La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Historia de la máquina de vapor

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Se llama máquina de vapor a toda máquina en que se utiliza como fuerza motriz la expansiva del vapor de agua y su principio fundamental es el de la conversión del calor[1] en trabajo[2] y este trabajo, realizado por una máquina de vapor, depende, como en todas las máquinas térmicas, del desnivel de temperatura, es decir, de la diferencia de la temperatura del vapor cuando entra en el cilindro y la que tiene al salir al exterior y se compone de dos partes: una en que se produce el vapor que ha de actuar como fuerza motriz y llamada generador o caldera y otra que constituye la máquina propiamente tal formada por el sistema de mecanismos encargados de recibir y transmitir la acción de la fuerza motriz del vapor y se compone esencialmente de un émbolo o pistón[3] (posteriormente reemplazado por la turbina de vapor) que adquiere por la acción del vapor un movimiento de vaivén en el interior de un cilindro donde encaja y oscila constituyendo el receptor cuyo movimiento se transmite a otro émbolo por el intermedio de un balancín, haciendo la transformación de movimientos necesaria por medio de los artificios más convenientes.

La historia del vapor, considerada como fuerza motriz, suministra hasta en los más minuciosos pormenores, una continua confirmación del siguiente adagio: Nihil per saltus (Nada se hace por saltos bruscos):Es justo reconocerlo..ha sido un error considerar la máquina de vapor como un objeto sencillo, cuyo inventor se necesitaba absolutamente encontrar..En la máquina de vapor existen muchas ideas capitales que pueden no ser parto de un mismo cerebro. Clasificarlas por orden de importancia, dar a cada inventor lo que le pertenece, referir exactamente las fechas de las diversas publicaciones, tal debe ser el objeto del historiador (cita del que fuera secretario permanente de la Academia de Ciencias de París, en la sección de ciencias matemáticas, François Arago, Anuario de longitudes, 1837[4] autor de la célebre Historical eloge of James Watt, London, 1839)[5]


Índice

Teoría general de las máquinas

Una de las cosas más notables y características del ser humano, que lo distingue de los demás seres vivos, es seguramente, la de poder inventar y construir máquinas, como desde tiempos inmemoriales ha venido haciendo; máquinas que multiplican sus fuerzas y facilitan el trabajo y que le han proporcionado los medios de atender con más desahogo y más comodidad cada día, a la satisfacción de sus necesidades, y cuando el ser humano compara sus fuerzas con las necesidades que le rodean, advierte que el límite señalado a aquellas por la naturaleza, no se opone a sus propósitos, si atina a auxiliarse de ciertos medios, cuya adopción, instintivamente como los primeros elementos de todas las ciencias que atienden a la conservación y engrandecimiento del individuo, constituyen los elementos rudos y usuales de la mecánica, y en estas primeras determinaciones del humano saber se advierte que preceden las aplicaciones a la teoría, porque aceptadas a vista de la necesidad por insinuación del ingenio, fundan sus condiciones didácticas en la experiencia, cuyos canónes se acatan ciegamente, y cuya doctrina forma parte de las tradiciones populares, hasta que, apoderándose de éllas la discusión, aparece la Ciencia, explicando lo que torpemente comprendía y utilizaba el instinto y señalando ese difícil valladar que separa la especulación y la práctica, y precede, pues, el servicio de las máquinas a la ciencia que reconoce sus fundamentos, y donde quiera que se conoce la necesidad de mecanismo se ofrece al ingenio determinar la forma apropiada del organo que inmediatamente produce el efecto mecánico apetecido.

Vitrubio y otros autores

Para Vitrubio y otros, Architas de Tarento fue el primero que estableció reglas o estableció principios de Mecánica[6] que despues cultivó Platón, y llegó a construir una paloma de madera que volaba en todas las direcciones.

No obstante, consideran algunos, que a pesar que el ingenio tarentino era una máquina y no mecánica, y a pesar de estar dotado Architas de capacidad de invención y con destreza tal para realizar por sí sus pensamientos, todo ello lo hacía sin conocer las leyes del movimiento ni dió a sus invenciones un carácter verdaderamente científico, como dejo escrito Pierre Hérigone en el Tomo IV de su obra Cursus mathematicus, París: S. Piget, 6 vol.[7]

Arquímedes, Aristóteles y Pappus de Alejandría

Cierto es que Arquímedes indagó sobre la teoría del centro de gravedad y del equilibrio en su obra De AEquiponderantibus; pero ni éste trabajo del dudoso incendiario de la flota de Marcelo, ni lo que dejara escrito Aristóteles, ni las demostraciones que más tarde expuso Pappus de Alejandría respecto a la palanca, al axis in peritrochio[8] o molinete, a la polea, al tornillo y a la cuña, no bastan para considerarlas como exposición de los principios teóricos a que estas máquinas obedecen en su funcionamiento[9], pues muy adelantados los tiempos modernos es cuando llegaron a reconocerse las leyes del movimiento y de la descomposición de las fuerzas, en que esta ciencia se funda.

Etimología

La palabra muano, de donde provienen los vocablos máquina, mecánica, ect., significan invención, si bien supone al mismo tiempo el ejercicio o trabajo manual, de aqui el apellidarse desde entonces mecánicas las artes fabriles a diferencia de las artes liberales.

Asconio (Quintus Asconius Pedianus)

Máquina, según Asconio (9 aC.- 76 dC.), se llama todo aquello ubi non tam materiae ratio quam manus atque ingenii ducitur, donde se estima no tanto la condición, disposición o importancia de la materia, como de la mano o del ingenio.[10]

Tito Livio

Tito Livio, hablando del mecánico de Siracusa, Arquímedes, dice (IV Bel. pun.): Archimedes erat unicus spectator coeli, syderumque, mirabilior tamen inventor ac machinator tormentorum bellicorum, operumque, quibus ea, quae hostes ingenti mole agerent, ipse per levi momento ludificaretur. (Era Arquímides, el unico obervador del cielo y de las estrellas, o el único astronomo, pero era más digno de admirar como inventor y maquinador de los tormentos bélicos y de las obras por cuyo medio aquellas cosas u operaciones que hacían los enemigos con excesiva dificultad, las burlaba o inutilizaba a poco trabajo).

Teoría general de las máquinas como verdadero cuerpo de doctrina

  • Data de Carnot, el general Poncelet, y su ulterior desarrollo por Coriolis, Navier, Bellanger, Smeaton, Lanz, Betancour, Tredgold, Reuleaux, Coulomb, Bour, Bossut, ect.[11] y por tanto, las reglas de la maquinaria o arte de construir máquinas, aun cuando la mayor parte de sus fundamentos o más bien de sus aplicaciones usuales, fueran conocidas, son modernas, como los es tambien la ciencia de donde provienen, y la mecánica propiamente dicha, o la ciencia que enseña las leyes del movimiento, y que aprecia los efectos de la fuerza aplicada a las máquinas, no se conocía en los tiempos más antiguos, o cuando menos, el conocimiento usual que de élla se tuviese, no merecía el nombre de Ciencia.
  • A partir del siglo XIX, hay un creciente interés de la fabricación industrial y un adelanto de la Mecánica racional, ya que la civilización moderna pedía incesantemente productos nuevos y económicos, produciéndose una rápido desarrollo de la Mecánica industrial[12]( aunque las máquinas aplicadas a la fabricación tardaron algo en generalizarse, aun cuando desde 1785 se vieron los buenos efectos de la máquina de Boulton y Watt destinado al hilado de algodón en los talleres Robinson en Papplewich en Notthinghamshire)[13].

Vapor

Gas no permanente, que vuelve al estado de líquido o sólido cuando baja su temperatura o cuando se le somete a una fuerte presión.

Primeras huellas del conocimiento de la fuerza motriz del vapor

Difícil es averiguar, si en la Edad Antigua, se reconocía que el vapor pudiera emplearse como agente mecánico, y aun cuando desde los tiempos más remotos se observase que el vapor producido por el agua hirviendo sale con cierta fuerza por una abertura pequeña que tenga el vaso en que se forma, no hay razón bastante para creer que el eolipilo, fundado en la citada observación, pueda ofrecerse como prueba de que hasta fines del siglo XVII se hubiesen hecho tentativas para utilizar el vapor de agua, en aquel concepto, y hasta Jacques Rohault (filósofo y físico del siglo XVII)[14], Pierre Polinière[15] y otros, los físicos comparaban la cavidad del eolipilo a las cavidades subterráneas; el agua y el aire, contenido en aquel vaso, representaba según ellos, estos elementos contenidos en aquellas cavidades.

Siglo III adC.: Ctesibio

Filón de Bizancio, presenta la descripción del cañón de viento inventado por Ctesibio[16] y es de gran interés en el arte de calibrar los cilíndros de una máquina de vapor, que alcanza una remota antigüedad con Ctesibio: Este instrumento se inventó por Ctesibio, y se halla dispuesto de una manera muy ingeniosa y natural. Ctesibio había comprendido segun los principios de la neumática, que el aire esta dotado de una fuerza maravillosa de movilidad y elasticidad, que se le puede condensar en un vaso suficientemente resistente y que entonces es susceptible de enrarecerse prontamente volviendo a su volúmen primitivo; Ctesibio que era un diestro mecánico, pensó con razon que este movimiento podia prestar a las catapultas una gran fuerza y un choque muy rápido. Con este objeto preparó vasos de forma semejante a la de las cajas de los médicos que no tienen opérculo; las hizo de bronce estirado para que tuviesen más fuerza y solidez. El interior de estos vasos era torneado y su esterior tirado a regla; se introducía en éllos un pistón que podia moverse rozando la superficie interior, de suerte que ningun licor pudiese filtrar por medio, cualquiera que fuese la fuerza de choque. No debe causar asombro ni dudarse de que puede obtenerse este resultado; porque en el tubo d emano que se llama hidraulo el fuelle que transmite el aire al horno es de bronce y trabajado de la misma manera que los vasos de que acabamos de hablar. Ctesibio nos demostraba entonces de que fuerza y rapidez de movimiento estaba dotado el aire. Colocada una cobertera soldada sobre la abertura de estos vasos, empujaba el pistón a fuertes martillazos y con una cuña. El pistón cedía un poco hasta el momento en que el aire encerrado en lo interior estaba muy comprimido, para que los mayores golpes no pudiesen hacer entrar más la cuña. Cuando se iba a estraer la cuña, saltaba el pistón fuera del vaso con una gran fuerza Y sucedía con frecuencia que se veía brotar fuego producido por la rapidez del choque del aire contra el vaso....[17]

Valoración del texto

  • Valioso
  • Idea primera del fusil de viento
  • Se indica el uso de un pistón
  • Se indica el uso de un cuerpo de bomba metálico, y el arte de calibrar semejante cuerpo de bomba

I siglo dC.: Herón de Alejandría

Representación de una eolípila de Herón de Alejandría.

Herón de Alejandría, en su obra Spiritalia, traducción literal de la palabra griega Pneumáticas, nos dejó algunos pormenores sobre las diferentes maneras con que en su tiempo se sabía producir una fuerza motriz por medio del calor (el caldero, la olla, cuyo empleo alcanzó a tan remota antigüedad, han suministrado las primeras observaciones sobre la fuerza motriz del vapor) y se hallan descritos una serie de aparatos en la que se emplean en ellos de forma ingeniosa las corrientes de vapor o el aire cálido y aparecen citados tambien en la obra Mathematici Veteres, ed. Thevenot, 1693, 7 tomos[18]: Los globos bailan en esta forma: una olla llena de agua y con una apertura se somete a la acción del fuego; de la apertura sale un tubo que termina en su estremidad superior por un hemisferio cóncavo. Si arrojamos una bolita ligera en este hemisferio, el tubo levantará la bolita que parecera bailar (Veteres Mathematici, París, Imprenta Real francesa, 1693. Descripción de Herón de un surtidor de vapor vertical sobre un cuerpo leve que se sumerge en él).

Examen de su obra

  • Ingeniosas recreaciones mecánicas, en que pone en juego la fuerza motriz del vapor de agua y en otros aparatos se emplea el agua caliente como motor: Sobre ciertos altares, cuando se enciende el fuego, los personajes asistentes hacen libaciónes,....Y asi el personaje ofrece libaciones; y esto tiene lugar mientras dure el fuego, cesando la libación apagado éste y renovándose el fenomeno cuando se enciende el fuego. Se necesita además, que el tubo por el cual debe introducirse el calor sea más ancho en medio; porque es necesario que el calor o más bien el vapor que produce, cuando llega a un lugar más espacioso, se escape en mayor abundancia y pueda producir más efecto. ( o también en el experimento cuadragésimo, el aire sometido a variaciones de temperatura, obra de suerte que hace subir el agua, invención sumamente notable, susceptible de haberse empleado para la elevación del agua, para los achicamientos, ect.)
  • La idea de la llave con muchas salidas se halla ya en la obra de Herón de Alejandría y utiliza diversos medios muy ingeniosos para hacer salir de un mismo vaso diferentes licores (posteriormente fue imitado este aparato por Besson)
  • Pero las demostraciones recreadas en Pneumáticas no tienen ni el rigor ni la elegancia que brillan en las obras de Euclides y de Arquímedes
  • Es posible, que interpolaciones sucesivas, hayan alterado en algunos parages la serie primitiva de las ideas de Herón (las figuras de la edición más antigua dada por el matemático Federico Commandino (1509-1575)[19], tutor del duque de Urbino, en 1575 en Urbino, Spiritalium liber. A Federico Commandino ex graeco, nuper in latinum conversus, figuras reproducidas casi sin alteración en todas las ediciones sucesivas, sufrieron evidentemente la influencia de la época en que se copió el manuscrito que la suministro)
  • Otros autores, también creen, que se reunieron bajo el nombre de Herón, experimentos y procedimientos imaginados en diferentes épocas (el representado en la figura 1ª, puede que alcanze la más remota antigüedad)

Cita

Desde Herón, acérrimo creyente y sostenedor de la doctrina aristotélica del «horror al vacio», y el primero de quien sabemos que hubiese hecho, sino útiles, ingeniosas aplicaciones de aquel motor admirable, hasta Stevens y Fulton, y luego otros perfeccionadores, ¿ cuantas aplicaciones y modificaciones no se han visto de inmensa utilidad de aquella fuerza que tuvieron a su disposición sin concocerla las antiguas generaciones, en favor de las artes fabriles o industriales, sobre todo de la locomoción? ¡Cuanto no se hubiera admirado el sabio de Alejandría, si quince siglos despues hubiese podido admirar la máquina de Blasco de Garay, surcando el líquido espacio, no con el auxilio de la vela ni de los remos, sino de aquella misma causa, de aquel impulso suave que daba animación a sus graciosos autómatas; cuánto no se hubiera sorprendido viendo una de esas moles gigantescas, esas naves de nuestros días, en que el vapor, no como ya una corriente activa, sino convertido en una fuerza espantable, y, no obstante, comprimida y sujeta a la voluntad del hombre, , las conduce a través del grande Oceáno, burlando los vientos contrarios, las calmas tenaces y las corrientes, acortando con su velocidad las distancias, y estrechando los lazos sociales de la gran familia humana!...Pero al pagar el justo y debido tributo de admiración y gratitud a los grandes ingenios que han llevado a la perfección esa máquina portentosa, al admirar ese medio de acción que así aumenta y multiplica las facultades del hombre, hecho que la antigüedad hubiera recompensado con estátuas o deificado a sus autores; ¿por que no ha de hacerse justicia al que tuvo al primer `pensamiento?.

La eolípila: diversas definiciones

  • Etimológicamente, eolípila viene de Eolo, dios de los vientos y puerta y se trata de un vaso metálico, cóncavo y con un solo orificio, que se halla comúnmente en la extremidad de una especie de cuello o de parte prolongada y cuando se le introduce agua y se coloca sobre carbones ardiendo, el agua no tarda en vaporizarse y el orifico deja un estrecho paso a un surtidor de vapor hasta que de este modo se halla desalojado toda el agua por el calor
  • Instrumento de física que sirve para despedir un chorro por la fuerza elástica del fluido que se escapa de un líquido en ebullición, o para dirigir el soplo de un vapor sobre un punto determinado
  • Aparato destinado a producir una corriente de aire procedente de una bola metal, y esta bola contiene agua y se halla provista de una pequeña abertura, y en estas condiciones se somete a la acción de un foco calorífico
  • Consiste en un pequeña esfera metálica hueca, en la cual se atornilla un cuello de poca longitud, habitualmente arqueado y terminado por un orificio capilar, y despues de llenarla hasta las dos terceras partes de agua y alcohol se coloca en una pequeña lámpara, en la cual se mantiene por unas pinzas formadas de dos segmentos esféricos, sostenidos por dos montantes iguales, paralelos y verticales, fijados por sus extremos inferiores en la paredes de la lámpara; el líquido de la eolipila entra en ebullición de lo cual resulta un chorro impetuoso, y si se invierte la eolipila, el líquido ocupa su cuello, y huyendo ante el vapor que le oprime, forma un chorro cuyo alcanze es tanto mayor cuanto más intensa es la elasticidad del vapor
  • Vaso de metal de forma globosa y que termina por un tubo encorvado, en cuyo extremo hay un orificio bastante pequeño por donde sale con impetu, como una columna de viento, el vapor que dentro se forma a consecuencia del calor más o menos activo, comumicado al agua u otro líquido que se convenga.
  • Obra: De aeolipyla / J. Gnilius, Argentotari, 1743

Que tipo de aparato es

Por la descripción citada anteriormente, se concibe que la eolípila es un aparato de reacción, lo cual quiere decir que se desarrolla en ella una fuerza de retroceso, lo cual podía en el siglo XIX reconocerse montando el instrumento sobre ruedas, y también otros tipos, como los siguientes:

  • De rotación
  • De surtidor de líquidos
  • De surtidor de vapor
  • De surtidor de llamas

Algunas aplicaciones desde la Edad Moderna

  • G. Branca, en 1629, se sirvió de una eolípila para hacer mover las alas de un molino, pero sin acierto: es un empleo malo del vapòr, porque se enfría y pierde mucho de su elasticidad mezclándose con el aire y alejándose del foco en que se forma
  • Soplar la lámpara de un esmaltador y aumentar su potencia con un chorro de vapor inflamado (también soldar)
  • Determinar la ebullición de un líquido por la proyección de ese chorro de llama sobre la pared lateral del instrumento donde, por ejemplo, se filtra el café

Siglo I adC.: Vitrubio

Vitrubio conocía bien el juego de la eolípila, pero se engañaba extrañamente sobre la causa de sus efectos: Las eolípilas son unas bolas de bronce, cóncavas y que no tienen más que un agujero muy pequeño por el cual se las llena de agua. Estas bolas no expelen aire alguno antes de calentarse, pero aproximadas al fuego tan luego como sienten el calor envían un viento impetuoso hacia el fuego, y así enseñan, con este experimento, verdades importantes sobre la naturaleza del aire y de los vientos. (Historia de las matemáticas, T.I.)

Valoración del texto

  • En concepto de Vitrubio, el agua se convertía, pues, en aire con ayuda del fuego
  • Es cierto que los autores de la Antigüedad empleaban con frecuencia la palabra aire en el mismo sentido que en tiempos modernos la palabra gas o la palabra vapor; pero no puede alegarse en el texto de Vitrubio lo dicho, por lo siguiente:
    • Es una explicación del viento lo que Vitrubio quiere dar
    • La encuentra en el viento impetuoso, en el aire arrojado por la eolipila
    • El mismo Claudio Perrault, incurría en este extraño error cerca de mil setecientos años más tarde[20]

Segunda época de la Era Cristiana

Séneca, en su obra Cuestiones naturales, dice lo siguiente:

  • Anaxágoras, es particularmente de esta opinión, y cree que las causas de las borrascas es también de los terromotos, es decir, que un viento encerrado debajo la tierra llega a romper el aire espeso y condensado en nube, tan violentamente que se rompen las nubes del cielo, y de esta colisión de nubes, de este choque del aire contra si mismo se escapan fuegos repentinos, que impiliendo todo lo que se ofrece a éllos buscan una salida, remueven todo obstáculo hasta que estrechados en un tránsito angosto encuentran un camino para escaparse al aire libre donde se abren uno con la violencia y la destrucción (página 488 de la colección Nisard-Dubaet)
  • En la siguiente opinión atribuye al vapor de agua el papel que Anaxágoras da al aire y la cita con aclaraciones que la demuestran bien que la consideraba preferible: Ciertos filósofos, explicando los terromotos por el fuego, hierve en muchos lugares, exhala necesariamente torrentes de vapor que no tiene salida y que dilatan fuertemente el aire y vemos hervir el agua con el fuego y lo que producen nuestros hogares sobre un poco de líquido en una caldera estrecha, no dudamos que lo produzca con mas fuerza sobre grandes masas de aguas el vasto y ardiente subterráneo y entonces el vapor de estas aguas hirviendo, sacude violentamente todo lo que encuentra (página 490 de la colección Nisard-Dubochet)[21].

Se necesitarán cuatro siglos mas para que se produzca una nueva idea a consecuencia de la explicación teórica de los terremotos, pero al menos se ve en lo que precede una distinción claramente establecida entre:

  • Vapor de agua
  • Aire dilatado

Época intermedia

Las fuerzas naturales o artificiales antes de ser verdaderamente útiles al hombre, casi siempre se han aprovechado en beneficio de la superstición y el vapor de agua no será una excepción a la regla general, como el dios Busterich encontrado en unas excavaciones según el citado F. Arago autor de Recueil d'observations géodésiques,..., París, Courcier, 1821:

  • Antiguos germánicos y sus Crónicas, dios Busterich: El dios era de metal, , la cabeza cóncava, contenía un cántaro de agua. Algunos tapones de madera cerraban la boca y otro orificio situado sobre la frente. Se colocaban con destreza algunos carbones en una cavidad del cráneo y calentaban gradualmente el líquido. Muy luego el vapor producido hacian saltar los tapones con estruendo y entonces se escapaba violentamente por dos surtidores y formaba una espesa nube entre el dios y sus estupefactos adoradores. Parece que en la edad media creyeron la invención explotable y que la cabeza de Busterich no ha funcionado solamente sobre asambleas teutonas(obra: Elogio histórico de James Watt / Arago, en «Anales de longitudes», 1839)
  • El dios citado aparece tambien en la obra Antigüedades explicadas , de Bernard de Montfaucon (L'Antiquité expliquée..., París, F. Delaulne, 1722, 5 tomos)[22]: En el mismo libro (tomo II) he representado otro dios de los antiguos germanos llamado Busterichus, cuyo idolo se ve aun hoy (siglo XVIII) en el bosque de los condes de Schwartzemburgo..es de una especie de metal que no se conoce y tiene la mano derecha sobre la cabeza y rota la izquierda, que en otro tiempo tenía sobre la pierna: esta figura desnuda apoya una rodilla en tierra..

Siglo VI: Antemio de Tralles

Antemio sale citado en la obra de Agathías, historiador bizantino, que nos va a dar una indicación muy vaga pero incontestable de la aplicación de la fuerza motriz del vapor: Este Antemio era de Tralles y su arte consistía en las invenciones de los mecánicos, que aplicando sobre la materia las teorías geométricas, producen imitaciones y en cierta manera imágenes, de los fenómenos de la naturaleza. Tenía la mayor habilidad en este arte y había progresado tanto como era posible en el conocimiento de las ciencias matemáticas como su hermano Metrodoro en las gramaticáles. Había en Bizancio un hombre llamado Zenon, inscrito en la lista de los abogados..Era vecino de Antemio, tanto que sus dos casas parecían no formar mas que una y tener los mismos límites. Al cabo de algún tiempo estalló entre ambos una cuestión, sea por una ventana abierta por el uso, sea por una pared cuya altura escesiva interceptaba la luz, sea, en fin por una de aquellas numerosas causas que nunca dejan de acarrear disensiones entre los vecinos. Condenado Antemio ante los tribunales, como debía esperarlo teniendo como adversario a un abogado y no siendo capaz de luchar en elocuencia con él, imaginó para vengarse el siguiente ardid, que le suministró el arte que cultivaba. Zenon poseía una habitación muy elevada, espaciosa, muy preciosa y adornada, donde acostumbraba a recibir a sus amigos y tratar a los que más quería. El cuarto bajo de esta pieza pertenecía a Antemio, , de suerte que el suelo intermedio servía de techo a uno y de suelo a otro. Antemio hizo colocar en su cuarto unas grandes calderas llenas de agua que rodeó esteriormente de cañones de cuero bastante anchos en su base para abrazar enteramente el borde de las calderas, pero disminuyendo despues de diámetro como una trompeta, y terminando en proporciones convenientes Fijó los estremos de estos cañones a las vigas y tablas del techo y los sujetó con cuidado; de suerte que el aire que se había introducido en ellos, tenía el paso libre para elevarse al interior vacio de los cañones e ir a herir al techo sin obstáculo al lugar a que le era permitido llegar y que estaba circuido por el cuero, pero sin poder correr ni escaparse fuera. Habiendo hecho secretamente estos preparativos, Antemio encendió una gran llama, y calentándose el agua muy luego y entrando en ebullición, se elevó mucho vapor denso y ópaco, que no pudiendo escaparse, subió a los cañones y se lanzó con tanta mas violencia cuanto que estaba encerrado en un lugar mas estrecho e hiriendo continuamente el techo, lo transtornó enteramente hasta el punto de hacer temblar ligeramente y crugir las maderas. Zenon, pues, y sus amigos se turbaron, atemorizaron, y se lanzaron a la calle gritando y exalando exclamaciones y Zenon, muy bien quisto con el emperador, prsentándos en el palacio preguntaba a sus conocidos lo que sabían sobre el terremoto y si les había causado algún perjuicio.........

En contra de lo dicho por Agathías, uno de los escritores más eruditos que han tratado la historia de la máquina de vapor, Mongery, que no admite que el mecanismo descrito por Agathías sea exactamente el mismo que empleó Antemio: la estremidad dilatada de los cañones debió colocarse debajo de las vigas y no más allá; debía abrise repentinamente por medio de una válvula o una llave. Solamente entonces hubiera producido un vivo sacudimiento[23]

Siglo XV y XVI

Leonardo da Vinci

De Leonardo da Vinci unos manuscrito en París:

  • Examinados por gran número de eruditos, como por ejemplo:
  • Por el profesor de física de Modena, Ventura, que leyó en París el 6 de [[floreal, año V, un interesante ensayo sobre los manuscritos de Leonardo
  • Guillermo Libri, Sobre las obras físico-matemáticas de Leonardo da Vinci, que habla de Leonardo con mucha extensión en Historia de las ciencias matemáticas, 1840 (Histoire des sciences mathématiques en Italie:..., New York, 1970, 4 volumenes; edición mas reciente Sala Bolognese: Forni, 1991)[24]
  • Descripción y el croquis de un verdadero cañón de vapor y cita a Arquímedes, según interpretación de Delecluse, inserto en el periódico El Artista, en 1841, encierra un facsímil exacto de la página 33 del manuscrito B de Leonardo, texto relativo al vapor para lanzar proyectiles y se halla descrito y dibujado por el autor inmortal de Florencia, con una precisión que no permite la menor duda: Se notará, que lejos de presentar como nueva la invención de esta máquina Leonardo al contrario la atribuye a Arquímedes, pero lo que a nuestro sentir merece particular atención es el empleo que hace Leonardo de la palabra talento, , palabra griega, al paso que ordinariamente y en el curso de sus estudios indica siempre los pesos y medidas según el uso moderno de Italia. Arquimedes compuso un libro de los fuegos que no ha llegado hasta nosotros ¿Podrá suponerse que Leonardo tuvo conocimiento de esta obra por medio de alguna traducción árabe, y que en efecto se encuentra en ella descrita el architronito, máquina de cobre fino que lanza balas de hierro con gran estruendo y mucha violencia?[25]

Cisarino

Cisarino (1521).-Según el citado Libri, en la obra de matemáticas dicha , resultaría de un texto de Cisarino, que antes de 1521 se había hecho uso en la guerra de las eolipilas: Se llaman eolipilas, llevan, pues, un nombre semejante a las balas sólidas o ventosas que sirven unas para jugar, otras para estraer la sangre y otras para lanzar fuegos contra el ejército y ciudad sitiados cuyos almacenes se quieren quemar..Se usan estas bolas que tienen una abertura muy estrecha, en la estremidad de un cuello. Cuando despues de haber calentado su fondo se invierten sumergiendo el cuello ya en agua ordinaria o en otra perfumada, se llenan casi enteramente por el calor recibido. Si se colocan despues de cenizas calientes o sobre un brasero y las bolas son de vidrio, de tierra o de metal, desarrollan una fuerza muy considerable contra un obstáculo opuesto a la abertura, por ejemplo contra la madera, hasta el punto de hacer saltar este obstáculo con gran sacudimiento. Mientras que el fuego hace hervir el agua, vereis que una eolipila con una cobertera terminada por un caño de bronce encorvado, del diámetro de una pluma, soplará el fuego mientras que no se halle completamente vacio de agua.. De estas palabras dichas se deduce lo siguiente:

  • Según el autor, las eolipilas son semejantes a los proyectiles cóncavos empleados en la guerra desde el siglo XV y a las bolas cóncavas usadas como ventosas desde la más remota Antigüedad
  • Tenía una idea de la fuerza desarrollada por la expansión del vapor de agua
  • No dice ni una palabra de su aplicación al arte militar
  • El libro de Cisarino se titula Di fucio Vitrubio Pollione de Architectura libri decen,.. y se imitó en muchos lugares por alemám G.E. Rivir en la obra titulada Baukurst ader Architectur.., Basilea, 1582, encontrándose en la página 27 la reproducción de las figuras publicadas por Cisarino

Blasco de Garay

Blasco de Garay [26] (1543).- Navarrete, publicó en 1826, en la correspondencia astronómica de Franz Xaver, Barón de Zach[27], la nota siguiente que le comunicó Tomás González, director de los Archivos Reales de Simancas: Blasco de Garay, capitán de barco, propuso en el año 1543, al emperador y rey Cárlos V, un ingenio para hacer andar las naos y embarcaciones mayores, aun en tiempo de calma, sin rémos ni velámen. A pesar de los obstáculos y contradicciones que experimentó este proyecto, el emperador convino en que se ensayara, como en efecto se verificó en el puerto de Barcelona el día 17 de junio de expresado año de 1543. Nunca quiso Garay manifestar el ingenio descubiertamente, pero se vió al teimpo del ensayo que consistía en una gran caldera de agua hirviendo, y en unas ruedas de movimiento complicadas a una y otra parte de la embarcación. La esperiencia se hizo en una nao de 200 toneles, venida de Colibre a descargar trigo a Barcelona, llamada la Trinidad, su capitán Pedro de Scarza. Por comisión de Carlos V y del príncipe Felipe II de España, su hijo, intervinieron en este negocio don Enrique de Toledo, el governador don Enrique de Cardona, el tesorero Rávago, el vicecanciller, el maestre racional de Cataluña, don Francisco Gralla, y otros muchos sujetos de categoría, castellanos y catalanes, entre ellos varios capitanes de mar que presenciaron la operación, unos dentro de la nao y otros desde la marina. En los partes que dieron al rey y al príncipe, todos generalmente aplaudieron el ingenio, en especial la prontitud con que se daba vuelta a la nao. El tesorero Rávago, enemigo del proyecto, dice que andaría dos leguas cada tres horas: que era muy complicado y costoso, , y que había mucha esposición que estallara con frecuencia la caldera. Los demas comisionados aseguran que hizo ciaboga dos tantos más presto que una galera servida por el método regular y que andaba a legua por hora por lo menos. Concluido el ensayo, recogió todo el ingenio que había armado en la nao, y habiéndose depositado las maderas en las atarazanas de Barcelona, guardó para sí lo demás.

Sobre lo escrito las siguientes opiniones:

  • Según Martín Fernández de Navarrete[28] resulta de la nota que acaba de leerse, que los barcos de vapor son una invención española, y que posteriormente no se hizo otra cosa que resucitarla
  • Para el citado varias veces, el francés François Arago, considera las pretensiones de Navarrete refutables, por lo siguiente:
    • En tésis general la historia de las ciencias debe fundarse exclusivamente en documentos impresos
    • Los manuscritos no deben tener valor alguno para el público, porque con la mayor frecuencia se halla desprovisto de todo medio de comprobar la excatitud de la fecha que se les atribuye
    • Los extractos de manuscritos son menos admisibles aun
    • Aceptando que lo dicho no es aplicable en este caso: que el documento citado por Navarrete es de 1543 y que el extracto de Gonález es fiel, resulta que se intentó en 1543 hacer caminar barcos con cierto mecanismo y nada mas y la máquina se dice encerraba una caldera, luego era una máquina de vapor
    • Pero el racicocinio anterior no es concluyente, porque existen diversas obras de proyectos de máquinas con los que se ve el fuego debajo de una caldera llena de agua, sin que el vapor juegue en ellas ningún papel, como la máquina de Amontous
    • Finalmente, aun cuando se admitiese que el vapor engendraba el movimiento la máquina de Garay, no se seguirá de esto necesariamente que esta máquina fuese nueva y que tuviese analogía con la de hoy (siglo XIX), porque el citado Herón de Alejandría describe mil setecientos años antes el medio de producir un movimiento de rotación por la acción del vapor y si la experiencia de Garay tuvo lugar y si su máquina era de vapor, todo debe inducir a creer que utilizaba la eolipila de Herón, aparato de ejecución no muy difícil; además, no habiendo querido enseñar Garay su máquina a nadie ni a los comisonados que el emperador había nombrado, no producirían resultado alguno cierto todas las tentativas que pudieran hacerse al cabo de tres siglos para restablecer en que consistía
    • En resumen, para Arago no se debe tener en cuenta el documento desenterrado por Navarrete, por lo siguiente:
      • Porque no se imprimió en 1543, ni posteriormente
      • Porque no prueba que el motor de la nave de Barcelona era una verdadera máquina de vapor
      • Si existió alguna vez una máquina de vapor de Garay, era, según toda apariencia, la eolípila de reacción, ya descrita en la obra de Herón de Alejandría
    • Otros autores han criticado a su vez la opinión de Arago por lo siguiente: si es cierto que la historia de la ciencia debe fundarse en general en documentos impresos, no lo es menos que ciertos manuscritos pueden tener tal carácter de autenticidad que su autoridad histórica sea igual a la de un libro impreso, ya que sin esto ¿ que sería la historia de las ciencias en cuanto a los siglos anteriores al descubrimiento de la imprenta?; y admitiendo que se demostrasen la exactitud de la cita de Navarrete, sería muy probable que Blasco de Garay tuvo también realmente la idea de aplicar la fuerza motriz del vapor a la navegación y cualquiera que fuese el género de aparato que hubiese empleado, aunque fuese la eolípila de reacción, aquel mecánico, Blasco de Garay, debería ocupar un puesto destacado entre los nombres que figuran en una historia de las máquinas de vapor y poco importa que mil setecientos años antes Herón de Alejandría hubiese descrito el medio de producir un movimiento de rotación por la acción de vapor, la persona que hubiese propuesto primeramente adaptar este movimiento de rotación a remos giratorios, y que hubiese ejecutado el mecanismo así proyectado, sería autor de un progreso incontestable y de una alta importancia
    • Léon Lalanne, en su obra Essai sur les origines de la machine a vapeur.., París: Firmin-Didot, 1852, dejó escrito lo siguiente: admitiéndole como fundado , Blasco de Garay debería ocupar un lugar elevado entre los inventores cuyos nombres figuran en una historia de las máquinas de vapor...pero no podemos disimular que el juicio de Mr. Arago nos parece un poco severo (cuando refuta la opinión de Navarrete) [29]
  • Tambien en oposición Mr. Rabault: Como en las ciencias no se pueden admitir los hechos sino cuando están fundados en documentos auténticos, nos será permitido no asentir con entera fe a lo que refiere Fernández de Navarrete
  • Otro comprobante que nos podemos desatender que tomamos de un periódico de Francia de concepto que se publicaba en París en el año 1842 Le Commerce, número 297: Ya era cosa sabida que hace 300 años se había hecho en Barcelona un ensayo de navegación por medio del vapor, y este mismo hecho es el que ha dado asunto para Los recursos de Quinola[30]. Una carta de Madrid habla del hallazgo de documentos auténticos que existen en los archivos reales de Salamanca (el archivo a que se refiere es el de Simancas). He aqui, dice la carta, lo que acerca de este asunto contiene un registro llevado por el ministerio de guerra y añade que a la experiencia asistieron con el emperador, su hijo Felipe II y el gran tesorero Rávago, a quien se atribuye haber disuadido a aquel de la adopción del invento y su aplicación a la marina del Estado, pretextando que la máquina era muy complicada y costosa, y que además de estos inconvenientes se corría el riesgo de la explosión de la caldera y que la comisión especial encargada de extender el informe sobre la experiencia, se limitó a hacer constar que el buque movido por el vapor, había hecho desde luego tres leguas en dos horas y que se le podía dar una velocidad doble de la de una galera ordinaria y el emperador reintegró de todos los gastos a Blasco de Garay y le dió una gratificación de 200.000 maravedis, con oferta de adelantarlo sucesivamente hasta los mayores grados de la Armada Española
  • Mr. de Renouard: ha consignado en sus obras una balada o romance en honor de Garay, que se cantaba en 1543 por las calles de Barcelona

Gerónimo Cardán

Gerónimo Cardan[31] (1557).- En una noticia inserta en el Boletín de la Sociedad de Emulación, noviembre de 1847, Rouget de Lisle indicó un texto de Gerónimo Cardan, en el que se ve una eolípila con dos aberturas, una para la emisión del vapor, otra para la introducción del agua: Los vasos ventosos que enseña a construir Vitrubio, dice Cardan, tiene casi la forma de una cabeza humana cerrada por todas partes menos en un tubo, por donde arrojan viento cuando se esponen al fuego despues de haberlos llenado de agua..Adaptando otro tubo en una dirección opuesta tomará el agua por la parte sumergida, no solamente a causa del descenso natural del agua, sino también por razón del calor, porque este atrae, como se dijo en otra parte.., un eslabón más en esta serie de invenciones en la historia de la máquina de vapor.

Johann Mathesius

Johann Mathesius (1562).- En la obra Historia descriptiva de la máquina de vapor, de Stuart, encierra el texto siguiente: No se encuentra indicio alguno del vapor empleado como motor en las obras de los autores antiguos, hasta el año 1563. En esta época, un tal Matesio, en un tomo de sermones llamado Sarepta[32] habla de la posibilidad de construir una aparato cuya acción y propiedades parecen semejantes a las de la máquina de vapor modernos, cita muy lacónica para la historia que estamos tratando, pero con posibilidad de ampliarla gracias a un ingeniero de minas que poseía el texto de Matesio (1504-1565), teólogo luterano: Matesio era maestro de escuela en Joachimstal, ciudad de la Bohemia, célebre en otro tiempo por sus minas de plata, de cobre y de estaño. Su obra impresa por primera vez en Nüremberg en 1562, no es una obra técnica; es simplemente una obra de piedad, hoy muy rara, aun en Alemania. El nombre de Sarepta es el de aquella ciudad edificada al pie del monte Carmelo, cuyo nombre es célebre en la Biblia por los milagros de Elías. El segundo título de la obra Bergpostilla, es mucho más explícito: es el Sermonario de las minas[33] y continua el ingeniero de minas con lo siguiente: Ya veis que es rara casualidad la ocurrencia de hojear ese viejo libro perdido y sin embargo encierra un documento histórico del mayor valor; nos enseña la primera aplicación del vapor al servicio de la industria, y aunque seguramente sea muy incompleto este testimonio, que se preenta en el libro de una manera incidental, no puede dejar duda alguna de la realidad del hecho. La esperiencia que habeis hecho de su rareza, os demuestra por otra parte que la cita es de valor, página 182, edición de 1558: Por medio del agua, del viento y del fuego y mediante ingeniosos mecanismos, el agua y el mineral se elevan y ponen en movimiento desde las mas inmensas profundidades, para que se disminuya el gasto y esos tesoros ocultos puedan ser sondeados y estraídos con presteza...Vosotros, mineros, glorificad en los cánticos de las minas al hombre escelente que hace subir hoy el mineral y el agua sobre el Platten`por medio del viento y como ahora se eleva el agua hasta la superficie de la tierra con el fuego. . Sin negar la realidad atribuida a Blasco de Garay para la maniobra de las galeras, me inclinaría voluntariamente a pensar que aunque anteriores a la impresión de los Sermones de Matesio, no lo eran, sin embargo, a las maniobras puesta en juego en las calderas de agotamiento de Joachinsthal. Apenas es necesario recordar que en aquella época la Bohemia y España estaban muy lejos de carecer de relaciones no siendo mas que provincias de un mismo imperio. Concluyo, en fin, que nada impide que la palabra wind empleada por Matesio se tome en la acepción de vapor; no habiendo aun en la física de aquellos tiempos distinguir los gases de los vapores, el autor no tenía a su disposición ninguna expresión más fuerte que este término general equivalente a nuestro soplo o al spiritus de los latinos.

Filiberto Delorme

Filiberto Delorme (1567).- Filiberto propuso en el capítulo VIII del libro IX de su Arquitectura, entre diversos medios de impedir que las chimeneas den humo, otro remedio e invención contra los humos: Por otra invención sería muy útil tomar uno o dos globos de cobre de 5 o 6 pulgadas de diámetro si se quiere, y haciendo un pequeño agujero por encima llenarlas de agua y colocarlas en la chimenea a la altura de cerca de 4 o 5 pies para que puedan calentares cuando llegue a ellos el calor, y por la evaporación causará tal viento que por grande que sea el humo será arrojado por arriba y este remedio ayudará también para que la madera puesta en el fuego forme llama y se encienda, como lo demuestra Vitrubio en el capítulo VI de su primer libro. Algunos podrán decir que las eolípilas no podrán producir aire por mucho tiempo, a lo cual respondo, que cuanto mayores sean durará mas el viento, como también dándolas un calor templado por debajo. Y cuanto mayor fuego haya para calentarlas soplarán con mayor vehemencia y fuerza, pero el agua también se evaporizará mas pronto, por lo que será útil tener dos o tres mas si se quiere, para que cuando no sople una, se ponga en su lugar otra . (se trata en esta cita de una aplicación muy indirecta de la fuerza motriz del vapor, pero esta aplicación se renovó y a mediados del siglo XIX se empleó produciendo resultados de gran importancia para activar los hornillos que rodean las calderas)[34].

Jacques Besson

Jacques Besson (1569).- Según F. Arago en una de las obras de Jacques Besson impresa en el año 1569 se halla un ensayo de determinación de los volumenes relativos del agua y del vapor y se trata más de una experiencia física que de una aplicación mecánica, pero acontecimiento notable en la historia de la ciencia, uno de los autores, Jacques, más notable del siglo XVI, con su obra: Teatro de instrumentos y figuras matemáticas y mecanicas, Leon de Francia, Horacio Cardon, 1602[35] la primera publicación que se hizo de este género y se imitó o reprodujo muchas veces posteriormente y las láminas se grabaron en cobre antes de que hubiese aparecido este metal y el privilegio, es de unos años antes de 1569 (otras obras interesantes de Bresson: Arte de encontrar las aguas subterráneas; Arte de estraer aceites y aguas de los medicamentos simples; Cosmólogo; Compas euclidiano)

Eolípila aplicada al asador

  • Stuart, en su obra citada Historia descriptiva
  • Thomas Young, autor de A course of lectures on natural philosophy and the mecanical arts, London, 1807, 2 volumenes (bibliografía-ciencias-aplicación de las máquinas).
  • Los citados:
    • Cardán describe en su obra De Rerum varietate, 1557, un asador movido por el humo, como una máquina usada en Milán en su tiempo
    • Leonardo da Vinci.- En los manuscritos de Leonardo contienen el croquis e indicación de la máquina citada anteriormente (Essai sur les ouvrages physico-mathematiques de Leonardo de Vinci../ G.B. Venturi, París, Duprat, 1797; reeditada en el año 1924)[36]

Siglo XVII

Juan Bautista Porta (1601) y Juan Escribano (1608)

Giambattista Della Porta, físico distinguido, publicó en la ciudad de Italia Nápoles, con el título Pneumaticorum libri tres:.. (edición mas moderna: Napoli, 2008), una obra del género de la Herón de Àlejandría, citada anteriormente y un español, Juan Escribano, publicó 7 años despues una traducción italiana de dicha obra (Y tre libri Spirituali, Nápoles en 4ª) y en una dedicatoria dirigida al autor, Escribano anuncia que añadió a su traducción algunos textos que oyó al mismo Porta.

Valoración de la obra de Porta: edición italiana de Escribano

  • Porta sabía que el vapor de agua puede comprimir un líquido como si fuese aire
  • Hacerlo subir sobre su nivel
  • Dice que el cañón de salida pasa a una corta distancia de la cobertera de la caja
  • Su único objeto era determinar practicamente y por un medio cuyos defecros es inútil señalar aqui, los volumenes relativos de una catidad dada de agua y del vapor en que la transforma en calor

Florencio Rivault (1605)

El aerotono de Ctesibio[37] se hallaba completamente olvidado cuando un artesano de Lisieux, llamado Marin Bourgeois, lo inventó de nuevo a principios del siglo XVIII y se halla la descripción del fusil de viento de Bourgeois en la obra del gentilhombre de Cámara de Enrique IV de Francia y traductor del griego al francés, F. Rivault (1571-1616): Les elements de l'artillerie..., París, chez Adrien Beys, 1605[38], profesor de matemáticas de Luis XIII de Francia y algunas palabras suyas de la segunda edición de su obra citada de artillería del año 1608 que se aumentaron con: La invención, descripción y demostración de una nueva artillería, que no se carga mas que con aire y agua pura, , y tiene sin embargo una fuerza increíble, de una especie mas de una pólvora de cañón, es decir, las citadas eolípilas que revientan con estruendo cuando se impide la salida del vapor y sigue: El efecto de la rarefacción del agua es capaz de atemorizar a los hombres más valientes en el accidente de los terromotos. El agua que corre en las cavernas de la Tierra, en la primavera y principalmente en otoño, ...

Salomón de Caus (1615)

Salomón de Caus (1615).- Según F. Arago, cabe el honor para Caus el haber inventado una verdadera máquina de vapor propia para obtener achicamientos, en su obra de 1615: Les raisons des forces mouuantes,.., Francfort; Ian Norton, 1615, 3 volumenes[39].

Valoración de la máquina de Caus

  • Probó que el fluido que se escapa de la eolípila no es aire sino vapor de agua, cuya potencia mecánica demostró al mismo tiempo; y por esos la eolípila de Caus debe considerase como uno de los puntos de partida de la máquina de vapor
  • Sabía que el vapor de agua condensado da un volumen de agua enteramente igual al que ha producido este vapor
  • Sabía además que la presión del vapor formado es bastante fuerte para hacer salir con ímpetu de la vasija por el orificio CD el agua no vaporizada todavía
  • El teorema V contiene una aplicación, teórica al menos, de la fuerza expansiva del vapor

Giovanni Branca

G. Branca, ciudadano romano, ingeniero y arquitecto, publicó en 1629 un pequeño volumen en 4ª titulado La maquine:.../ del Sig. G. Branca, Roma: I. Martuci, 1629[40] dividida en tres partes:

  • Contiene la primera cuarenta máquinas diversas.
  • La segunda, catorce máquinas destinadas a elevar el agua
  • La tercera. veintre tres máquinas en las cuales el aire juega el papel principal

Valoración de su máquina: fig. 25 de su obra

  • Uso verdaderamente industrial
  • Ha dibujado una máquina para pulverizar cualquier sustancia y este es un adelanto mas que debe consignarse en la historia de la ciencia[41]
  • Pero no pertenece a Branca de mover una rueda por medio del vapor, el cual tampoco reclamó el honor de su invención (la idea estaba indicada antes en «Récréation matémathiqués»: Récréations mathematiques.Composées des plusieurs problemes.., Roven: Ch. Osmont, 1628)

Religiosos

Jean Leurechon

Jean Leurechon.- Jesuita y profesor de matemáticas en Pont-à-Mousson, Francia, que publicó un libro bajo el título Récréation mathématique,..., París: Rolet Boutonné, 1626[42] el cual merece bajo muchos aspectos a pesar de la critica acerba que de él se hizo, como las del hábil geometra Claude Mydorge[43] o el severo juicio de Jean Etienne Montucla, autor de Histoire des mathématiques, París, 1799, 4 volumenes (reeditada en 1960)[44] y sin embargo contiene ciertos pasages que no deben desdeñarse para la historia de la ciencia y entre otras cosas curiosas, las siguientes:

  • Se encuentra en él la primera idea del telégrafo eléctrico, muy incompleta en cuanto a los medios de ejecución, pero muy clara en cuanto al objeto a que se refiere
  • El pasage relativo al vapor ofrece bastante interés:
    • De las eolípilas o bolas para soplar el fuego: Estos vasos son de arena o de otra materia semejante que pueda endurecerse al fuego: tiene un pequeño agujero muy estrecho por el cual se les llena de agua, colocándolos despues delante del fuego: ningún efecto se observa si no se han calentado, pero tan pronto el calor los penetra, rarificada el agua sale con un silbido impetuoso y de una fuerza prodigiosa. Es digno de ver como ese solplo enciende los carbones y consume los troncos con un gran ruido. Vitrubio demuestra con esos instrumentos[45] que el viento no es otra cosa más que cierta cantidad de vapores y exalaciones agitadas con el aire por rarificación y condensación. Nosotros podemos sacar otra consecuencia para manifestar que un poco de agua puede engendrar gran cantidad de vapor y de aire, porque un vaso de agua echado en esas eolípilas soplará durante casi una hora, despidiendo vapores que ocuparán un espacio mil veces mayor que su volumen. En cuanto a la forma de esos vasos, no todos siguen un mismo sistema: algunos lo hacen en forma de bolas, otros en forma de cabeza, a la manera que se acostumbra a pintar a los vientos: unos en figura de pera, como si se las pusiera a cocer al fuego cuando se las aplica a soplar, y entonces el mango de ella se ahueca en forma de tubo, haciendo al extremo un agujero ta pequeño como la cabeza de un alfiler.[46]
    • Como se puede cargar un cañón sin pólvora.- La solución que da el autor consiste en llenar el alma del cañón con agua y aire comprimidos, y emplear en vez de taco, un tarugo que ajusta perfectamente, delante del cual se coloca la bala. Teniendo bien cerrado el oido se hace fuego, y para mantener la carga se introduce en él una pertica hasta el momento que se quiere disparar: Entonces buscanso el aire y el agua mayor espacio, y teniendo medio de ocuparlo en efecto , empujan con gran fuerza el taco y la bala, produciendo casi el mismo efecto que si la carga fuera de pólvora. Sobre este cañón recibió el Padre Leurechon las siguientes críticas:
      • Según el citado Mydorge: Nos propone aqui un buen medio para ahorrarnos la pólvora y un buen auxilio para sustituirla. Se dice que el agua y el aire encerrados en el cañón, y calentados, producen el mismo efecto que la pólvora puesta en contacto con el fuego. Pero el que desee comparar la violencia de uno y otro medio, y conocer su diferencia, puede tomar dos eolípilas semejantes a las que dejamos descritas, llenar una de agua y otra de pólvora, calentarlas hasta que produzcan su efecto, y llegará a conocer su resultadp
      • El cañón que describe, había sido presentado 16 años antes por el citado Rivault, y el procedimiento que indica para poner en funcionamiento el cañón, es muy inferior al mecanismo diseñado por Leonardo da Vinci antes de 1519
Valoración de la obra
  • Según la primera cita del Padre Leurechon el vapor ocupa una extensión mil veces más considerable que el volumen del agua que lo ha producido, determinación muy inexacta, pues a la simple presión de la atmósfera, el agua en estado de vapor ocupa un volumen mil setecientas veces más considerable que su volumen primitivo, pero es el primer ensayo en que se encuentra la señal para expresar la relación que Porta se propuso determinar, y que merece ser anotada
  • En el parrafo V se dice que otros utilizan un tubo sencillo de plomo en donde colocan una pequeña bolita que van saliendo a medida que los vapores encuentran salida y es el verdadero origen de los cañones a vapor
  • En el parrafo VI, habla de los molinetes o cosas semejantes que dan vueltas por el impulso de los vapores, primera indicación conocida del uso del vapor para dar impuslo directo a un mecanismo de rotación continua
  • Cuando no se preucupa de reinvidicar la parte que le pertenece de su invento y describe una invención sin presentarla como suya, existe una certidumbre casi completa de que no ha inventado lo que anuncia y guarda silencio sobre el autor de la invención y discurre sobre ella como una cosa conocida y puesta en práctica en su época; por tanto no aparece a los ojos de algunos como un inventor[47]

Athanasius Kircher (1641)

El jesuita y profesor de física y matemáticas en el Colegio Romano, publicó una obra en 1641, Athanasii Kircheri...Magne sives. De arte magnetica opus tripartitum.., en la que se halla consignada la idea, que muchos atribuyen a Savery, de haber separado la caldera del recipiente en que ejerce su presión el vapor.

Valoración de su obra
  • No tenía la instrucción de Porta y mucho menos de la de Salomón de Caus, en lo relativo a la causa verdadera de la ascención del agua
  • Sin embargo su aparato merece ser citado por lo siguiente: se encuentra el vapor empleado a la vez como fuerza motriz y como producto de un vaso diferente de aquel que contiene el líquido que se quiere elevar

Gaspar Schott (1657)

Gaspar Schott, discípulo de Kircher, en una curiosa obra titulada P. Gasparis Schotii...Mechanica hydraulico-pneumatica,.., Francofurti and M., H. Pigtin, 1657[48] hace lo siguiente:

  • Reproducir integramente la descripción dada por su maestro
  • Presenta la misma figura con modificaciones poco importantes

J.J.W. Dobrzenski (1657)

En 1657, Jacobus Joannes Wenceslau Dobrzenski, jesuita de Bohemia, publicó un libro poco conocido, en Ferrara, por Baptistam de Marestis, titulado Nova et amaenior de admirando fontium genio..,[49] en el que describe un aparato que difiere del aparato del Padre Kircher en la forma, aunque el fondo sigue siendo absolutamente el mismo.

Valoración de la obra
  • El texto siempre atribuye al enrarecimiento del aire gran parte de este fenómeno, y recomienda que se llene el vaso inferior hasta la mitad unicamente y sine embargo, admite también un efecto debido al vapor
  • Todo ello se halla a gran distancia de la clara idea emitida por Salomón de Caus en su teorema V. y muy inferior sobre todo a las bellísimas fuentes y surtidores de este hábil ingeniero

El marqués de Worcester (1663)

Edward Somerset, 2º marqués de Worcester.

Hácia el fin del reinado de Carlos II de Inglaterra, en 1663, aparece en Londres una obra titulada A Century of inventions, por Eduardo Somerset, Marqués de Worcester[50], escrito en un estilo muy oscuro y es según el autor: un catálogo descriptivo de los nombres de todas las invenciones que he podido ahora acordarme de haber hecho o perfeccionado, habiendo pedido mis primeras notas y en el artículo que se refiere a la invención 68 ª, se considera por algunos autores (sobre todo ingleses) como un título que asegura a Worcester a ser tenido por inventor de la primera máquina de fuego: Un medio muy admirable y muy poderoso para hacer subir el agua con auxilio del fuego, no para elevarla para aspiración, porque esto debe operarse, como dice el filósofo, intra sphaeram activitatis, y solo tiene lugar hasta cierta distancia, pero este medio no reconoce límites si son muy fuertes los vasos. Tomó un cañón entero[51] lo llenó de agua hasta las tres cuartas partes, cierro a torno la boca y el oido y lo espongo a un fuego constante: al cabo de veinticuatro horas estalla la pieza con gran ruido. Habiendo encontrado el medio de hacer mis vasos de tal suerte que se consoliden por la fuerza que existe en su interior y hallándose de manera que puedan llenarse una despues de otro, he visto saltar el agua, como una fuente continua, a la altura de cuarenta pies.

También escribió Worcester un pequeño volumen en 4ª de 22 páginas titulado An exact and true definition.., o verdadera y exacta definición de la máquina hidraúlica mas sorprendente inventada por el muy honorable Edward Somerset, lord marqués de Woscester, conteniendo una enumeración de los servicios maravillosos que puede hacer el aparato, escrita de una manera tan difícil como A Century of inventions y también refiere el volumen una acta de Parlamento inglés que concede al marqués el monopolio de esta máquina, reservando al rey la décima parte de sus beneficios (más cuatro miserables versos de su cosecha, elogiando la invención,; despues el Exegi monumentum de Horacio; el Barbara pyramidum sileat de Marcial; y por último algunos versos latinos e ingleses escritos por James Rollock, viejo admirador de su señoría, en alabanza del noble inventor)

Valoración de la obra de Woscester

  • Para muchos autores, sobre todo ingleses, el creador de la primera máquina de fuego
  • Para otros, poca gracia tiene el presentarse como inventor, cuando por todo título se trae una patente acompañada de una descripción oscura
  • Robinson en el artículo Steam engine de la Enciclopedia Británica, 1830-42, 21 volumenes, dejó escrito lo siguiente: Era, a lo que parece un hombre sabio, profundo e ingenioso; pero sus descripciones o relatos de sus inventos mas bien parecen hechos para sorprender que para ilustrar al público, rayando en estravagantes los elogios que hace de su utilidad e importancia.
  • Cuando se trató de formar el aparato indicado por el Century of inventions, no pudieron ponerse de acuerdo ni dos siquiera de los sabios ingleses que se manifestaban mas ardientes partidarios de Woscester: por la razón muy sencilla de que la descripción de la 68ª invención del lord inglés carece absolutamente de claridad.
  • Cuando se trata de reproducir la máquina del Marqués de Woscester, débese ceñirse a lo que dice el autor y nada mas y R. Stuart en su obra Historical and descriptive anecdotes of steam-engines ..., London, 1829, 2 volumenes, presenta dos soluciones a dicha cuestión:
    • Una de ellas tomada de John Millington en su obra An epitome of the elementary principles of mechanical philosophy..., London, 1830, con ligeras modificaciones[52]
    • Para explicar satisfactoriamente la enrrevesada descipción de su obra , reunió dos aparatos de Salomón de Caus, los cuales producen por su juego alternativo una corriente continua; y sin embargo según Stuart: los derechos de Woscester como inventor solo descansan en la relación que él mismo ha hecho de la utilidad y maravillosas propiedades de sus invenciones, debiendo nosostros graduar la confianza que merece su propio aserto por la reputación del hombre leal y sincero de que goze el marqués Pero esta reputación, si el retrato que ha hecgo de él, no debemos creer una sola de las palabras,,...

Dionisio Papin (1681)

Del físico francés y profesor de matemáticas en la universidad de Marburgo, Alemania Dionisio Papin: caldera[53] y válvula de seguridad.

Dinosio Papin publicó en Londres una obra titulada A new digester or engine.., H. Bonwicke, 1681 (edición contemporánea: Saint-Louis: Mallickrodt Chemical Works, 1966), traducida al francés en el año 1682 con el título La maniere d'amolir les os,..., París: E. Michallet, 1682 y en uno y otro libro encuentrase el mecanismo conocido actualmente con el nombre de válvula de seguridad[54] y que tan importante papel desempeña en las máquinas de vapor[55]

Valoración de la válvula de seguridad de Papin

  • Es una de las mas útiles e ingeniosas concepciones suyas, de ese hombre de genio tan largo tiempo olvidado
  • Abre una nueva Era y de él veremos salir sucesivamente la idea de los órganos mas importantes de las máquinas modernas
  • Se trata de medir la presión del vapor en un recipiente (p.ej. una marmita) cilíndrico bien cerrado, de manera que no pueda ir esta presión mas allá del punto necesario a la cocción de las suntancias sometidas a la acción del vapor

Samuel, el Caballero Morland (1683)

Sir Samuel Morland, matemático e inventor de Gran Bretaña, publicó en París en el año 1685 Élevation des eaux par toute sorte de machines.. e (Elevación de las aguas por toda clase de máquinas....) innmediatamente de una carta dedicatoria dirigida a Luis XIV de Francia, aparece un prefacio al lector, en el que se indica de modo muy suscinto el uso del fuego como fuerza motriz[56]: ..he tenido al fin la dicha de haber encontrado una especie de émbolo y de cuerpo de bomba enteramente nuevos y muy sencillos, con un movimiento particluar y eyeloeclípctico, por cuyo medio se puede someter muy facilmente la elevación de las aguas a medida, peso y equilibrio, y obligarlas de una vez y sin descanso de ninguna especie subir hasta la cima de la motaña mas elevada, a razón de tantos moyos[57] por hora y pulgada, según la fuerza motriz dada[58] en un tubo sencilllo de plomo, colocado sobre la superficie de la tierra...

En el Museo Británico existe un manuscrito muy notable de Morland, el cual contiene las siguientes palabras: Evaporada el agua por la fuerza del fuego, necesitan desde luego sus vapores un espacio mayor del que anteriormente ocupaba el líquido, y mas bien que permanecer siempre aprisionados, harían saltar en pedazos un cañón de artillería. Pero bien dirigidos esos vapores según las leyes de la estática, y reducidos por ciencia a medida, peso y equilibrio, conducen la carga con la misma facilidad que pudieran hacerlo unos buenos caballos. Esta innovación es de gran importancia para el género humano, particularmente en lo relativo a la elevación de las aguas: para eso se ha formado la tabla adjunta, que manifiesta el número de libras que pueden ser elevadas mil ochocientas veces por hora, a una altura de 6 pulgadas, con cilíndros llenos de agua hasta la mitad.. y el parrafo concerniente al vapor ocupa cuatro páginas en el manuscrito, el cual lleva por título particular Les principes de la nouvelle force du feu,...

La Biblioteca Imperial de Francia poseía en el siglo XIX, una copia del tratado de LÉlevation des Eaux (Élevation des eaux pour tote sorte de machines réduite a la mesure..., París: C. Martin, 1685, en la BnF), que parece que Morland presentó a Luis XIV, a juzgar con el cuidado que ha sido esrcita y adornada con las armas reales, pero solo contiene según Georges-Bernard Depping (Biografías universales, art. Morland)[59] los dos primeros capítulos de la copia impresa, faltando el suplemento relativo al uso del vapor.

Valoración de la obra de Morland

  • Ingeniero muy distinguido:
    • De fecunda imaginación
    • Como expone los resultados obtenidos de sus investigaciones
  • Los números de que usa para expresar los volumenes relativos del agua y de un peso igual de vapor, se apartan muy poco de la verdad y es notable esta circunstancia teniendo en cuenta el estado de las ciencias en 1687

Otra vez Dionisio Papin (1690-1695)

Primera máquina de vapor de piston y cilindro, citada en:

  • Actas de Leipzig, 1680.- Las Actas contienen una Memoria latina, cuyo título traducido al francés posteriormente por el mismo Papin es el siguiente: Nouvelle maniere de produire a peu de frais des forces mouvantes estrément grandes (Nuevo modo de producir con pequeño gasto de fuerzas unos movimientos sumamente considerables) y la descripción de algunas piezas de dicha máquina, es la siguiente:
    • Un tubo igual de uno a otro extremo
    • Embolo perfectamente ajustado a este tubo
    • Mango del émbolo
    • Una barra de hierro
    • Un resorte que oprime la barra de hierro con el objeto que se introduzca en la escotadura
    • Pequeño agujero en el émbolo por el cual puede salir el aire de un tubo, cuando se baja el émbolo por primera vez
  • Acta eruditorum, de 1688 y 1690
  • El verdadero antagonista de Papin fue el doctor Robinson, amigo de Watt, autor apreciado de un tratado de física en cuatro tomos en 8ª, impreso en Edimburgo en 1822 y el tomo segundo de esta página contiene un artículo de 184 páginas sobre el vapor y las máquinas de vapor (steam engine), seguido de un apéndice de Watt y en la página 49 se lee: Papin no era físico ni mecánico
  • Roberto Stuart en su citada A descriptive history of the steam engine, London, 1825,[60] dice lo siguiente: En toda la discusión a que se ha dedicado el doctor Robinson sobre el invento de Papin, su franqueza y generosidad acostumbradas parecen haberle abandonado
  • Obras sobre Papin[61]

Pascal y Torricelli

Los notabilísimos trabajos de Blaise Pascal y Evangelista Torricelli, verdaderos fundadores de la física moderna , son los que derramaron vivísima luz sobre las nociones de sus predecesores, con el admirable descubrimiento del barómetro, preparando el terreno que muy pronto habría de fecundar el citado Papin, a quien se puede considerar como el precursor de las maquinas de fuego:

  • Tuvo la idea de emplear el vapor de agua para producir el vacío por medio de la condensación
  • La citada válvula de seguridad de que proveyó su marmita, uno de los órganos más importantes de la máquina de vapor

Valoración de la máquina de Papin

  • Esta máquina fue llamada posteriormente atmosférica, porque pone en juego la presión de la atmósfera
  • En los aparatos de Herón, de Salomón de Caus, de Branca, ejercía el vapor su acción de modo muy diferente; aqui obra en un cuerpo de bomba contra un émbolo movible, que se mueve con muy poco rozamiento, alternativamente de abajo arriba y de arriba abajo (principio de la máquina de vapor como se utilizó posteriormente)
  • Papin conocía perfectamente las causas físicas de la fuerza de su aparato: Como el agua tiene la propiedad, transformada por el fuego en vapor, de tener, como el aire, fuerza elástica, y de condensarse de repente por el frío, sin que le quede rastro alguno de esa fuerza, he creido que no sería difícil construir máquinas en las cuales, por medio de un calor y frío moderados, hiciera el agua un vacío perfecto..
  • No con menos claridad habia comprendido la fuerza que era dado prometerse de ese nuevo motor y las aplicaciones que de él podían hacerse: Se ve, hasta que punto esta máquina tan sencilla, podía suministrar fuerzas prodigiosas y con facilidad...Sería largo de referir de que manera podría esta invención aplicarse a sacar agua de las minas, arrojar bombas, navegar contra los vientos,..'
  • Buscando sobre todo sacar de su máquina atmosférica, un nuevo motor de elevar la agua, habia conocido perfectamente que el movimiento alternativo del émbolo en el cuerpo de bomba podía recibir otras aplicaciones y llegar a ser un motor universal, es decir, propuso el uso del vapor para la navegación
  • Este magnífico conjunto de ideas fundadas sobre experimentos positivos se encuentra consignado como ya se ha dicho en las Actas Eruditorum, 1690, de la página 410 a la 414[62]
  • Cinco años fue cuando aparecieron, con alguna mayor extensión en un pequeño volumen publicado en Cassel, Francia[63], bajp el título: Recueil de diverses pièces... y merecen especial atención de las diversas materias tratadas, las siguientes:
    • El medio de obtener una combustión mas activa y perfecta de los hornillos ordinarios
    • El modo de transformas el movimiento de va-y-ven del émbolo en movimiento circular continuo con auxilio de remos giratorios (este medio era sumamente imperfecto, pero en fin, el problema de la aplicación del vapor a la navegación habia sido propuesto y resuelto teóricamente)
    • Esa primera idea del uso de la fuerza motriz desarrollada con el movimiento alternativo del émbolo en el cilindro, es grandemente fecunda e ingeniosa[64] por lo siguiente:
      • Un medio de transportar muy lejos la fuerza de los ríos
      • Ha comprendido la importancia y generalidad del motor universal que introducía, al idear la primera máquina de vapor con émbolo y cilindro, observando antes que nadie que la acción de la fuerza elástica del vapor puede combinarse en una máquina de esta clase, con la propiedad del que goza ese vapor, consignada por él, y ha indicado explícitamente la navegación a vapor
      • La presentó en 1687 a la Sociedad Real de Londres y la propuso posteriormente al conde Guillermo Mauricio de Solms[65] que le habia consultado el mejor medio de extaer el agua de una mina, a poca distancia de la cual corría un río cuya fuerza motriz podía utilizarse

Leupold, Cotes y Boyle

Muy al contrario del charlatanismo de ciertos inventores que prometen más de lo que pueden obtener, en un principio Papin no se habia cuidado de consignar sus invenciones por escrito; y a no ser por el científico de Alemania Jacob Leupold[66], Roger Cotes, matemático y profesor de astronomía y filosofía experimental en Cambridge[67] y Robert Boyle, físico y químico de Irlanda[68]no hubieramos sabido todo lo que a él debemos (también la obra de Thomas Birch Historia de la Sociedad Real de Londres, 4 volumenes, 1757, contiene muchos hechos auténticos relativos a Papin)[69].

Tomás Savery

Del capitán Tomás Savery, la primera máquina de vapor ejecutada a gran escala, tras obtener una patente en el año 1698 para explotar cierta máquina, perfeccionada y colocada en estado de funcionamiento de una manera útil:

  • El vapor se producía en la caldera
  • Colocada sobre un hornillo
  • Válvula de seguridad (caldera)
  • Dos llaves que permitían el paso del vapor a los vasos
  • Dos vasos que recibían el agua de un depósito inferior
  • Válvulas que se abren de abajo a arriba
  • Tubo de propulsión
  • Tubo aspitador

Valoración de la máquina de Savery

A favor
  • Tuvo el honor de haber construido antes que nadie una máquina de vapor a gran escala
  • El de haber operado la condensación del vapor por el enfriamiento de las aspersiones de agua fría ocasionaban en las paredes exteriores del vaso metálico que la contenía
  • Los adelantos de Savery consistían en:
    • Efectuar la condesación en el vaso por medio de la lluvia interna y por la aplicación del frío en el exterior
  • Un procedimiento para alimentar la caldera con agua caliente
    • El servicio de llaves para reconocer la cantidad de agua en ella contenida
En contra
  • Hasta 1702, no publicó Savery, la descripción de la máquina perfeccionada (nada habia omaginado Savery en un principio, para renovar el agua en la caldera, ni tampoco para acelerar el enfriamiento del vapor en los recipientes), en una obra titulada el «Amigo del minero»[70]: Los mineros mostráronse poco agradecidos, uno solo pidióle máquinas. Estas se emplearon únicamente en distribuir el agua en los palacios, casas de recreo, parques y jardínes: no podían salvar otras diferencias de nivel que las de 12 o 15 metros.[71]
  • Por tanto, su uso era de poco interés por no poder aplicarse al desagüe de las minas.

Guillermo Amontons (1699)

En 1699, publicó Amontons (Nouvelle architecture hydraul. del barón Riche de Prony, ingeniero, matemático y físico francés, París, Firmin Didot, T II, pág. 89)[72] la descripción de una máquina que se movía por el resorte del aire dilatado por el calor y contraído por el contacto del agua fría, y el citado proyecto quedó anulado por la insuficiencia del principio en que se fundaba y por la complicación del mecanismo.

Thomas Newcomen y Juan Cawley

Entre los hombres cuya atención se fijó en la máquina de Savery, figuran el herrero Thomas Newcomen y el vidriero Juan Cawley, ambos naturales de Darmouth, en el Devonshire[73].

Thomas Newcomen

Thomas Newcomen realizó practicamente la idea de Papin, construyendo la primera máquina de vapor atmosférica y uno de los perfeccionamientos más notables fue la supresión del cilindro envolvente destinado a contener el agua para la condensación, haciéndose esta inyectando una lluvia menuda de agua fría en el cilindro del vapor, por medio de un tubo terminado en forma de regadera, con lo cual se hacía más rapida la condensación y el pistón llego a dar 10 golpes por minuto y empezó su máquina a aplicarse a gran escala, generalizándose su empleo en casi todas las explotaciones mineras de Inglaterra[74]

Juan Cawley

Juan Cawley como ya se ha dicho, vidriero, natural de Darmouth, en el Devonshire, el cual celebró un arreglo con Newcomen y Savery y los tres disfrutaron el privilegio de la patente que obtuvieron en 1705 (máquina atmósferica o de Newcomen, ya que Savery habia obtenido anteriormente el privilegio de invención para la máquina en que el vacio se producía por la condensación del vapor).[75]

Continuación de los trabajos de Papin (1698-1707)

Todavía trabajaba Papin el año 1698, a expensas del elector de Hesse, haciendo experimentos sobre el vapor de agua en una nueva máquina, y cuando abandonó sus investigaciones comunicó los resultados obtenidos a muchos sabios con quienes estaba en correspondencia, entre otros, Leibnitz, que contestó a Papin que él también habia tenido la idea de emplear la fuerza expansiva del vapor: Lo que manifiesto aqui, dice Papin, no es para que se crea Mr. Savery, que ha publicado despues esta invención en Londres,no sea efectivamente su inventor; no dude que haya tenido este pensamiento, como a otros ha sucedido, sin haberlo tomado de nadie; pero lo que digo es tan solo para hacer ver que el landgrave fue el primero que ha formado un designio tan útil.

Cassel

Siglo XVIII

Dalesme

Dalesme (1705): Mr. Dalesme ha propuesto algunos pensamientos cuya realización se ha creído útil, y que merecían se hicieran algunos esperimentos en grande. Ha imaginado que podría emplearse como fuerza motora la elasticidad del vapor que se desprende del agua caliente y ha presentado una máquina que esa elasticidad hace saltar el agua a gran altura, según su potencia (Histoire de l'Académie, 1705, página 137)[76].

El ingeniero y matemático de Francia Gaspard Clair François Marie Riche, Barón de Prony, asegurando el pesar que tenía por no haber conocido los detalles del método de Dalesme, dejó escrito en su obra Noùvelle architecture hydraulique,..., París: Firmin-Didot, 1790-96, 2 volumenes, que tal vez su modelo se encuentre en la colección de máquinas de la Academia de Ciencias de París.[77]

S'Gravesande

John Theophilus Desaguliers

John Theophilus Desaguliers, físico de Francia hugonote, dice en su obra Cours de physique experimentale..., París, J. Rollin, 1751[78] que el anterior citado S'Gravesande había ido a Inglaterra en el año 1715, y que estudiando con él, examinaron juntos la máquina de Savery, tal cual esta descrita en el Lexicon technicum de John Harris[79], y se propusieron introducir en ella modificaciones , que mejorado su juego, diesen una economía notable en el gasto del establecimiento y de combustible.

Desaguliers, parece ser, fue enemigo personal o al menos detractor de Savery, y que constantemente lo presenta como plagiario del Marqués de Worcester e insinua que Savery habia usado dos recipientes a causa de los dos vasos citados en una obra de Worcester, Century of inventions publicada en Londres en el año 1663 por J. Grismond (edición mas reciente: The Marquis of Worcester's century of inventions, Newcastle: S. Hodgson, 1813) y añade que mandó establecer un modelo propio para funcionar con uno o con dos recipientes: Este modelo nos hizo comprender al punto que un solo recipiente puede vaciarse tres veces en el tiempo mismo en que dos solo pueden vaciarse una vez cada uno. De suerte que una máquina por este medio sería muy sencilla, obraría más fácilmente, costaría casi la mitad menos y elevaría un tercio más de agua. En su consecuencia, hize construir una máquina como se vé en la lámina XL. y cuya descripción comparada con el Lexicon de Harris hará ver las adiciones que he introducido en ella.

Valoración de la máquina de Desaguliers

  • Desaguliers anunció que había hecho construir ocho máquinas de fuego sobre el modelo citado anteriormente, y que la primera se hizo para el zar Pedro I de Rusia, que la colocó en su jardín de San Petersburgo y que para pequeñas dimensiones, su máquina era más económica que la de Newcomen.
  • El citado Robert Suart en su obra A descriptive history of the steam engine aprecía en estos términos severos la máquina de Desaguliers: Debemos hacer a Savery la justicia de recordar que la máquina propuesta por su mayor enemigo, a titulo de perfeccionamiento, no es mas que la copia de una de las que el capitán habia construido quince o diez y seis años antes. Su origen esta disfrazado con un apodo

Santiago Leupold (1724)

En la obra de Thomas Tredgold titulada Tratado de máquinas de vapor[80] se puede leer lo siguiente sobre Santiago Leupold: Por aquel tiempo muchos escritores se ocuparon a dar a conocer en sus escritos las diferentes máquinas que habian sido construidas; pero no mencionaremos lo que nada añadieron de nuevo a lo ya conocido. No entra en este número el ingenioso alemán Leupold, autor de una colección de invenciones mecánicas y a quien debemos los primeros bosquejos de una máquina de alta presión y de pistón, notable por su espita de cuatro aberturas, para la entrada y salida del vapor. Aunque esta máquina presenta algunos inconvenientes como hemos dicho mas arriba podría, sin embargo, en ciertos casos prestar buenos servicios, cuando solo se trate de elevar la cantidad de agua necesaria para la rotación de una rueda.

Valoración de la máquina de Leupold

  • La primera idea de esta maquina es debida al citado Dionisio Papin
  • Es una máquina realmente hermosa y la idea primera de Papin esta mejorada
  • Podría haber prestado servicios reales a la industria, si en aquella época se hubiera atendido a la idea de emplear la fuerza motriz para otros usos distintos de la elevación de aguas
  • El inconveniente de la máquina de Leupold: el vapor funcionaba a cierta presión siempre mas fuerte que la de la atmósfera y salía de la caldera en un estado de tensión considerable
  • Por consiguiente de lo dicho en el punto anterior, mucha fuerza motriz perdida
  • Hasta medio siglo despues, no se imaginó reparar el citado inconveniente, utilizando la distensión del vapor

Jonathan Hulls (1736)

Jonathan Hulls[81] propuso en 1736 emplear el vapor como fuerza motriz sobre el agua (pero el citado Dionisio Papin le habia precedido en este camino desde 1690) y concibió un mecanismo ingenioso para transformar el movimiento rectilineo alternativo del pistón en movimiento circular continuo y propuso una rueda de palas o remos movibles.[82]

Valoración de la máquina de Hulls

  • El mecanismo ingenioso citado anteriormente de Hulls, preferible al empleo de muchos cilíndros de llaves indicado por Papin, no es otra cosa que lo siguiente: Es una cosa muy común en los relojeros afirmar las ruedas dentadas en árboles o ejes, de suerte que empujadas hácia un costado hacen necesariamente mover el eje consigo; pero en el costado opuesto pueden funcionar libremente sin dar movimiento alguno al eje, que puede tener asi un movimiento enteramente opuesto al de las espresadas ruedas.
  • Jonathan Hulls, no hizo, pues, mas que reproducir, mejorando la trasnmisión del movimiento, las ideas de Papin publicadas 40 años antes en las Actas de Leipzig, y que desarrolló nuevamente en la obra publicada en latín Fasciculus dissertationum[83].
  • El empleo de remos movibles pareció algunos doctores ingleses muy importante para reclamarlo a favor de su nación[84] pero su empleo alcanza tiempos anteriores, en documentos impresos:
    • En la obra de Roberto Valturio titulada De re militari.., Verona: J. Nicolai de Verona, 1472, libr. II, Cap. 11 (edición mas reciente, Rimini: Guaraldi;.., 2006, 2 volumenes), se ven los remos figurados.
    • En el antiguo Egipto, los egipcios empleaban malacates alrededor de los cabrestantes en lo interior del barco, de suerte que `pudiesen mover ruedas de palas como las de los barcos de vapor del siglo XIX, y daban impulso a los navios asi construidos por medio de dos o tres pares de bueyes (John Scott Russel).
    • Jacques Philippe Mérigon de Montgéry[85] que fuera capitán de fragata francés y autor de obras de marina militar, cita un manuscrito de fecha incierta según el cual las almadias que transportaron los romanos a Sicilia, bajo el mando de Apio Claudio Caudex[86] debían moverse por ruedas de palas movidas asi por bueyes (Anales de la industria nacional y extranjera, Tomo VIII, página 291).
    • Finalmente en el libro de un autor desconocido en arte militar, libro escrito por el emperador Teodosio y sus hijos Arcadio y Honorio, y publicado en Basilea en 1552, a continuación de la Noticia sobre los dos imperios de Oriente y Occidente, se halla la figura y descripción de una liburna, especie de barco mayor de guerra, que emplearon los romanos , con tres pares de ruedas de palas y tres malacates movidos por tantos pares de bueyes y echaban a pique a todos aquellos con que chocaban.

De 1744 a 1762, modificaciones y perfecciones aplicadas por diversos autores a las máquinas de Savery y a la de Newcomen

Hasta la época de Watt, no tendremos que hacer mención de ninguna de estas modificaciones radicales que cambian el estado de una industria, el valor de un mecanismo y citaremos en compendio a las siguientes personas:

  • Gensanne.- Añadió un regulador a la máquina de Savery.
  • Al caballero de Portugal Moura, quien con el mismo objeto concibió una ingeniosa disposición de balancines cuyo plan sometio a la Sociedad Real de Francia.
  • Fitz-Gerald.- Mecánico inglés que ideó la adición del volante y la transformación del movimiento vertical de vaivén en movimiento de rotación: Empleaba para esto un sistema de grandes ruedas con diente y unas pequeñas con roquetas que engranaban con los dientes practicados sobre el arco o sector del balancín (Transacciones filosóficas).
  • Los esfuerzos de Payne en 1741, poco despues de Smeaton y de Brindley en 1769 para disminuir el enorme consumo de combustible que tenía lugar en las máquinas mejor confeccionadas, no fueron coronadas con éxito.
  • Luis Guillermo de Cambray, Señor de Digny, en 1766, publicó la descripción de una máquina de fuego que hizo construir para las salinas de Castiglione[87] y expone que por el tratado de Bernard Forest de Belidor, Architecture hydraulique.., París, C.A. Jombert, 1737-52, 4 volumenes[88] tuvo noticia de la idea emitida por Dionisio Papin en 1707, como de la máquina atmosférica de balancín y que le pareció preferible en ciertos casos la idea de Papin al sistema generalmente adoptado, y que procuró sacar de ella el mejor patido posible perfeccionándola.
  • Otros

Doctor John Robinson

Según palabras de Watt: El fue mucho tiempo despues, el primero que llamó mi atención sobre las máquinas de vapor. Emitió la idea de hacer de ellas diversas aplicaciones, y entre otras, hacer mover las ruedas de los carruages, pero no continuó este proyecto, y un viaje que emprendió al extranjero le obligó muy luego a abandonarlo completamente.[89]

Francis Blake (1751)

Publicó una Memoria (en Trans. at Philosoph.), sobre las mejores proporciones de los cilíndros de las máquinas de vapor, notable en su época, por lo siguiente: por contener las primeras investigaciones concernientes a las proporciones de las máquinas.[90]

Doctor J. Blak (1762)

Descubrió nuevos principios sobre el modo de manejar los hornos, y dió muchas nociones respecto a la naturaleza y efectos de los combustibles, y a el se deben novedosas investigaciones sobre la combinación del calor sobre los cuerpos (calor latente) y a lo concerniente a la capacidad de los cuerpos para el calor (calor específico), y fueron continuadas sus investigaciones por Irving y Crawford.

John Fitch

James Watt

Comienzos

Habia en Glasgow hácia 1756 un jóven artista un local a quien la universidad habia concedido un local en sus propios edificios y permitiéndole establecer un taller y este artista era James Watt que llegó despues a adquirir gran celebridad.

Watt, nos dice que hácia 1761 hizo, con auxilio de la olla de Papin diversos ensayos sobre la fuerza de vapor, y construir una especie de máquina adaptando a la cobertera del digestor una manga con un pistón sólido, de dos llaves para dar, cuando se quiese, paso al vapor, por encima o por debajo del pistón.

En el invierno de 1763, tras un parón en sus investigaciones, habiéndose encargado de la reparación de un módelo de la máquina de Newcomen, que figuraba en la colección de la universidad, sin haber podido jamás funcionar convenientemente, reprodujo naturalmente sus ideas sobre este objeto y posteriormente confirmó enteramente la idea que tuvo a principios de 1765: «que si abría una comunicación entre el cilindro que contenía el vapor y otro vaso vacio de aire y de cualquier otro fluido, el vapor, en razón de espansibilidad, se precipitaria en este último vaso hasta que se estableciese el equilibrio, y que por si injección o de otro modo se conservaba este vaso constantemente frío, el vapor, condensándose a medida que entrase, continuaría esparciéndose hasta perfecta condensación de todo el que estaba en el cilindro». (Histoire descriptive de la machine a vapeur / R. Stuart, París: E. Lacroix, 1828, Impr. Guiraudet)

Aportaciones de Wattt

  • Reformó la máquina atmosférica de Newcomen, ya que uno de los inconvenientes de la máquina de Newcomen era el que ofrecía el agua de condensación, la cual, no sólo condensaba el vapor, sino que, enfriándo las paredes del cilíndro, condensaba también una parte del vapor suministrado por la caldera para levantar el pistón y que se perdía por completo
  • Para remediar este defecto citado y otros menos importantes emprendió una serie de trabajos que dieron como resultado el mas trascendental de sus descubrimientos: el condensador aislado o un vaso o recipiente separado del cilindro de vapor, por el que comunica por medio de tubo
  • Completó su descubrimiento con la bomba de aire, como complemento de lo anterior, para extraer el agua empleada en la condensación y el aire procedente del vapor y contenido en el agua calentada, movido por el mismo balancín de la máquina
  • Inventó la «máquina de simple efecto», en la que no intervenía el peso de la atmósfera, porque el vapor no actuaba más que sobre la cara del pistón, aunque en sentido inverso a la máquina de Newcomen, obrando por la cara superior y haciendo bajar a dicho pistón (creando por consiguiente la verdadera máquina de vapor)
  • Despues dió a conocer la «máquina de doble efecto», ya que la máquina anterior se aplicaba exclusivamente al agotamiento de las aguas en las minas y Watt aspiraba a hacerla susceptible de aplicación a toda clase de industrias, a convertirla en un motor universal, en el que vapor obra sucesiva y alternativamente sobre las dos caras del pistón, con lo que se consiguió un movimiento regular y un efecto continuo, necesario para la mayor parte de las aplicaciones. Sobre el funcionamiento de la máquina, lo siguiente:
    • El pistón bajara como en la máquina anterior citada
    • Cuando llega a lo bajo de su curso la barra OD desciende, mueve el tirador y la parte superior de este bajando de la abertura F, la inferior también llega hasta debajo de V
    • Entonces la parte superior del cilindro es la que comunica con el condensador, mientras que el vapor saliendo del tubo Se oprime la cara inferior del pistón
    • Este ingenioso mecanismo, que se suele adaptar a las máquinas cuya fuerza no es excesiva, y que están destinadas a girar un eje, es debido a M. Murray de Leeds (Leeds), que lo ideó en 1801 y es un perfeccionamiento de la varilla de válvulas, y no es mas que una especie particular de la llave de varios juegos, solo que en lugar de girar alrededor de un eje, tiene un movimiento de vaivén
  • Otros inventos:
    • El paralelogramo articulado o pararelogramo de Watt[91]
    • El regulador de la fuerza centrífuga o péndulo cónico, con cuyo auxilio se obtiene la regularidad y la igualdad de acción[92]
  • Descubrimiento de la expansión del vapor que significó lo siguiente:
    • Gran economía de vapor
    • Gran economía de combustible
    • Se regularizaba el movimiento del pistón, haciéndolo casi uniforme
  • Obras[93]

A James Watt son debidos pues, muchos de los adelantos introducidos en la máquina de vapor; sugirió la idea de los pistones perfectamente ajustados aunque metálico`s, usó los manómetros de mercurio, conoció la alimentación por medio de un flotador, ect (pero el proyecto de igualar el movimiento del pistón con el empleo de un volante, proyecto formado por Fitz-Gerald, y que Watt menciona, fue al parecer ejecutado primero por Mr. Wasbrough, quien se había aprovechado del privilegio tomado en nombre de Steel para el manubrio, y despues de haber combinando el volante con el manubrio lo aplicó a sus máquinas de Bristol, a la de Mr. Taylor en Susampton, y algunos molinos harineros)[94]'

Almadén, España

En este siglo XVIII se instaló una máquina de vapor en la población de Almadén, Castilla-La Mancha: La bomba de fuego de Almadén: instalación de la máquina de vapor para el desagüe de la mina de Almadén, años 1785-1805 / A. Hernández Sobrino, Almadén, 2005.

Siglo XIX

José Bramah (1804)

Bramah inventó la llave de cuatro aberturas, que, girando siempre en un sentido produce el mismo efecto que las anteriores en el movimiento alternativo, y en esta época empezó a ser asunto de importancia para la química y la metereología el conocimiento y propiedades del vapor, siendo Juan Dalton el que se distinguió en indagaciones de esta especie[95]

De 1773 a 1807: primeros ensayos auténticos de navegación de vapor y establecimiento definitivo de esta navegación

  • D. Papin, emitió su idea en 1695 de aplicar el vapor a la navegación.
  • J. Hulls, en 1736, propuso un mecanismo que jamas se llevó a la práctica y que muy luego se olvidó.
  • Daniel Bernouilli.- En 1753 habia sacado a concurso la Academia de Ciencias de París, la investigación del medio de suplir la acción de viento para las grandes embarcaciones y se concedió el premio al suizo Daniel Bernouilli, pero apenas mencionaba la acción del vapor. En el siglo XIX para auxiliar los esfuerzos d ela spaletas o de la hélice, se ensayó el sistema Bernouilli y consistía en elevar masas de agua sobre el buque y dejarlas caer o salir pòr la popa , dando lugar al movimiento por efecto de la reacción que resultaría por aquel desagüe, propulsor para utilizar la potencia de las máquinas[96]
  • Gautier, se pronunció a favor de las máquinas de vapor e indicó dos medios de transformas el movimiento de vaivén en circular continuo y proponía para evitar los accidentes aplicar sobre las calderas un enrejado de hierro[97]
  • Louis Petit de Bachaumont (1690-1771), en sus Memorias secretas, Tomo VI, encontramos el vestigio mas antiguo de los ensayos realmente hechos para la aplicación de la fuerza motriz del vapor: . Puedo recordarme que hace cerca de tres años se habia adaptado a un carruage una máquina de fuego, por cuyo medio se podía transportar artillería con mucha celeridad; que los experimentos se hicieron en el arsenal algun tiempo antes del destierro del duque de Choiseul, bajo la inspección de Gribeauval, teniente general. Algunos inteligentes acaban de adaptar esta máquina a un barco, que sin el auxilio de caballos podrá recorrer el río a poca costa,... (Mémoires secrets..., Londres: L. Adamson, 1780-89, 36 volumenes, reeditada en Hant, 1970, 37 volumenes)[98]
  • Charles Louis, Marqués de Ducrest.- Se lee en los Ensayos sobre las máquinas hidraúlicas..., publicado en 1777 por Ducrest; Se ve, a cuantos usos diferentes en todas las manufacturas podría aplicarse la máquina de fuego que hasta hoy no ha servido mas que para elevar las aguas; deseo que esta obra los ojos sobre la infinita utilidad que puede sacarse de ella. Un artista célebre por sus conocimientos y habilidad ha trabajado sobre esta materia consiguiendo elevar las bombas de fuego..y auqnue su trabajo haya tenido haya tenido principalmente pot objeto la elevación de aguas, sin embargo, comprendió que siendo la fuerza del vapor el motor mas poderoso y a la vez mas sencillo que puede emplearse , comprendió, repito que puede servir para imprimir el movimiento a toda especie de máquina ; en su consecuencia concibió la idea de hacer caminar los barcos por una máquina de fuego e hizo la esperiencia en el Sena, de la que fui testigo..Una máquina de fuego como la Montrelais es suficiente para hacer caminar los barcos contra la corriente, empleando directamente el efecto del émbolo, como lo ejecutó Perrier para la máquina a cuyo esperimento quiso tener la honra de invitarme,......[99]
  • Perrier.- Por lo dicho en la obra anteriormente citada Perrier realizó un ensayo con un barco de vapor antes del 1 de enero de 1777, fecha de aprobación concedida por el censor real Montucla al manuscrito del marqués de Ducrest; y según Montgéry en una noticia publicada sobre Fulton en el mes de diciembre de 1822: El primer barco de vapor parece haberse ejecutado en 1774, en París, frente al campo de Marte..Estos hechos se me han verificado por dos testigos oculares: Dumas que es aun empleado en la bomba de Chaillot y el difunto Perrier mayor, director de este establecimiento. (Notice sur la vie et les travaux de Robert Fulton..., París: Bachelier, 1825)
  • Conde de Auxiron[100].- Del autor anterior: El mismo Perrier repitió en 1775 el especimento del conde de Auxiron y se sirvió de un barco pequeño que alquiló y de una pequéña máquina de vapor que se hallaba abandonada en sus talleres. Una especulación sobre este nuevo género de transporte no le pareció muy ventajosa para preferirla a las empresas en que ya habia comprometido su tiempo y fortuna (Anales de la industria francesa y extranjera, Tomo VIII, página 397).
  • Alexis-Jean-Pierre Paucton, en el año 1768, abogó por la aplicación de la hélice en los barcos, en su obra Théorie de la vis d'Archimede,.., París: J.H. Butard, 1768, sobre la teoría de la rosca de Arquímedes, reemplazando los remos, cuyo movimiento alternativo le parecía desventajoso, por medio de una hélice animada por un movimiento circular uniforme y continuo[101]. En 1802 fue ensayada por un individuo llamado John Shorter sobre un buque de la marina real inglesa y dió bastantes buenos resultados, aunque solo fue movida por brazos de hombres.
  • Gulllon de la Plombiere.- Se lee en el Diccionario de la industria, Tomo 1., página 364: Gullon de la Plombiere, en agosto de 1776, habia anunciado que se proponía a encontrar el medio de hacer caminar los barcos contra la corriente por una máquina de fuego. Las esperiencias que hizo de esta potencia y de sus efectos aplicados a la marina le convencieron de que esta máquina era capaz en las violentas corrientes de arrastrar desde Ruan a París en menos de cinco días cuatro barcos cargados..
  • Étienne, Ábate de Arnal.- Según una carta publicada por J.B. Berard[102] en el Diario de los Debates (24 messidor año IX, página 4), el abate de Arnal, canónigo de Alaix, regaló al gobierno a la Academia de Ciencias de París en 1781 el modelo de un barco de vapor para remolcar los navíos. El hecho se halla consignado en el Acta de la Academia de las Ciencias, sesión de 9 de mayo de 1781.[103]
  • Marqués de Jouffroy.- Jouffroy es el primero que construyó una barco de vapor de «grandes dimensiones», en Lyon, en 1782[104] y resulta de una acta de notoriedad redactada en Lyon el 19 de agosto de 1783, que el 15 de julio anterior Jouffroy consiguió que el barco caminase por espacio de un cuarto de hora contra la corriente del Saona, que se hallaba entonces sobre aguas medias.
  • Miller de Dawilston.- En 1787, Miller publicó cerca de Edimburgo, una descripción del llamado por él «triple barco», descripción que presentó a diferentes soberanos de Europa y que se proponía hacer caminar por medio del vapor y era un doble barco con una sola ruedas de palas en medio.
  • Estados Unidos: James Rumsey[105] y Juan Fisch[106]
  • Los ingleses, lord Stonhope y Baldwir, hicieron dos tentivas:
    • En Greenlad-dock el primero (1795)
    • Sobre el coral Sarkey el segundo (1796)
  • En 1801, Simington, que habia sido empleado del barco de Miller, procuró perfeccionar el mecanismo de éste; pero la experiencia hecha en el canal de Forth y Clyde demostró que solo caminaba el barco, cuatro kilometros en una hora.
  • Levingston, de Estados Unidos.- En 1798, ensayó en el Hudson, algunas tentativas de navegación a vapor.
  • Robert Fulton.- Robert se ecupó en construir un barco de vapor en el Sena, pero muy débil para soportar su máquina se fue a pique y entró en desesperación; pero Levingston consintió en suminitrarle el dinero necesario para construir otro barco que se probó a fines de 1803 y la experiencia fue satisfactoria y realizó junto al citado mentor, establecer barcos de vapor en los ríos de América. Por otra parte las proposiciones que hizo a Napoleón Bonaparte en guerra con Inglaterra, emplear barcos de vapor para atravesar La Mancha contra viento y marea, sintió viva impresión: Señor Champagny acabo de leer el proyecto del ciudadano Fulton , ingeniero que me habeis dirigido demasiado tarde, en cuanto puede cambiar la faz del mundo. De cualquier modo deseo que inmediatamente confies su exámen a una comisión compuesta de miembros elegidos por vos en las diferentes clases de Instituto, a donde iría la Europa sabia a buscar jueces para resolver la cuestión de que se trata. Una grande verdad, una verdad física, palpable se halla ante mis ojos...En mi campamento de Bolonia 21 de julio de 1804 (carta citada por la Prensa del 27 de julio de 1849)[107]
  • En Inglaterra el primer vapor construído en el año 1811, bajo los planos y la dirección de Enrique Bell, con completo éxito, el barco llamado El Cometa, y se le puso el citado nombre por la aparición de un gran cometa.
  • El segundo en 1813 y hacia la travesía de Yarmuth a Norwich
  • En 1817 destacar a Pierre Andriel: Coup d'oeil historique sur l'utilite de batiments-a-vapeur..., Nápoles: Impr. Departamento de la Secretaría del Estado, 1817.
  • En el año 1824, Jean Baptiste Marestier con su obra Mémoires sur les bateaux à vapeur des Etats-Unis d'Amerique...., París, Imp. Roy., 1824.- Marestier fue enviado por Francia para hacer un informe sobre el estado de la navegación en EE.UU., y describe en su obra diversos mecanismos de propulsión sobre el «sistema de la rosca de Arquímedes» que habian sido propuestos antes de esta época; sin embargo, como hasta entoces se creía generalmente que la aplicación de la rosca de Arquímedes era bastante menos ventajosa que la de las ruedas, se atribuye la primera aplicación con razón este invento al capitán de ingenieros Delisle, para armar buques de guerra a vapor con helices, cuyo plano acompañó y proponía adoptar ya dos roscas que se colocarían bajo popa, a babor y estribor, o ya cuatro para los navíos, de los cuales dos estarían a popa y dos a proa[108] (otros sistemas de hélice: sistema Sauvage o Smith, sistema de David Napier[109] sistema Hunt, ect).
  • En 1827, el ingeniero T. Tredgold, recomendaba el uso de la rosca o hélice de Arquímedes en su obra Remarks of steam navigation...
  • En 1838 S. Cunard crea la «Cunard Steamship Company»[110]
  • En 1843 estallaron las calderas del vapor Vulcano: Mémoire relatif au proces destiné a definir les responsabilités dans l'explosion du bateau a vapeur "Vulcain"../ P. Cuissart, Nantes: C. Mellinet, 1843
  • En 1844, se publicó la obra del comandante de la Marina de Francia Camilo Adalberto Mario, Barón de La Ronciere Le Naury, titulada Consideraciones acerca de las marinas de vela y de vapor en Francia e Inglaterra (en 1872, La marina en el sitio de París, con atlas y planos)
  • El 16 de noviembre de 1851 hubo una colisión de dos barcos a vapor: Abordage des bateaux a vapeur la "Ville de Marseille" et la "Ville de la Grasse".., Marsella, 1852.
  • En 1858 destacar a Narcís Monturiol: Proyecto de navegación submarina: el Ictíneo o Barco-Pez, Barcelona: N. Ramírez, 1858 ; Ensayo sobre el arte de navegar, por debajo del agua, escrito por el inventor del íctineo o barcopez / N. Monturiol, Barcelona, 1891.
  • En 1894 la turbina de vapor de Charles Parsons (The steam turbine..., Philadelphia, 1924) en el barco «Turbinia»[111]
  • Obras[112]

Locomoción por tierra

  • En 1759 Robinson tuvo la idea de un carruage a vapor; pero admitiendo como fundada esta pretensión que carece de toda prueba positiva , habia mucha distancia de la idea y del deseo de tener una máquina de este género a la relización del proyecto
  • Los franceses pretenden ser los primeros en usar las locomotivas:
    • Se lee en las Memorias secretas para servir a la historia de la república de las letras, por Loius Petit de Bachaumont (alguna edición: Mémoires secrets, Farnborough, Hants: Gregg International, 1970, 37 volumenes), el texto siguiente: 23 de octubre de 1769. Se ha hecho en estos últimos días la prueba de una máquina singular, que adaptada a un coche debía hecerle correr dos leguas en una hora, sin caballos..pero no corrió mas que un cuarto de legua en sesenta minutos.. y atribuye Bachaumont a Gribeauval la invención del primer carruage a vapor
    • Charles Frederick Partington en su obra Relación histórica y descriptiva de la máquina de vapor (alguna edición: An historical and descriptive account of the steam engine:..., Oxford: Barlett and Hinton, 1826), se puede leer lo siguiente: Parece que hasta 1802 se hicieron pocos progresos en el uso de esta especie de vehículo con ruedas; pero desde esta última época Trevllhick comenzó una serie de esperimentos sobre la aplicación de la máquina de alta presión para este objeto, y sus resultados despues de haberla perfeccionado se adoptaron despues.. y en un ejemplar de esta obra se halla una nota marginal escrita por un ingeniero constructor de máquinas Gengembre, que se refiere a la máquina francesa que alude Partington: Esta máquina se ve aun en el Conservatorio de Artes y Oficios; el autor es Cugnot, mi primer maestro de matemáticas; tenía trece años, cuando me hizo subir al carruage y atribuye la invención pues, al ingeniero de Francia Nicolás José Cugnot[113]
    • Sobre Cugnot, las siguientes citas:
      • En la obra Biografía universal da sobre Cugnot y su máquina los siguientes pormenores: Nicolás José Cugnot, nacido en Voit, en Lorena, el 25 de febrero de 1725, muerto en París el 2 de octubre de 1804, había servido desde su juventud en Alemania, en calidad de ingeniero; y despues d ehaber pasado al servicio del príncipe Carlos, a los Países Bajos, fue a París en 1763. En Bruselas ejecutó un carro que no era movido mas que por el fuego y el vapor de agua...
      • Rouget de l'Isle había hecho a la Sociedad de Fomento la siguiente comunicación: En el registro de las actas del Instituto, año VI o 1798, se lee una nota relativa a un carruage movido por vapor, cuyo autor es el ciudadano Cugnot. Los ciudadanos Coulomb, Perrier, Bonaparte y Prony estaban encargados de presentar un informe sobre esta máquina, que ofrece al mismo tiempo, consideraciones sobre el mejor medio de aplicar la acción del vapor a los transportes de fardos (Boletín de la Sociedad de Fomento, 1847)[114]
  • Oliverio Evans.- Desde el año 1772, en Filadelfia, Oliverio Evans se ocupaba de sustituir procedimientos mecánicos a los caballos para los transportes sobre ruedas ordinarias y en 1804 construyó el primer carruage a vapor que vieron los Estados Unidos, y lo hizo funcionar en las calles de Filadelfia.[115]
  • 1784, James Watt
  • En 1802, Trevithick y Vivian, en Inglaterra, hicieron una máquina con la cual remolcaron un tren de 40 toneladas de carbón en una longitud de 14 kilometros y medio con la velocidad de 6 kilometros por hora, sin renovar el agua de la caldera[116]
  • En 1811, Blenkipsop hizo para el camino de Middleton a Leeds, las primeras locomotivas que hicieron un servicio regular[117]
  • En 1812, los hermanos Chapman.- En 1813, Willan y Eduardo, hicieron ensayos en Brunton, fundados en la idea de la insuficiencia de la adherencia, que querían aumentar con engranajes, horquillas, pero estas tentivas no llegaron a «buen puerto».
  • Mismo tiempo que los citados anteriormente, Blakett.- Realizó muchos ensayos ejecutados en el «camino de hierro» de Wylaux, demostrando que la frotación o adherencia de las ruedas sobre los carriles, suministraba un punto de apoyo suficiente y combinando este principio con el empleo de los dos cilíndros de Blenkisop llegó a ser la base del sistema de locomoción que tomó posteriormente un gran desarrollo .
  • En 1814, Jorge Stephenson, construyó para la mina de carbón de Killing-Worth, una máquina de cuatro ruedas, acopladas por medio de una cadena sin fin arrolada sobre dos ruedas dentadas colocadas en medio de cada eje y se hallaba colocado un cilindro verticalmente sobre la caldera, en la parte superior de cada eje y le comunicaba el movimiento por medio de dos biellas verticales aplicadas a los extremos de un travesaño.
  • En 1825, Timothy Hackworth[118] introdujo una mejora importante en el mecanismo, disponiendo los cilindros lateralmente a la caldera, y haciendo funcionar ambos sobre el mismo eje y conservando las biellas de acoplamiento exteriores para comunicar el movimiento al otro eje.
  • Marc Séguin[119] ingeniero francés, director del camino de Lyon a San Esteban hizo venir por aquella época (entre 1825-1827), una máquina locomotiva de Inglaterra y tras numerosas experiencias para aumentar la potencia de evaporización y por consecuencia su velocidad, imaginó introducir en la caldera un número considerable de tubos de pequeño diametro y poco grueso y aumentó de un modo considerable la superficie de contacto de los gases cálidos producidos por la combustión con el agua que debía reducirse a vapor.
  • En 1829, R. Stephenson, hijo de Jorge, hizo en Inglaterra la aplicación del principio de los tubos de humo que Booth, tesorero del «camino de hierro» de Liverpool a Manchester, habia propuesto[120]
  • En 1835 François Marie Guyonneau de Pambour, publicó la obra: Traité pratique théorique et des machines locomotives.., París, Bachelier, en el que determinaba las condiciones de trabajo de las calderas de las locomotivas[121]
  • Por los años 1853, para poder subir pendientes considerables y evitar la necesidad de las nivelaciones en los ferrocarriles, se pensó aumentar la adherencia magnetizando las ruedas con grandes hélices eléctricas, y hasta el año citado solo se habian hecho mas que ensayos más o menos felíces
  • En 1858 destacar a T.T. Woodruff y su Sleeping car y en 1868 Silver Palace cars
  • En 1863 destacar a George Mortimer Pullman y su empresa Pullman Company[122]
  • En 1869, primer ferrocarril transcontinental en los Estados Unidos de América[123]
  • Obras[124]

Arthur Woolf: modificaciones de la máquina de Watt

En 1804 Woolf, modificó la máquina de Watt y la diferencia capital de su máquina de vapor con la del citado Watt consiste en que la de Watt no tiene más que un cilindro donde se verifica por consiguiente la expansión, al paso que la de Woolf tiene dos cilindros: el de vapor y otro mucho mayor donde se hace la expansión y ofrece una ventaja notable desde el punto de vista de economía de combustible

Modificación de la máquina de Woolf

Por otra parte una modificación de la de Woolf vienen a ser las llamadas máquinas compuestas, que tienen dos o más cilíndros en los cuales el vapor actua sucesivamente sobre los pistones respectivos y la expansión se verifica en un cilindro independiente.

