La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Geografía física de la Comunidad Foral de Navarra

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Introducción

La Comunidad Foral de Navarra se encuentra al norte de la península ibérica en el extremo occidental de la cordillera de los Pirineos y se extiende hacia el sur hasta el Ebro. Limita al norte con Francia, al este Aragón, al oeste con el País Vasco y al sur con La Rioja y Aragón. Existen dos enclaves navarros en la provincia de Zaragoza: Petilla de Aragón (Navarra) y la ermita de San Antonio (Navarra). Tiene una superficie de 10.391 km2. En el censo del 2001 Navarra tiene 555.829 habitantes, lo que da una densidad media de 53 h/km2.

La Comunidad Foral de Navarra comprende una sola provincia: Navarra. Se convirtió en comunidad autónoma el 10 de agosto de 1982. La capital de la comunidad autónoma es Pamplona (Navarra).

A pesar de su aparente situación excéntrica Navarra tienen gran importancia geográfica con personalidad propia, ya que en ella confluyen tres de los conjuntos más importantes de la península: los Pirineos, las estribaciones de los montes vasco-cantábricos y el valle del Ebro. Así pues, en un conjunto continuo encontramos una vocación atlántico-pirenaica en el norte y otra mediterránea en el sur. En su ángulo noroeste se conserva en el habla el euskera, aunque este idioma no ese oficial en la comunidad. Por ello algunas poblaciones tienen un nombre en español y otro en euskera: Navarra/Nafarroa, Pamplona (Navarra)/Iruña, Estella (Navarra)/Lizarra, Cizur (Navarra)/Zizur, Puente la Reina (Navarra)/Gares, Villava (Navarra)/Atarrabia, Sangüesa (Navarra)/Zangoza, Roncesvalles (Navarra)/Orreaga, Vera de Bidasoa (Navarra)/Bera, Aoiz (Navarra)/Agoitz, Olazti (Navarra)/Olazagutía, Santesteban (Navarra)/Doneztebe, Aibar (Navarra)/Oibar, Olite (Navarra)/Erriberri, Valcarlos (Navarra)/Luzaide, Urdax (Navarra)/Urdazubi, Roncal (Navarra)/Erronkari, Villanueva de Aezcoa (Navarra)/Hiriberri, Gallués (Navarra)/Galoze, Vidángoz (Navarra)/Bidankoze, Sarriés (Navarra)/Sartze, Güesa (Navarra)/Gorza, Ujué (Navarra)/Uxue, Abaurrea Baja (Navarra)/Abaurrepea, entre las más importantes. Es una comunidad de gran tradición histórica, ya que su territorio se corresponde con el núcleo fundamental del reino de Navarra.

Relieve

Navarra reparte su territorio entre las altas montañas de los Pirineos, las estribaciones de los montes vasco-cantábricos y las llanuras del valle del Ebro. Todo ello en un conjunto en el que se pasa de una a otra unidad gradualmente, proporcionando al conjunto gran variedad ecológica. Las mayores elevaciones se encuentran en los Pirineos: Tres Reyes (2.434 m), Arlás (2.044 m) y Ory (2.021 m).

Los Pirineos se encuentran al norte. Se trata de un conjunto de pliegues en manto de corrimiento que ascienden de oeste a este. Este conjunto se subdivide en multitud de sierras y valles, pero podemos distinguir dos unidades: el oeste, granítico y de alturas modestas, con las sierras de Cinco Villas, Quinto Real y Oroz-Betelu y la depresión del valle del Baztán; y el este, calizo y elevado hasta los 2.000 metros. Se caracteriza porque las sierras tienen una dirección general este-oeste y los valles una dirección general norte-sur. Entre estos destaca la sierra del Abodi, la de Uztarroz y los valles del Arce, Irati, Salazar y del Roncal.

Al sur se encuentran las cuencas prepirenaicas, una depresión recubierta por arcillas y margas que se extiende paralelamente al eje de los Pirineos. Son dos: la cuenca de Pamplona y la cuenca de Lumbier-Aoiz, continuación de la canal de Berdún aragonesa.

Los montes vasco-cantábricos cierran las cuencas prepirenaicas por el oeste. Son las sierras de Aralar, Urbasa, Andía, Santiago de Lóquiz, San Miguel, Satrústegui y Valdeallín. Sus valles comunican Navarra con el País Vasco: Araiz, Araquil, Améscoa y Estella. La parte norte de esta unidad (Aralar) enlaza con los Pirineos.

Las sierras prepirenaicas (o sierras exteriores) se encuentran al sur de las cuencas de las cuencas prepirenaicas. Son las sierras de Codés, Lóquiz, Andía, Perdón, Alaiz, Izco y Leyre. Son pliegues suaves de caliza y unos 1.500 metros de altitud.

