La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Escila (monstruo)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Escila (griego Skýlle; latín Scylla) es un monstruo marino que se asocia a Caribdis. Ambos monstruos son metáfora del estrecho de Mesina, situado entre Italia y Sicilia, que en la antigüedad tuvo que ser muy peligroso para la navegación. Escila se encuentra en la orilla peninsular del estrecho.

Varios autores romanos del siglo I d. C. prescinden de los aspectos míticos y usan este nombre exclusivamente como topónimo. Plinio el Viejo (3.87, § 78) y Pomponio Mela (2.7.14) la consideran una roca costera o escollo de gran peligro para la navegación. No llega siquiera a tanto Séneca el Joven, que en una de sus cartas a Lucilio (79.1) lo interroga sobre el periplo que está realizando en torno a Sicila. A propósito de él asegura saber con certeza que Escila es una roca no demasiado peligrosa para los navegantes.

El mito

Homero (Odisea XII.80 ss.) describe a Escila como un monstruo que aúlla desde la cueva en que habita. Su voz es como la de un perrillo recién nacido, pero su aspecto es terrible. Tiene doce patas pequeñas y deformes. Seis cuellos sostienen otras tantas cabezas con bocas dotadas de triples filas de dientes densos y mortíferos. Es inmortal. Se alimenta de cuantos seres marinos se ponen a su alcance, pero no desdeña los cuerpos de los navegantes que osen acercarse a su morada. El único recurso que les es permitido es la invocación a Crateis (a quien Apolonio de Rodas identifica con Hécate), la madre del monstruo, la única capaz de contener sus ataques.

Tradiciones posteriores la presentan como un ser que tiene torso y rostro de mujer joven y de cintura para abajo se compone de seis perros feroces con sus respectivas cabezas de bocas terribles y ladradoras. Doce patas sustentan a la criatura. Casi todas las versiones señalan como su padre a Forcis, que cuenta entre sus hijos a otros monstruos, como las sirenas y tritones.

A veces se ha pretendido que su origen fue humano, pero sufrió luego una metamorfosis monstruosa. Así lo cuenta Ovidio en Metamorfosis (XIII.730 ss. y XIV.1 ss.). Escila era una bella muchacha que tuvo muchos pretendientes, que ella solía rechazar. Uno de ellos, Glauco, acudió a Circe, la bruja, para pedir que interviniera en su favor con sus habilidades mágicas. Circe trata de conseguir a Glauco para ella misma. Quiere disuadirlo de conseguir a la que lo rechaza: mejor será que acepte a la que sabe apreciarlo. Rehúsa Glauco y la maga desvía su despecho hacia la rival. Escila solía refugiarse en una ensenada fresca y apartada para huir del rigor del sol del mediodía. Allí se dirige Circe. Emponzoña el antro con sus fórmulas mágicas y sus conjuros. Escila ve como brotan de su vientre seis perros feroces y comprueba con espanto que forman parte de ella.



Criaturas de la mitología griega

Argos - Arpía - Centauro - Cerbero - Caribdis - Cíclope - Dríadas - Equidna - Escila - Esfinge - Gerión - Gorgona - Hipocampo - Hidra - Jabalí de Calidonia - Jabalí de Erimanto - Lamia - Medusa - Minotauro - Nereida - Náyades - Ninfa - Pájaros del Estínfalo - Pegaso - Quimera - Quironte - Sátiro - Sirena - Talos - Tritón