La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Filematología

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Filematología, vocablo formado por dos palabras del griego clásico φιλεμα-ατος-τό que en esta lengua significa beso u ósculo Y λόγος ου ό que significa ciencia, tema… . Literalmente ciencia del beso.


Definición

La palabra filematología es un anglicismo.[1]Estudia el acto de posar los lábios en una persona, animal o cosa en señal de amor, afecto o veneración. También los orígenes del besar, cómo ha cambiado su significado a lo largo de la historia, los tipos de beso, los elementos que intervienen en éste y las reacciones físicas y mentales que provoca en el ser humano.

En inglés ya se utilizaba esta palabra desde principios del siglo XX.[2]Autores como Christoper Nyrop en 1901 escribió The Kiss and its History , o el antropólogo Ernest Crawley en Studies of Savages and Sex trataban este asunto.

En español está siendo utilizada como un anglicismo todavía no reconocido, muestra del nulo interés por la ciencia.[3]


Origen

Es significativo que no solo los humanos son los únicos animales que exhiben este comportamiento. Los bonobos se besan y los elefantes ponen sus trompas en la boca del otro. Los zorros se lamen la cara.[4]

"Alguna forma de contacto facial es común no sólo en los mamíferos, sino también en especies de aves y reptiles", dice la antropóloga Helen Fisher y nosotros mismos hemos comprobado; así el cataglotismo [5] de las palomas. Darwin se preguntó si besar puede ser un instinto natural.[6]En ciertas culturas, los besos se introdujeron a través de la colonización europea, antes de esto, los besos no era una costumbre habitual. Ejemplos de ello son algunos de los pueblos indígenas de Australia, los tahitianos, y muchas tribus en África.

En la actualidad se están realizando investigaciones sobre este asunto. Una investigación sobre el tema fue presentado en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en Chicago (13 febrero 2009)

Wendy Hill,[7]profesora de Psicología del Lafayette College, en Pennsylvania, ha realizado un estudio para conocer el proceso biológico que se desencadena al dar un beso. En su investigación, la doctora encontró que besarse desencadena un complejo proceso químico dentro del cerebro. Hill llegó a la conclusión de que la liberación de hormonas puede ser impulsada directamente por un intercambio de feromonas presentes en la saliva.[8]

No hace mucho tiempo Hill recibió la cobertura de ABC, CNN, Noticias de EE.UU. y World Report, la agencia Associated Press, la BBC y otros medios de comunicación nacionales e internacionales por su investigación con los estudiantes sobre la fisiología de besar. Sus resultados de la investigación fueron presentados en la reunión anual de la Society for Neuroscience en noviembre de 2007.[9]


Epítome histórica

En 1960 el zoólogo Desmond Morris [10] propuso por primera vez que el beso pudo haber evolucionado a partir de la práctica en la que las madres de primates mastican los alimentos para sus crías y luego les da de comer de boca a boca. Según esto su origen se remota a la prehistoria, cuando las mujeres alimentaban a sus crías masticando la comida hasta hacerla puré que luego pasaba de su boca a la de su pequeño. Aparece como una instintiva forma de demostrar afecto y se da por primera vez de la madre hacia su hijo. Numerosas interpretaciones buscan el origen del beso en el impulso de succión del bebé, las tendencias canibalistas (el mordisco amoroso), o la costumbre de tribus primitivas de olfatearse y olerse. No hay consenso entre los antropólogos sobre el beso como un acto instintivo o fruto de aprendizaje.

Las referencias más antiguas señalan que los besos fueron esculpidos en el -2.500 en las paredes de los templos de Khajuraho, en la India.

Pero el significado del beso es distinto en cada cultura, y también en las distintas épocas. Entre los persas, en la Antigüedad, los hombres se daban besos en la boca, pero solo valía para personas de un mismo nivel. Si dos hombres eran considerados jerárquicamente inferiores, el beso debía ser dado en el rostro.

El Kamasutra describe tres clases de besos: el nominal, en el que los labios apenas se tocan; el palpitante en el que se mueve el labio inferior, pero no el superior; y el beso de tocamiento, en el que participan labios y lengua.

Los griegos sólo permitían besos en la boca entre padres e hijos, hermanos o amigos muy próximos. El filósofo Platón declaraba “sentir gozo al besar”.