La depresión del Ebro forma la parte sur de la comunidad. Está ocupado por margas y arcillas del terciario y un relieve típicamente tabular.

Ríos, lagos y embalses

La Comunidad Foral de Navarra divide sus aguas entre dos vertientes, una de 1.074 km2 que drena hacia el mar Cantábrico y otra de 9.317 km2 que drena hacia el río Ebro. Los ríos cantábricos son mucho más caudalosos que los mediterráneos, y no tienen el estiaje de estos, pero también son mucho más cortos.

La parte más norteña de los Pirineos drena hacia Francia, por lo que encontramos las cabeceras de algunos ríos franceses. Los más importantes son: el río Olabide, el río Urritzate y el río Luzaide. Además nacen en Navarra el río Bidasoa y el río Urumea, que desembocan en Guipúzcoa. También recoge aguas de ríos que nacen en Francia (río Irati y sus afluentes por la derecha), Álava (río Ega, río Uyarra y río Araquil) y Huesca (río Aragón).

El principal río navarro que vierte en el Cantábrico es el río Bidasoa. Tiene una longitud de 70 km y una cuenca de 830 km2. Nace cerca del pico Astaté, en el Pirineo y recorre todo el valle del Baztán hasta entrar en el país vasco por Endarlaza (Guipúzcoa) y desemboca en Fuenterrabía (Guipúzcoa). Posee multitud de afluentes tanto por la derecha como por la izquierda.

Los ríos mediterráneos son todos afluentes del Ebro, la mayoría de ellos por la izquierda. Tudela (Navarra) se encuentra el margen derecho del Ebro y allí desemboca el río Queiles y aguas arriba el río Alhama, que nacen en la provincia de Soria. Cerca de Tudela nace el Canal imperial de Aragón, en la orilla derecha del Ebro.

Afluentes navarros del Ebro, por la izquierda, son: el río Mayor un pequeño río que nace en territorio navarro; el río Ega, que nace en Álava y pasa por Estella (Navarra) y drena una superficie de 1.481 km2; y el río Aragón, a parte de numerosos barrancos de alimentación pluvial como el de Limas y el de Tudela. Así el Ebro, que nace en Fontibre y desemboca en cerca de Tortosa, atraviesa el sur de la comunidad.

Ahora bien, dos son los ríos principales que recogen las aguas de Navarra el río Aragón y su principal afluente el río Arga. El río Aragón nace en Canfranc (Huesca), en las cercanías de los puertos de Jaca y Somport. Recorre las provincias de Huesca y Zaragoza hasta el embalse de Yesa, donde entra en la comunidad. Ya en Navarra recibe por la izquierda sus principales afluentes, que nacen en los Pirineos. En Navarra nace el río Esca, que forma el valle del Roncal y desemboca en el Aragón en la provincia de Zaragoza. También por la izquierda acude el río Irati, el río que drena la cuenca de Lumbier-Aoiz. Tienen tres afluentes importantes, el río Salazar, por la derecha, el río Urrobi, que forma el valle de Arce y el río Erro, por la izquierda. Por la derecha desemboca el río Onsella, que hace casi todo su recorrido en Aragón. Entre estos dos ríos se encuentra el Canal de las Bárdenas. Aguas abajo entra por la izquierda el río Cidacos, que pasa por Tafalla (Navarra) y recoge las aguas de la vertiente sur de la sierra de Izco. Por último desemboca por la izquierda el río Arga.

El río Arga es el río de Pamplona (Navarra). Nace en Urquiaga, por encima de Eugui (Navarra), drena toda la cuenca prepirenaica de Pamplona donde recibe numerosos afluentes tanto por la derecha como por la izquierda. El más importante es el río Araquil, que nace en Álava y pone en comunicación Pamplona y el País Vasco por Alsasua (Navarra). Pasa por Puente la Reina (Navarra) y recorre todo el centro de Navarra hasta entregar sus aguas al río Aragón ya cerca de la desembocadura de este en el Ebro.

A diferencia de otros sectores del Pirineo, en Navarra no hay muchos lagos. Más importancia tienen, sin embargo, los embalses, aunque incluso en este aspecto también tiene una cantidad de agua embalsada muy inferior a la del resto del Pirineo. De hecho el mayor lago de Navarra es el de Pitillas, una laguna de origen endorreico en la Ribera Navarra. Todos los pantanos se encuentran en la cuenca del Ebro, ya que la vertiente cantábrica no precisa de regadío, y el consumo eléctrico se proporciona desde el País Vasco. Aun así, la mayor parte de los de los ríos navarros están regulados. El embalse mayor es del de Yesa, que aunque se enclava en Zaragoza la pared de la presa se encuentra en Navarra, y sus aguas se usan para regar tierras navarras a través del canal de las Bárdenas y generar energía eléctrica. El segundo embalse en importancia es el de Alloz, que riega las tierras del bajo Arga y proporciona energía eléctrica. El embalse de Eugui también proporciona energía eléctrica, además de agua potable a Pamplona.

Clima

En la Comunidad Foral de Navarra encontramos dos climas claramente contrastados y una zona de transición que hace el paso de uno a otro de manera gradual. En el norte encontramos el clima marítimo de la costa oeste de los continentes, aunque sólo tiene las características típicas en el valle del Bidasoa, porque en la cordillera se encuentra modificado por el efecto de las montañas. Al sur de las sierras prepirenaicas, en la Navarra media y la Ribera, encontramos un clima mediterráneo notablemente continentalizado, típico del centro del valle del Ebro. La zona de transición se encuentra en las cuencas prepirenaicas de Pamplona y Lumbier-Aoiz. Los centros de acción principales son el frente polar, que descarga sus masas de aire húmedas, principalmente sobre el ángulo noroccidental y en las montañas pirenaicas, y el anticiclón de las Azores. En invierno aparecen anticiclones térmicos sobre el valle del Ebro, inducidos por la acción del anticiclón siberiano, que dan a la región un tiempo seco y frío, aunque en esta situación y en las inmediaciones del Ebro son frecuentes las nieblas. El anticiclón siberiano actúa raramente, ya que las alturas del Pirineo dificultan la advección de masas de aire polar continental. La disposición general de los relieves, con dirección este-oeste, permite la circulación de los vientos dominantes y formando un gradiente pluviométrico y térmico de norte a sur muy acusado. Las vertientes de barlovento son mucho más húmedas, debido al efecto barrera y las regiones de sotavento más secas debido a un [efecto foehn] suave pero apreciable.

Las precipitaciones en Navarra son muy contrastadas. En el valle del Bidasoa superan los 2.500 mm, y los 1.500 en el resto de los Pirineos. En las cuentas y sierras prepirenaicas las precipitaciones se reducen hasta los 1.000 mm. Al sur de la región se recogen entre 500 y 1.000 mm; y en el ángulo más meridional, ya en plena zona central del valle del Ebro, se recogen menos de 500 mm. A pesar de estas diferencias las precipitaciones se distribuyen a lo largo del año de manera similar. El máximo se produce en otoño, aunque en el sur es a principios del otoño y en el resto de la región a finales, y existe un máximo secundario en primavera. El mínimo se produce en verano, que sólo en el sur implica tres meses de aridez, y existe un mínimo secundario en invierno. Todo el sur de la región se encuentra bajo condiciones acusadas de aridez en verano.

Las temperaturas son muy contrastadas. Se observa un claro gradiente desde las alturas de los Pirineos y las montañas vasco-cantábricas hacia el valle del Ebro. No obstante, el valle del Bidasoa tiene temperaturas más moderadas, debido a la influencia marítima. Las temperaturas medias anuales son superiores a los 12 ºC al sur de las sierras prepirenaicas y en el valle del Bidasoa, aunque la oscilación térmica es muy diferente, muy reducida en este valle y muy acusada más de 15 ºC en el valle del Ebro, que tienen veranos calurosos e inviernos fríos. En las cuencas prepirenaicas las temperaturas medias de encuentran en torno a los 10 ºC. En invierno descienden por debajo de los 0 ºC, por lo que las precipitaciones son en forma de nieve. En las montañas, a medida que ascendemos en altitud desciende la temperatura media anual. En las cumbres más altas no se superan los 6 ºC.

Vegetación y espacios naturales

Por su condición de frontera climática entre el clima marítimo del oeste de los continentes y el clima mediterráneo, su carácter montañoso y todo ello desarrollado en grandes extensiones hace de Navarra una de las regiones con más variedad ecológica de España. Sin embargo, las transformaciones humanas que ha sufrido el medio natural han sido tan notables que prácticamente ha modificado por completo la distribución de las especies vegetales. Estas modificaciones, ejercidas desde la Antigüedad, alcanzan, incluso, a la mayor parte de las masas forestales del Pirineo.

