La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Historia militar de la Unión Soviética

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

La historia militar de la Unión Soviética comenzó en los días que siguieron a la Revolución de Octubre de 1917 que llevó a los bolcheviques al poder. El nuevo gobierno formó el Ejército Rojo para combatir a varios enemigos en la Guerra Civil Rusa. A finales de la década de los 30, el Ejército Rojo invadió Finlandia; lucho en una breve y nunca declarada guerra fronteriza (bien directamente o bien a través de su estado títere de Mongolia) con Japón y su estado títere de Manchukuo; y, de acuerdo con los nazis, se anexionó los Estados Bálticos y tomó parte en la repartición de Polonia. En la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo fue la principal fuerza militar en la derrota nazi. Tras la guerra, ocupó parte de Alemania y otras muchas naciones del centro y el Este de Europa, que se convirtieron en estados satélites del Bloque Soviético.

La Unión Soviética se convirtió en la única superpotencia rival de los Estados Unidos. La Guerra Fría entre las dos naciones las llevó a un aumento militar, la carrera armamentística, y la carrera espacial. A principios de los 80, las fuerzas armadas soviéticas tenían más tropas y armas nucleares que cualquier otro país. La Unión Soviética cayó en 1991, no por una derrota militar, sino por factores políticos y económicos (vea Historia de la URSS).

El ejército soviético consistía en cinco grandes fuerzas. En orden de importancia, eran las Fuerzas de misiles estratégicos, Fuerzas de tierra, Fuerzas aéreas, Fuerzas de defensa aérea, Fuerzas navales. Las otras fuerzas militarizadas eran las Tropas Internas (Tropas del MVD), dependientes del Ministerio del Interior, y las Tropas Fronterizas, subordinadas al KGB.


Transfondo zarista y revolucionario

La Revolución de Febrero reemplazó al Zar por el Gobierno Provisional Ruso de 1917, que a su vez fue derrocado por la Revolución Bolchevique de 1917. El ejército ruso, exhausto tras su participación en la Primera Guerra Mundial, estaba al borde de la desintegración y el colapso. A pesar de la fuerte influencia de los bolcheviques en el ejército, en el cuerpo de oficiales había muchos que se oponían ferozmente al comunismo. Los Bolcheviques percibían el ejército zarista como uno de los cimientos del antiguo y odiado régimen, por lo que decidieron abolirlo en favor de unas nuevas fuerzas armadas leales a la causa marxista. Así, el núcleo del ejército zarista se convirtió en el núcleo de las fuerzas armadas del Gobierno Provisional Ruso, que a su vez pasó a ser el núcleo armado del Movimiento Blanco. Éste último, con la ayuda intermitente de fuerzas intervencionistas extrajeras (japonesas, británicas, francesas y estadounidenses), combatió al Ejército Rojo durante la Guerra Civil Rusa.

El 28 de enero de 1918 el líder bolchevique Vladimir Lenin decretó el establecimiento del Ejército Rojo, fusionando oficialmente a 20.000 Guardias Rojos con 200.000 marineros de la Flota del Báltico, así como a un puñado de soldados de la guarnición de Petrogrado, simpatizantes de la causa. Leon Trotsky fue nombrado su primer Comisario de Guerra.

El primitivo Ejército Rojo era igualitario pero poco disciplinado. Los bolcheviques consideraban las graduaciones y los saludos militares como costumbres burguesas y los abolieron. Los soldados pasaron a elegir a sus propios jefes y votaban si seguir o no las órdenes. Esta nueva situación se revocó, no obstante, a causa de la presión de la Guerra Civil Rusa (1918 - 1921), y se restablecieron las graduaciones.

Durante la Guerra Civil los bolcheviques combatieron a grupos contrarrevolucionarios, que llegaron a ser conocidos como Ejércitos Blancos, así como a otros ejércitos patrocinados por los anteriores aliados de Rusia, como Gran Bretaña y Francia, que sintieron la necesidad de derrocar al gobierno bolchevique. El Ejército Rojo alcanzó inicialmente una serie de victorias sobre sus adversarios y, en un arranque de optimismo, Lenin ordenó al Ejército Occidental soviético avanzar hacia el Oeste tras el vacío creado por las fuerzas alemanas en retirada desde el área de Ober-Ost. Esta operación, con el nombre en clave de Objetivo Vístula, barrió las recién creadas República Popular de Ucrania y República Nacional Bielorrusa, y condujo finalmente a la invasión soviética de la Segunda República de Polonia, un Estado que estrenaba su independencia del antiguo Imperio Ruso. Invadiendo Polonia e iniciando así la Guerra Soviético-polaca, los bolcheviques expresaron su convicción de que finalmente triunfarían sobre sus adversarios, las fuerzas del capitalismo, tanto en casa como en el extranjero.

La inmensa mayoría de los oficiales profesionales del ejército ruso pertenecían a la nobleza ("dvoryanstvo"); más aún, la mayoría de ellos se habían incorporado a los Ejércitos Blancos. Por tanto, el Ejército de Trabajadores y Campesinos se enfrentó al principio a la escasez de jefes militares experimentados. Para remediar esta situación los bolcheviques reclutaron 50.000 oficiales del antiguo Ejército Imperial para dirigir el Ejército Rojo. Al mismo tiempo, incorporaron comisarios políticos a las unidades para supervisar la actuación y lealtad de los mandos profesionales, llamados oficialmente "especialistas militares" ("voyenspets", contracción de "voyenny spetsialist"). Para 1921 el Ejército Rojo había derrotado cuatro Ejércitos Blancos y rechazado cinco contingentes armados extranjeros que habían intervenido en la Guerra Civil, pero que habían comenzado a sufrir reveses en Polonia

Las fuerzas polacas se las arreglaron para cortar en seco una larga serie de victorias bolcheviques lanzando una dura contraofensiva en la Batalla de Varsovia, en agosto de 1920. El Ejército Rojo sufrió en Varsovia una derrota tan aplastante e inesperada que cambió el curso entero de la guerra, y finalmente forzó a los soviéticos a aceptar las desfavorables condiciones ofrecidas por el Tratado de Riga, firmado el 18 de marzo de 1921. Fue la mayor derrota del Ejército Rojo en toda su historia.

Tras la guerra civil, el Ejército Rojo se fue transformando progresivamente en una organización militar profesional. Con la mayor parte de sus cinco millones de soldados desmovilizados, el Ejército Rojo pasó a ser una pequeña fuerza regular, creándose milicias territoriales para movilizaciones en tiempo de guerra. Las academias militares soviéticas, instauradas durante la guerra civil, comenzaron a producir en grandes cantidades oficiales entrenados y leales al poder soviético. En un esfuerzo por incrementar el prestigio de la profesión militar, el Partido reintrodujo las graduaciones militares, rebajó el rango de los comisarios políticos y terminó estableciendo el principio del mando unipersonal.

Desarrollo de la estructura, ideología y doctrina del ejército soviético

Control del Partido

El Partido Comunista tenía una serie de mecanismos de control sobre las fuerzas armadas. Primero, a partir de cierto rango, solo un miembro del partido podía ser comandante, que estaría sujeto a la disciplina de partido. Segundo, la cúpula militar fue sistemáticamente integrada en los más altos escalafones del partido. Tercero, el partido estableció una red de oficiales políticos por toda la estructura militar para vigilar e influenciar en las actividades del ejército.

Un comandante político sustituto (zampolit) servía como comisario político en las fuerzas armadas. Los zampolit supervisaban las organizaciones del partido y conducían los trabajos políticos del partido dentro de su unidad militar. Instruía a las tropas en el Marxismo-Leninismo, la visión soviética de los asuntos internacionales, y las tareas del partido para las fuerzas armadas. Tras la Segunda Guerra Mundial, los zampolit perdieron toda su autoridad como comandantes pero mantuvieron el poder de informar a sus superiores de las actitudes políticas y rendimiento del comandante de la unidad.

En 1989, alrededor del 20 por ciento del total de personal de las fuerzas armadas pertenecía al partido o a sus juventudes (Komsomol). Esta cifra aumentaba a alrededor del 90 por ciento en el caso de los oficiales.

Despliegue del ejército soviético

El complejo industrial militar y la economía

Con las excepciones de Jruschov y de Gorbachov, los líderes soviéticos desde finales de los años 1920 han dado más importancia a la producción militar que a la economía civil. La alta prioridad que se le dio a la producción militar hacía posible que las empresas militares captaran al mejor personal de la industria civil, los mejores materiales y produjeran así material militar de los más avanzados del mundo. Sin embargo, a finales de los años 1980, Gorbachov transfirió parte de los contratos militares al sector civil de la economía en un esfuerzo para llevarla a los niveles de eficiencia de la industria militar.

La integración del partido, el gobierno y los militares en la Unión Soviética era más evidente en el área de la producción industrial relacionada con la defensa. El comité de planificación del estado, era quien supervisaba el envío de suministros y recursos para las industrias militares. El concejo de defensa tomaba decisiones sobre el desarrollo y producción de los principales armamentos . El departamento de industria de defensa del Comité central del partido comunista de la Unión Soviética supervisaba todas las industrias militares como el agente ejecutor del Concejo de Defensa. Dentro del gobierno, el jefe de gabinete del Concejo de Ministros dirigía la Comisión de Industria Militar, encargada de coordinar las actividades de muchos ministerios industriales, comités de estado, organismos de investigación y desarrollo, así como de fábricas y empresas que diseñaban y fabricaban equipos militares.

A finales de los años 1980 la Unión Soviética dedicaba un cuarto de sus ingresos netos al sector de defensa (en aquella época, en occidente se pensaba que el porcentaje no excedía el 15%). En su mejor momento, la industria militar empleaba a uno de cada cinco adultos en la Unión Soviética. En algunas regiones de Rusia, hasta la mitad de los puestos de trabajo estaban en las empresas militares. (La cifra correspondiente par los Estados Unidos era de aproximadamente uno de cada dieciséis puestos de trabajo en el sector militar). En 1989, un cuarto de la población ejercía actividades militares, sirviendo en el ejército, trabajando para la industria militar o siguiendo entrenamiento militar para civiles.

Colapso de la Unión Soviética y de su ejército

El caos político y económico de finales de los años 1980 y principios de los 90 produjo la desintegración del Pacto de Varsovia y el colapso de la Unión Soviética. El caos político y la liberalización acelerada de la economía rusa tuvo un enorme impacto negativo en la fuerza y en la financiación de su ejército. En 1985, el ejército soviético contaba con unos 5,3 millones de hombres, pero para 1990, la cifra había bajado a 4 millones. Al momento de la disolución, las fuerzas conjuntas de la Federación Rusa sólo llegaban a 2,7 millones de hombres. La mayor parte de este descenso ocurrió en el período entre 1989 y 1991.

La primera parte de esta disminución fue decidida y anunciada por el gobierno de Gorbachev en diciembre de 1988; estas reducciones continuaron como resultado del colapso del Pacto de Varsovia y en cumplimiento de los tratados CFE. La segunda razón para esta disminución fue la amplia resistencia a prestar servicio militar que se desarrolló cuando la política de la glasnost permitió conocer al público las condiciones dentro del Ejército Soviético y la amplitud de los abusos contra soldados en servicio.

Mientras la Unión Soviética se encaminaba hacia la desintegración en 1991, la actuación del enorme sector militar soviético fue débil y poco efectiva para mantener el agonizante sistema soviético. Los militares participaron en el control de protestas en el Cáucaso y en Asia Central, pero su actuación fue considerada como poco efectiva en la restitución del orden. El 9 de abril de 1989, el ejército, junto con las unidades del MVD, produjeron una masacre de cerca de 190 manifestantes en Tbilisi, en Georgia. En la siguiente crisis importante, en Azerbaiyán, el Ejército Soviético entró por la fuerza en Baku, entre el 19 y el 20 de enero de 1990, quitando el gobierno establecido y supuestamente matando cientos de civiles. El 13 de enero de 1991 fuerzas soviéticas atacaron la radio y televisión estatal y la torre de retransmisión en Vilnius, Lituania, ambas bajo control opositor, matando 14 personas e hiriendo otras 700. Esta acción fue percibida por muchos como un caso de uso de demasiada fuerza con pocos resultados.