Los romanos distinguían cuatro tipos de besos: Osculum, un beso en la mejilla. Basium un, beso en los labios. Savolium, un beso profundo. Osculum Pacis, un beso de amistad.

Ya desde el Renacimiento el beso paso de ser una muestra de afecto a ser también una expresión de amor hacia otra persona. Besar en la mano a una persona de mayor jerarquía social o de mayor jerarquía en la familia o a altos cargos en la Iglesia, fue una costumbre que se practicó durante siglos y que se practica aún. En estos casos el beso se considera más una demostración de respeto que de afecto. De allí surgió el beso en la mejilla entre personal de igual condición, como símbolo de cercanía y amistad.

Durante la Revolución Industrial en la época del puritanismo inglés, quedó prohibido. La gente no podía besarse en público.

Posteriormente y ante tal prohibición, por los años 60 del siglo XX, la gente se reveló y para demostrarlo hacia lo que no se podía: besarse en público.[11]


Finalidad

Esta demostración de sentimientos ha estado más relacionada a las artes que a las ciencias. Dependiendo de la cultura y el contexto, un beso puede expresar sentimientos de amor, pasión, afecto, respeto, saludo, amistad, y buena suerte, entre muchos otros. En algunas situaciones un beso es un gesto ritual, formal o simbólico que indica la devoción, el respeto o saludo, como en el caso de una pareja de novios besándose en la celebración de una boda o de los dirigentes nacionales se besan en señal de saludo, y en muchas otras situaciones. Dependiendo de la cultura, las relaciones y el contexto de una persona puede besar a otra en los labios, las mejillas, la cabeza la mano, y cada uno de estos gestos pueden llevar a un significado social diferente.

Entre otras cosas, se ha comprobado, que el beso, el profundo beso de lengua, reduce los niveles de cortisol, una hormona asociada al estrés.

Pero las sustancias que juegan un papel fundamental en este caso son otras tres: La testosterona, responsable del deseo sexual tanto en el varón como en la mujer; la dopamina, que está más vinculada al amor pasional y/o al amor obsesivo; y la oxitocina, una hormona vinculada al apego y que podría ser la responsable química de las relaciones de largo plazo. Y las tres aumentan sus niveles con el ejercicio del beso.

La filematología va mas allá, y desde ella se postula algunas teorías acerca de que los besos nos sirven, aunque no nos demos cuenta, también para elegir y/o evaluar a nuestras parejas.

El intercambio de fluidos en un beso hace que la testosterona que contiene la saliva del hombre despierte el apetito sexual en la mujer. Mientras que, la saliva de las mujeres contiene estrógenos, lo que, de alguna manera, da una idea al besador acerca del grado de fertilidad de su pareja.


Tipología

Diferentes tipos de beso, desde el de esquimal la nariz de prensa a modo de saludo y el uso de la palabra para "beso" que significa "oler". La variedad es amplia siendo la misma finalidad: Una forma de estar más cerca, de demostrar afecto.[12] A lo largo de la historia, un beso ha sido un ritual, formal, simbólico o gesto social que indica devoción, respeto o saludo. Aparece como un ritual o símbolo de devoción religiosa. Por ejemplo, en el caso de besar el suelo del templo, o un libro religioso o un icono. Además de la devoción, un beso también ha indicado subordinación o, en la actualidad, el respeto. Un beso en un contexto religioso es común.

El beso de respeto es de origen antiguo, desde los tiempos más remotos parece aplicarse a todo lo que se considera santo, noble y de adoración a los dioses, sus estatuas, templos y altares, así como a los reyes y emperadores. En el temor, la gente daba un beso, incluso al suelo, y tanto el Sol como la Luna en algunas culturas eran recibidos con besos. El beso de respeto también ha representado una señal de humildad y reverencia.

El beso es también de uso general en la cultura occidental, un saludo entre amigos o conocidos. Los hombres amigos y conocidos ofrecen con reciprocidad besos en la mejilla como saludo o despedida. Esto también es más común entre las mujeres y amigos hombres; los hombres suelen saludarse con un apretón de manos.

En la actualidad un beso al aire se está volviendo más común, sobre todo cuando se teme una epidemia, caso de la gripe A. Se trata de besos en el aire cerca de la mejilla, tocando las mejillas o no.[13]

En las culturas eslavas hasta tiempos recientes, los besos entre dos hombres en los labios como un saludo o una despedida no era raro y no se consideró sexual.

En las culturas islámicas tradicionales el beso no es permitido entre un hombre y una mujer que no están casados o están estrechamente relacionados por sangre o matrimonio. Un beso en la mejilla es una forma muy común de saludo entre los miembros del mismo sexo en la mayoría de los países islámicos.

En la moderna cultura occidental, los besos en los labios es más una expresión de afecto.[14] Cuando los labios son apretados por un período prolongado, por lo general acompañado de un abrazo, es una expresión de deseo sexual y romántico. La práctica de besar con la boca abierta, para permitir a los demás chupar los labios o mover la lengua en la boca, se llama "beso francés", con respiración por la boca en el intercambio entre lenguas. En el caso del beso francés , la lengua es también un componente importante. Sorprendentemente, los franceses lo llaman el "El beso inglés."

El beso de vacío se realiza por "chupar hacia adentro como si estuviera tratando de extraer las entrañas de una naranja.” La succión de gran alcance en los labios requiere que el beso debe ser breve.

Históricamente el beso de mano, con su arco requiere de subordinación, mostrar respeto a una dama. Si un hombre era muy superior simplemente levantaba la mano de la mujer a la boca.


Repercusiones en la salud

Tres son los sentidos principales que intervienen al momento de besar: el gusto, el tacto y el olfato. Cada uno por separado produce una fuerte reacción emocional y química entre los participantes y cambiando inconscientemente el estado mental ya que se combinan la reacción de estos tres sentidos. El afecto, tiene , en general, a reducir los efectos del estrés.[15] También se fortalece nuestro sistema inmune y hace que el pulso se acelere.

Un beso cargado de pasión quema 6,4 calorías por minuto.

Los labios y la lengua son las áreas con más receptores nerviosos y sensoriales, siendo muy sensibles a la estimulación externa. Besar es un comportamiento complejo que requiere de importantes muscular coordinación con un total de 34 músculos faciales y 112 músculos posturales. El músculo más importante involucrado es el músculo orbicular de los labios, que se utiliza para fruncir los labios y se conoce informalmente como el músculo besos. .[16]

A nivel nervioso basta un toque de labios para que el cerebro se llene de neurotransmisores, donde mandan la dopamina, la noradrenalina y la feniletilamina (FEA). Las dos primeras están asociada al placer, la reducción del dolor y el sentirse excitado y energizado. La FEA, fue calificada en los “80 como “el químico del amor”.

La doctora Hill afirma que si estamos besando a la persona correcta se reducen los niveles de cortisol y la hormona del estrés, y por otro lado aumenta los niveles de oxitocina.

Al dar un beso, sobre todo si éste es apasionado, ponemos en movimiento unos treinta músculos de la cara, por lo que puede ser muy buen ejercicio, además de contribuir con la estética, ya que al tonificar los músculos del rostro, pueden evitar las arrugas. [17]


El beso y el sexo

La filematología también estudia la relación entre beso y sexo. Para la antropóloga Helen Fisher, [18] experta mundial en la biología del amor, el beso actúa como un poderoso mecanismo de adaptación que está presente en casi la totalidad de las sociedades humanas.

Para esta antropóloga el beso está muy involucrado con la química, pues al besar el organismo genera ciertas hormonas que llevan a un determinado estado mental. Cuando un hombre besa su saliva contiene testosterona, hormona que produce la excitación de su pareja.[19] Y si esos besos son húmedos, mucho mejor porque inconscientemente intentan transferir esta sustancia para provocar el apetito sexual en las mujeres. Además la humedad de los besos podría ayudarles a detectar los niveles de estrógenos femeninos de su pareja y así saber su grado de fertilidad, todo ello inconscientemente.

En cuanto a ellas, el beso les sirve para detectar el estado del sistema inmune de su posible pareja y saber "cuánto se cuida", pues recordemos que el sabor y el olor de la saliva nos dice mucho sobre la salud de la persona.[20]Por otra parte está la cuestión higiénica: la boca está llena de bacterias. Al besarse, las personas involucradas intercambian bacterias, dependiendo de la duración del beso.

La antropóloga sostiene que existen tres sistemas cerebrales diferentes que evolucionaron en el Homo sapiens para permitir el apareamiento y la reproducción.

1º.- Es el deseo sexual alimentado por la testosterona, tanto en hombres como en mujeres.

2º.- Regula el amor pasional u obsesivo y parece estar vinculado a una actividad elevada de la dopamina, un estimulante natural.

3º.-Controla el apego y permite a una pareja permanecer unida suficiente tiempo como para criar hijos, está ligado a un nivel mayor de oxitocina. El beso, probablemente, permite que se estimulen esos tres sistemas, concluye Fisher.

En la Universidad estatal de Nueva York en Albany se ha realizado un estudio coordinado por el psicólogo evolucionista Gordon Gallup. Se encuestó a más de mil estudiantes acerca de sus motivos para besar entre otras cosas. Los resultados han sido publicados en Evolutionay Psichology.[21]

Algunas de sus conclusiones es que los besos tiene una gran influencia en una relación y en especial para las mujeres. Los hombres besan como un medio para conseguir un fin. Las mujeres besan para evaluar a una pareja , establecer y monitorizar el estatus de su relación y evaluar el nivel de compromiso de un hombre. Gallup relaciona esta selectividad femenina con su alta inversión emocional en el proceso reproductivo.[22]

"A las mujeres toca resistir el embarazo, el parto, el amamantar y con mucha frecuencia son las principales proveedoras de cuidados" dijo,. Una pareja masculina bien seleccionada es mucho más, puede ser una fuente de apoyo, protección y estabilidad. Es por eso que no resulta extraño que la mayoría de las mujeres busquen cuidadosamente a su compañero reproductivo".

Ante las preguntas de qué factores influían es su decisión de besar o no a alguien, ellas mencionaron el aliento, el sabor de boca y la apariencia de los dientes, mientras que ellos dieron más importancia a un rostro atractivo, un cuerpo seductor y el peso de la pareja potencial, todas características relacionadas con la fertilidad. Un mal sabor y aliento pueden significar problemas de salud en el hombre, haciéndole mal candidato, e por eso que durante el periodo de ovulación los sentidos del gusto y el olfato femeninos se agudizan. Las mujeres son mucho menos propensas a acceder a tener sexo con un "mal besador" que los hombres, afirma Gallup.[23] Gallup cree que el deseo de reproducirse y pasar nuestros genes a generaciones subsecuentes domina el comportamiento humano; "el besarse es parte de una estrategia evolucinada de cortejo entre los humanos", dice.[24]


Referencias

Bibliografía

  • Morris, Desmond (2005): La mujer desnuda: Un estudio del cuerpo femenino. Traducción Miguel Hernández Sola y Virginia Villalón. Barcelona. Planeta. ISBN 84-08-05726-X.