Sadi Carnot

Sadi Carnot, destaca con su obra de termodinámica Réflexions sur la puissance motrice du feu et sur les machines...,`París, Bachelier, 1824; sobre Carnot: Carnot et la machine à vapeur / J.P. Maury, París, 1986 y L'oeuvre scientifique de Sadi Carnot;.../ E. Ariès, París, Payot, 1921..

Gustavo de Laval

Gustavo de Laval, inventor de Suecia: La turbina de vapor de Gustavo de Laval:.../ D.G.O. Olsson, Madrid: Viuda e hijos de M. Tello, 1899; A pioneer in high pressure Steam / De Laval Steam Turbine Company, Trenton, 1930.

Otras utilizaciones del vapor

  • Grúas
  • Martillo de vapor para fundiciones de hierro (en inglés, "Steam hammer").- Invento disputado entre Schneider y el escocés James Nasmyth[125], para forjar y soldar las piezas más fuertes de una fundición, y el peso del martillo podía ser de 3 toneladas o más (en la fabrica Creusot (Francia), de los hermanos Schneider, había un martillo que pesaba 100 toneladas)[126], y su altura podía variar a voluntad, y el operario lo utilizaba para soldar, estirar, aplanar y rematar.
  • Martillo para estacas.- Máquina compuesta de un armazón de hierro calado que se colocaba sobre la cabeza de la estaca y servía a la vez de soporte al cilíndro de vapor y de agua al motón, y sólo un golpe de éste hundía una estaca a 6 metros de profundidad, y daba 60 golpes por minuto.
  • Máquina de Cornwall.- Se utilizaba para el agotamiento de algunas minas, y era una máquina de balancín, expansión y de condensación, y el vapor obraba unicamente sobre la cara superior del pistón y su distribución, la del vapor, era por medio de válvulas.
  • Máquina de agotamiento.- Estaba destinada a la elevación o extracción de aguas.
  • Máquinas destinadas al movimiento de los dínamos que han de proporcionar energía eléctrica[127].
  • Máquina soplante.- Lanzaba una corriente de aire para alimentar los hogares en los hornos metalúrgicos, o para airear minas u otros sitios.
  • Máquina con generador instantáneo de Blum
  • Máquina a vapor (aspiradora: limpieza viviendas, automóviles, ect)
  • Máquina del sistema Corlinss (George Henry Corlinss[128]) de expansión variable[129]
  • Máquina de Sulzer
  • Máquina de equicorriente[130]
  • Pulverizador de vapor:- Trituración de minerales para desecar, injectar, materiales construción; Tintorería
  • Rodillos compresores
  • Imprentas movidas a vapor
  • Otras

Siglo XX

Aplicación a la aviación

Durante el siglo XX también se aplicó la máquina de vapor a la aviación: Steam in the air:..../ M. Kelly, Barnsley: Pen & Sword Aviation, 2006.

Buques de guerra mejorados del siglo anterior

Se mejoran los barcos de guerra con las turbinas de vapor (y otro tipo de embarcaciones)[131] y se aplican tambien en la industria química y petrolífera[132]; un ejemplo los buques estadounidenses Liberty: SS Jeremiah O'brien: the history of a liberty../ W.W. Jaffee, Palo Alto, 2004 ;Liberty ship:../ S. Cooper, Annapolis, 1997 (Segunda Guerra Mundial).

Vapores históricos

Centrales nucleares

Se utilizan los generadores de vapor en una central nuclear: Generadores de vapor:..., Madrid: Consejo de Seguridad Nuclear, 1993[140].

Carros de combate[141]

Trenes a vapor

Otras aplicaciones[145]

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

  1. Obra: El Calor: modo de movimiento / J. Tyndall, Barcelona: El Progreso Científico, 1885; Calor y termodinámica / M.W. Zernansky, Madrid, 1984
  2. Obras: Calor i vapor / P.Postal, Barcelona, 195-; Transmisión del calor / V.P. Isachenko, Barcelona: Marcombo, 1973
  3. Obras: Máquinas de vapor, calderas, máquinas de émbolo,../ Juan Rosich Rubiera, Barcelona: M. Marin, 1908; Resumen de las lecciones de motores témicos: teoría y principales aplicaciones a las máquinas de émbolo,../ Ramón Marqués y Fabra, Barcelona: J. Torrellas, 1917, 742 páginas; Termodinámica térmica: aplicación al cálculo y ensayo de los generadores y motores de émbolo / Rafael Mariño, Madrid: Dossat, 1948, 566 páginas
  4. Annuaire du Bureau des Longitudes. Ephémérides / France, París, 1977-1983
  5. Sobre el astrónomo, físico y ministro de guerra y marina de Francia Arago las siguientes obras François Arago:.../ James Lequeux, Les Ulis, 2008; Arago, 1786-1853: la jeunesse de la Science / M. Daumas, París, 1987; François Arago et son temps / H. Chauvet, París: Edición de los Amigos de Francisco Arago, 1954. Otras obras de Arago: Rapport sur le daguerréotype, La Rochelle, 1995; Histoire de ma jeunesse, París, 1985; Eulogy on Ampere, Washingthon, 1872; Voyages scientifiques, París: T. Morgand, 1865, 644 página; Biographies distinguished scientific men, Boston, 1859, 2 volumenes; Astronomie populaire, París, 1859, 4 volumenes; Meteorological.., London, 1855; The comet.., New York, 1843; Éloge historique d'Alexandre Volta, París, 1831
  6. La Mecánica / J. Moncho Morales, Madrid, 1998  ;Ensayos de la historia de la mecánica / C. Truesdell, Madrid: Tecnos, 1975 ;Contribución a la historia de la Mecánica / J. Vailati, Buenos Aires, 1947
  7. Otras obras del profesor de matemáticas de París Hérigone: Les six premiers livres des Éléments d'Euclides..., París, 1644; Supplementum cursus mathematici.., París, 1642
  8. The builder´s complete assistant:.., Axes in Peritrochio,../ B. Langley, Londres, 1775, 2 vol.
  9. Analysis, eine Heuristik.../ M. Schmitz, Freiburg, 2010 (Platón, Aristóteles y Pappus)
  10. Algunas obras de Asconio: Orationum Ciceronis.., Brepols Publ., 2010; Pseudoasconiana...../...T.Stangl, New York, 1967. Sobre Asconio A historical commentary on Asconius / B.A. Marshall, Columbia, 1985; Contribution à l'étude des sources d'Asconius.../ J. Humbert, París, 1925
  11. Alguna obra: Dios creó los números: los descubrimientos matemáticos que cambiaron el mundo / S. Hawking, Barcelona: Crítica, 2006
  12. La Meccanica e le macchine:../ P. Contaldi, Milán, 1921 ;Influencia de la maquinaria en la civilización / B. Madoz Aillón, Bilbao, 1857
  13. A history of Nottinghamshire../ D. Kaye, 1987; Nottinghamshire / H. Thorold, Londres, 1984 ;English rural communities:../ D. Mills, Londres, 1973 (..-8.- the geographical effects of the laws..in Nottinghamshire))
  14. Rohault's system of natural philosophy, New York, 1987, 2 vol.; Jacobi Rohaulti Physica, Venecia, 1740, 2 vol.
  15. Expériences de phisique, París: Gissey, 1734, 2 vol.
  16. Cita sacada de la obra Veterum mathematicorum..., Parisiis: Ex Typhog. Regia, 1693, página 77
  17. Obras de Filón de Bizancio y sobre su obra: Pneumatica.../ Filón de Bizancio;.., Wiesbaden, Reichert, 1974;Philon & Heron: artillery and siegecraft.../ J.G. DeVoto, Chicago, 1996; Le livre des appareils pneumatiques et des machines hydrauliques / Filón de Bizancio;.., París: Imp. Nat., 1902; Philo Byzantinus. De septum orbus spectaculis / Leonis Allatii opera, Roame: Mascardus, 1640
  18. Obra: Les Pneumatiques d'Herón d'Alexandrie / Gilbert Argoud;.., Saint-Etienne, 1997
  19. Obras: La rappresentazione degli orologi solari di Federerico Commandino / S. Vastola;.., Firenze: Cadmo, 1994; La prospettiva di Federico Commandino / R. Sinisgalli, Firenze: cadmo, 1993; Euclid's elements of geometry, London: T. Longman,..., 1754. Sobre Commandino: Elogi storici di Federico Commandino,.../ Giuseppe, Conde de Mamiani, Pesaro: Tipi Nobili, 1828
  20. Alguna obra de Perrault, médico, naturalista, físico y arquitecto de Francia (1613-1688): Du bruit..., Gèneve, 2003; Les murs de Troye.., Tübingen, 2001; traducción y correcciones de la obra de Vitrubio Les dix livres d'architecture, París: Errance, 1986; A treatise of five orders of columns.., London, 1973
  21. Algunas otras ediciones: Cuestiones naturales / Carmen Codoñer Merino, C.S.I.C., 2 volumenes; Sobre la felicidad,.....; Cuestiones naturales, Madrid: Prisa Innova, 2009
  22. Sobre Bernard: Dom Bernard de Moutfaucon:../ R. Rogé;..., Carcassonne, Fontenelle, 1998, 2 volumenes
  23. Para otros esta explicación de Mongery no es satisfactoria, como a F. Arago que la tilda de novelesca y contraria a lo que se sabía a mediados del siglo XIX sobre el modo de acción del vapor, pero no estuvo acertado cuando atribuyó poca importancia a esos ligeros lineamientos de la ciencia antigua, ya que esos lineamientos enlazan por una cadena casi contigua a los más antiguos.
  24. Sobre Libri: The life and times of Guglielmo Libri.../ M. Mostert;.., Hilversum: Verloren, 1995
  25. Algunos autores creen que los mecánicos de la Antigua Grecia pudieron imaginar algo análogo al cañón de vapor y puede haber una estrecha relación entre la idea del aparato 45 del citado Herón de Alejandría y el del cañón de vapor que Leonardo da Vinci atribuye a Arquímedes y el nombre de Arquímedes no indica probablemnete aqui más que una persona de la época griega, asi como el nombre de César en Francia recuerda simplemente un origen romano. Se puede objetar que no siendo los aparatos de Herón mas que instrumentos de física experimental y recreativa, hay una enorme distancia entre la idea de juguete y la de la máquina práctica. Pero recordando a Ctesibio, el maestro de Herón, había propuesto utilizar la elasticidad del aire en una catapulta de una especie particular y que la descripción dada por Philon de Bizancio del «aerotono» de Ctesibio no puede dejar duda alguna sobre este punto y que era tan natural fundar el cañón de vapor en el conocimiento de la fuerza espansiva del agua vaporizada, como imaginar el fusil de viento, sabiendo que el aire es elástico. Para resumir en pocas palabras la relación de las ideas que han conducido a la invención del architrueno, diremos que una olla cerrada asi hermeticamente ha debido dar a conocer desde la época más remota la propiedad expansiva del vapor que se escapaba por estrechas hendiduras y que la fuerza de este vapor, empleada desde luego en un simple juguete, en hacer bailar bolas ligeras, debió naturalmente proponerse para lanzar balas en un cañón de vapor: Obra de Leonardo sobre temas militares: L'Architettura militare nell'èta di Leonardo:../ M. Viganò, Bellinzona: Casagrande, 2008
  26. Obras: El ingenio de Blasco de Garay / Ricardo Hernández Molina, Cádiz, 1996; Crisol histórico español../ J. Ferrer de Couto, Habana, 1862
  27. The collected correpondence of Baron Franz Xaver von Zach, Surfside, 2004, 6 volumenes. Sobre Zach: Der astronom der Herzogin:../ P. Brosche, Frankfurt and Main, 2009
  28. Martín Fernández de Navarrete el marino historiador.../ Instituto de historia y cultura naval, Madrid, 1995; Obras de Navarrete: Biblioteca marítima española:..., New York: B. Franklin, 1968, 2 volumenes; Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles.., Madrid: Imprenta Nacional, 1858-80, 5 volumenes
  29. Otras obras del ingeniero, matemático y miembro de la Academia de Ciencias de París (1879): De la vapeur, París, 1840; Essai philosophique sur la technologie.., París, 1840; Instrucción sobre las reglas de cálculo.., París: Deleuil, 1852
  30. Les ressources de Quinola: comédie en cinq actes, en prose, et précédée d'un prologue / Honoré de Balzac,París: Hypolite Souverain, 1842 (representada en el segundo teatro francés «Odeon», el 10 de marzo de 1842). Respondió el autor de esta comedia, en el prólogo, cuyo asunto esta tomado del mismo experimento hecho por Blasco de Garay en Barcelona, a los críticos franceses que le combatieron fuertemente, con las siguientes razones: Entre cincuenta forjadores de folletines, ni uno solo ha dejado de tratar como una fábula inventada por el autor del hecho histórico sobre que reposa esta pieza de los Recursos de Quinola. Mucho tiempo antes que Mr. Arago mencionase este hecho en su historia del vapor, el autor, a quien el hecho le era conocido, había presentido la grande comedia que debió preceder al acto de desesperación a que se vió impulsado el desconocido inventor. que en presencia del siglo XVI, hizo andar un buque por medio del vapor en el puerto de Barcelona, y lo echó él mismo a pique delante de 300.000 espectadores. Esta observación responde a las burlas y chanzonetas que ha susctitado la pretendida suposición de la invención del vapor antes del marqués de Worcester, salomon de Caus y de Papin. Sobre Balzac y lo dicho: «Balzac y el hidalgo toledano:../ Nicolás García Tapia», en la obra Mas allá de la leyenda negra: España y la revolución científica / editores Victor Navarro Brotóns y W. Eamon; varios autores, Valencia: Instituto de Historia de la Ciencia..., Universidad de Valencia, 2007.
  31. Obras: De sapientia..., Firenze, 2008; Aforismi astrologici, Milano, 1998; The great art or The rules of algebra, Cambridge, 1968
  32. obra: Sarepta..., Núrnberg, D. Gerlatz, 1571. Otras obras de Matesio: Martin Luthers.., Leipzig, 1889; Predigten.., Berlín, 1817; Historien von des Ehrwürdigen.., Gústrow, 1715; Chronica der freyen.., Lipsiae, 1618. Sobre Matesio: Johannes Mathesius:../ G. Loesche, Nieuwkoop: B. de Graaf, 1971, 2 volumenes; Johannes Mathesius:.../ F. Kirnbauer, Wien, Montan-Verlag, 1969
  33. Sarepta, oder Bergpostill..., Praha, Narodni tecknické museum, 1975, 2 volumenes
  34. Sobre Delorme: Philibert Dalorme:.../ J.L. Cadée, 2006 ;Philibert de l'Orme: architecte du roi, 1514-1570 / Pérouse de Montclos, París, 2000; Les travaux de Philibert Delorme.../ C. Grodecki, París, 2000
  35. Otra obra: Art et moyen parfaict de tirer huyles.., 1580
  36. Otras obras de Venturi: Biblioteca istorico-critica..., junto a L. Marini, Bologna, 1971 (fortificaciones militares); Tracts on hydraulics, junto a otros autores, London, 1862; Experimental enquires..., London, 1799 (hidráulica). Sobre Venturi: Giambattista Venturi: scienzato, ingegnere, intellettuale,.../ W. Bernardi;.., Firenze: L.S. Olschki, 2005; An appreciation of two great workers in hydraulics: Giovanni Battista Venturi:.../ W.G. Kent, London, Blades, 1912
  37. Obra: Ktesibios,../ A.G. Drachmann, Copenhague, 1948
  38. Otras obras de Rivault: Archimedis..., Parisiis, C. Morellum, 1615; Remostrances de Basile, empereur des Romains,.., París, 1649; Préceptes d'Agapetus à Justinian.., París, 1612; L'art d'embellir.., París, 1608
  39. Otras obras: Hortus palatinus, Worms, 1986; Institution harmonique, Génova, 1980; La pratique et demostration des horgoles solaires.., París, 1624 ;La perspective:.., Londres: R. Barker, 1611. sobre Caus: Magische Maschinen:.../ F. Hepp, Neustadt, Pollichia, 2008; Nature as model: Salomon de Caus.../ L. Morgan, Philadelphia, 2007
  40. Otra obra: Manuale d'architettura, Modena, 1789
  41. Principios muy fecundos y consecuencias muy importantes, con aplicaciones útiles y muy provechosas, pueden deducirse de esta figura. Representa un aparato para pulverizar ciertas materias, , con el auxilio de un motor maravilloso, cual lo es la cabeza de metal A, con una abertura R donde se introduce el agua, Se la coloca sobre carbones encendidos en el foco C, y como existe en ella una salida por la boca D, se escapará por dicho punto una corriente de vapor tan violento que hará girar la rueda E y eu piñón F: estos pondrán en movimiento a la rueda dentada G: y su pinón II, de aqui pasa el movimiento a la rueda I., despues y con el auxilio del pinón K. se transmite a la rueda I., y el árbol cilíndrico que sostiene y levanta alternativamente los dos mazos o manos, y mantenidos sobre los morteros M., por medio de las guias P, Q, reducirán a polvo cualquier materia, como pólvora,..ect. (Fol. 24, verso, figura 25 de la primera parte de su obra La máquina..)
  42. Otras obras: Discours de la comete.., Reims, 1616; Selectae propositiones in tota sparsim mathematica..., 1622
  43. Obra: Examen du livre recreations mathematiques..., París: A. Robinot, 1630. Otras obras: Claudi Mydorgii patricii Parisini Prodromi catoptricorum..., París, 1641; Moor's arithmetick:.., junto a Sir Jonas Moore, London, 1660
  44. Otras obras: The quadrature of the circle,..., junto a W.A. Myers, Cincinnati, 1873; Recreations in science...., junto a J. Ozanam, London: W. Tegg, 1854
  45. Arquitectura, Cap. VIII; alguna edición: Los Diez libros de arquitectura de Vitrubio, Madrid: Imprenta Real, 1787, comentada por J. Ortiz Sanz; Arquitectura / trad. y notas F. Manzanero Cano, Madrid: Gredos, 2008
  46. La obra Recréation mathématiques (en español: Recreaciones matemáticas, integrado por varios problemas agradables y graciosos, de hechos de aritmética, geometría, mecánica, óptica y otras partes de esta bella ciencia, Pont-a-Mosusson: J. Appier Hanzelet, 1626) presenta diferentes formas de eolípilas y refiere respectivamente a las formas de cabeza y de pera y al tipo con tubo ensanchado por la parte superior, indicadas en el texto citado, y la última de estas figuras llama la atención por la semejanza con la eolípila para lanzar agua de Salomon de Caus; pero aunque la obra salió años despues de la obra de Caus Raisons de forçes.., parece probable que no es de ese libro de donde Leurechon ha sacado la figura y la espita de que hace uso no es su carácter esencial, es más bien el tubo que desciende a su interior y que llega casi hasta el fondo del vaso, tubo, por el cual una parte del agua asciende y salta fuera cuando el vaso ha adquirido una tensión suficiente. Obras: Sciences en jeux: les récréations mathématiques et physiques en France.../ G. Chabaud, Lille, 1994, tesis doctoral; Récréations mathématiques et physiques mathématiques et temps.../ WW R. Bail, París: A. Hermann, 1900; Récréations mathématiques / E. Lucas, París: Gauthiers-Villars, 1882-84, 4 volumenes; Récréations mathématqiues.../ J. Ozanam, París: Firmin Didot, 1790, 4 volumenes; Récréations mathématiques et physiques.../ M. Guyot, París: libra., rue de la Harpe, 1772-76, 4 volumenes
  47. Examen du livre des Recrétionas mathématiques../ D. Henrion, París, 1639; Mathematical recreations../ Hengrik van Etten, London, 1633. Bibliografía: A Bibliography of récréations mathématqiues../ W.L. Schaaf, Washington, National Council,.., 1970-, varios volumenes
  48. Otras obras: La "technica curiosa", Roma, 2000; Joco-seriorum naturae et artis.., Frankfurth and Main, 1969. Sobre Schott: Wunderbar berechenbar:..../ H.J. Vollrath, würzburg: Echter, 2007
  49. Otras obras: Otho-Sophia, seu Philosophia impulsus universalis.., Vetero- Pragae, D. Michalek, 1683; Liturgia mentis,.., Ratisbonae, 1687; Hippócrtaes redivivus.., 1684
  50. A century of the names and the sacntlings of such inventions:..., London: J. Grismond, 1663. Sobre Somerset: The life, times and scientific labours of the second Marquis of Woscester.../ H. Dircks, London, Quaritch, 1865
  51. cañón entero, Whole cannon, significa entonces en artillería el cañón cuyo calibre se tomaba por tipo. Los que eran el mayor calibre, llamabánse doble cañones, basiliscos, bombardas, ect:; los de menor calibre llamábanse medios cañones, cuarto de cañón, sacres, falcones, falconetes (Montgéry: Annales de l'industr. franc. et strang., marzo de 1823)
  52. Millington, uno de los apologistas de Woscester trata de explicar en su obra citada en el olvido que cayeron los proyectos de lord Woscester y reconoce no obstante, que a muchos de ellos acompaña el sello de la extravagancia y que buen número de personas dudan de su existencia. Otra obra de Millington: Elements of civil engineering,..., Philadelphia, J. Dobson, 1839, 725 páginas
  53. Obras: Calderas de vapor:.../ E. Pull, Barcelona, 1977; La Caldera de vapor:../ L. Cei, Barcelona, 1915; Elementos de máquinas y calderas / J. Nogues Guerrero, Bilbao: Dochao, 19--
  54. Obras: Consolidated Safety Valve.., Chicago, 1909; Mechanics for practical men:../ J. Hann, Newcastle, 1833
  55. El 16 de diciembre de 1680 fue admitido como miembro de la Sociedad Real de Francia, y el 8 de marzo de 1681 fue inscrito en el número de los miembros honorarios: Historia de la Sociedad Real / Thomas Thompson, en 4ª, Londres, 1812
  56. Otras obras: The poor man's dyal,.., 1967; A specimen of dictionary. English and Latin.., London, 1743; Hydrostaticks..., London: J. Lawrence, 1697. Sobre Morland: Sémi...Morlend,../ L. Polunov, Moskva, 1982; A brief account of the life, writtings, and inventions of Samuel Morland.../ J.O. Halliwell-Phillips, Cambridge, 1838
  57. Medida de 133 azumbres
  58. Sea de río o de viento, sea de caballos o de hombres, sea en fin de fuego ordinario o de pólvora
  59. Otras obras de Depping: Histoire du commerce..., New York, 1970, 2 volumenes; Correspondance administrative sous le règne de Louis XIV:..., París; Impr. Nacion., 1850-55, 4 volumenes; El Cid:.., Barcelona, 1842; Histoire de la Normandie..., Rouen, 1835, 2 volumenes; Les peuples de la Russie:.., París: D. Colas, 1812-13, 2 volumenes
  60. Otras obras de Stuar, pseudónimo de Robert Meikleham: In search of pirates:.., Edinburgh, 2002; A dictionary of architecture:.., Philadelphia: A. Hart, 1973, 3 volumenes; On the history and art of warming and ventilating rooms..., London, G. Bell, 1845, 2 volumenes; Correspondence of India affairs:..., junto a Henry Dundas, Vizconde de Melville, 1782, 3 volumenes
  61. Denys Papin, inventeur & Philosophe cosmopolite 1647-1714 / ch. Cabanes, París, 1935; Denis Papin:../ Ch. A, Clein, Chambray, 1987
  62. Obras: De "Acta Eruditorum".../ A.H. Laeven, Amsterdam, 1986; Indices generales auctorum et rerum..Actorum eruditorum....., Lipsiae: J. Grossi, 1693-1745, 6 volumenes
  63. Le pays de Cassel / Claudine Debussche, A. Sutton, 1998
  64. Primeras aplicaciones de la citada fuerza motriz.-La bomba impelente y aspirante de dos cuerpos, con un embolo cada uno de ellos, se encuentra dibujada en las Pneumáticas de Herón de Alejandría e indicado especialmente para uso de incendios. Vitrubio atribuye la invención de este ingenioso aparato a Ctesibio. Por otra parte toda máquina tiene su inversa, en la cual se convierte en potencia la que antes era resistencia y vice-versa y era pues natural que se buscase un mecanismo en donde la fuerza motriz obrara encima y debajo de un émbolo dotado del movimiento de vay-vén de un cilíndro y el primero que abordó la cuestión fue C. Huygens, que ideó en 1680 emplear para este uso la pólvora. Pero la idea de usar la pólvora como fuerza motriz no era de Huygens: habia sido anunciada el año 1678 en un opúsculo titulado: Pendule perpétuelle,..., por el sacerdote Juan de Hautefeuille, usando unicamente el vacio producido por la combustión de la pólvora para aspirar el agua en un tubo provisto de chapaletas o pequeñas válvulas; pero cuando supo que Huygens habia hecho experimentos en los cuales empleábase el vacio para elevar cuerpos sólidos, consignó de nuevo sus ideas en su Reflexiones sur quelques machines à elever les eaux, París, 1682 y al parecer no tuvo Dionisio Papin conocimiento del opúsculo de Hautefeuille, pero siguió los experimentos de Huygens y hasta le ayudó como dice él mismo en las Actas Eruditorum de 1688, página 501 y atrajo nuevamente la atención de los sabios este objeto el número correspondiente al mes de mayo de 1687 de las Nouvelles Bataves , y en los parrafos de las Actas de Leipzig, 1688. Obras de Huygens: Cosmotheoros:.., Utrecht, 1989; Le cycle harmonique:.., Utrecht, 1986; The celestial worl discover'd, Londo: Cass, 1969; Mathematical principles..., junto a Isaac Newton y otros, Chicago: Encic. Brit, 1962 (reeditada en 1990); Treatise on light:.., Chigago, 1945; Horologium oscillatorium.., París: A. Muguet, 1693; De circuli magnitude inventa..., 1654; sobre Huygens: Huygens:.../ C.D. Andriesse, Cambridge, 2005; Christiann Huygens: facets of a genius / European Space Agency, ESA, 2004. Otras obras de Hautefeuille: Problemes d'acoustique.., París, Varin, 1788; La perfection des instruments de mer.., 1715; Machine loxodromique.., París, 1701
  65. Solmser Urkuden:.../ F. Battenberg, Darmstadt, 1981-86, 5 volumenes
  66. Alguna obra: Theatrum maquinarum generale.., Hannover, 1982; Thetarum staticum universale, Hannover, 1982, 4 volumenes; Theatri machinarum hydraulicarum.., Leipzig, 1790
  67. Alguna obra: Hydrostatical and pneumatical lectures, London:.., in Cambridge, 1775; editor de la obra de I. Newton Philosophiae naturalis.., Amstaelodami, 1723
  68. Boyle cita en el tomo II de sus obras publicadas en latín en Ginebra, que contiene Experimentorum novorum.., la obra de 1674 de Papin Nuevos experimentos del vacio, con la descripción de las máquinas que sirven para hacerlo; y dice el mismo Boyle que le remitió la citada obra el mismo Papin y sus citas indican que este pequeño volumen de Papin, experiencias sobre las sustancias vegetales alimenticias, fueron practicadas en la mayor parte en común por Huygens y Papin. Posteriormente Papin fue acogido por Boyle en Inglaterra y le propuso auxiliarle en sus investigacione y acogerle en su laboratorio y los trabajos en común empezaron el 11 de julio de 1676 y terminaron el 17 de febrero de 1679. Papin redactaba las actas en francés, las traducia al latín y del latín se vertieron al inglés para las obras completas de Boyle editadas en Londres por A. Millar, 1744, en 5 volumenes. Obras de Boyle: The works of Robert Boyle, London, 1999-2000, 14 volumenes; junto a R. Fitzgerald Salt-water sweetened,.., London, 1985; De ipsa natura.., Londini, 1984; Exercitaciones de atmosphaeris,.., Londres, 1981. Sobre Boyle: Boyle:../ M.C.W. Hunter, New Haven: Yale Univers. Press, 2009; The excellencies of Robert Boyle / J.J. Macintosh, Peterborough, 2008
  69. Esta obra se ha reeditado en New York, 1968, por Johnson Reprint The history of Royal Society of London...con nueva introducción de A. Rupet Hall y notas bibliográficas por Marie Boas Hall. Otras obras de Birch: Memoirs of the reign of Queen Elizabeth.., New York, 1970; Tensión arterial,.., Madrid: Reus, 1961; The court and times of Charles the First:.., London: Henry Colburn, 1849. Sobre Birch An introduction to the life of the Rev. Thomas Birch.../ A.E. Gunther, Halesworth, 1984
  70. The miners friend or An engine to raise water.., London: S. Crouch, 1702
  71. cita de la obra Historical eloge of James Watt / F. Arago, London, 1839
  72. Otra obra de Amontons: Remarques et experiences phisiques dur la construccion d'une nouvelle clepsidre, sur les barometres, termometres,.., París, J. Jombert, 1695; algunas obras de Prony: Tratado de mecánica elemental.., Madrid, 18--; Investigaciones sobre los empujes de las tierras, 19--; junto a Gaspard Coriolis Du calcul de l'effet de machines,..., New York, 1968;
  73. A history of Devonshire../ E.N. Worth, London. E. Stock, 1886
  74. Obra: The steam engine of Thomas Newcomen / L.T.C. Rolt, Ashbourne, 1997; Thomas Newcomen, 1663-1729 / L. St. L. Pendred, New York, 1939
  75. Obra que hable de lo dicho: Diccionario universal de física / escrito en francés por Mr. M.J. Brisson; traducido al castellano y aumentado..por Caldera Cristóbal, Madrid: Benito Cano, 1796-1802, 10 volumenes
  76. Histoire de l'Academie françoise../ P. Pollison-Fontainer, París: J.B. Coignard, 1729, 2 volumenes (reeeditada en Génova, 1989)
  77. Otras obras del Barón de Prony: Du calcul de l'effet des machines,..., París: Carilian-Goeury, 1829; Description hydrographique et historique des Marais Pontis, París, 1825; Leçons de mécanique analytique,.., París: impr. de l'ecole imperiale.., 1810-1815, 2 volumenes. Sobre Prony: A career biography of Gaspard Clair François Marie Riche De Prony:.../ Margaret Bradley, Lewiston: E. Mellen Press, 1998, 441 páginas
  78. Obra sobre Desagulier, que tuvo que emigrar a Inglaterra, fue profesor de la Universidad de Oxford y Gran Maestre de la Gran Logia de Londres: Jean-Théophile Desaguliers:..../ P. Boutin, París: Champion, 1999
  79. Lexicon techniucm, or, An universal English dictionary of arts and sciences.., London: D. Brown, 1708-1710, 2 volumenes; The enciclopaedic dictionary in the eighteenth century:.../..T.M. Russell, Aldershot, 1997, 5 volumenes
  80. The steam engine:..., London, J. Weale, 1838, 2 volumenes; Illustrations of steam machinery..., London, 1839; Practical essays on mill work.., London, 1841-50; Practical essay on the strength of cast iron..., London, J. Weale, 1842-46, 2 volumenes; The principles and practice and explanation of the machinery of locomotive engines..., London, J. weale, 1850; Tracts on hydraulics / edited Thomas Tredgold, London: F.N.Spon, 1862; Elementary principles of carpentry..., Philadelphia, 1973; junto a W. Hosking Treatises on architecture,.., New York, 1973
  81. Obra: A description and draugth of a new-invented machine for carrying vessels and ships.., London, 1737 (reeditada en Londres, 1860). Sobre la obra de Hulls: The gentleman and traders guide: containing a description and use of the newest invented instrument ..../ W. Bradford, teacher of mathematics, Nottingham: S. Creswell, 1770
  82. Jonathan Hulls obtuvo para este especie de barco de vapor, patentes de privilegio y éstas y la descripción de este barco se publicaron por Hulls en Londres en 1737, en el libro citado anteriormente en notas: Descripción y figura de una nueva máquina para hacer salir los barcos y navios en las radas, puertos y costas o para hacerlo salir contra el viento y marea como en tiempo de calma; también sale la reproducción exacta en una obra inglesa de J. Scott Russell: A es la chimenea que da salida a los gases del fogón; B cuerda amarrada a la embarcación que se ha de remolcar; CC piezas de madera reunidas para arrastrar la máquina; Da, D y Db son tres ruedas montadas sobre el mismo eje, para recibir las cuerdas M, Fa y Fb; M es la misma cuerda que va a lo interior del cilindro; Ha y Hb son dos ruedas montadas sobre el mismo eje que la rueda de paas IIIIIII y moviéndose alternativamente de suerte que cuando la rueda Da y D Db caminan hacia delante o hácia atrás, mantienen en la rueda de palas IIIIII un movimiento directo;...A treatise on the steam-engine.., Edinburgh, Black, 1851. En cuanto al mismo motor de la máquina, Hulls se expresa en estos términos: En un lugar conveniente del barco remolcador, se colocará una caldera llena de agua cerca de dos terceras partes, y cerrada herméticamente por la parte superior. El agua sometida a la ebullición produce vapor, que conducido por un gran tubo hasta un cuerpo de bomba cilíndrico y condensado en él, produce un vacio que da libre juego a la presión atmosférica, la que hace descender un pistón ajustado en este cuerpo de bomba cilíndrica, de la misma manera que en la máquina por cuyo medio Newcomen eleva el agua por el fuego
  83. Fasciculus dissertationum de novis quibusdam machinis...., Marbugi Cattorum: J. Jodoci Kürsneri, 1695
  84. como John Harris en Lexicon thechnicum.., London, 1708-1710, en la palabra Enginea o Abraham Rees en su obra The cyclopaedia..., Philadelphia, muchos editores, 1805-25, 41 volumenes, en la palabra Steam engine
  85. Obras: Des armes à vapeur, París, Rignoux; Histoire des fusées de guerre,.., París, J. Corréard, 1841; Règles de pointage à bord des vaisseaux,.., París: Bachelier, 1828; Notice sur la vie et les travaux de Robert Fulton,.., París, 1825; Mémoire sur les mines flottantes et les pétards flottans.., París, 1819
  86. Appius Claudius Caecus:.../ M. Humm, Rome, 2005, 779 páginas; Biblioteca histórica / Diodoro de Sicilia, Madrid: Ediciones Clásicas, 1995
  87. Description d'une machine à feu construite pour les salines de Castiglione:..., Parma: P. Carmignani, 1766
  88. Otras obras: La science des ingénieurs.., París: F. Didot, 1830; The attac and defence of fortified places:.., junto a J. Muller, London, J. Milan, 1770; Nouveau cours de mathematique.., París, Jombert, 1757; Le bombardier françois:..., París; Imp. Royale, 1731 (artillería-balística)
  89. Relación de sus invenciones en la Mecánica filosófica de Robinson, Tomo ii, artículo Steam engine
  90. Aparece citado en The steam engine: comprising and account of its invention.../ T. Tredgold, J. Taylor, 1827
  91. Yo mismo he quedado sorprendido de la regularidad de su acción. Cuando lo he visto marchar por la vez primera, he tenido verdaderamente todo el placer de la novedad, como si yo hubiese examinado la invención de otra persona, palabras del mismo Watt cuando realizó ensayos con el paralelogramo articulado
  92. Este aparato fue incorporado por lo siguiente: despues de que Watt hubiera uniformado el movimiento del pistón deteniendo algo más pronto o algo más tarde la introducción del vapor en el cilindro, se reconoció una nueva causa de irregularidad: resultaba de la produción más o menos rápida del vapor, según la actividad del fuego entretenido debajo de la caldera, y por consiguiente de la cantidad variable de vapor que llegaba al cilindro por una misma abertura en igual espacio de tiempo y para que el empleo del vapor fuese regular, era menester evidentemente que la máquina pudiera aumentar o disminuir a voluntad la cantidad tomada de la caldera en un instante dado, según que el movimiento se hace demasiado sencillo o rápido, y el citado regulador se usaba no tan solo la entrada del vapor en el pistón sino también el movimiento del fuego de varias máquinas diferentes, y aunque este órgano notable era conocido hacia mucho tiempo y usado por los molineros para aproximar a apartar las muelas según su velocidad, Watt hizo de él una aplicación muy acertada a la máquina de vapor
  93. Watt y la máquina de vapor / Teresa Blanch, Barcelona: Cromosoma, 2006; Watt's perfect engine:.../ B. Marsden, New York: Columbia University Press, 2002  ;James Watt: la revolución industrial / A. Hernando, Barcelona: Graó, 1989
  94. Watt, en 1779, habiendo tenido la inadvertencia de no solicitar privilegio, fue burlado por un operario encargado de ejecutar el nuevo modelo y poco tiempo despues se obtuvo un privilegio de Steel. para la aplicación del manubtio a las 'máquinas de vapor y tuvo que apelar al complicado sitema de ruedas llamdas planetarias, pero lo abandonó tan pronto como caducó el privilegio de Steel
  95. Joseph Bramah: a century of invention, / I. Macneil, New York, 1968. Obras de Bramah: A dissertation on the construction of locks:.., Londres, 1785; The petition and case of Joseph Bramah, of Piccadilly, engineer, inventor of the patent locks.., Londres, 1798
  96. Pieces qui ont remporté.../ Académie des Sciences (France), París: G. Martin..., 1748( Colección de las piezas que han conseguido los premios de la Academia, T. VII, premio de 1753, pág.. 98). Obras de Bernouilli: Hydrodynamics, New York, 1968; junto a Newton Philosophiae naturalis.., Colonia, 1760, 3 volumenes.-Account of the "Traité sur le flux et réflux de la mer" of Daniel Bernouilli../ J.W. Lubbock, London, 1830
  97. Los remos movibles ensayados por Duquet, en 1503, le parecían preferibles a las demás máquinas que podían reemplazar los remos ordinarios (Memorias de la Real Sociedad de Nancy', Tomo III).
  98. sobre su obra: Petit de Bachaumont: his circle and the Mémoires secrets / R.S. Tate, Génova: Inst. et Musee Voltaire, 1968; Mémoires secrets de Bachaumont../ P.L. Jacob, París, Garnier, 1874
  99. Otras obras: Vrais principes.., France, 1791; Essais sur les principes d'une bonne constitution.., 1789; Suite du second mémoire sur l'administration de finances, 1788; Memoire présenté au Roi par S.A.S...., 1787; Mémoire présenté au Roi par Mgr..., 1787
  100. Obra: Project patrioque sur les eaux de Paris,..., 1765
  101. Otras obras: Métrologie,.., París: V. Desaint, 1780; Théorie des lois de la nature,.., París, 1781
  102. Obras: Mélanges physico-mathématiques.., París, messidor an 9; Opuscules mathematiques..., París: F. Louis, 1810
  103. Obra del abad de Arnal: Prospectus de la navigation générale..., París: L. Jorry, 1781
  104. El barco tenía 12,40 metros de long. sobre 4,54 metros de ampl., movido por una máquina de vapor de un solo cilindro de cerca de 65 centimetros de diámetro y pesaba el barco y la máquina 64 toneladas; llevaba 0,975 metros de agua y movía un peso de 188 toneladas. Su mayor amplitud era igual a cerca de tres quintas partes de su longitud total hacia la proa , y estaba atravesado en este lugar por un árbol movible sobre dos cilindros de fricción colocados cerca de los bordes y en el árbol habia dos ruedas con palas. La comunicación del movimiento muy sencilla y conforme a la vez con la que Papin habia indicado en 1690, se debia a la acción de una doble cremallera de roquetes que obraba constantemente sobre una parte acanalada del árbol giratorio, de suerte que determinaba un movimiento de rotación continua, cediendo los roquetes superiores cuando empujaban los inferiores, y reciprocamente. Obra de Jouffroy: Des Bateaux a vapeur, París, 1816
  105. Obra: A short treatise on the application of steam:...., Philadelphia, 1788
  106. Obra: The original steam-boat..., Tarrytown, 1926
  107. Obras de Fulton: Torpedo war, and submarine explosions, New York, 1914; Report of the practicability of navigating.., Pennsylvania, 1828; De la machine infernale maritime,.., París, Magimel, 1812. Sobre Fulton: The Hudson-Fulton celebration:..../ K.E. Johson, New York: Fordham University, 2009;Who really invented the steamboat?.../ J.L. Shagena, Amherst, 2004; The fire of his genius: Robert Fulton.../ K. Sale, New York, 2001; Robert Fulton:.../ R.H. Thurston, New York, 1891
  108. Otra edición de su obra: Memoir of steamboats of the United States of America..., Mystic, Marine Historical Associat., 1957. Sobre los barcos de guerra a vapor en el siglo XIX: The late Victory navy: the pre-dreadnouht.../ R. Parkinson, Woodbridge, 2008; Naval warfare, 1815-1914 / L. Sondhaus, London, 2001; La Revolution de la vapeur.../ S. Oriowski, Le Tpuvet, 2001; La marine a vapeur. 1800-1920 / A. Guillerm, París: PUF, 1996  ;La Révolution maritime du XIXe siècle / P. Masson, París, 1987; The ships of German fleets../ H.J. Hansen, Annapolis, 1988
  109. Obra: David Napier, engineer, 1790-1865.../..; David Bell, Glasgow, 1912
  110. Obras: Samuel Cunard, pioneer of the Atlantic steamship../ Hilda Kay Grant, London, 1967  ;Over eigthty years of trans-Atlantic.../ Cunard Steamship Company,, New York, 1922; History of the Cunard Steamship Company../ Illustrated Naval and Military Magazine, London, 1886 ;Official guide an album of the Cunard Sreamship Compnay, London, 1877
  111. Obras: Turbinia: the story of Charles Parsons../ K. Smith, Newcastle, 1996; The steam turbine an others inventions of Sir Charles Parsons../ R.H. Parsons, London, 1946. La palabra «turbina» aparece en una obra de C. Burdin e ideó en 1827 una turbina que giraba por la acción de la fuerza centrífuga y consistía en un tambor vertical que recibía el agua en su base superior y la despedía por la opuesta siguiendo unas palas de superficie helicoidal, dispuestas hácia la circunferencia externa del tambor, y una compuerta encima de la turbina permitía dirigir el agua del modo conveniente sobre las palas, de modo que se obtuviera el mejor efecto posible, lo cual se conseguía cuando el agua llegaba ala máquina sin choque y salía sin velocidad. Esta segunda turbina de Burdin daba resultados tan ventajosos como las mejores ruedas verticales, resultados que bien pronto se mejoraron por su discípulo, Bernoit Fourneyron, ingeniero inventor de la «turbina hidráulica» conocida también como «turbina Fourneyron», que fue muy usada en el siglo XIX, cuyas piezas pricipales eran la rueda o turbina propiamente dicha, el platillo fijo y la compuerta. Otras turbinas: la de Gentilhomme, la de Fontaine-Baron, la de Jouval, J.B. Francis y la de Girard, y las ventajas de las citadas turbinas eran: producían un efecto útil al de las mejores ruedas hidraúlicas verticales; podían utilizar los saltos de todas las alturas y marchaban dentro del agua lo mismo que fuera, lo cual era muy de apreciar en territorios sujetos a inundaciones; los inconvenientes eran su precio y exigir frecuentes reparaciones, de poca importancia en una gran fábrica, pero se aconsejaba en las pequeñas fábricas a mediados del siglo XIX el uso de ruedas hidraúlicas verticales. En el siglo XX se dearrollaron otras como la «Kaplan turbina». Obras: Nouveau systeme d'ecluses.../ C. Burdin, París, 1830; Table pour faciliter les calculs.../ B. Fourneyron, París: Bachilier, 1843; Hydraulic turbines / S. Motgan Smith Corp., York, 1920; Guidelines for the aplication of small hidraulic turbines / G. Viktorov, Viena 1984. Sobre Fourneyron: Invention de la turbine.../ Marcel Crozet-Fourneyron, París, 1924- También se ha decir que sinónimo de la palabra «turbina» era la expresión «ruedas hidráulicas horizontales», de invención antigua y ya Segner en el siglo XVIII, propuso una, la cual no era otra cosa que la reproducción de una maquina antiquísima, compuesta de un tubo vertical, movible sobre su eje, y en cuya parte interior tenía varios otros tubos horizontales, doblados en semicírculos y abiertos por la punta: Specimen theoriae turbinum / J. Andreas von Segner, Haiae, 1755, y se usó con éxito, pero no le satisfació y la modificó y se componía de dos partes colocadas una encima de otra. Obra sobre Segner: Johann Andreas Segner, der Vater der Turbina / W. Kaiser, Leipzig, 1977
  112. Le révollution a vapeur dans les marines du XIXe siècle, 1800-1900 / S. Orlowski, Le Touvet, 2000;Les Origines de la navigation a vapeur / M. Mollat, París, 1970.;Elementos de máquinas de vapor marinas:.../ E. Agacino Martínez, Alicante, 1921; 'Steamship.../ F.A.A. Talbot, Philadelphia, 1912;A Chronogical history...steam navegation / G.H. Preble, Philadelphia, 1895; Breve idea de las máquinas de vapor y de sus aplicaciones a la navegación / F. Chacón y Orta, San Fernando: Librería Española, 1858; Tratado de las máquinas de vapor aplicadas a la propulsión de buques / José de Carranza Echevarría, Madrid: J. Martín Alegría, 1857, 2 vol.  ;De l'etat actuel de la navigation par le vapeur.../ A. Campaignac, París, 1845.
    Steam navigation.../ B. Boyman, London, 1840;A short narrative of facts relative to the invention and practice of steam-navigation / P. Miller, Edimburgo, 1825;Essai sur l'art de la navigation par la vapeur / J.P. Gilbert, París, 1820
  113. Obras de Cugnot: Théorie de la fortification.., París, 1778; Eléments de l'art militaire ancien et moderne.., París: Vincent, 1766, 2 volumenes. Sobre Cugnot: Recueil. Dossiers biographiques Boutillier du Retail. Documentation sur Nicolas-Joseph Cugnot / Charles Vilherviers, París: Mutilés et anciens combattants, 1943
  114. Se realizó entre los años 1769-1770, pero despues no se llevó a la práctica. Un libro que hable de este carruage a vapor para llevar fardos: Le chàriot à feu de M. Cugnot / Bruno Jacomy, París: Nathan, 1992 (con la colaboración del Musée National de Techniques)
  115. Obras: Manuel de l'ingenieur mécanicien.., París, Bachelier, 1821; Exposition of part of the patent law, 1816; The young steam engineer's guide:.., Philadelphia, 1805. Sobre Evans: Oliver Evans:.../ G. Bathe, Philadelphia, 1935
  116. Esta máquina no tenía más que un cilíndro horizontal cuyo pistón de 0,203 metros de diametro, sobre 1,37 metros de juego, transmitía el movimiento a las ruedas por intermedio de una biella o brazo y dos engranages
  117. Uno de los carriles tenía al costado dientes sobre los cuales engranaba una rueda movida por dos piñones puestos en relación con la biella del cilíndro vertical colocado debajo de la caldera, y los dos manubrios estaban cruzados en ángulo recto para facilitar el paso de los puntos muertos, y la caldera contenía un tubo interior en el cual estaba el hornillo, y desembocaba en la chimenea
  118. Obra: Timothy Hackworth and the locomotive / R. Young, Lodndon, 1923
  119. Obras: Mécanique industrielle:....., París, 1857; Compte rendu aux actionnaires du Chemin de fer de Saint Étienne à Lyon, París: Firmin Didot, 1828
  120. Los directores de la linea, fijaron un premio de 500 libras esterlinas al autor de la locomotiva que mejor cumpliese con las siguientes estipulaciones: 1,-La máquina debe consumir su humo con arreglo a las disposiciones del acta de concesión del ferrocarril; 2.-La máquina si pesa 6 toneladas, debe ser capaz de arrastrar sobre un ferro-carril bien construido y horizontal, un convoy de carros de peso de 20 toneladas, inclusa el agua de abastecimiento, su velocidad será de 10 millas por hora, y la presión de la caldera no excedera de 50 libras por pulgada cuadrada; 3.-La caldera estará provista de dos válvulas de seguridad,..; 4.- La máquina y la caldera estarán montadas sobre muelles y en seis ruedas; la altura total de la chimenea no deberá exceder de 15 pies; 5.-El peso de la máquina, incluida la caldera, no deberá exceder de 6 toneladas, y una máquina más ligera será preferida si arrastra proporcionalmente igual carga......6.- La máquina llevará un manómetro de mercurio con una vara graduada indicando la presión del vapor
  121. La producción del vapor disminuye ligeramente cuando la presión crece en la caldera; La produción del vapor crece rapidamente con la velocidad de la locomotiva, porque la velocidad del chorro del vapor en la chiminea aumenta el tiro; Cuando el tiro producido por el chorro de vapor que entra en la chiminea es tal que la llama llegue precisamente a la extremidad de los tubos, entonces es cuando más vapor se produce; la producción media de vapor por metro cuadrado de superficie total y por ahota de 62 kilogramos; hay siempre cierta agua llevada por el vapor a los cilíndros,.. Otra obra: A new theory of steam engine.., London: J. Weale, 1838
  122. Ofreció mayor comodidad para los pasajeros: Obras: George M. Pullman../ R.C. Harding, New York, 1951; The story of the Pullman car / J. Husband, Chicago, 1917 ;The story of Pullman, 1893. En el siglo XX, en el año 1925 creación de la Hermandad de Porteadores de coches para dormir, por el afroamericano A.P. Randolph; obras: Tearing down the color bar:.../ J.F. Wilson, New York, 1989 ;Keeping the faith: A. Philipp Randolph.../ W.H. Harris, Urbaria, 1977; The Brotherhood of sleeping car porters.../ B.R Brazeal, New York, 1949; The Pullman porter / B. of S.C.P., New York, 1927
  123. Obras: The Union Pacific Railroad:..../ Thomas Nelson & Sons, New York, 1870; Union Pacific Railroad / B. Salomon, Psceola, 2000; The great iron trail: the story of the first transcontinental railroad / R.W. Howard, New York, Putnam, 1982
  124. How steam locomotives really work / P.W.B. Semmens, Oxford, 2000;La locomotora a vapor, Barcelona: FGC,..,1998; Steam locomotives and history../ R.E. Price, gREEN rIVER, 1962; Evolución de la locomotora d evapor desde sus orígenes../ G. Conill, Acero y energía, 1948  ;Monografía elemental de la locomotora de vapor / J. Prats Tomás, Barcelona: I.G., 1948; La locomotora / J.J. Maluquer, Barcelona: Seix i Barrals, 1943 ;La locomotora de vapor moderna / F. Baró, Madrid: S. Calleja, 1922; La Locomotora: tratado práctico de esta máquina de vapor / C. Aleu y Tolrà, Barcelona, 1892; La Locomotora en acción:.../ P. Sans i Guitart, Barcelona, 1868; Caminos de hierro:.../ T. Tredgold, Madrid: F. Moreno, 1831
  125. Pero la fecha del privilegio de Nasmyth es dos meses posterior al de Scheider; James Nasmyth and the Bridgewater Foundry:../ J.A. Cantrell, Manchester, 1985; James Nasmyth engineer: an autobiography / ed. S. Smiles, Londres, J. Murray, 1883
  126. Dans la boucle de l'hirondelle:../ D. Pineau-Valencienne, París, 2004 (Schneider Electric, creada en 1831, por los hermanos Schneider); The eighty-ton steam hammer at Creusot / J.A. Herrick, 1880; Un patron de droit divin. Eugène Schneider, potentat du Creusot / Paul Faure, París, 1931
  127. Cálculo y construcción de dínamos / Escuela Elemental de Trabajo, Barcelona, 1947
  128. The life and work of George H. Corliss.../ Mary Corliss, New York, 1930; George H. Corliss of Rhode Island, 1817-1888 / R.S. Holding, New York, 1945
  129. Corliss engines / Erie Ball Engine Co., Pittsburgh, 1927  ;The Corliss engine../ J.T. Henthorn, 1893; The steam engine as it was, and it is../ Corliss Steam Engine Company. Providence, Providence, 1857
  130. Obra que hable: La producción de energía mediante vapor de agua, el aire y los gases:../ W.H. Severns, Barcelona, 1982 y Energía mediante vapor, aire o gás / H.E. Degler, Barcelona, 2007
  131. Naval firepower: battiesship guns and gunnery in the Dreadnought Era / N. Friedman, Annapolis: Naval Institute Press, 2006;Les guerrse maritimes: la marine a vapeur / R. Hill, París, 2003 ;Manual práctico de las turbomáquinas térmicas / J.A. Auñon Hidalgo, Málaga: U. de M.,..., 1999 ;Turbinas marinas de vapor.../ G.H. Clarc, Castrol, 1973; Cinemática de los engranajes: estudio de los mecanismos de ruedas dentadas.../ C.F. Loyarte, Buenos Aires: Gili, 1952 ;Steel & ships; the history of John Brown's / A.J. Grant, London, 1950; Roscado y cálculo de las ruedas para roscar / O. Müller, Barcelona: Labor, 1943 ;Máquinas y turbinas de vapor / H. Dubbel, Madrid: Calpe, 1922; La Turbina de vapor marina:../ J.W. Sothem, Madrid, 1907
  132. Obra: Utilización racional de las Turbinas de vapor en la industria Química y Petrolífera / Instituto Nacional de la Racionalización del Trabajp, Madrid, 1960
  133. Obra: Titanic: the ship magnificient / B. Beveridge, Stroud, 2008
  134. Obra: RMS Lusitania../ E. Sauder, Stroud: Tempus, 2005
  135. Obra: RMS Olympic: Tytanic's sixter / M. Chirnside, Stroud: Tempus, 2004
  136. Obra: HMHS Britannic: the last titan / S. Mills, Market Drayton, 1996
  137. Obra: HMS Hood: pride of the Royal Navy / A. Norman
  138. Obra: RMS Aquitania:../ M. Chirside, Stroud, 2008
  139. Obra: The Queen Elizabeth../ D.S. Watt, London, 1947
  140. La industria nuclear española, Madrid: Foro nuclear, 2008; Generadores de vapor:.., Madrid: C. de S.N., 1995
  141. The story of a Stanley Steamer / G. Woodbury, New York: Norton, 1950
  142. Harz / G. Blitz, Stuttgart: Drei Brunnen, 2002; Harz / H. Dressler;.., Múnchen: Bucher, 2000
  143. Los tiempos del vapor en RENFE / L.G. Marshall, Aldaba, 1987
  144. Monte Susana: historia del tren de los presos de Ushuaia / Alicia Lazzaroni, Ushuaia: Editorial Utopias, 2007  ;La ciudad de Ushuaia y su ubicación geoestratégica.../ A.H. Bertotto, Buenos Aires: Comisión Geopolítica...., 2001; Ushuaia fantástica.../ J. Rossi, Buenos Aires, 1999  ;Ushuaia / C.P. Vairo, Ushuaia, 1998; Así nació Ushuaia: orígenes de la ciudad más austral del mundo / A. Canclini, Buenos Aires, 1992
  145. Obra: El vapor:..., New York: Babcock & Wilcox, 1914 (diversas manufacturas)

Bibliografía

  • Enciclopedia moderna:.., Madrid: Mellado, 1851-55, 37 volumenes.
  • Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, Barcelona, 1887-1910.

Bibliografía complementaria

  • A brief history of the age of steam:.../ T. Crump, New York, 2007.
  • A detailed history of British Railways standar steam locomotives / Railway Correspondence.., Lincoln, 1994-2008, 4 volumenes.
  • A history of industrial power in the United States. 1780-1930 / L.C. Hunter, Charlottesville, 1979-91, 3 volumenes ( V.1.- Waterpower in the century of steam engine).
  • Analisis del progreso y desarrollo de la máquina alternativa de vapor marina "compound" / J.M. González Madrigal, Cádiz, 1992, 2 volumenes.
  • Atlas de las máquinas a vapor,../ José de Carranza, Madrid: Lit. Alemana, 1857.
  • Averías y accidentes en las máquinas de vapor / H. Hamkens, Barcelona: Feliu y Susanna, 1930.
  • Berechnung der Leistung.../ J. Pechan, Leipzig: F. Deuticke, 1898 (manual de la máquina de vapor).
  • Catecismo de maquinistas y fogoneros / J.G. Malgor,Madrid: M. Tello, 1870.
  • Centrales de vapor:../ G.A. Gaffert, Barcelona, 1981.
  • Ciencia y tècnica a Catalunya en el segle XVIII: la introducció màquina de vapor / J. Agustí Cullell, Barcelona: I. de E.C., 1983.
  • Conceptos básicos en generadores de vapor,.../ J.L. Serrano, Madrid, 2002.
  • Construction et résistance des machines a vapeur / A. Alheiling, París, 1894.
  • Control de las calderas de vapor / J. Sintas Coll, Barcelona: Tiempo Real, 1993.
  • Curso de mecánica aplicada a las máquinas: Máquinas de vapor / A. Pérez, Segovia, 1868, 2 volumenes.
  • Curso elemental de máquinas marinas de vapor:../ Gustavo Fernández y Rodríguez, Madrid: Fortanet, 1897.
  • Curso completo de mecánica industrial:.../ M.A. Morin, Barcelona, 1858.
  • Current practique in steam engine design / O.N. Trooien, Mdison: U. of W., 1908.
  • De la coa a la máquina de vapor:../ A. Tortolero, México, 1995.
  • Del dios del fuego a la máquina de vapor:../ N. García Tapia, Valladolid: Ámbito, 1992; Un inventor navarro: Jerónimo de Ayanz y Beaumont (1553-1613) , Pamplona: Gobierno de Navarra, 2001 y Ingeniería fluidomecánica, Valladolid, 1998.
  • Descripción de las máquinas de vapor.../ J.J. Martínez Tacón, Madrid: L. Amarita, 1835.
  • Economie sociale:..., sous l¡influence des applications de la vapeur../ C. Pècquer, París, 1839, 2 volumenes.
  • EL vapor a Sabadell / J.M. Benaul, Sabadell: Museu d'Hstoria de Sabadell, 2000.
  • Encyclopédie des chemins de fer et des machines à vapeur:../ F. Tourneux, París, 1844.
  • En defensa de la máquina de vapor / J. Pérez del Río, Barcelona: U.P. de C., 1983.
  • Farm power in the making of America / P.C. Jhonson, Des Moines, 1978.
  • Historia de la máquina de vapor / E. Zerolo, París, 19--.
  • Histoire de la machine a vapeur / R.H. Thurston, París, 1880, 2 volumenes.
  • Ideas de los barcos de vapor / Manuel María de Mármol, Madrid, 1967.
  • Influencia del espirítu de investigación científica sobre la invención y perfeccionamiento de la máquina de vapor / J. Serrat y Bonastre, Barcelona: La Academia, 1892-
  • La enciclopedia de los barcos / R. Ford,.., Arganda del Rey, 2005.
  • La Era del vapor../ María Inmaculada Paz Andrade, Santiago de Compostela, 1990.
  • La machinaria sbuffante:..../ G.C. Gianti.., Torino, 1995.
  • La máquina de vapor:../ F.X. Pardo i de Campos, Barcelona, 1987.
  • Le machine a vapore marine:..../ G. Martorelli, Torino: Roux Frassati, 1896, 863 páginas.
  • Les locomotives Pacific../ B. Collardey, París, 2006.
  • Les machines à vapeur / F. Cordier, París: Octave Doin, 1914.
  • Les mountains françaises / M. Chavy; A. Gilbert;.., Breil-Sur-Roya, 1992 (historia de los «caminos de hierro»-Francia; ilustraciones locomotoras a vapor, Francia y Argelia)
  • La Maquinaria moderna:..../ J. Gotti, Barcelona: J. Gapar, 1859-61, 4 volumenes.
  • Locomotoras de vapor / H. Brown, Barcelona, 1998.
  • Los Orígenes de la máquina de vapor / A. Puig, Técnica mecánica, 1960.
  • Manual de maquinista y fogonero / G. Gautero, Barcelona, 1914.
  • Manual de maquinaría de buques:.../ A.E. Seaton, Barcelona, 1922, 813 páginas.
  • Musée de plein air du Quercy:.../ F. Don, Cahors, 1998.
  • On Great central lines / R. Robotham, Ian Allan, 1994.
  • Orígenes de la máquina de vapor / E.S. Ferguron, Ciencias, Año 30, 1965.
  • Power from steam:../ R.L. Hills, Cambridge, 1989.
  • Producción y utilización del vapor / Jordi Bayer i Trias, Madrid, 1996.
  • Railroads in the African American experience../ T. Kornweibei, Baltimore, 2010.
  • Reliable steam engines / Reliable Industries Inc., New Baltimore, 1968, 1 volumen.
  • Semple steam power.../ Semple Engine Co., St. Louis, 1976 (catálogo).
  • Smoking beauties: steam engines of the world / A. Lohani, New Delhi: Wisdom Tree, 2004.
  • Stationary steam engine makers / compiled by G. Watkins;.., Ashbourne: Landmaek Publications, 2006, 2 volumenes.
  • Steam,.../ Babcock & Wilcox Company, New York, 2007.
  • Steam engines../ Nordberg.., Milwaukee, 1944.
  • Steam on the farm:..../ J. Brown, rAMSBURY, 2008 (Gran Bretaña: 1800-1950)
  • Steam power.../ G.N. Von Tunzelmann, Oxford, 1978.
  • Steam and its uses:./ D. Lardner, London, 1856 y The steam engine...., London, 1836.
  • Stories of useful inventions / S.E. Forman, New York: The Century, 1919.
  • Technologie de l'energie vapeur en France../ J. Payen, pARÍS, 1895.
  • Teoría y cálculo de las máquinas de vapor.../ Gumersindo Vicuña, Madrid: M. Tello, 1872.
  • The engineer's handy-book:../ S. Roper, Philadelphia, 1888.
  • The Iron-men..., Enola: Pa, 2002, 57 volumenes.
  • The railroaders / S. Leuthner, New York, 1983.
  • The smoke that thunders / A.E. Durrant, Harare, 1997 (locomotoras de vapor-África-historia)
  • Thermodynamics of the steam-engine.../ C.H. Peabody, New York, 1909.
  • Tratado de las máquinas de vapor, aplicadas a la propulsión de los buques.../ José de Carranza, Madrid, 1857.
  • Tratado teórico-práctico de máquinas de vapor marinas y terrestes:../ F. Valles Collantes, Cádiz: Salvador Repeto, 1939, 3 volumenes.
  • Vapor de agua:.../ Compañía Parisiense.., México: Limusa, 1987.

Audiovisual

  • La Força del vapor al barri de Gràcia de Sabadell / M.C. Carmona,.., 1 Disco Óptico (CD-ROM)
  • La Màquina de vapor, Barcelona: Ayuntament de Barcelona, 1990, 1 VHS, 9 minutos.
  • Les Lechatas de Nantes: il était un petit navire a vapeur.../ M. Alliot, Nantes, 1997 (VHS-30 minutos)

Visual

  • Recueil..../ E. Lamy, 1861-68 (416 fotografías-barcos a vapor)
  • Vapor correo "Teresa Tayá", 19 fotos.