La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Grandes conjuntos de la Tierra

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

En el planeta podemos identificar grandes conjuntos geográficos. Todo el relieve que podemos ver se encuentra en las tierras emergidas. Estas sólo ocupan un 29% de la superficie terrestre. El resto está ocupado por los grandes océanos. Hay cinco grandes océanos, el Océano Atlántico, el Océano Pacífico, el Océano Índico, el Océano Glacial Ártico y el Océano Glacial Antártico. Dentro de los océanos podemos diferenciar regiones más o menos cerradas. Estas regiones se llaman mares, como el mar Cantábrico, el Mediterráneo o el mar Negro. En los grandes océanos circulan poderosas corrientes oceánicas. Las corrientes que van del ecuador hacia las latitudes altas son cálidas, como las corrientes ecuatoriales del Pacífico y del Índico, la corriente del Golfo, que comienza en el golfo de México y llega a la península escandinava o la corriente del Kuro-Shivo en las inmediaciones del Japón. Las corrientes que van de las altas latitudes al ecuador son frías, como la corriente de Humboldt en Chile, la de Malvinas, en Argentina, o la de Canarias.

Las tierras emergidas las agrupamos en seis grandes continentes: África, Asia, América, Oceanía, Europa y el Antártico, que no está habitado.

Las zonas llanas están vinculadas a los grandes escudos y macizos antiguos. Los escudos se localizan en las latitudes bajas y altas. Forman el núcleo de los grandes continentes y sobre ellos se acumulan sedimentos. Los grandes escudos terrestres son el africano, el brasileño, el canadiense, el siberiano y el chino-mongol. A menudo sobre ellas se desarrollan gigantescos sistemas fluviales: Amazonas, Paraná, Congo.

Los macizos antiguos son más pequeños y se sitúan en las latitudes medias, principalmente del hemisferio norte, Europa, como el macizo hespérico, sobre el que se organiza el relieve de la península ibérica, y el macizo central francés.

Los relieves plegados y fracturados se extienden por todo el mundo. Tienen su origen en la orogenia alpina. Podemos distinguir dos direcciones básicas, una este-oeste, que es la que sigue la Cordillera Cantábrica, los Pirineos, los Alpes, Cárpatos y Cáucaso hasta enlazar con el Himalaya, la más grande cordillera de la Tierra. La otra dirección es norte-sur, que es la que adoptan la cordillera de las Rocosas y los Andes, dos de los más grandes y extensos conjuntos montañosos de la Tierra.

¿Cuántos continentes y océanos hay?

Esta pregunta es más frecuente de lo que pudiera pensarse; y es que la cuestión no es tan fácil como lo arriba expuesto. En algunas enciclopedias se afirma cosas como que Australia es el continente más pequeño. Aunque Australia tenga la mayor parte de las tierras emergidas de Oceanía no es un continente, el continente es Oceanía.

En la antigüedad clásica se establecieron tres continentes: Europa, África y Asia. Con el descubrimiento de América y la primera vuelta al mundo, y por consiguiente su conocimiento geográfico, hubo que añadir otros dos continentes, América, el descubierto por Colón y Oceanía, el continente del océano, ya que por más viajes que se hicieron por la zona en busca del continente austral (el famoso capitán Cook) no se pudo encontrar. Estos son los cinco continentes clásicos, y los que siempre se nombran ya que están todos habitados.

Un continente, a fuer de un espacio geográfico, es una realidad humana. Al fin y al cabo una división del mundo implica una visión del mundo.

En la segunda década del siglo XIX se descubre la Antártida, un continente helado, que no está habitado y cuya conquista no se produce hasta principios del siglo XX. Este es un continente desde el punto de vista geográfico, pero al no estar habitado no se le suele mencionar (erróneamente). Para la mayor parte de la población, hasta antes de la segunda guerra mundial la Antártida era un misterio.

Los geógrafos anglosajones, y por contagio los de EE UU, dividen América en dos continentes, América del Norte y América del Sur, (cuyo límite está en el istmo de Tehuantepec) con lo que ellos suman siete continentes. La mayoría de las personas que se preguntan sobre cuántos continentes hay son hispanos que han sido educados en la tradición clásica de los cinco/seis continentes, que se han ido a vivir a EE UU y que a sus hijos les enseñan que hay siete continentes.

Existen otras divisiones, políticamente correctas, que se superponen a una de estas, ya que no tienen suficiente arraigo entre los geógrafos. Consisten en hacer de Europa y Asia un continente (Eurasia) y de llamar a Oceanía Australia-Oceanía.

Con los océanos, al igual que en los continentes, los geógrafos anglosajones y los europeos hacen divisiones diferentes. Tradicionalmente los geógrafos europeos consideran cinco océanos: Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Índico, Océano Glacial Ártico y Océano Glacial Antártico; sin embargo sólo hay consenso en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. El Ártico es demasiado pequeño y se puede considerar un mar por lo cerrado que está. También hay quien considera que el Atlántico, el Pacífico y el Índico llegan hasta la Antártida y suprimen el Antártico, pero tanto Ártico como Antártico son océanos tradicionales.

Los geógrafos anglosajones dividen el Atlántico y el Pacífico en norte y sur (Atlántico Norte, Atlántico Sur, Pacífico Norte y Pacífico Sur), y suelen suprimir el océano glacial Antártico.

A diferencia de lo que pasó con los continentes en la antigüedad clásica no existían. En tiempos de Colón se llamaba al Atlántico del mar Océano. Sólo son la exploración del mundo y el descubrimiento de las grandes masas de agua se descubrieron otras masas de agua tan grandes, y mayores que del mar Océano. Hubo, pues, que cambiar la nombre, por el de Atlántico y aparecieron los océanos.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas