La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Franz Joseph Haydn

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Franz Joseph Haydn ¹

(Autor de la cita o dedicatoria)

Joseph Haydn


Rohrau, 31 de marzo de 1732

Viena, 31 de mayo de 1809

Compositor austríaco



1. Medallón en la fachada de la Ópera Garnier de París.


Biografía

Nació en Rahrau, una pequeña aldea campesina junto al río Leitha, a 70 km de Viena. Hijo de un carretero muy respetado porque además ejercía como juez cantonal. Sus antepasados procedían de Alemania. Joseph era el segundo de doce hijos.

Sus padres eran muy aficionados a la música y su padre tocaba el arpa. Algunos de sus hermanos se dedicaron también a este arte. En la casa a menudo se reunían todos para cantar acompañados del arpa del padre. Así fue cómo dio a conocer su voz que parece ser que era muy buena y a los seis años entró como niño cantor en el coro de la iglesia del lugar. Más tarde, a los ocho años, fue solicitado como cantor para el coro de la catedral de San Esteban de Viena. Allí residió hasta que cambió la voz. El mismo Haydn contaba a sus biógrafos que fueron unos años muy duros, que recibían poca comida “ayuno ininterrumpido” y poca instrucción musical. Aprendió a tocar el piano por sí solo, lo mismo que la teoría musical. Cuando salió de allí empezó a ganarse la vida dando clases a niños y formando parte de algunos grupos instrumentales.

Hasta que el italiano Niccolo Porpora, profesor de canto, lo tomó como criado y como ayudante en sus clases. Su fama de buen músico se empezaba a extender poco a poco e iban a buscarle para requerir sus enseñanzas.

En el año 1755 consiguió su primer trabajo independiente como miembro del conjunto de música de cámara del príncipe Fürnberg y años más tarde, en 1759, fue nombrado por el conde Morzin, maestro de capilla. En todos estos años, Haydn seguía aprendiendo y no dejaba de componer. Hasta su nuevo nombramiento, estaba alojado en casa del peluquero Keller que tenía dos hijas. Haydn se enamoró de la pequeña, Teresa, pero esta joven decidió marcharse como religiosa a un convento. El peluquero entonces convenció al músico para que se casara con su otra hija, Mª Anna. La boda se celebró el día 26 de noviembre de 1760, en la catedral de San Esteban de Viena. El matrimonio no fue feliz nunca; Haydn se quejaba de la poca sensibilidad de su esposa para la música y para la vida en general.

El rumbo de su vida cambió cuando el príncipe Paul Anton Esterházy , el más rico y distinguido de los nobles húngaros y gran apasionado de la música, le nombró maestro de capilla adjunto en la ciudad de Eisenstadt, al suroeste de Viena. En 1763, Paul Anton murió y fué sucedido al frente de la familia Eszterhazy por su hermano Nicolás, apodado "El magnífico". El maestro de capilla actual era un hombre muy viejo y enfermo, por lo que Haydn se ocupó desde el principio de casi todos los cometidos, hasta que en 1766, y a la muerte de éste, Haydn obtuvo el título definitivo de Maestro de Capilla y con él alcanzó la libertad artística. El tiempo era suyo y podía distribuirlo a su modo, de manera que pudo componer sin dejar de lado sus obligaciones. Desde el principio tuvo mucho éxito entre sus músicos que apreciaban sus nuevas ideas y teorías para orquesta y coro. En este lugar y con este trabajo pasó veintiocho años de su vida durante los cuales compuso 5 misas, 11 óperas, 60 sinfonías, 40 cuartetos de cuerda, 121 tríos, 30 sonatas y alguna obra más.

Cuando el príncipe Nicolás Esterházy murió, le otorgaron el poder conservar su título de Maestro de Capilla y su sueldo sin más obligaciones. Entonces decidió marcharse a vivir a Viena, donde estaría menos aislado y con más contacto social. Le gustaba reunirse con sus amigos, sobre todo con Mozart al que le unía una estrecha amistad. En el tiempo que había pasado aislado en Eisenstadt, los músicos de su orquesta habían difundido su nombre y su bien hacer por toda Europa, así que su obra era bien conocida e incluso se había publicado sin su autorización. Se encontró con que era un músico famoso y respetado en el mundo musical.

El violinista y empresario Salomon le ofreció un contrato para una larga gira de conciertos en Inglaterra, oferta que aceptó. Su triunfo fue progresivo y desató por todas partes un gran entusiasmo y una honda impresión. Tocó en varias ocasiones para el príncipe de Gales y tras sus éxitos le hicieron doctor honoris causa en Oxford, el 8 de julio de 1792. Para la ceremonia estaban programados tres conciertos durante los días 6, 7, y 8. El día 7 se interpretó la Sinfonía nº 92, que a partir de ese momento fue llamada Sinfonía Oxford.

Haydn no conoció personalmente a Haendel, que había muerto en 1759. Lo que conoció fueron sus oratorios, que ciertamente influyeron en que se decidiera a escribir dos obras en este género e inclusive en la forma en que los resolvió.

Haydn pudo haberse quedado en Inglaterra el resto de su vida, mimado y agasajado, pero prefirió volver a Viena donde se sentía con menos compromisos sociales y más tranquilo. Fue entonces cuando empezó a componer su gran obra La Creación. Haydn era un hombre profundamente religioso y se tomó el empeño de esta obra como algo muy especial, dedicado no a los hombres sino a Dios.

A los setenta años comenzó a retirarse de la vida pública. En el año 1803 dirigió por última vez una orquesta, con la audición de Las Siete Palabras de Nuestro Salvador en la Cruz, escrita dieciocho años antes para una Hermandad de Cádiz. Cuentan sus biógrafos que al quedarse ya sin obligaciones, pasaba el tiempo interpretando al piano sus obras favoritas, una de las cuales era el himno El Emperador (canto nacional austriaco), que había escrito en 1797 para dar a su país el equivalente de Dios salve al rey de los ingleses.

El día 27 de marzo de 1808, en Viena, asistió Haydn a una audición de su obra “La Creación”, dirigida por Antonio Salieri, con letra en versión italiana. En el teatro había una delegación de músicos entre los que se encontraba Beethoven. La acogida a Haydn fue emocionante así como todo el acto, tanto, que el músico no pudo resistirlo y tuvo que marcharse durante el descanso. Beethoven salió a despedirlo y le besó las manos conmovido. Haydn había sido su gran maestro por los años noventa y había dicho de su alumno: Está llamado a convertirse un día en uno de los más importantes compositores europeos; estaré orgulloso de presentarme, llegado el momento, como su maestro.

Un año después, el 11 de mayo de 1809, los soldados de Napoleón bombardearon Viena y una granada cayó muy cerca de su casa. Este suceso le llenó de excitación y el 31 del mismo mes murió en su casa de Gumpendorf. El 15 de junio fue el funeral (al que asistió entre otros su amigo el escritor francés Stendhal) en la iglesia de los Escoceses. Fue enterrado en el cementerio de Hundsturm, en Viena. En 1820, sus restos fueron trasladados a Eisenstadt y en 1954 de nuevo los trasladaron al mausoleo que había hecho construir el príncipe Paul Anton Esterházy en esta ciudad.

Se considera a Haydn (junto con Mozart) el máximo compositor del clasicismo. Se le considera así mismo como el "padre" de la sinfonía moderna. Fue también un renovador de la sonata para piano.

Obra

Obras orquestales

108 sinfonías
9 conciertos para piano
12 conciertos para otros instrumentos
6 oberturas
Minuetos, divertimentos y otras obras

Obras de cámara

Sonatas, tríos, cuartetos.

Obras para instrumentos varios

Sonatas para piano, y obras diversas

Obras vocales y corales

Cantos para piano, coros y cantatas, misas, teatro, óperas.

Oratorios: Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz (1796); La Creación (1797); Las Estaciones (1801).

Anécdotas

El adagio de la sinfonía nº 98 en do mayor está inspirado en el himno Dios salve al rey y se cree que está escrito a modo de réquiem como homenaje a su amigo Mozart.

Durante años se ha atribuido a Haydn la Sinfonía de los Juguetes pero esta obra es de Leopoldo Mozart.

La Sinfonía nº 45 en fa sostenido menor, llamada Los adioses, es la única con esa tonalidad de todas las escritas en el siglo XVIII. En el último tiempo hay un aligeramiento orquestal, los distintos instrumentos van callando y se van esfumando poco a poco hasta quedar muy reducidos y termina con un solo de contrabajo pianissimo y staccatto. En una ocasión en que Haydn y sus músicos llevaban una buena temporada sin vacaciones, el músico (que tenía fama de bromista) hizo que los maestros de la orquesta se fueran marchando a medida que cesaban en la partitura su interpretación. Fue una manera de pedir al príncipe el ansiado descanso.

La Sinfonía nº 44 en mi menor tiene el título de Fúnebre. Haydn expresó su voluntad de que el tiempo de adagio de dicha obra, que lo toca la cuerda en sordina, se interpretara en su propio funeral.

Las Siete últimas palabras de Cristo en la Cruz son cuatro obras, con una historia singular. Fue un encargo que en 1786 realizaron a Haydn los miembros de la Hermandad de la Santa Cueva de Cádiz. Querían una música para que acompañara una ceremonia que hacían cada Semana Santa. Con cada una de las siete palabras de Cristo crucificado se realizaba un sermón seguido de un rato de meditación. La música debía sonar duarante este momento (unos minutos) de oración silenciosa. Haydn acepta el desafío, y compone siete breves piezas en adagio para orquesta de cámara en 1787. Más adelante realiza una versión para cuarteto de cuerda, editada con mucho éxito en París, Londres y Viena. Y finalmente decide convertirlo en oratorio en 1796, con un texto del barón Gottfried van Swieten, que se publicó en 1801 y es la versión que todos conocemos como "Las Siete Palabras". La historia termina con una versión para piano solo hecha por otro compositor, a la que Haydn dió su aprobación por su alta calidad.


Referencias

Fuentes empleadas y notas