La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Grecia Antigua

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Ruinas del Partenón.

Civilización clásica de la Antigüedad que fue famosa por sus conocimientos, su arte y sus templos.

La civilización griega tuvo un fuerte desarrollo en el campo filosófico. Se la suele llamar "la cuna de la civilización" ya que sus grandes pensadores fueron los que desarrollaron los primeros conceptos de "átomo" (sin división) y su arte, sencillo, se caracterizó por la construcción de templos con grandes pilares y techos triangulares; en la música destacaron sus danzas folclóricas y sus cantos se ejecutaban todos los días en todas sus actividades.

Entre los monumentos más famosos de esta antigua civilización se encuentran, entre otros, el Partenón y el Mausoleo de Halicarnaso.

El fin de la independencia de esta civilización se produjo tras la conquista romana, si bien no llegó a desaparecer. La civilización siguió evolucionando bajo el control romano, y luego el bizantino.

La cultura griega

Busto de Homero (British Museum).

En la Grecia clásica surge una cultura esplendorosa cuya máxima figura es Homero. El griego se convierte en la lengua de todo el mar Egeo. El idioma griego fue introducido por los invasores helénicos. Se trata de una lengua indogermánica en cuyo vocabulario entraron palabras de los pueblos autóctonos. En realidad, las lenguas que trajeron los invasores eran una serie de dialectos.

Los griegos comenzaron a escribir hacia finales del siglo XI a.C., con un alfabeto de origen fenicio al cual se le añaden las vocales. Esta temprana introducción de la lengua escrita y la literatura, contribuyó a fijar el idioma y a unificarlo.

Algo más tarde nace en Grecia la poesía épica. La épica llegó a su máximo desarrollo en el siglo VIII a.C. con las figuras de Homero y Hesíodo. La épica es el vehículo fundamental de unificación de la lengua. Más tarde aparecieron otras formas literarias como la tragedia y la comedia. Según la leyenda, Homero fue un rapsoda ciego del siglo VIII a.C. como los que había habido antes. Se le atribuye la composición de dos poemas fundamentales, La Iliada y La Odisea, que serán textos fundamentales de la literatura griega. Hesíodo nació hacia el año 700 a.C. Fue otro importante rapsoda que compuso dos obras importantes: Teogonía, en la que se cuenta el parentesco de los dioses y Los trabajos y los días lleno de reflexiones y consejos de los campesinos pobres. En los poemas de Homero y Hesíodo aparece reflejada la vida cotidiana de la época.

La contribución griega a la filosofía y a la ciencia es transcendental. Son los padres de la filosofía y de la ciencia. Son filósofos destacados: Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Pitágoras, Parménides, Zenón de Citio, Heráclito, Empédocles, Anaxágoras, Protágoras, Gorgias, Sócrates, Demócrito, Platón o Aristóteles. Destacaron historiadores como Herodoto o Tucídides; matemáticos como Teodoro de Cirene o Hipócrates de Quíos, médicos como Hipócrates de Cos o Alcemeón. Todos ellos son filósofos y científicos, aunque se les conoce por la contribución que han hecho a la ciencia. En la época helenística destacaron médicos como Herófilo de Caledonia o Eristarco de Ceos; matemáticos como Euclides, Nicomedes o Apolonio; astrónomos como Aristarco de Samos (con su teoría heliocéntrica) o Hiparco de Nicea; geógrafos como Piteas, Dicearco o Eratóstenes, físicos como Arquímedes, etc. En literatura, además, de Homero y Hesíodo destacaron Alcedo, Píndaro, Esquilo, Sófocles, Eurípides o Aristófanes.

Durante la época helenística la cultura griega se hace universal. El arte sirve de modelo a las nuevas culturas, el griego será la lengua culta, la literatura y el teatro, la tragedia, vive un periodo de esplendor con Esquilo, Sófocles y Eurípides. En filosofía, tras los presocráticos, continúan las grandes escuelas de Sócrates, Platón y Aristóteles y aparecen los estoicos, los epicúreos, los cínicos, etc. La religión se unifica en los mitos. Se produce un sincretismo con otras religiones y aparece el monoteísmo. La magia sigue estando muy presente. Y no se perderá la labor urbanística de los clásicos. Esta es la gran época de los grandes científicos. La cultura griega ha dejado conquistas decisivas en el progreso de la civilización occidental.

Economía

A diferencia de las grandes civilizaciones orientales, de carácter esencialmente continental y agrícola, la civilización griega fue básicamente marítima y comercial. El componente geográfico jugó un papel fundamental, puesto que el relieve accidentado dificultaba los cultivos. Aún así, durante la época clásica, la agricultura griega se adaptó al relieve existente, y en los valles, donde el agua era más abundante, se cultivaba trigo y hortalizas, y en las tierras de las pendientes de las montañas se cultivaba la vid y el olivo, del cual se obtenía aceite, un producto fácilmente comerciable. También se plantaban higueras.

La forma normal de explotación agrícola, en época de Homero, era el cortijo rural. En el cortijo vivían toda la familia, los labradores a sueldo y los esclavos. Cada propietario tendía a producir todo lo que necesitaba. Pero no renunciaron al comercio de los productos no ubicuos. Desde la segunda mitad del siglo VII a.C. los griegos comenzaron a utilizar la moneda en sus intercambios comerciales.

Entre los olivos y aprovechando los pastos de montaña había rebaños de cabras y ovejas.

La Grecia del siglo VIII adC era una sociedad eminentemente rural, donde la principal riqueza era la propiedad de la tierra.

A partir del año 700 adC Grecia comenzó una colonización básicamente comercial a lo largo del Mediterráneo.

Arte

Artículo desarrollado → Arte griego.

El arte de la antigua Grecia se caracteriza por la búsqueda de la belleza ideal. Es el resultado de la aportación de sucesivos pueblos y culturas que se establecieron en los territorios griegos. Un arte que evolucionó a lo largo de los siglos.

La cultura elaborada por los griegos se halla en la base de la cultura occidental. De ellos arranca la fijación de conceptos y principios que fundamentan el arte, la filosofía y el saber general posterior.

Religión

Artículo desarrollado → Mitología griega.
Estatua de Artemisa, diosa griega de la luna, la caza y del reino animal

La mitología griega está formada por un conjunto de relatos cuyo origen se remonta a una etapa anterior a la ocupación de la península griega, lo que se demuestra por el paralelismo con otras mitologías de origen indoeuropeo. Este conjunto de relatos no constituyen una religión en sí misma, pero sí constituyen un reflejo de ciertas creencias de los antiguos griegos respecto al universo y el hombre. Estos relatos de transmisión oral fueron de alguna manera "fijados" por escrito por poetas, dando lugar a veces a las distintas versiones que conservamos de ellos.

Historia

La Grecia primitiva

Los pueblos primitivos que vivieron en el ámbito griego prefirieron hacerlo en islas, mucho más seguras que el continente, y con mayor variedad ecológica, en un espacio reducido. En ellas se desarrolló la agricultura y la ganadería, así como la pesca y el comercio entre las islas. Los primeros pobladores llegaron a las islas griegas hacia el año 5000 adC.

La primera civilización dominante en las islas griegas fue la cultura caria que señala el comienzo del Neolítico evolucionado en el norte, y la Edad del Bronce en el sur. Los carios serán los antecesores inmediatos de los griegos. Este pueblo fue, ante todo, comerciante, principalmente de metales. En esta época aparecen pequeñas potencias como Troya, Siro, Tirinto o Creta, pequeñas ciudades fortificadas que dominaban el comercio de la zona. Su organización social pasa del clan a la sociedad jerarquizada.

Palacio de Cnosos, en Creta

Hacia el tercer milenio comienzan a llegar nuevos pobladores, de origen indoeuropeo, que aceptan la lengua y la civilización caria. Los danubianos se instalan en Creta y hacen florecer una gran civilización: la cultura minoica.

Los pueblos que se asentaron en las islas griegas y en el Asia menor se dedicaron al comercio. Eran pueblos que dominaban el arte de la navegación y se extendieron por todo el Mediterráneo. Su organización social se basaba en la ciudadanía. La república tenía supremacía ante el clan.

En Creta se aceleran los cambios. La civilización se convierte en urbana y se construyen fortificaciones. Los danubianos ocuparon Creta de manera pacífica. Se abre una época de gran esplendor cultural. Se construyen palacios, como los de Cnosos, Festos o Malia; de gran riqueza y muy refinados. Su insularidad les hace ser confiados y construyen ciudades sin las habituales preocupaciones defensivas. La recuperación del poder de los faraones, hacia el año 2000 adC., daba estabilidad política a la zona.

Aparece la escritura, aunque aún no está descifrada, vinculada a una compleja burocracia que dominaba el comercio. Creta crea una talasocracia comercial en el Mediterráneo que llega hasta España y difunde la Edad de los Metales por toda Europa. No obstante, hubo en la sociedad cretense grandes diferencias sociales. Los reyes vivían en palacios y el resto del pueblo en barrios apiñados, pobres y degradados, lo que pudo generar revueltas sociales.

Hacia el 1500 adC. comienzan a navegar por el Mediterráneo las naves aqueas. Estos establecerán colonias por todo el mar Egeo y el Mediterráneo. Hacia el 1450 adC. Los aqueos invaden Creta, y en 1400 a.C. la civilización minoica ha desaparecido.

Los aqueos crean la civilización micénica, mucho más belicosa. Su superioridad en la guerra se apoyaba en el uso de carros de combate y de nuevas armas. Pero su conquista estuvo acompañada de la asimilación de la cultura precedente. La civilización micénica se refina con el contacto, tras las conquistas. Los aqueos expanden la civilización por todo el Mediterráneo gracias al establecimiento de nuevas colonias, más o menos independientes. Pero, las ciudades construyen fortalezas y luchan entre sí. Beocia y Micenas controlan los accesos al Peloponeso. Pero, también, se enfrentarán a Rodas, Caria y Troya. La desunión de las ciudades aqueas fue la causa del deterioro de su dominio. Hacia el 1100 adC. la civilización micénica había desaparecido.

La desaparición de la civilización micénica favoreció el surgimiento de nuevas naciones y civilizaciones en todo el Mediterráneo, que dominaron las relaciones comerciales. Fueron los Pueblos del Mar. Los pueblos del mar tienen un origen incierto, pero están relacionados con las migraciones masivas por las guerras entre ciudades. Hacia el año 1200 adC., por el norte comienza la invasión de los dorios y los griegos; y los pueblos asentados, como los ilirios, filisteos, tracios, frigios, etc., terminan por huir por el mar y conquistar Palestina, Egipto, el sur de Italia y hasta el levante español.

De todos los pueblos invasores debemos destacar a los dorios, que están en los orígenes directos de la civilización griega. Los dorios son un grupo heterogéneo que se instala en la aún más heterogénea península helénica; gracias a las alianzas que establecen con los grupos autóctonos. En su mayor parte eran griegos indoeuropeos. Por la mezcla de razas es imposible de diferenciar entre dorios y autóctonos, lo que hace de ellos una raza mestiza de gran inquietud cultural y nada segregacionista. Toda la cuenca del Egeo se convirtió en dominio de las estirpes griegas, que llegaban con su mentalidad y sus formas de gobierno, y asumían, en parte, la lengua autóctona, las costumbres y las creencias.

La invasión dórica tuvo importantes consecuencias en lo referente al régimen de la propiedad del suelo. Los conquistadores se adueñaron de todas las tierras de labor. El rey se reservó una parte de ellas; otra parte se la quedaron las personas próximas al rey; y la mayor parte fue dividida entre los conquistadores. Estos lotes eran iguales y regulares, y no se atendió a la calidad de ellos. Estas diferencias fueron el origen de números conflictos. La población conquistada no tenía tierras: eran esclavos, jornaleros o arrendatarios. También hubo tierras comunales, que comprendían pastos y bosques. La propiedad privada era enajenable.

La diversidad de los invasores dóricos y griegos, y su mezcla con la población autóctona, no permitió construir un Estado unitario, sino que se prefirió la creación de una serie de ciudades autónomas, con una cultura común, que dominaban el espacio circundante. La estructura topográfica de la región favorece esta dispersión del poder. La polis.

La monarquía militar

Desde sus comienzos, la vida económica y política de la polis estuvo dominada por los grandes clanes aristocráticos, que descendían de los jefes de la conquista. Las diferentes generaciones habían ido ramificando las familias. Los lazos tribales fueron muy fuertes. Sin embargo, inicialmente el poder de la polis no fue aristocrático, sino monárquico y militar. El rey ejercía la jefatura de la milicia, pero también era el responsable de la justicia y la religión. Aunque su poder no era absoluto, ya que estaba sometido a las decisiones del «consejo de ancianos», compuesto por los jefes del clan.

En Esparta hubo dos reyes simultáneamente. Los de la dinastía de los Agiades y los de la dinastía de los Euripóntides. Esparta fue un estado eminentemente guerrero, en el que la convivencia se hacía en común. Había muy poca vida privada. La sucesión se hacía sobre el primer hijo varón, que naciese después de subir al trono el rey. Los métodos de sucesión fueron muy estrictos y claros. En principio tenían la facultad de declarar la guerra, pero eso fue transfiriéndose a la asamblea popular. El consejo de ancianos en Esparta se llamó Gerusía. A través de la Gerusía el régimen espartano fue evolucionando de una monarquía a una aristocracia.

Aristocracia y oligarquía

La disminución del peligro de guerra hizo desplazar la importancia del poder del rey y tomo trascendencia el «consejo de ancianos». El título de rey se hizo electivo. Fueron pasando a manos de la aristocracia la declaración de guerra, la promulgación de leyes y la administración de justicia.

La pertenencia a la aristocracia dependía de la posesión de la tierra, y al cabo del tiempo se fueron formando grandes patrimonios terratenientes. En Esparta, el poder ejecutivo de la aristocracia lo tuvieron los éforos (cinco) que controlaban a los reyes, a la Gerusía (consejo de ancianos), y la conducta de los ciudadanos: la educación y la vida privada de los adultos. En Atenas, la institución que veló por los intereses de la aristocracia fue el Areópago, dominada por los arcontes.

Pero, la tierra no es el único método de hacerse rico. Los comerciantes hacen temblar los cimientos de la oligarquía aristocrática, cuando esta se excede en sus abusos. El comercio permite escapar de los abusos recurriendo a la emigración. La moneda griega nace en el siglo VII adC, en Lidia, y se extiende por todo el país, liberando los intercambios del trueque y permitiendo recaudar impuestos del comercio. Fue necesario proteger a los mercaderes de los piratas y los mercenarios jonios.

Los jonios tienen un nuevos sistema de lucha, asentado en la falange, una unidad militar compacta contra la que nada pueden las individualidades de los campeones aristocráticos. Para enfrentarse a ellos es necesaria la colaboración de toda la ciudad. Pero si todos colaboran en la defensa, todos tienen derecho a intervenir en el gobierno.

En principio, la oligarquía aristocrática continuó ejerciendo el poder y modificando la ley a su antojo; pero los nuevos ciudadanos obligaron a ponerla por escrito.

Esta labor fue obra de importantes juristas de los siglos VII y VI adC. como Zaleuco en Locris, Caronda en Catania, y Dracón y Solón en Atenas. Desde ahora, quien recibiese una ofensa podía recurrir a la ley, y la persecución del transgresor no la realizaba el agraviado, sino la comunidad. Esta es una idea revolucionaria ya que consagra la superioridad de la ley sobre los ciudadanos. Dracón elaboró su código hacia el 621 a.C. en el que castigaba muy duramente las faltas. De mayor importancia fueron las leyes que codificó Solón, hacia el año 500 a.C. Creó una ley de deudas, un nuevo sistema de monedas, pesos y medidas, y organizó la sociedad en clases: según su riqueza, a las que le correspondían unas obligaciones y unos beneficios. La administración de justicia pasó a manos de tribunales, integrados por voluntarios. A Solón se le considerará como el padre de la democracia.

En la práctica, la codificación de las leyes favorece a las oligarquías. Esto provocaba numerosas tensiones, zanjadas de manera violenta. Para resolver los conflictos se acudía a un tirano, que se ponía al frente de las reivindicaciones populares y ocupaba la acrópolis, el cual se aprovechará del florecimiento de la ciudad, si era capaz de solucionarlos. Para mantenerse en el poder favorecía las obras públicas, y asignaba tierras a los más pobres, en una política populista. En Atenas, Pisístrato se haría con el poder en el 561 adC, pero fueron tiranos, también: Fedón en Argólida, Clístenes en Sicione, Periandro en Corinto, Polícrates en Samos, Gelón e Hierón en Siracusa, etc.

La democracia

El éxito producido por el periodo de la tiranía favoreció el nacimiento de una nueva clase adinerada, que pronto quiso tomar el poder. Hacia el año 550 adC todas las tiranías habían desaparecido.

La nueva clase, mercantil y burguesa, hubo de luchar violentamente por el poder, bien contra el proletariado bien contra la aristocracia. De todas formas es cierto que no todas las polis evolucionaron hacia la democracia. Entre las que sí lo hicieron están Atenas y Esparta.

La democracia consistió en el ejercicio del poder por todos los hombres libres de la polis, ya que todos contribuían a su defensa. La asamblea se reunía en el ágora para discutir los asuntos de la política.

El caso espartano

Como en el resto de Grecia, Esparta funda colonias. En el 706 adC crean Tarento y Tera. La aristocracia se vuelve cortesana y aparece la propiedad privada, y como consecuencia la diferencia entre ricos y pobres aumenta.

Se comienzan a revelar las ciudades conquistadas, como Argos en el periodo 680-650 a.C.: el poder de Esparta se tambalea. Pero los espartanos organizan un nuevo ejército basado en la falange hoplita y recuperan su poder. Sin embargo, en la falange lucha todo el damos, que se arma del mismo modo, y que va a reivindicar su derecho a tomar decisiones en los asuntos que afecten a la polis. Se proclama, así, la igualdad de todos los espartanos. Entre el siglo VI y el V a.C. nacen un nuevo Estado espartano: el Cosmos.

El poder del rey y de la Gerusía disminuyó, mientras que aumenta el poder de los éforos, representantes de la asamblea del damos. Los éforos controlan la vida privada de los ciudadanos: la educación, la convivencia, el matrimonio, etc.; es una civilización militarizada. Todos los miembros del damos han de ser guerreros. La actividad agrícola se lleva a cabo con los esclavos ilotas, y las demás actividades están en manos de los periceos; que poseen riquezas y no están sometidos a la disciplina espartana. A cambio, no participan del gobierno, pero tienen una situación de privilegio. Una sociedad así debe tener unos 9.000 guerreros, por lo que se limita el número de nacimientos. Esto supone un progresivo aislamiento. Toda innovación que perturbase el Cosmos debía ser prohibida. Esparta renuncia a la expansión. Con el tiempo se anquilosa y se ve superada por las nuevas potencias.

La asamblea popular, damos, estaba compuesta por todos los varones mayores de 30 años. Se reunía una vez al año para resolver los conflictos planteados en la comunidad, y se elegía a los éforos.

El caso ateniense

Atenas creció en prestigio después de la codificación de legal de Solón, y su modelo fue imitado en toda la Hélade. En el año 683-682 a.C. desaparece la monarquía, que favorece a los arcontes y el consejo del Areópago. Con la reforma de Solón todos los oriundos de Ática tienen derecho a la ciudadanía y pertenecen a la ecclesia, una asamblea que decide sobre los asuntos de la polis y elige a los arcontes que formarán el Areópago. Pero el cargo genera unos gastos que sólo los ricos pueden afrontar.

Cuando Pisístrato se proclamó tirano, en el 527 a.C., no se atrevió a modificar las leyes de Solón, aunque las despojó de toda su eficacia. Tras la muerte de Pisístrato heredan el trono Hipias e Hiparco. Hiparco es asesinado en el 514 a.C., e Hipias instaura un gobierno despótico, contra el que interviene Esparta, conquistando Atenas en el 510 a.C. Se establecen entonces dos partidos: el aristócrata apoyado por los espartanos; y el demócrata, organizado por Clístenes. En el 508-509 a.C. Clístenes consiguió hacer aprobar una nueva constitución, que sancionaba la igualdad social.

La reforma concedía la ciudadanía a todos los hombres libres de Ática, y se dividía a la población por su lugar de residencia. El país se repartió en filés, y cada filé debía contribuir con 1000 hombres a la milicia. Además, las filés se subdividen en demos, que tienen funciones administrativas. De esta manera se evitan los votos solidarios del clan. Se crea el Consejo de los 500, que ejerce el poder y crea leyes, junto con la ecclesia. Los miembros del Consejo de los 500 eran elegidos por sorteo en las filés. El año se dividía en 10 periodos de 36 días. Cada periodo lo dirige una filé, la cual nombra un presidente cada día. Con este método son muchos los hombres que ejercen el poder directamente, y durante periodos de tiempo muy cortos. Para evitar que nadie se haga con una clientela y tenga tendencias autoritarias se crea el ostracismo. Este Estado fue denominado isonomía.

La época de Pericles
Artículo desarrollado → Siglo de Pericles.
Grecia, hacia el año 450 adC.

Durante el siglo V a.C. Atenas dominó el mundo griego, y Pericles dominó Atenas con el cargo de estratega (elegido desde el 444 al 429 a.C.). Esta es la época de la plena democracia ateniense; y de su esplendor comercial, en el que se fundaron numerosas colonias, (Nassos, Andros, Histia, Brea, etc.) que conservaban la ciudadanía ateniense. La Liga contribuye al poder imperialista de Atenas, ya que sus aliados terminan pagando parias a Atenas.

En esta época florecen las artes y la filosofía, crece la población urbana, los artesanos y se produce un éxodo rural. La aristocracia continúa teniendo el poder económico, y en buena medida el político. Se desarrolla el comercio marítimo con las nuevas colonias, y aumentan los ingresos del Estado; gracias a los impuestos, las aportaciones «voluntarias» y la explotación de minas. Incluso se desarrolló un sistema bancario.

La democracia se asentó. En el 462 a.C. se suprime el Areópago. Funcionan plenamente: el Consejo de los 500, la asamblea del pueblo y el jurado popular. Los cargos públicos que no requerían conocimientos profesionales se confiaban, por sorteo, entre los ciudadanos mayores de 30 años.

Pericles hizo una política de obras públicas. Los cargos políticos se elegían por sorteo, durante poco tiempo, y no se podía volver a presentar hasta transcurrido un plazo. Además, se pagaba por participar en la vida pública.

El conflicto con Persia y la unidad nacional

Artículo desarrollado → Guerras Médicas.


En vísperas del conflicto con el Imperio persa la unidad cultural griega es notable, tanto en la lengua, como en la literatura, la religión, los mitos, héroes y la filosofía. Pero Grecia es un país agrícola, poco industrializado y con escaso comercio. Los grandes capitales carecían de tierra de cultivo suficiente, por lo que había problemas de paro agrícola. De ahí la creación de colonias y la emigración.

Los griegos siempre temieron a un imperio tan fuerte como Persia. Pero, además, ahora temían a Ciro (579-529 a.C.), un gran rey conquistador. Las ciudades griegas de Asia pagaban parias a Ciro, y con eso mantenían su independencia. Tras la muerte de Ciro, asumió el poder otro rey conquistador: Darío (550-486 a.C.). Darío amenazaba el espacio griego, y conquistó las ciudades jónicas. Aristágoras, tirano de Mileto, se proclamó independiente y apeló a la solidaridad de las ciudades griegas contra los persas; pero sólo Eretria y Atenas le respondieron. Comenzaron así las Guerras Médicas.

Darío no hacía distinciones entre las polis griegas y pretendía conquistar toda la Hélade. Atenas construyó una gran flota para hacer frente a los persas, y será en la batalla de Maratón donde les venzan. A la muerte Darío, le sucede Jerjes (486-465 a.C.), también un rey conquistador. Ante los planes conquistadores de Jerjes se constituye la Liga panhelénica, en el 481 a.C., bajo la presidencia de Esparta. La segunda guerra médica también la ganó Grecia. Para consolidar la victoria era necesario hacer del Egeo un mar griego, y para ello Atenas consolidó su flota y dominó el mundo helénico.

Las guerras por la hegemonía

Si mala era la situación de las ciudades de la Liga, las polis que no pertenecían a ella eran perseguidas; sobre todo Corinto y Megara. Entre el 431 y el 404 a.C. hubo una serie de guerras en el Peloponeso por la hegemonía del mundo griego. La suerte de la guerra hizo que la hegemonía pasase de Atenas a Esparta y a Tebas, con la ayuda persa. La democracia se resintió, y las oligarquías recuperaron su poder. El mundo griego entró en crisis.

De esta crisis sale favorecida una pequeña potencia, Macedonia, que de la mano de Filipo II (359-336 a.C.) y Alejandro Magno (356-323 a.C.), conquista toda Grecia y la unifica en un solo reino. Filipo II construyó un ejército moderno y se lanzó a la conquista de Grecia. Alejandro Magno hereda un reino unificado y bien organizado, y con la suficiente fuerza para lanzarse a la invasión de Persia, en la que gobernaba un rey débil: Darío III. Alejandro conquistará Persia, Siria, Egipto, y crea un gran imperio, en el que él es el rey absoluto. La concepción griega del mundo se desvanece. Alejandro acuñará monedas con el patrón ateniense, que serán de curso legal en todo el mundo helénico, y fundará ciudades.

A la muerte de Alejandro el imperio se desintegra, por los intentos de independencia y de recuperar la democracia, pero no se recuperó el sistema político anterior. Antípatro recibió Macedonia, Lisímaco Tracia, Antígono parte de Asia Menor, Meleagro Fenicia, Laomedón Siria, Seleuco Babilonia y Tolomeo Lagos Egipto. Surgió, así, un nuevo sistema de monarquías helénicas: la época de los diácodos. Pero estos caerán ante una nueva potencia: Roma. Durante la época helenística la cultura griega se hace universal.

Cronología

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • Hofstätter, Hans H. ; Pixa, Hannes. Historia Universal Comparada. Ed.Plaza&Janes. 1971. ISBN 84-01-60623-3

Otras fuentes de información