y por último están las vías de un solo carril, aunque tienden a desaparecer. La jerarquía se nota más en los tipos de trenes que paran en cada estación. Estos pueden ser regionales, que paran en todas las estaciones del recorrido, o los que sólo paran en las estaciones más importantes.

La más tupida es la red de carreteras, que llega, virtualmente, a todas partes. En coche se puede llegar a todos los núcleos de población por pequeños que sean o por difícil que sea su trazado. Esta red está muy jerarquizada. Las vías más rápidas son las autopistas y autovías, que permiten las mayores velocidades. Están bien asfaltadas, y no entran en ninguna población; tienen más de dos carriles en cada sentido y están separados de los carriles contrarios. Ellas conectan las principales ciudades. Algunas autopistas pueden ser de peaje.

Luego están las carreteras nacionales, también bien asfaltadas y que permiten una velocidad menor. Aunque lo suelen evitar, puede que entren en algún núcleo de población. Tienen un carril en cada sentido pero no son independientes. Estas son las carreteras que conectan todas las ciudades.

Por debajo están las carreteras secundarias, que permiten una velocidad mucho menor. Son más estrechas y no suelen tener arcén. Frecuentemente, son de doble sentido, pero el cruce de dos vehículos grandes es comprometido. El asfaltado es irregular, sobre todo en los tramos rectos, para evitar las altas velocidades. Estas son las carreteras que llegan a todos los núcleos de población y los atraviesa.

A todo esto hay que añadir las carreteras urbanas, normalmente bien asfaltadas. Estas son las vías que permiten unas velocidades más lentas. En torno a las ciudades hay rondas de circunvalación para rodear las poblaciones y evitar los frecuentes atascos de las ciudades.

La red viaria suele estar congestionada en los lugares de mayor concentración de población. Frecuentemente, cuando se conectan dos puntos de alta densidad, las carreteras intermedias son buenas aunque están infrautilizadas, o descongestionadas, a la espera de los grandes flujos de tráfico.

También en los puertos y aeropuertos encontramos una jerarquía. Existen grandes puertos y aeropuertos de tráfico internacional, o que sirven para las grandes mercancías. Por debajo están los puertos y aeropuertos que sirven al transporte nacional; y por último los pequeños puertos pesqueros y los aeropuertos regionales.

Existen otros modos de transportar mercancías. Circulan por canales propios y exclusivos. Estos son los transportes por tuberías, la red eléctrica y la red de telecomunicaciones.

Por tuberías circula el agua que llega hasta nuestros hogares. Desde aquí parte las aguas negras hasta los ríos y las depuradoras. El agua también circula por acequias desde los pantanos hasta los campos de regadíos. El petróleo y el gas natural circula por oleoductos y gasoductos.

La red eléctrica circula por cables que recorren paralelos a los principales ejes de carreteras. Hay dos tipos de redes: la de alta tensión que lleva la electricidad desde las centrales que la producen hasta los transformadores de las ciudades y la red local que distribuye la electricidad por las casas a una tensión de 220 vatios. La red de alta tensión puede ser de 110, 220 ó 400 kilovatios. Sus cables van suspendidos de enormes torres metálicas.

Las telecomunicaciones, radio, televisión y teléfono, circulan por ondas. Los grandes desplazamientos de información se hacen a través de satélites pero los desplazamientos locales se hacen a través de antenas y repetidores diseminados por todo el territorio.

Todos los medios de transporte necesitan una infraestructura, que ocupa espacio en el medio, y sobre todo en las ciudades. Estas infraestructuras pueden ser: centrales, calles, estaciones de autobuses o trenes y aparcamientos; o marginales, a las afueras de las ciudades, como los aeropuertos o los polígonos de almacenaje de las grandes cantidades de mercancía. También pueden ser marginales los puertos de mar, sobre todo si son de mercancías, aunque los puertos deportivos, los pesqueros y los históricos, tienen un alto grado de centralidad.

El espacio entre ciudades, o entre núcleos de población, también necesita de infraestructuras. Es necesario crear una red de ferrocarriles, carreteras, tuberías, líneas de alta tensión, etc. El impacto ambiental de estas vías depende de la densidad del tráfico y la velocidad que permitan. Son grandes modificadores del paisaje y, frecuentemente, del biosistema. Sin embargo, son indispensables para la unidad del mercado, y han permitido la internacionalización de la economía. Estas vías de comunicación no siempre se utilizan adecuadamente, produciéndose accidentes, los cuales tienen graves consecuencias, tanto personales como sociales, ya que disparan el gasto de sanidad y de los servicios sociales, lo que conlleva un alto coste para la sociedad. Por eso son necesarias continuas campañas de sensibilización y una adecuada educación vial.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas