La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Estructuralismo

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El estructuralismo es un enfoque de las ciencias humanas que creció hasta convertirse en uno de los métodos más utilizados para analizar el lenguaje, la cultura y la sociedad en la segunda mitad del siglo XX. El término, sin embargo, no se refiere a una escuela de pensamiento claramente definida, aunque la obra de Ferdinand de Saussure es considerado habitualmente como un punto de origen. El estructuralismo puede ser visto como un enfoque general con un cierto número de variantes. Sus influencias y desarrollos son complejos.

Descripción General

En términos amplios, el estructuralismo busca explorar las interrelaciones (las estructuras) a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura. De acuerdo con la teoría estructural, dentro de una cultura el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación. Un estructuralista estudia actividades tan diversas como la preparación de la comida y los rituales para servirla, ritos religiosos, juegos, textos literarios y no literarios, y otras formas de entretenimiento para descubrir las formas profundas de producción y reproducción de significado en una cultura. Por ejemplo, uno de los primeros y más prominentes representantes del estructuralismo, el antropólogo y etnógrafo Claude Lévi-Strauss, analizó fenómenos culturales como la mitología, los sistemas de parentesco y la preparación de la comida.

Cuando es utilizado para examinar la literatura, un estructuralista crítico examinará la relación subyacente entre los elementos (la estructura) de, por ejemplo, una narración, más que enfocarse en el contenido. Este enfoque permite comparar y hallar vínculos y estructuras similares en obras pertenecientes a épocas y culturas diferentes.

Para algunos, el análisis estructural ayuda a descubrir la estructura lógicamente completa que subyace a muchos de los fenómenos de la vida social y cultural. Para otros, el estructuralismo lee demasiado profundamente dentro de los textos (en sentido amplio) y permite que el investigador invente significados que no están realmente ahí. Existe una gran variedad de posiciones críticas intermedias entre estos extremos y muchos de los debates actuales sobre esta escuela se ubican en esta línea.

El Curso de lingüística general de Saussure

El Curso de lingüística general del lingüista Ferdinand de Saussure (1916) es considerado generalmente como el origen del estructuralismo. Aunque Saussure estaba, como sus contemporáneos, interesado en la lingüística histórica, en el Curso desarrolló una teoría general de la semiología. Saussure elaboró un sistema de conceptos o elementos con el fin de enmarcar una ciencia que estudie los fenómenos del lenguaje; la lingüística. Y una ciencia que abarca toda la teoría de los signos; la semiótica. Los primeros elementos de este sistema son: lengua que es a la vez una institución social y un sistema de valores. Además de tener la característica de ser un sistema de relaciones que marca una diferencia, una distinción en el interior de un sistema de oposiciones y contrastes. En oposición de lengua está el acto individual de lengua, llamado habla. Los otros elementos fundamentales de la semiótica son el significante (marca escrita o oral, impresión acústica), el significado o concepto de la cosa. La reunión de estos dos elementos constituye el signo. Pero la relación entre significante y significado es arbitraria, no existe un lazo natural que puede hacer analogía entre el sonido o la imagen con el objeto señalado. Los dos elementos restantes, son sistema y sintagma. Para Roland Barthes el sistema, o el eje de la selección, se refiere a un conjunto de unidades con marcas comunes en la cual se pueden asociar en la memoria, para formar luego grupos en las que domina relaciones diversas. Por otra parte está el sintagma; Barthes lo relaciona con la combinación de signos que tiene como soporte la extensión; para el lenguaje esta extensión es lineal e irreversible. Como se señaló arriba, el objeto de la lingüística es el lenguaje. Es el estudio que abarca el signo tanto escrito como articulado bajo los niveles fónico, morfológico, sintáctico, léxico y semántico. La lingüística no se interesaría por el habla, pues la lengua al ser ciencia general, se interesa por las constantes que no varían entre lenguas.

Estructuralismo y lingüística

El Curso de Saussure influenció muchos lingüistas en el período entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. En Estados Unidos, Leonard Bloomfield desarrolló su propia versión de la lingüística estructural, en tanto que Louis Hjemslev hizo lo mismo en Escandinavia. En Francia, Antoine Meillet y Émile Benveniste continuaron con el programa saussuriano. El desarrollo más importante vino sin embargo, de los miembros de la Escuela de Praga, como Roman Jakobson y Nikolai Trubetzkoy, cuyas investigaciones sería muy influyentes. El ejemplo más claro e influyente del estructuralismo de la Escuela de Praga radica en el concepto de fonología (también llamada fonémica). En lugar de compilar simplemente una lista de los sonidos que aparecen en un lenguaje, los miembros de la Escuela intentaron examinar cómo estaban éstos relacionados. Determinaron que el inventario de sonidos en un lenguaje podía ser analizado en términos de series de contrastes. Por ejemplo, en español las palabras 'par' y 'bar' son distintas porque los sonidos de la 'p' y la 'b' suenan de manera contrastada. La diferencia radica en que el hablante vocaliza la 'b' y no la 'p'. Entonces, en castellano existe un contraste entre consonantes vocalizadas y no vocalizadas. Analizar los sonidos en términos de contraste sonoro permite realizar un enfoque comparativo; hace más clara, por ejemplo, que la dificultad que los hablantes de japonés tienen para diferenciar la 'r' y la 'l' en español se debe al hecho de que los sonidos de esas letras no son contrastantes en japonés. Aunque este enfoque es ahora estándar en lingüística, fue revolucionario en su tiempo. La fonología se convertiría en la base paradigmática para el estructuralismo en una gran variedad de formas. Sin embargo no se tiene claro aún el papel del docente y sus objetivos dentro de este enfoque.