Al norte de las sierras prepirenaicas, la Montaña, encontramos el bosque caducifolio de robles y hayedos, muy modificado. En el piso basal, hasta los 400 metros, encontramos el roble, que forma bosque en puntos muy concretos y pequeños. Las masas de hayedo aparecen en el piso montano, 600-1.500 metros de altitud. Forman las mayores áreas forestales de la región, aún así han sido modificados para transformarlos en pastos o castañares. Asociados al haya aparece acebos, tejos, olmos y servales. En el piso subalpino 1.500-2.200 metros, dominan el abeto y el pino negro. Por encima aparece el piso alpino de praderas con gramíneas. Las cumbres suelen estar peladas de vegetación debido a las frecuentes heladas y la pobreza del suelo.

Al sur de las sierras prepirenaicas, en la Navarra media y la Ribera, encontramos el bosque mediterráneo, sin embargo no son muy grandes las masas forestales de encina, ni la presencia de dehesas, ya que es la región que más intensamente se ha explotado para la agricultura. Además, la sequedad del clima provoca una degradación natural del bosque hasta hacer aparecer desde la maquia y la garriga en donde aparecen especies como: endrinos, carrasco, tomillo, espliego, aliaga, etc., hasta la estepa mediterránea en el sur de la comunidad: esparto. Así, lo más común es que predominen las especies subseriales, que, en determinadas áreas, pueden ser típicas del bosque caducifolio: arces, boj, endrinos, majuelos, etc. También son muy comunes los quejigos, en las laderas de umbría. En las zonas más altas de las montañas orientadas hacia el Ebro aparece el pino albar. Por último en las zonas más secas aparece una región semidesértica de vegetación dispersa.

En esta situación tiene especial relevancia los bosques de ribera de las orillas del Ebro y sus afluentes, aunque han sufrido una agresión antrópica muy importante. Han sido estos espacios los que más se han usado para la agricultura y el asentamiento humano. De no ser por esta circunstancia, en el bosque de ribera predominaría el álamo y el chopo.

Espacios naturales protegidos

En la Comunidad Foral de Navarra casi sólo existe un tipo de protección de la naturaleza los LIC (Lugares de Interés Comunitario) que dan la misma protección a todos ellos, a cambio hay 43 lugares protegidos. Aparte de ellos hay tres parques naturales:

  • Parque Natural Señorío de Bértiz
  • Parque Natural de Urbasa y Andía
  • Parque Natural de Bardenas Reales
  • Larra/Aztaparreta
  • Roncesvalles/Selva de Irati
  • Sierra de Arrigorrieta/Peña Ezkaurre
  • Sierra de San Miguel
  • Arabarco
  • Sierra de Archuga/Zariquieta y monte Areta
  • Sierra de Illón/Foz de Burgui
  • Sierra de Leyre/Foz de Arbayún
  • Larrondo/Lacarchela
  • Articucha
  • Río Salazar
  • Río Areta
  • Río Bidasoa
  • Regata de Orabidea
  • Arizacun/Urritzate
  • Belate
  • Monte Alduide
  • Sierra de Aralar
  • Sierra de Lóquiz
  • Desembocadura del arroyo de Artesiaga
  • Río Ega/Urederra
  • Sistema fluvial de los ríos Irati/Urrobi y Erro
  • Sierra de Ugarra
  • Ríos Esca y Brines
  • Peña de Izaga
  • Sierra de Codés
  • Tramo medio del río Aragón
  • Yesos de la Ribera Estellesa
  • Montes de la Valdorba
  • Laguna del Juncal
  • Embalse de Las Cañas
  • Tramos bajos del Aragón y del Arga
  • Laguna de Pitillas
  • Estanca de los dos reinos
  • Badina escudera
  • Río Ebro
  • Balsa del Pulguer
  • Peñadil/El Montecillo/Monterrey
  • Robledales de Ulzama.

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • Bosque Maurel, Joaquín; y Vilá Valentí, Joan: «Geografía de España». Edt. Planeta. Barcelona 1990-1992
  • Terán, Manuel; Solé Sabarís, L.; y otros: «Geografía regional de España». Edt. Ariel. Barcelona 1987
  • Nomenclátor comercial; Pueblos de España: Pueblos, Municipios, provincias Edición: 8ª ed. Publicación: Madrid: Nomenclátor Comercial "Pueblos de España", D.L. 1979. ISBN 84-400-8165-5
  • «Gran Atlas de Carreteras de España y Portugal». Edt: Planeta, ABC, RACE Barcelona 1992 ISBN 84-08-00129-9
  • «Guía Campsa España 1998». Edt. Plaza & Janes S.A. Edición especial para Salvat editores. ISBN 84-345-9689-X
  • Sáenz Ridruejo, Clemente; Arenillas Parra, Miguel: «Guía física de España: Los ríos». Alianza. Madrid 1996 (Dirigida por Eduardo Martínez de Pisón).

Otras fuentes de información