La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Factores de localización industrial

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Los poderes políticos pueden favorecer la ubicación de industrias: teniendo una mano de obra barata o una ley laboral favorable a los empresarios, ofreciendo suelo industrial barato, eximiendo de impuestos a las empresas, dando subvenciones u ofreciendo servicios a las compañías. Todas estas medidas, y algunas otras de tipo legal, fiscal o bancario, pueden hacer bajar los costes unitarios de un producto, al menos a corto plazo, por lo que una empresa puede decidirse a construir una planta en un determinado lugar en función de ellos.

Pero también existen factores ambientales de atracción o rechazo de una planta. Dependiendo de la cantidad de residuos que genere en su proceso de elaboración del producto, la planta podrá ser más o menos contaminante para el medio en el que se ubica. Esta contaminación genera rechazo y oposición de ciertos grupos, cuando se instalan plantas contaminantes para el medio cerca de núcleos de población, regiones naturales frágiles o de especial interés en su conservación.

Pero, además de los recursos naturales y energéticos, muchas plantas tienen una dependencia del medio más inmediata. A veces, las necesidades de agua o de zonas verdes cerca de la planta, no permiten la localización de la planta más que en determinados lugares.

Toda actividad industrial supone la existencia de un importante agente contaminante, que se convierte en un elemento de rechazo para las ciudades que les sirven como mercado, por lo que las industrias deben localizarse en los lugares de peores condiciones ecológicas.

Si atendemos a la localización global, tenemos que, el clima es un factor limitante de la actividad industrial, máxime cuando del clima depende la capacidad regeneradora de la naturaleza. Además, los climas extremos dificultan el funcionamiento de la propia planta y la aglomeración en las cercanías de la fuerza de trabajo.

También debe tenerse en cuenta la política de desconcentración de las grandes empresas multinacionales, sobre todo en momentos de crisis económica. Los bajos fletes permiten a las empresas construir las plantas de producción en los países con una fuerza de trabajo más barata. La vinculación de las empresas con esos países es escasa, y el traslado de las factorías frecuente. Incluso el domicilio social y fiscal de las grandes empresas se instala en países donde se pagan pocos impuestos. Sin embargo, en los países industrializados se queda lo más importante: los centros de decisión, la mano de obra especializada y más cualificada y la investigación. Esta política de desconcentración busca, en muchos casos, no depender de una sola planta para la fabricación de un producto, sino que se fabrican los componentes en varias factorías y se montan en una, con lo que no dependen de la crisis de una región o planta.

Por último, no debemos desdeñar la importancia de la investigación en la ubicación de una planta industrial. En la actualidad, muchos bienes dependen del estado de la investigación científica, o en todo caso la fabricación de los mismos. Las nuevas máquinas pueden aumentar la productividad de la fuerza de trabajo, lo que significa que el valor añadido es mayor y el producto más ubicuo. Además, la investigación puede generar una industria de vanguardia en las regiones en las que existe. Muchos capitales están dispuestos a invertir en este campo. La investigación científica puede ser un factor de localización de primer orden.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas