La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Geografía física del País Vasco

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Introducción

El País Vasco se encuentra en el extremo oriental de la costa cantábrica de la península ibérica, y cierra por el sur el golfo de Vizcaya. Limita al norte con el mar Cantábrico y Francia, al oeste con la Comunidad Foral de Navarra, al este con la comunidad autónoma de Cantabria y Castilla y León al sur, con Castilla y León y La Rioja. Existen dos enclaves importantes que pertenecen a otras comunidades autónomas: el condado de Treviño (Burgos, Castilla y León), enclavado en Álava y Villaverde de Trucios (Cantabria) enclavado en Vizcaya. Tiene una superficie de 7.234 km2 y sus costas tienen una longitud total de 246 kilómetros. En el censo del 2001 Euskadi tiene 2.082.587 habitantes, lo que da una densidad media de 288 h/km2. Su punta más prominente es el cabo Machichaco.

El País Vasco comprenden tres provincias: Álava, (Araba) con capital en Vitoria (Gasteiz), Guipúzcoa, con capital en San Sebastián (Donostia), y Vizcaya con capital en Bilbao (Bilbo). Se convirtió en comunidad autónoma el 18 de diciembre de 1979. Posee dos idiomas oficiales, el español y el euskera (vascuence). La capital de la comunidad autónoma es Vitoria.

Euskadi es una encrucijada geográfica. Aquí se encuentran las estribaciones de la Cordillera Cantábrica y de los Pirineos, y pone en comunicación el valle del Ebro con Francia, en un punto en el que es fácil acceder al valle del Duero. Por este carácter de encrucijada su domino ha sido clave para todos los pueblos que han dominado la península desde los romanos.

Relieve

La mayoría de la comunidad autónoma del País Vasco se encuentra por debajo de los 1.000 metros de altitud. Las mayores elevaciones son: Aizkorri 1.544 m y peña Gorbea 1.481 m.

En Euskadi encontramos una serie de sierras montañosas paralelas a la costa que se distribuyen de norte a sur dejando entre medio amplias depresiones. La más meridional es el eje de las sierras de Arcena, Toloño y Cantabria (que deja al sur La Rioja Alavesa), que da paso al valle del río Ayuda, que riega el condado de Treviño. Las siguientes elevaciones son las de las sierras de los montes de Vitoria, que da paso a un corredor que incluye la depresión de Cuartango y Llanada de Vitoria (Concha de Álava). Al norte aparecen los montes Vascos, antes de la costa, sierras de: Garobel, Cuartango, Elguea, Urkilla, Aralar, etc. A occidente aparecen una serie de sierras con dirección norte-sur que pertenecen a las estribaciones de la cordillera Cantábrica: montes Ordunte, sierra de Arrola, etc. Todo estas montañas están formadas por pliegues suaves formados durante la orogenia alpina. Predominan las calizas. En las depresiones, encontramos suelos arcillosos de finales del terciario.

La costa se resuelve en una serie de alienaciones montañosas de escasa altitud que dan al litoral un aspecto abrupto y poco sinuoso en el que predominan los acantilados. Aunque también encontramos entrantes que forman buenos puertos y rías, como la ría de Somorrostro, ría de Bilbao, ría de Plencia, ría de Guernica (o ría de Mundaca) y ría de Higer.

Ríos, lados y embalses

Los ríos vascos son cortos y caudalosos. En su mayoría nacen y desembocan en la propia región, aunque muchos de ellos tienen sus cabeceras en las regiones vecinas. El río Mayor y el río Carranza, nacen en el occidente de la provincia de Vizcaya y desembocan en el río Asón, que es cántabro. El río Ebro atraviesa la región y forma su frontera sur. Son relativamente rápidos debido a moderada altitud de las montañas vascas, pero su poder erosivo es notable ya que atraviesa regiones de rocas sedimentarias. En el País Vasco encontramos dos vertientes de agua, la septentrional que desagua en el mar Cantábrico y la meridional que desagua en el Ebro. La divisoria de agua entre ambas son los motes Vascos.

Los ríos de la vertiente cantábrica son numerosos, en general, cortos y de abundante caudal, gracias a un clima con un régimen pluviométrico abundante y regular. El primer río de importancia es el río Somorrostro, que recoge las aguas de la comarca de la Encartaciones y desemboca en una pequeña ría.

A continuación nos encontramos con el río Nervión, uno de los principales ríos vascos. Nace en la peña de Orduña, sierra de Garobel, tiene una longitud de 43,8 km y drena una cuenca de 550 km2. Desemboca en el mar Cantábrico, formando la ría de Bilbao. Sus principales afluentes son, por la izquierda: río Lendoño, río Izoria, río Cadagua, de 48,5 km y que nace en el valle del río Mena (Burgos) y el río Galindo. Por la derecha recibe al: río Altube, río Zeberio, río Ibaizábal, río Asúa y río Gobelas. El río Ibaizábal es en sí mismo importante. Nace en las inmediaciones de Zaldívar, atraviesa todo el Duranguesado, tiene una longitud de 43,5 km y una cuenca de 416 km2. Drena todo el interior de la provincia y recibe por la derecha todos los afluentes de los montes Vascos.

La ría de Mundaca recoge las aguas de tres pequeños ríos: el río Sollube, el río Oca y el río Golaco. A continuación encontramos dos ríos cortos que nacen en los montes Vascos, el río Lea y el río Artibay.

Otro de los principales ríos vascos es el río Deba. Nace en la sierra de Elguea, tiene una longitud de 57 km y una cuenca de 543 km2. Sus principales afluentes son por la derecha el río Oñate, y por la izquierda el río Ego. A continuación nos encontramos con el río Urola, de 51 km de longitud y 320 km2 de cuenca, y el río Oria, el principal río de Guipúzcoa, de 66 km de longitud y 856 km2 de cuenca. Nace en la sierra de Aizkorri, y junto con el río Leizarán, afluente por la derecha, drenan gran parte de la provincia. A continuación encontramos dos pequeños ríos, el río Urumea y el río Oyarzun.

Por último, en el extremo más oriental encontramos el río Bidasoa. Tiene una longitud de 70 km y una cuenca de 830 km2. La mayor parte de su recorrido discurre fuera de la región, en Navarra, donde nace, cerca del pico Astaté, en el Pirineo. Entra en el país vasco por Endarlaza (Guipúzcoa) y desemboca en Fuenterrabía (Guipúzcoa). En todo su recorrido vasco hace de frontera con Francia.

Los ríos de la vertiente mediterránea son tributarios por la izquierda del río Ebro. Son ríos cortos y notablemente menos caudalosos. Drenan el 44% de la región. El principal río es el río Zadorra que recoge las aguas de la Concha de Vitoria, a las que vierten los afluentes procedentes de las sierras meridionales, los montes de Vitoria y la vertiente sur de los montes Vascos. Nace en las inmediaciones de Salvatierra (Álava), tiene una longitud de 79 km y una cuenca de 1.340 km2. Sus principales afluentes por la derecha son: río Uribarri-Gamboa, río Santa Engracia y río Zalla; y por la izquierda el: río Dulanzi, río Aberasturi, río Batán y río Ayuda. Otros afluentes vascos del Ebro son el río Omecillo, el río Bayas y el río Inglares, a parte de los numerosos ríos, muy cortos que desde la vertiente sur de la sierra de Cantabria riegan La Rioja Alavesa.

En los ríos vascos existen muy pocos grandes embalses (el más grande es el de Zadorra, en Álava) aunque en la cabecera de muchos de ellos hay pequeñas presas. Existen muchas pequeñas instalaciones hidráulicas de gran importancia económica. Son muy comunes las pequeñas instalaciones hidroeléctricas.

Clima

En el País Vasco encontramos dos climas claramente diferenciados y una zona de transición entre ellos. En la zona costera tenemos el clima marítimo de la costa oeste de los continentes, al sur de las sierras meridionales existe un clima mediterráneo notablemente continentalizado. Entre ambas zonas, en la depresión de la Llanada de Vitoria existe un área de transición en la que el clima marítimo de a costa oeste va tomando características de clima mediterráneo. Los centros de acción principales son el frente polar que canaliza las borrascas y trae masas de aire polar marítimo; y el anticiclón de las Azores, que trae masas de aire tropical marítimo y es el responsable del tiempo seco y soleado. Otros centros de acción actúan eventualmente, como el anticiclón siberiano que en invierno, cuando afecta a Europa, puede traer al País Vasco masa de aire polar continental, frías y secas. Si bien los vientos dominantes son del oeste, en verano existen un porcentaje relativamente alto de vientos procedentes del norte y el noroeste, que siguen la costa francesa hasta entrar en Euskadi; mientras que en invierno suelen darse vientos del sur, que forman vientos de tipo foehn.

Las precipitaciones en el País Vasco son muy abundantes. En Guipúzcoa y Vizcaya superan los 1.500 mm y en la mayor parte de Álava los 700 mm. Sólo en el sur de Álava las precipitaciones no alcanzan estos registros. Estamos en la región más nubosa de España, con un 65% de los días del año nublados. En la depresión de la Llanada de Álava son frecuentes los fenómenos de inversión térmica, que generan muchos días de niebla. La época en la que se recogen más precipitaciones es el otoño y el comienzo del invierno, pero también hay un máximo secundario a finales del invierno. Esta disminución relativa de las lluvias en invierno se debe a la advección de aire polar continental traído por la acción del anticiclón siberiano. Las mínimas de las precipitaciones se dan en verano, junio y julio, pero en ningún caso se dan meses áridos, salvo en determinados puntos de Álava con un mes de aridez y el sur de esta provincia, que tiene clima mediterráneo. El alejamiento de la región de la acción del anticiclón de las Azores hace que se recojan más lluvias que Galicia, aunque durante menos días. Esta abundancia de lluvias, traídas por el frente polar, se explican por factores orográficos, la menor altitud de las montañas con respecto a la cordillera Cantábrica y los Pirineos permite que se instale aquí una borrasca relativa, que canaliza aire húmedo hacia el valle del Ebro. En las montañas, aunque menos frecuentes, también se dan lluvias orográficas por efecto barrera.

Las temperaturas son, en general, moderadas, aunque se observa un claro gradiente entre la costa y el interior. El elevado número de días nublados reduce notablemente la insolación. En la costa las temperaturas oscilan entre los 19 ºC en verano y los 8 ºC en invierno, de media. Las temperaturas más altas se alcanzan en situación de viento foehn, cuando se pueden alcanzar fácilmente más de 35 ºC. Cuando la región está bajo al acción del anticiclón térmico Siberiano se alcanzan temperaturas mínimas inferiores a 0 ºC. La Llanada de Vitoria es notablemente más fría, con temperaturas frías en invierno y frescas en verano (20 ºC). En invierno se sitúan en torno a los 5 ºC con un buen número de días con heladas. Las precipitaciones de invierno suelen ser en forma de nieve.

Vegetación y espacios naturales

La vegetación en el País Vasco está definida por dos factores fundamentales: un clima húmedo y la topografía. Existe una clara disimetría entre la vertiente septentrional, de barlovento y húmeda y la meridional a sotavento y más seca.

En la mayor parte de la región encontramos el bosque caducifolio de robles y hayedos. En el sur encontramos el bosque mediterráneo; y en la costa, debido al predominio del acantilado y los vientos, predomina una vegetación herbácea de gramíneas. También es muy común el hinojo y las especies ligeramente halófilas como el tamarix.

Estamos en una región muy forestal, el 50% de la superficie está cubierta de bosque. Se trata del bosque caducifolio de frondosas, en el que el árbol dominante es el roble. Se dan varios tipos de roble. El roble carvallo ocupa el piso basal de las laderas húmedas que miran al Cantábrico. Suele presentarse en un bosque claro, aclarado por la acción del hombre. En las laderas más soleadas aparece el roble melojo. Los marojales se sitúan por encima de las carvalledas. En la Llanada de Álava, con temperaturas más frías, aparece el roble quejigo. También aparece en la parte más alta de las montañas, donde se encuentra mezclado con el pino albar y los servales. Es la especie de roble que más se ha usado para hacer carbón vegetal. En el sur de Álava forma extenso quejigales.

En la cara norte de todas las sierras aparece el haya, por encima de los 600 m. Tiene un sotobosque de helechos pero en el que también aparece el boj, los tilos, los acebos y los majuelos. En las zonas de suelo más húmedo se ve desplazado por el olmo.

El bosque de ribera ha sufrido una agresión antrópica muy importante. Han sido estos espacios los que más se han usado para la agricultura y el asentamiento humano. De no ser por esta circunstancia en el bosque de ribera predominaría el aliso, salvo en los valles que miran hacia el valle del Ebro en los que predominaría el álamo y el chopo.

Como en toda España, los montes vascos han sufrido el impacto de las especies foráneas de crecimiento rápido. Muchos bosques se han repoblado con pino y, en menor medida, de eucaliptos. Sólo en las montañas más altas de Álava encontramos formaciones naturales de pino.

En el sur de la región, en las vertientes meridionales de sus montañas, y al calor el clima mediterráneo aparecen bosques de encina y carrasco.

Todo el bosque vasco ha sufrido la explotación antrópica desde tiempos antiguos, por lo que son frecuentes grandes manchas de matorrales y pastos. Las especies más frecuentes en el matorral son el majuelo, el endrino, el acebo, el rosal y el avellano. Los matorrales se usaron para delimitar las heredades (setos). En las regiones donde el bosque autóctono tiene más difícil su desarrollo aparece la landa, con especies como el brezo, el tojo, el helecho y la escoba. En la vertiente mediterránea la degradación del bosque permite la aparición de coscojares, en donde predomina la coscoja.

Todavía existe un grado más de aclaramiento del bosque, en el que desaparecen, también, las especies arbustivas, hasta dejar sólo las herbáceas. Son los pastos para el ganado que salpican toda la región. No sólo aparecen en las zonas bajas y de media montaña, sino que también existen pastos en altura, vinculados a la trashumancia y el aprovechamiento estival de sus recursos. La Llanada de Álava ha sido, desde tiempos de los romanos, la región más agricultora del País Vasco, junto con las tierras de la vertiente sur, regadas por el Ebro, como las de La Rioja Alavesa.

Espacios naturales protegidos

En el País Vasco existen tres figuras de protección de la naturaleza, el parque natural, el biotopo protegido y los árboles singulares, que protegen decenas de árboles monumentales concretos.

Parques naturales:

Biotopos protegidos:

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • Bosque Maurel, Joaquín; y Vilá Valentí, Joan: «Geografía de España». Edt. Planeta. Barcelona 1990-1992
  • Terán, Manuel; Solé Sabarís, L.; y otros: «Geografía regional de España». Edt. Ariel. Barcelona 1987
  • Nomenclátor comercial; Pueblos de España: Pueblos, Municipios, provincias Edición: 8ª ed. Publicación: Madrid: Nomenclátor Comercial "Pueblos de España", D.L. 1979. ISBN 84-400-8165-5
  • «Gran Atlas de Carreteras de España y Portugal». Edt: Planeta, ABC, RACE Barcelona 1992 ISBN 84-08-00129-9
  • «Guía Campsa España 1998». Edt. Plaza & Janes S.A. Edición especial para Salvat editores. ISBN 84-345-9689-X
  • Sáenz Ridruejo, Clemente; Arenillas Parra, Miguel: «Guía física de España: Los ríos». Alianza. Madrid 1996 (Dirigida por Eduardo Martínez de Pisón).

Otras fuentes de información