La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Guerra méxico-estadounidense (1846-1848)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Invasión de México por parte de Estados Unidos que le declaró la guerra y lo ocupó entre 1846 y 1848. Las fuentes estadounidenses se refieren a esta invasión como la Guerra Mexicana (Mexican war).


La cuestión de Texas

Los antecedentes de esta ocupación hay que buscarlos en las políticas expansionistas de Estados Unidos que ya desde 1809 se venían observando claramente. Después de la compra de la Louisiana en 1803, con la excusa de la persecución de los salvajes nativos (seminolas) y con la iniciativa de Andrew Jackson, fueron ocupando ciertas regiones de Florida. Con la firma del Tratado Adams-Onís de 1819, por el que España cedió la ya ocupada Florida, se esperaba que Estados Unidos se comprometiera a no hacer más exigencias territoriales. Por este tratado se reconocían los derechos españoles sobre Texas, la alta California y lo que hoy son los Estados norteamericanos de Nuevo México, Nevada, Utah, Arizona y secciones de Wyoming y Colorado.

Al lograr México ser nación independiente envía Estados Unidos a Joel Roberts Poinsett como representante para firmar un tratado de límites en el que Estados Unidos intenta infructuosamente anexarse la provincia mexicana de Texas. Posteriormente se inicia un proceso de ocupación pacífica en la que miles de emigrantes norteamericanos, agricultores y aventureros, se van estableciendo con o sin permiso de las autoridades mexicanas en esa región; desde 1823, con el permiso del gobierno mexicano, Stephen Austin comenzó a llevar emigrantes anglosajones a Texas, un territorio en el entonces estado mexicano de Coahuila y Texas; esta nueva población fue superando poco a poco en número a la población española-mexicana. El 25 de agosto de 1829 Poinsett ofreció cinco millones de dólares por el territorio de Texas.

Cartel con la Declaración del Pueblo de Tejas (1835)

En abril de 1830, alarmado por la ya creciente superioridad numérica de los inmigrantes, el gobierno mexicano empezó a tomar algunas medidas para prevenir lo que se temía podría suceder en la lejana provincia. Para 1834 la afluencia de aventureros-mercenarios se hizo todavía más notoria como es el caso de los firmantes de la declaración de independencia de Texas, B. T. Archer y P. B. Dexter, quienes eran buscados en el este por fraude. El 1 de marzo de 1836 Texas proclamó su independencia de México y nombró presidente a David G. Burnett y vicepresidente a Lorenzo de Zavala. Se dice que el desenlace de este movimiento obedeció a un plan del que no era ajeno Andrew Jackson cuyo antiguo colaborador, Samuel Houston, jugó un papel importante en su conclusión. Después de la derrota de San Jacinto del 21 de abril de 1836 México perdió Texas irremediablemente.

"Las circunstancias los obligaron a quitarse la máscara, cuando menos les convenía, y el dos de marzo de mil ochocientos treinta y seis declararon la independencia de Texas..." La Narrativa de José Enrique de la Peña.


El gobierno encabezado por Andrew Jackson, violó la neutralidad entre países vecinos al permitir “que pasaran miles de voluntarios armados y recursos para atacar a un gobierno amigo […]” y al ordenar al general Gaines marchar a la frontera con instrucciones de entrar a territorio mexicano si fuera necesario.

Josefina Vázquez.

Anexión de Texas

Después de la firma del Tratado de Velasco (1836) el gobierno norteamericano, que había apoyado militar y económicamente a los separatistas, se apresuró a reconocer la independencia de Texas.

Muchos de los emigrados a Texas en los años previos al conflicto, eran sureños y habían promovido abiertamente la separación para anexar la provincia a Estados Unidos. Los anexionistas y especuladores que habían atizado el conflicto tenían ahora la oportunidad con la que habían soñado.

Durante cerca de diez años el gobierno mexicano no intentó recuperar la provincia rebelde pero no reconoció su independencia. En marzo de 1845 la República de Texas se anexó a Estados Unidos; la frontera sur reconocida en esta anexión fue el Río Nueces; es decir el territorio entre el Nueces y el Río Bravo era reconocido como perteneciente a México (Nuevo Santander). La anexión provocó que crecieran las tensiones las cuales se agravaron aún más cuando el gobierno norteamericano ofreció pagar la supuesta deuda mexicana a colonos estadounidenses si México permitía que EE. UU. le comprara los territorios de la Alta California y Nuevo México. Ofreció su presidente James Knox Polk, a mediados y fines de 1845 por medio de los agentes diplomáticos John Parrot y John Slidell, comprar Nuevo México por cinco millones de pesos y la Alta California por veinticinco.

Campamento de Taylor en Corpus Christi, 1845. Litografía por C. Parsons

Declaración de guerra

Polk también ordenó al general Zacarias Taylor llevar un ejercito a la frontera de Texas y México, estableciendose éste en Corpus Christi por agosto de 1845. Para principios de 1846 Taylor recibió órdenes de marchar al sur, hasta el Rio Bravo. En marzo de 1846 tomó el camino de Matamoros. Llevaba unos 2,200 hombres bastante bien entrenados, pagados y equipados. Su artillería que era muy superior a la mexicana jugaría un papel muy importante.

El 25 de abril de 1846 la caballería mexicana al mando del general Anastasio Torrejón sostuvo una escaramuza con fuerzas norteamericanas al mando del capitán Thorton cerca de Matamoros; derrotados y aniquilados los norteamericanos le dieron al presidente James Polk una buena excusa para llevar adelante sus planes expansionistas. Polk había empezado a preparar una declaración de guerra tomando como bases las supuestas indemnizaciones que México no había pagado y la negativa del gobierno mexicano a recibir a su enviado Slidell. Aprovechó entonces la escaramuza antes mencionada para convertirla en su argumento principal para pedir la declaración de guerra al Congreso. "Sangre norteamericana había sido derramada en territorio norteamericano". (Más bien: Sangre de invasores armados en territorio ajeno.) El Congreso norteamericano le declaró la guerra a México el 13 de mayo de 1846 como consecuencia de los "actos agresivos" de México.

Por el lado del Pacifico el Comodoro John D. Sloat ocupó Monterey y San Francisco, California, invadiendo México aún antes de la declaración de guerra.

Desarrollo de la invasión

Sucesivas batallas ganadas por los invasores fueron dándoles las poblaciones mexicanas de las margenes del Río Bravo. Monterrey después de una cruenta batalla casa por casa también se perdió; Saltillo cayó a fines de 1846. En febrero de 1847 sobrevino la célebre batalla de la Angostura con la cual el ejército mexicano logró frenar el avance de Taylor.

Sitio de Veracruz, 1846. (Edición ilustrada de "The War between the United States and Mexico" del grabador alemán Carl Nebel, 1851; Tomado de Commons, GNU)

El conflicto se trasladó entonces, con un nuevo comandante, Winfield Scott, a la ruta Veracruz - Puebla - Ciudad de México. Después de un brutal bombardeo del puerto de Veracruz éste cayó y la marcha sobre la capital se inició en abril de 1847. Para septiembre, después de varias heróicas batallas por parte de los mexicanos y no pocas traiciones, se rindió la ciudad de México, no así sus habitantes que continuaron hostilizando al enemigo.

Digno de recordarse es el episodio de los irlandeses que formaron el Batallón de San Patricio. Dándose cuenta numerosos voluntarios irlandeses del ejército invasor de lo injusta de esta guerra se pasaron al lado méxicano. Su osadía la pagaron casi todos con la vida. En México se les recuerda como héroes.

Fin del conflicto

Con el Tratado de Guadalupe Hidalgo (febrero de 1848), por el que México perdió más de la mitad de su territorio, se inició el retiro de las tropas invasoras; el 15 de junio de 1848 terminó finalmente esta ocupación.

Referencias

Artículos relacionados

Bibliografía

Otras fuentes de información

Notas