El estructuralismo de la segunda posguerra

Después de la Segunda Guerra Mundial y particularmente en los años 60, el estructuralismo adquirió prominencia en Francia y fue la popularidad inicial en este país la que hizo que se expandiera por todo el mundo.

Durante los años 40 y 50, el existencialismo, como el practicado por Jean-Paul Sartre fue la moda intelectual dominante. El estructuralismo rechazó la noción de libertad humana radical y se enfocó en las formas en que la conducta humana es determinada por estructuras culturales, sociales y psicológicas. El trabajo inicial más importante en este sentido fue la obra de Claude Lévi-Strauss Las estructurales elementales del parentesco (1949).

Lévi-Strauss había conocido a Jakobson durante la estadía de ambos en Nueva York durante la Segunda Guerra y fue influido tanto por el estructuralismo de Jakobson como por la tradición antropológica estadounidense. En Las estructuras elementales, Lévi-Strauss examinó los sistemas de parentesco desde un punto de vista estructural y demostró cómo organizaciones sociales aparentemente distintas eran de hecho permutaciones de unas pocas estructuras básicas de parentesco. En el final de la década del '50 publicó Antropología estructural, una colección de ensayos que perfilaban un programa para el estructuralismo.

Al principio de los sesenta, el estructuralismo como movimiento estaba en pleno desarrollo y algunos creyeron que podría ofrecer un enfoque unificado para el estudio de la vida humana que abarcaría todas las disciplinas. Roland Barthes y Jacques Derrida se concentraron en cómo el estructuralismo podía ser aplicado a la literatura. Jacques Lacan (y, en una forma distinta, Jean Piaget) lo aplicaron a la psicología, mezclando a Freud con Saussure. El libro de Michel Foucault Las palabras y las cosas examinó la historia de las ciencias humanas para estudiar cómo las estructuras de la epistemología o episteme forjaron la manera en que se utiliza el conocimiento. (aunque posteriormente Foucault negaría explícitamente cualquier vinculación con el movimiento estructuralista). Louis Althusser combinó el marxismo con el estructuralismo para crear su propio modo de análisis social. Otros autores dentro y fuera de Francia han extendido el análisis estructural a prácticamente cualquier disciplina.

Reacciones al estructuralismo

Hoy el estructuralismo ha sido superado por enfoques como el postestructuralismo y la deconstrucción. Existen muchas razones para esto. La escuela estructuralista ha sido criticada por su ahistoricidad y por favorecer un determinismo estructural en lugar de subrayar la capacidad de acción de los individuos. Las turbulencias políticas de los años 60 y 70 (y particularmente los levantamientos estudiantiles del Mayo Francés) comenzaron a afectar a la academia, y trajeron al centro de la escena las relaciones entre el poder y la lucha política. En los '80s, la deconstrucción y su énfasis en la ambigüedad fundamental del lenguaje - más que en su cristalina estructura lógica - se volvieron populares. Al final del siglo XX, el estructuralismo se considera una importante escuela de pensamiento, aunque la atención está puesta en los movimientos que generó, más que en sí misma.

ESTRUCTURALISMO: Doctrina científica y metodológica que estudia los datos dentro de los grupos a que pertenecen y teniendo en cuenta las relaciones que se establecen entre ellos:

EL ESTRUCTURALISMO: es un método eminentemente descriptivo funcionalidad: Conjunto de características que hacen que algo sea práctico y utilitario. El estructuralismo: es un enfoque de las ciencias humanas que creció hasta convertirse en uno de los métodos más utilizados para analizar el lenguaje, la cultura y la sociedad en la segunda mitad del siglo XX. El término, sin embargo, no se refiere a una escuela de pensamiento claramente definida, aunque la obra de Ferdinand de Saussure es considerada habitualmente como un punto de origen. El estructuralismo puede ser visto como un enfoque general con un cierto número de variantes. Sus influencias y desarrollos son complejos. El estructuralismo busca explorar las interrelaciones (las estructuras) a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura. De acuerdo con la teoría estructural, dentro de una cultura el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación. Un estructuralista estudia actividades tan diversas como la preparación de la comida y los rituales para servirla, ritos religiosos, juegos, textos literarios y no literarios, y otras formas de entretenimiento para descubrir las formas profundas de producción y reproducción de significado en una cultura. Por ejemplo, uno de los primeros y más prominentes representantes del estructuralismo, el antropólogo y etnógrafo Claude Lévi-Strauss, analizó fenómenos culturales como la mitología, los sistemas de parentesco y la preparación de la comida. Cuando es utilizado para examinar la literatura, un estructuralista crítico examinará la relación subyacente entre los elementos.

Referencias

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Wikipedia, publicada con licencia CC-BY-SA 3.0.



Sistemas filosóficos:

Atomismo | Agnosticismo | Criticismo | Deísmo | Determinismo | Dogmatismo | Dualismo | Eclecticismo | Empirismo | Enciclopedismo | Epicureísmo | Escepticismo | Escolasticismo | Estoicismo | Estructuralismo | Existencialismo | Evolucionismo | Fenomenología | Filosofía analítica | Hedonismo | Historicismo | Humanismo | Idealismo | Innatismo | Individualismo | Intelectualismo | Materialismo | Monismo | Naturalismo | Neopositivismo | Nominalismo | Ocasionalismo | Pluralismo | Positivismo | Pragmatismo | Psicologismo | Racionalismo | Realismo | Sensualismo | Voluntarismo