En los momentos cruciales del Golpe de Agosto, que se considera como el último intento de la línea dura soviética para impedir la división del estado, algunas unidades militares entraron en Moscú para actuar contra Boris Yeltsin, pero al final se negaron a cruzar entre los manifestantes que rodeaban el edificio del Parlamento Ruso. Para ese momento el liderazgo del Ejército Soviético ya había tomado partido por las reformas de Gorbachev y Yeltsin, condenando así el antiguo orden.

Al disolverse oficialmente la Unión Soviética el 31 de diciembre de 1991, el Ejército soviético quedó en un limbo. Durante año y medio se intentó mantenerlo unido y reorganizarlo como el ejército de la Comunidad de Estados Independientes, pero estos intentos fallaron. Las unidades con sede en Ucrania y en otras repúblicas ya separadas optaron por jurar lealtad a los nuevos gobiernos nacionales y se establecieron tratados para repartir los bienes del antiguo Ejército Rojo. A mitades de marzo de 1992, Yeltsin se autodesignó ministro de defensa, dando un paso definitivo hacia la creación de las nuevas Fuerzas Armadas Rusas, englobando lo que quedaba de las unidades militares antes existentes. Los últimos restos de la antigua estructura de comando soviético fueron finalmente disueltos en 1993.

En los años siguientes, las fuerzas rusas se retiraron de Europa central y del este, así como de las nuevas repúblicas post-soviéticas. En la mayoría de los lugares, la retirada se realizó sin inconvenientes, pero el ejército ruso se mantuvo en algunas áreas en disputa como en la base naval de Sebastopol en Crimea así como en Abjasia y Transdnistria. La baja en el reclutamiento y en la capacidad industrial de las repúblicas separadas, así como la caída de la economía rusa, produjeron una caída devastadora en la capacidad de las fuerzas armadas post-soviéticas en la década siguiente a 1992.

La mayoría del armamento nuclear quedó en manos de Rusia, pero Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán conservaron algunos proyectiles. Debido a los temores de proliferación nuclear, en 1996 se realizaron certificaciones de las transferencias de material nuclear de Rusia hacia las otras repúblicas. En la época soviética, Uzbekistán tuvo armas nucleares en su territorio, pero actualmente ese país es firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Cronología

Fecha Conflicto Ubicación Resultado
1918-1920 Guerra Civil Rusa Rusia El recién creado Ejército Rojo vence al Movimiento blanco y a sus aliados extranjeros.
1919-1921 Guerra polaco-soviética Bielorrusia, Polonia, Ucrania Los soviéticos son vencidos y deben ceder importantes cantidades de territorio a Polonia.
1921 Rebelión de Kronstadt Rusia Último gran levantamiento contra los bolcheviques. El Ejército Rojo lo controló.
1922-1931 Revuelta de Basmachi Asia Central El Ejército Rojo logra controlar las revueltas anti-soviéticas de Asia Central.
1938 Batalla del Lago Khasan frontera Corea-URSS Los soviéticos logran repeler la incursión japonesa
1939 Batalla de Halhin Gol Frontera Manchuria-Mongolia Los soviéticos logran vencer a la Armada Kwantung japonesa y mantener la frontera existente con Manchukuo.
1939 Invasión de Polonia y Bessarabia Polonia, Bielorrusia, Rumania La Alemania Nazi y la Unión Soviética se dividen Europa del Este según los términos del Pacto Molotov-Ribbentrop.
1939-1940 Guerra de invierno Finlandia La Unión Soviética es expulsada de la Liga de Naciones mientras conquista parte del territorio finlandés.
1941-1945 Gran Guerra Patria (Segunda Guerra Mundial) Unión Soviética, Europa del Este En un combate titánico contra la Alemania Nazi, el Ejército Rojo vence a la Wehrmacht y se convierte en la fuerza de ocupación en Europa del Este.
1941-1944 Guerra con Finlandia Finlandia Las fuerzas soviéticas vencen a Finlandia, anexándose mayor territorio y terminando con la alianza Nazi-Finlandesa.
1945 Guerra del Pacífico (Segunda Guerra Mundial) Manchuria El Ejército Rojo lanza una corta y efectiva campaña para expulsar a los japoneses de Asia continental. Los soviéticos se convierten en la fuerza de ocupación en Manchuria, Corea del Norte y en las Islas Kuriles.
1947-1991 Guerra fría El mundo, oponiéndose a los Estados Unidos y al Oeste Se utiliza con frecuencia la amenaza nuclear, sin llegar a utilizarse. En 1955, la Unión Soviética establece el Pacto de Varsovia en respuesta a la creación de la OTAN por el Oeste en 1948.
1948-1949 Bloqueo de Berlín Berlín El primero de muchos enfrentamientos de la Guerra Fría se produce cuando la Unión Soviética cierra los accesos a Berlín desde occidente. El Oeste responde con el Puente aéreo de Berlín y el bloqueo termina por suspenderse.
1956 Revolución húngara Hungría El Ejército Rojo controla por la fuerza la revuelta anti-soviética en Hungría. Miles de víctimas, tanto civiles como militares.
1962 Crisis de los misiles de Cuba Cuba Otro enfrentamiento de la guerra fría ocurre cuando la Unión Soviética intenta instalar una base de misiles nucleares en Cuba. Los soviéticos aceptan retirar los misiles luego de un bloqueo naval a Cuba por parte de los Estados Unidos y del compromiso de los Estados Unidos de no invadir Cuba y de retirar misiles nucleares de Turquía.
1968 Primavera de Praga Checoslovaquia Invasión por parte del Pacto de Varsovia para apaciguar un movimiento nacionalista en pro de un gobierno más liberal en ese país.
1969 Conflicto de la frontera chino-soviética Frontera China-Unión Soviética Un enfrentamiento ideológico entre la Unión Soviética y la República Popular China se transforma en varias ocasiones en enfrentamientos militares inconclusos en la frontera entre ambos países.
1979-1989 Intervención soviética de Afganistán Afganistán La Unión Soviética interviene en Afganistán, Diez años más tarde, las tropas son retiradas sin un resultado definitivo, en el cual los Estados Unidos financiaron a los Mujayedines afganos.

Ayuda militar a otros países

Además de participar en guerras propias, el ejército soviético tomó parte en numerosos conflictos internos de otros estados, así como en guerras en las que combatía indirectamente a sus enemigos, a través de terceros países, avanzando en sus intereses estratégicos pero sin entrar en conflicto con las superpotencias de la época (un ejemplo sería la Guerra Civil Española, donde se intentaba evitar un conflicto directo con los nazis, cuando ninguna de las dos partes estaba preparada para semejante guerra). En muchos casos, su participación se limitaba a consejeros militares así como a la venta de provisiones o armas.

Fecha Benefactor
1936-39 España
1945-49, 1950-53 China
1950-53 Corea del Norte
1961-74 Vietnam del Norte
1962-64 Argelia
1962-63, 1967-75 Egipto
1962-63, 1969-76 Yemen del Norte
1967, 1970, 1972-73, 1982 Siria
1975-79 Angola
1967-69, 1975-79 Mozambique
1977-79 Etiopía
1960-70 Laos
1980-91 Iraq
1982 Líbano

Ejército

Armada

Aire

Bombarderos estratégicos patrullaban regularmente el espacio aéreo de todo el planeta.

Tratado de Eliminación de Misiles de Mediano y Corto Alcance (INF). Lo firmaron Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov el 8 de diciembre de 1987 y entró en vigor el 1 de junio de 1988.

Referencias


Notas