La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Idioma alemán

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
La «Enciclopedia Libre» contiene otras entradas semejantes a ésta.
Consúltese: alemán




Alemán
Deutsch
Códigos de identificación: ISO 639-1: de
ISO 639-2/B: ger
ISO 639-2/T: deu
SIL: GER
Clasificación genética: Indoeuropea
Germánica
Occidental
Alemán
Dialectos: Muy numerosos; destaca el grupo Alemannisch en el cual se incluyen los dialectos suizos o Schwyzerdüütsch
Hablantes: alrededor de 120 millones (unos 100 millones como lengua materna)
Ranking: 9º idioma más hablado
Hablado en: Alemania [82 millones],
Austria [7,5 millones],
Suiza [4,5 millones],
Brasil, Francia, Namibia...
Oficial en: Alemania, Austria, Liechtenstein
Cooficial:
Suiza, Bélgica, Luxemburgo, Italia (en Trentino-Alto Adigio), etc.

El alemán (Deutsch) es una lengua indoeuropea perteneciente al grupo de las lenguas germánicas occidentales. Es también una de las lenguas más importantes del mundo y la que más hablantes nativos tiene en la Unión Europea.

Se habla principalmente en Alemania, Austria, Liechtenstein, en dos tercios de Suiza, en dos tercios de la provincia del Tirol del Sur en Italia, en los pequeños cantones del este de Bélgica y en algunos pueblos fronterizos del condado de Jutlandia meridional (Nordschleswig) en Dinamarca.

En Luxemburgo, así como en las regiones francesas de Alsacia y Lorena, las poblaciones nativas hablan dialectos alemanes, y algunos incluso dominan el alemán estándar (especialmente en Luxemburgo), aunque en Alsacia y Lorena el francés ha reemplazado significativamente a los dialectos alemanes locales durante los últimos cuarenta años.

Aún sobreviven ciertas comunidades germanohablantes en zonas de Rumanía, la República Checa, Hungría y sobre todo Rusia, Kazajstán y Polonia, aunque los regresos masivos a Alemania en los años 1990 han hecho decrecer estas poblaciones de una manera significativa. Fuera de Europa, las mayores comunidades germanohablantes se encuentran en los Estados Unidos y en Brasil, adonde miles de alemanes migraron durante los últimos dos siglos; sin embargo, la gran mayoría de sus descendientes no habla alemán. Además, pueden encontrarse comunidades germanohablantes en la antigua colonia alemana de Namibia, así como en otros países objeto de emigración alemana como principalmente Canadá, Argentina, Chile, Islandia y Australia.

El alemán es el idioma materno de alrededor de 100 millones de personas en Europa (en 2004), el 13,3% de los europeos, siendo el idioma más hablado de Europa excluida Rusia, por encima del francés (66,5 millones de hablantes en Europa en 2004) y el inglés (64,2 millones de hablantes en Europa en 2004). El alemán es el tercer idioma más enseñado como lengua extranjera en todo el mundo, el segundo en Europa y el tercero en Estados Unidos (después del español y el francés). Es uno de los idiomas oficiales de la Unión Europea, en donde es el tercer idioma más enseñado como lengua extranjera justo detrás del francés.

Con más de 120 millones de personas hablantes de alemán en 38 países del mundo, apenas sorprende que el uso del idioma varíe. Como el inglés, el alemán es un idioma pluricéntrico con 4 centros principales: Alemania, Austria, Luxemburgo y Suiza.

Historia

Solemos denominar alemán o alto alemán a los dialectos germánicos que en la temprana Edad Media sufrieron la segunda mutación consonántica germánica (Alemannisch, bávaro, fráncico oriental, fráncico medio, fráncico renano). Los dialectos germánicos que no sufrieron esta segunda mutación, se vienen denominando bajo alemán.

La palabra "teutsch" (alemán) proviene de la palabra germánica para "pueblo" (thioda), que denominaba la lengua del pueblo que no hablaba latín. Durante la Edad Media se formaron en Europa central estados de estructuras radicalmente distintas, que además hablaban dialectos bastante diferenciados. Un primer intento de acercamiento entre los dialectos alemanes se ve en el siglo XI; sin embargo el paso decisivo lo dio Martín Lutero, que tradujo la Biblia en el siglo XVI a un idioma que intentaba superar las barreras de su dialecto. Fue a mediados del siglo XVIII cuando se llegó a un relativo consenso.

Hasta principios del siglo XIX, el alemán estándar era casi exclusivamente un idioma escrito; en 1860 se publicaron por primera vez unas reglas gramaticales y ortográficas (en el Manual Duden). En 1901 se declararon estas reglas como las definiciones estándar de la lengua alemana. No fueron revisadas hasta 1996, cuando se publicó la polémica 'Reforma de la Ortografía Alemana', cuya aceptación ha sido inicialmente bastante moderada, a pesar de que corrige bastantes incoherencias de las anteriores reglas.

Situación actual

El alemán pertenece a la rama occidental de las lenguas germánicas, dentro de la familia lingüística indoeuropea.

Lenguas vecinas

El alemán forma junto con el neerlandés, su pariente más próximo, una zona lingüística cohesionada y bien definida que se separa de sus vecinos por fronteras lingüísticas. Estos vecinos son: en el norte el frisón y el danés; por el este el polaco, el sórabo, el checo y el húngaro; por el sur el esloveno, el italiano, el friulano, el ladino y el romanche; y por el oeste el francés. Excepto el frisón, ninguna de estas lenguas es germánica occidental, por ello son claramente distintas del alemán y el neerlandés. Mientras que el frisón está cercanamente emparentado con el alemán y el neerlandés, no se considera que sea mutuamente inteligible con ellos.

La situación es más compleja con respecto a la distinción entre alemán y neerlandés. Hasta hace poco ha existido un continuum dialectal a lo largo de toda el área germanohablante, sin fronteras lingüísticas. En ese continuum, los dialectos siempre son mutuamente inteligibles con sus vecinos, pero los dialectos que están alejados no suelen serlo. El continuum alemán-neerlandés se presta a una clasificación de los dialectos en alto alemán y bajo alemán basándose en la presencia de la segunda mutación consonántica. El neerlandés es parte del grupo bajo alemán. Sin embargo, debido a la separación política entre Alemania y los Países Bajos, los dialectos del bajo alemán de Alemania y de los Países Bajos están empezando a divergir a lo largo del siglo XX. Además, en ambos países muchos dialectos están al borde de la extinción al haber sido reemplazados por la lengua estándar. Por esto, la frontera lingüística entre el neerlandés y el alemán está comenzando a formarse.

Mientras que el alemán es gramaticalmente muy similar al neerlandés, es muy diferente en el diálogo. Un hablante de uno de los idiomas necesita algo de práctica para poder entender a un hablante del otro idioma. Compárese, por ejemplo:

De kleinste kameleon is volwassen 2 cm groot, de grootste kan wel 80 cm worden. (neerlandés)
Das kleinste Chamäleon ist ausgewachsen 2 cm groß, das größte kann gut 80 cm werden. (alemán)
(español: "El camaleón más pequeño mide 2 cm en su máximo estado, el más largo puede fácilmente alcanzar 80 cm.")

Los hablantes de neerlandés generalmente pueden leer alemán, y los hablantes de alemán que pueden hablar bajo alemán o inglés generalmente entienden el neerlandés leído, pero tienen problemas entendiendo el neerlandés hablado.

Oficialidad

El alemán es el único idioma oficial en Alemania, Austria y Liechtenstein. Comparte su estado de oficialidad en Bélgica (con el francés y el neerlandés), Luxemburgo (con el francés y el luxemburgués), Suiza (con el francés, el italiano y el rético), en ciertas regiones de Italia (con el italiano).

También es idioma de minorías importantes en Namibia (donde desde junio de 1984 hasta la independencia en 1990 fue idioma oficial junto con el afrikaans y el inglés), Francia, Rusia, Kazajstán, Polonia, Hungría, y de los numerosos descendientes de alemanes al sur de Chile, sur de Brasil, el Chaco Paraguayo, la Colonia Tovar en Venezuela, las provincias de Buenos Aires y Misiones en Argentina y Australia entre otros.

El alemán fue durante un tiempo la lingua franca de Europa central, septentrional y oriental, hasta el auge del inglés. Sin embargo, el alemán sigue siendo uno de los idiomas más enseñados en el mundo, y como lengua extranjera en Europa es más popular que el francés. El 38% de los europeos asegura poder conversar en alemán (sin contar los nativos).

Variedades de la lengua

Lengua estándar

Aunque utilizamos el término "alemán" para referirnos al idioma escrito, en el terreno hablado existe una amplia variedad de dialectos a lo largo y ancho del territorio germanohablante. El alemán estándar no se originó a partir de un dialecto concreto, sino que se creó a partir de los diversos dialectos (sobre todo los centrales) como lengua escrita.

En la mayor parte de las regiones, la gente ha abandonado sus dialectos y hablan coloquialmente una mezcla entre el alemán estándar y el dialecto autóctono. Esto no ocurre así en Suiza, donde el alemán estándar apenas se habla, sólo en ocasiones contadas, como a la hora de hablar con alguien que no entiende el dialecto suizo. En ciertas regiones alemanas, sobre todo en algunas grandes ciudades, una gran parte de la población sólo habla la lengua estándar.

La lengua estándar tiene diferencias regionales, especialmente en vocabulario, aunque también en pronunciación y gramática. Estas diferencias son mucho menores que las que existen entre los dialectos locales. Sin embargo, el alemán se considera una lengua pluricéntrica, pues las variedades de los tres mayores países germanohablantes son consideradas estándar de igual modo.

Dialectos

Las variaciones entre los distintos dialectos son considerables; es posible que hablantes de distintos dialectos no se puedan entender entre sí sin echar mano del alemán estándar. Es más, los dialectos alemanes no suelen ser entendidos por alguien que sólo conoce el alemán estándar. Podemos dividir los dialectos entre los dialectos del bajo alemán y los del alto alemán.

La separación entre ambas zonas viene dada por la llamada Línea de Benrath. Esta línea separa las zonas que sufrieron la segunda mutación consonántica germánica de las que no la sufrieron. Esta mutación se produjo alrededor del año 500 d.C. en los pueblos al sur de esta línea; los dialectos de estos pueblos han dado lugar al alto alemán actual. Los dialectos de los pueblos al norte de esta línea han dado lugar al inglés, neerlandés, frisón y los dialectos del bajo alemán.

Otra segunda línea destacable sería la marcada por el río Meno, al sur de la cual la segunda mutación se da totalmente (alemán alto o Oberdeutsch), y al norte sólo parcialmente (alemán medio o Mitteldeutsch, de los cuales se deriva el alemán estándar). Un ejemplo de las variaciones fonéticas se ve a continuación:

Palabra del bajo alemán Palabra del alto alemán Significado
ik ich yo
maken machen hacer
Dorp Dorf pueblo
tussen zwischen entre
op auf encima de
Korf Korb cesta
dat das eso
Appel Apfel manzana

Estas enormes diferencias entre los dialectos del bajo alemán y del alto alemán han dividido a la comunidad filológica. Algunas teorías sostienen que el neerlandés, a pesar de haber adoptado una normativa propia, no es más que otro dialecto del bajo alemán. Otras teorías prefieren considerar al bajo alemán y al alto alemán como idiomas distintos.

El alemán suizo

El alemán suizo - Schwyzerdütsch

Se da el caso curioso de los dialectos de alemán suizo. Existen diversas modalidades que dependen de la región geográfica, por ejemplo el Züridütsch (alemán suizo de Zúrich), Bärndütsch (de Berna), Urnerdüütsch (de Uri), Luzärnerdütsch, (de Lucerna), Baseldiitsch (de Basilea), Sanggallerdüütsch (de Sankt Gallen), Wallisertiitsch (del Valais), etc.

En todos estos casos se trata de dialectos hablados. Es decir, su habla es dialectal, pero normalmente escriben en alemán estándar, aunque también existe una tendencia minoritaria que intenta reflejar el habla dialectal en la expresión escrita (correo electrónico, SMS, etc.). El principal problema que se encuentra en dicha empresa es la gran cantidad de variaciones dialectales, que en muchos casos difieren significativamente las unas de las otras. Por ejemplo, los alemanes tienen algunas dificultades para entender el alemán suizo, pero los suizos entienden a los alemanes sin problema.

Ejemplos de variaciones léxicas dialectales

  • Grüezi (en alemán suizo de Zürich zürituusch) > Hallo (en Hochdeutsch) > «hola» (si bien su origen es Grüß dich en aléman estándar que significa «saludo»)
  • rüebli (en alemán suizo) > Mohrrübe o Karotte (en Hochdeutsch) > «zanahoria»
  • merci vill mal (en alemán suizo) > Danke schön (en Hochdeutsch) > «muchas gracias»
  • schnufe (en alemán suizo) > atmen (en Hochdeutsch) > «respirar»
  • nöd (en alemán suizo) > nicht (en Hochdeutsch) > «no»
  • chli (en alemán suizo) > klein (en alemán estándar) > glõa (en dialecto bávaro) > lütt (en Niederdeutsch) > «pequeño»
  • Weggli (en alemán suizo) > Semmel (en Niederdeutsch) > Brötchen (en Hochdeutsch) > «panecillo»
  • Sonnabend (en Niederdeutsch) > Samstag (en Hochdeutsch) > «sábado»
  • Según la región, el otoño puede recibir los nombres Herbst, Spätjahr, Spätling, entre otros.

En algunos casos, los dialectos suizos difieren considerablemente los unos de los otros, tal y como se puede observar en el siguiente ejemplo:

es mödeli ankä (en alemán suizo de Berna Bärndütsch), e stückli butter (en alemán suizo de Zürich züritüütsch), ein Stückchen Butter (en Hochdeutsch) : «un poco de mantequilla»

Ejemplos de variaciones morfológicas

En alemán suizo emplean -li como sufijo diminutivo en lugar de -chen del alemán estándar (que también conoce el diminutivo -lein).

Ejemplos de variaciones fonológicas

En alemán de Zúrich se pronuncia una vibrante, al igual que los hispanoparlantes, cuando realiza el fonema correspondiente con la letra «r».

La secuencia ei que se pronuncia /ai/ en alemán estándar, se pronuncia /i:/ en alemán suizo.

Gramática

El alemán es una lengua flexiva. A diferencia del latín, la inflexión no sólo afecta al final de la palabra, sino también a su raíz, lo cual hace la declinación y la conjugación algo más compleja.

Quizá sea por la declinación por lo que el alemán tiene fama de idioma difícil. La realidad es que no es ni más ni menos complicado que otros idiomas.

Sus ventajas, a la hora del aprendizaje, son:

  • Tiene una estructura muy rígida, digamos posicional. Por ejemplo, en una oración principal el verbo siempre va en 2º lugar dentro de la oración (y da igual que lo que vaya en primer lugar sea el sujeto, un complemento o una oración subordinada completa) y el sujeto si no ocupa la 1ª posición, antes del verbo, se coloca en 3ª, después del verbo.
  • La pronunciación, que también tiene fama de difícil, es análoga a la del español. Se lee como se escribe, teniendo las letras alemanas sus propios sonidos (no siempre exactamente iguales a los del español), pero con una serie de reglas que hacen que determinados grupos de letras tengan una pronunciación prefijada (como en español con "gue" y "güe"). Por ejemplo, "eu" se pronuncia /oi/.
  • La formación de palabras compuestas es simple. Se consigue mediante la adición de palabras más simples. Por ejemplo, "Tisch" significa mesa, "Nacht" es noche y "Nachttisch" es mesita de noche. Al contrario que en español, no se necesitaría el uso de una preposición. La adición de palabras, por otra parte, no significa necesariamente la adición de significados.

Sus desventajas:

  • Es imprescindible aprender con cada palabra su género y su plural. No obstante, existen reglas que ayudan a saber determinar el género de muchas palabras o el número. Por ejemplo, aproximadamente un 90% de las palabras acabadas en "-e" son femeninas o todos los diminutivos acabados en "-chen" son neutros.
  • El uso de la declinación, que es muy importante en alemán y casi ha desaparecido del español.