Otras fuentes de información

Notas

  1. http://www.wordinfo.info/words/index/inf
  2. Wysham Lanier, Henry [1928]. The Golden book magazine., Review of Reviews Corporation., 534. 
  3. Beigbeder Atienza, Federico [1997]. Diccionario politécnico de las lenguas española e inglesa:Inglés-español., Ediciones Díaz de Santos., Madrid, 1040. ISBN 84-7978-299-4. 
  4. http://www.elmundo.es/elmundo/2008/03/16/ciencia/1205692457.html |Carlos Fresneda | La psicología del beso|3 marzo 2008| Consultado: 30 enero 2011
  5. Garrido Gallardo, Miguel Angel [2.008]. Diccionario español de términos literarios internacionales (DETLI)., Academia Argentina de Letras ., Buenos Aires. ISBN 978-950-585-116-4. 
  6. http://cogweb.ucla.edu/ep/index.html |Evolutionary Psichology|3 septiembre 2006| Consultado: 30 enero 2011
  7. Wendy L. Hill, decana de la Facultad en Neurociencia, enseña psicología fisiológica, neurociencia del comportamiento y el comportamiento animal. Gran parte de su investigación se centra en la neurología del comportamiento, la psicofarmacología y el comportamiento social de las aves y los mamíferos. Ha recibido varios premios prestigiosos. En 1999 fue nombrada profesora del Año de Pennsylvania por la Fundación Carnegie para el Progreso de la Enseñanza.
  8. http://informe21.com/beso/beso-apasionado-desencadena-reacciones-quimicas-nos-hacen-perder-cabeza-segun-estudio |Latercera|26 octubre 2009| Consultado: 30 enero 2011
  9. http://alumnicollege.lafayette.edu/faculty-bios/ |Alumni Summer College| Wendy L. Hill| 21-24 julio 2011| Consultado: 30 enero 2011
  10. Morris, Desmond [1967]. El mono desnudo., De Bolsillo., Barcelona, 2003, 1040. ISBN 84-9759-860-1. 
  11. http://hibridacion.wordpress.com/2009/10/31/%C2%BFque-son-los-puntos-calientes-%C2%BFque-es-filematologia-%C2%BFque-son-los-anfetabesos-y-%E2%80%A6-%C2%BFen-que-consiste-la-sexomnia/ | |31 octubre 2009| Consultado: 30 enero 2011
  12. www.websters-online-dictionary.org/definition/kiss |Webster´s Online Dictionary|| Consultado: 31 enero 2011
  13. http://translate.googleusercontent.com/translate_c?hl=es&sl=en&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Kiss&prev=/search%3Fq%3Dphilematology%26hl%3Des%26sa%3DN%26prmd%3Divns&rurl=translate.google.es&usg=ALkJrhhZQWxb56r3Td59fpZcFJYGn7GqHw
  14. http://www.celebratelove.com/thekiss.htm | Larry, James | The Romantic Kiss |4 marzo 2008| Consultado: 31 enero 2011
  15. http://www.bestkisses.com/kisses-for-health.html | Best kisses | Consultado: 2 febrero 2011
  16. http://www.bbc.co.uk/science/humanbody/body/factfiles/facial/frontalis.shtml | BBC : Science & Nature : Human Body & Mind .| "Muscles Facial" http://translate.googleusercontent.com/translate_c?hl=es&sl=en&u=http://www.bbc.co.uk/science/humanbody/body/factfiles/facial/frontalis.shtml&prev=/search%3Fq%3Dphilematology%26hl%3Des%26sa%3DN%26prmd%3Divns&rurl=translate.google.es&usg=ALkJrhhjplEBKkg18lDqVioTZ3cEFbKdKg | Consultado: 7 febrero 2011
  17. http://thesituationist.wordpress.com/2008/02/12/the-situation-of-kissing/ | The situacion of kissing| 12 febrero 2008 | Consultado: 2 febrero 2011
  18. http://www.helenfisher.com/ |Learn more about Dr. Helen Fisher| 23 junio 2010| Consultado: 2 febrero 2011
  19. http://articles.cnn.com/2009-02-13/health/kissing.science_1_first-kiss-hormon | CNN Health |Pucker up: Scientists study kissing|13 febrero 2009| Consultado: 30 enero 2011
  20. http://www.thirdage.com/love/whats-in-a-kiss-the-wonderful-world-of-philematology | Lovett, Richard|What's in a Kiss? The Wonderful World of Philematology|23 mayo 2010| Consultado: 30 enero 2011
  21. http://www.abc.net.au/am/content/2007/s2023262.htm | Barbara Miller |Kissing research reveals contrasting gender views |4 septiembre 2007| Consultado: 30 enero 2011
  22. http://news.bbc.co.uk/2/hi/6975794.stm | News BBC | Why kissing means more to women |3 septiembre 2007| Consultado: 30 enero 2011
  23. http://www.psicologiayautoayuda.com/2009/01/la-psicobiologia-del-beso.htmlb | Psicología | La psicobiología del beso |enero 2009| Consultado: 30 enero 2011
  24. http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:wn7aycA7DEMJ:sasharg.com.ar/descargas/NotiSASHOctubre07.pdf+Gordon+Gallup+Jr.,+profesor+de+psicolog%C3%ADa+en+la+Universidad+de+Albany&hl=es&gl=es&pid=bl&srcid=ADGEESgiOcl4jDTmLQxkk-psXXhUriAzaSBZi4Fzo6e2lhFmWP8Zlg0JaFwmLJD67OEKpiN186cbkL84HK8cbZw-1QxQgUjHImmxO-0nJLV5QXvZB8y9uQrCkATPIy6M58nhelDcYy7P&sig=AHIEtbTPT4WSLk-dmFYHK69W_lk2nsqobw | Gallup, Gordon | Notisah. El Universal. México | 7- octubre- 2007| Consultado: 24 enero 2011