La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Fuente de energía

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Las fuentes de energía son elaboraciones naturales más o menos complejas de las que el hombre puede extraer energía para realizar un determinado trabajo u obtener alguna utilidad.

Desde la prehistoria, cuando la humanidad descubrió el fuego para calentarse, cocinar los alimentos y la arcilla para hacer recipientes, o fundir metales, pasando por la Edad Media en la que construía molinos de viento para triturar el trigo, hasta la época moderna en la que es capaz de obtener energía eléctrica rompiendo el átomo para ver la televisión, el hombre ha buscado y busca incesantemente fuentes de energía de las que sacar algún provecho.

Desde la Revolución Industrial hasta nuestros días, las principales fuentes de energía explotadas han sido los combustibles fósiles, por un lado el carbón para alimentar las máquinas de vapor industriales y de tracción ferrocarril así como los hogares, y por otro, el petróleo y sus derivados en la industria y el transporte (principalmente el automóvil), si bien éstas convivieron con aprovechamientos a menor escala de la energía eólica, hidráulica, la biomasa, etc.

Dicho modelo de desarrollo, sin embargo, desembocará más temprano que tarde en el agotamiento de los recursos fósiles, cuya reposición es imposible al ser necesario el transcurso de miles o millones de años para su formación.

La búsqueda de fuentes de energía inagotables y el intento de los países industrializados de fortalecer sus economías nacionales reduciendo su dependencia de los combustibles fósiles, a menudo en territorios extranjeros tras la explotación y casi agotamiento de los recursos propios, los llevó a la adopción de la energía nuclear y en aquellos con suficientes recursos hídricos, al aprovechamiento hidraúlico intensivo de sus cursos de agua.

A finales del siglo XX los científicos y los movimientos ecologistas y sociales, se comenzó a cuestionar el modelo energético imperante por dos motivos:

  • Los problemas medioambientales suscitados por la combustión de combustibles fósiles, primeramente por los episodios de smog de grandes urbes como Londres o Los Ángeles, y más adelante por la posibilidad del calentamiento global del planeta.

Se propone entonces el uso de energías renovables y principalmente de las limpias, es decir, aquellas que reducen los impactos ambientales producidos, entre las que cabe citar el aprovechamiento de:

Y también de alguna no tan limpia, como:

Todas ellas renovables, excepto el gas natural, cuya explotación se está fomentando por tener una combustión más limpia que los derivados del petróleo o el carbón.

Con respecto a las llamadas energías renovables (viento, agua, sol y biomasa), cabe señalar que su explotación a escala industrial, es fuertemente contestada incluso por grupos ecologistas, dado que los impactos medioambientales de estas instalaciones y las líneas de distribución de energía eléctrica que precisan pueden llegar a ser importantes, especialmente, si como ocurre con frecuencia (caso de la energía eólica) se ocupan espacios naturales que habían permanecido ajenos al hombre.

MODELO
ENERGÉTICO
ACTUAL
Energía térmica (Combustibles fósiles)
FUENTES
NO RENOVABLES
Energía nuclear
FUENTES
RENOVABLES
MODELO
ENERGÉTICO
ALTERNATIVO

Otras

  • Observaciones:
    • La fusión nuclear no está desarrollada
    • El Gas Natural, por su combustión un poco más limpia que el carbón y el petróleo (produce un poco menos de CO2) y no produce otros óxidos (de azufre) algunos la consideran como una fuente alternativa.
    • La biomasa es probablemente más contaminante que el petróleo, desde el punto de vista de la producción de CO2 y cuando se trata de sólidos, producción de partículas y hollines.

Otras posibilidades

Quizá la mas interesante y posible fuente principal de energía en el futuro, sea la energía de fusión nuclear, la misma que mantiene incandescente el sol, y que consiste la fusión de dos átomos de hidrógeno (H) para producir uno de helio (He) con desprendimiento de energía. Hasta ahora no se ha podido conseguir controladamente, aunque sí como explosión: la bomba de hidrógeno. Los países más ricos del mundo están creando un centro de investigación de fusión en Cadarache (Francia) para este fin. España compitió infructuosamente para conseguir este centro, ofreciendo Vandellós para ello.

La fusión no produce radioactividad ni residuos peligrosos (el helio es un gas noble). El único accidente (y más grave posible) que se puede producir en la central de este tipo, sería el de una explosión, pero la reacción de fusión se interrumpe al enfriarse el plasma (concentrado de hidrógeno muy caliente), lo que ocurriría instantáneamente al producirse el accidente.

Casi puede considerarse como una energía renovable, a pesar de que el combustible no se recicla, pero las existencias de hidrógeno en la tierra son inmensas y la cantidad necesaria para producir la energía muy reducidas.

Referencias

Artículos relacionados


Notas