Flexión nominal

Los nombres alemanes se flexionan según:

  • Tres tipos de la declinación (fuerte, débil o mixta).
  • Tres géneros (masculino, femenino o neutro).
  • Dos números (singular o plural).
  • Cuatro casos (nominativo, acusativo, genitivo o dativo). El caso genitivo no se usa demasiado en la lengua coloquial.

En alemán todos los nombres sustantivos han de escribirse con mayúscula, independientemente de que sean comunes o propios.

Otra notable (pero no exclusiva) característica del alemán es la habilidad para construir palabras compuestas de complejidad teóricamente ilimitada. Por ello, a muchos inventos se les da nombres compuestos de este tipo, en lugar de inventar palabras nuevas. Por ejemplo, "frigorífico" es Kühlschrank (literalmente, 'armario frío'); televisor es Fernseher (literalmente, 'visor lejano'); telescopio es Fernrohr (literalmente, 'tubo lejano'). Objetos antiguos también siguen el mismo patrón, como Handschuhe (guantes, literalmente 'zapatos de mano'). Esto hace a muchos pensar que el alemán es un idioma especialmente adecuado para la filosofía, por cuanto se pueden acuñar fácilmente nuevas palabras que pueden ser entendidas sin problema por el lector.

Flexión verbal

Asimismo, los verbos alemanes sufren flexión según:

  • El tipo de conjugación, débil (regular), fuerte (irregular), o mixta.
  • Tres personas, primera, segunda o tercera.
  • Dos números, singular o plural.
  • Dos voces, activa o pasiva, existiendo dos tipos de pasiva, la de acción (dinámica) y la de estado (estática).
  • Tres modos, indicativo, subjuntivo e imperativo.
  • No existe distinción aspectual.

El significado de los verbos puede ampliarse mediante diversos prefijos. El orden de la oración es ligeramente flexible, pero cuenta con algunos puntos fijos, como la posición inamovible del verbo conjugado dentro de la oración.

La mayor parte del vocabulario alemán proviene del germánico, aunque existe un importante número de préstamos del francés, del inglés (más recientemente) y, sobre todo, del latín. De hecho, cualquier palabra procedente del latín puede ser convertida en palabra alemana siguiendo unas reglas definidas y el hablante que usa palabras construidas de esta forma partiendo del latín suele ser considerado culto por los alemanes.

Sistema de escritura

El alemán se escribe usando el alfabeto latino. Además de las veintiséis letras básicas, el alemán posee tres vocales con Umlaut (mutación vocálica), ä, ö y ü. Quizá el rasgo más característico de la escritura alemana sea la existencia del carácter ß, llamado eszet o scharfes S (S picante) -sin relación alguna con la beta griega-, que en Suiza no se utiliza y es sustituido por 'ss'.

Recientemente, su ortografía ha sufrido una sustancia y polémica reforma con motivo de disminuir el número de excepciones y hacer más lógicas las reglas.

Hablantes de alemán en el mundo

Alemania (idioma oficial) 82.300.000
Austria (idioma oficial) 8.100.000
Estados Unidos 6.093.054
Suiza (idioma cooficial) 4.900.000
Brasil 1.900.000
Francia 1.200.000 (Alsacia y Lorena)
Rusia 896.000
Rumania 500.000
Kazajistán 359.000
Argentina 300.000
Chile 250.000
Polonia 173.000
Australia 150.000
Bélgica 112.000 (cooficial desde 2003)
Kirguizistán 101.057
Sudáfrica 100.000
Hungría 100.000
República Checa 100.000 Eslovaquia 10.000
Uzbekistán 40.000
Ecuador 32.000
Liechtenstein (idioma oficial) 30.000
Namibia 30.000
Uruguay 28.000
Dinamarca 23.000
Eslovenia 20.000
Luxemburgo (idioma cooficial) 9.200
Moldavia 7.000
Puerto Rico 1.453
Emiratos Árabes Unidos 1.300

Referencias

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía
El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Wikipedia, publicada con licencia CC-BY-SA 3.0.

Otras fuentes de información