La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Electricidad

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
  • Propiedad fundamental de la materia que se manifiesta por la atracción o repulsión entre sus partes, originada por la presencia de electrones, con carga negativa, o protones, con carga positiva.
  • Forma de energía basada en esta propiedad, que puede manifestarse en reposo, como electricidad estática, o en movimiento como corriente eléctrica.

Fenómeno físico debido al hecho de que la materia esté constituida por partículas llamadas electrones (negativos) y protones (positivos) que normalmente se neutralizan. En el movimiento de estas partículas cargadas consiste la corriente eléctrica. Asociado a ellas existe un campo de fuerzas que denominamos campo eléctrico y que constituye junto con la luz, el campo gravitatorio y el campo magnético la mas frecuente manifestación de la energía en la naturaleza.

Conocemos asimismo por este nombre a la parte de la física que estudia los fenómenos eléctricos.

La electricidad es una forma de energía acumulable mediante generadores y obtenible a voluntad del hombre a partir de otras formas de energía (energía térmica, energía nuclear, energía eólica, energía solar, energía hidráulica, ...). Puede transportarse de forma fácil a través de objetos que tienen la propiedad de dejar pasar la electricidad y que se llaman conductores eléctricos (como por ejemplo los cables eléctricos). Debido a esta facilidad para manipularla nuestra tecnología actual se basa mayoritariamente en mecanismos y dispositivos alimentados por electricidad.

Cuando se habla de fuentes de energía (Hidráulica, Eólica, Solar...) normalmente se trata de procedimientos para producir energía eléctrica.

Un poco de Historia

La electricidad se conoce desde antiguo. Ya Tales de Mileto describe ciertas observaciones de fenómenos electrostáticos: la capacidad de una barra de ámbar para atraer cuerpos ligeros próximos. De hecho la palabra «electricidad» proviene del término griego «elektrón» que significa ámbar.

Hay dos clases de electricidad la que posee el vidrio (vítrea) y la que posee el ámbar (resinosa). Por iniciativa de Benjamin Franklin se denominó positiva y negativa, respectivamente.

Para explicar estos fenómenos se desarrollaron diversas teorías. Symmers consideraba que la electricidad era un fluido; y que existían dos fluidos de signo contrario que se encontraba equilibrado en cualquier cuerpo. Con el frotamiento este equilibrio se rompía y se cargaba eléctricamente, mientras trataba de recuperar el equilibrio. Franklin consideraba que en cada cuerpo sólo había un fluido, positivo o negativo, y cuando este fluido se acumulaba en una parte del cuerpo se electrizaba. Pero esta era siempre electricidad estática, y sin embargo lo que realmente ha transformado el mundo es la electricidad cinética.

Pero la historia de electricidad cinética comienza con la posibilidad de generarla y de acumularla. Fue Alessandro Volta quien inventó en 1799 la pila eléctrica, que proporcionaba una fuente continua de energía eléctrica. Volta formula la teoría de la electricidad, poniendo de manifiesto la relación entre la carga y la tensión.

Sin embargo la auténtica revolución llegó con la invención del generador eléctrico de corriente alterna, por inducción electromagnética, inventado por Nikola Tesla, gracias al descubrimiento de la inducción eléctrica realizada por Michael Faraday, a mediados del XIX. Es con corriente alterna con lo que funcionan todos los aparatos, ello permitió la utilización de la electricidad para producir luz y transmitir mensajes. También fue muy importante la invención del transformador de corriente eléctrica, aparato capaz de elevar o reducir el potencial eléctrico de una corriente alterna, ideado por Lucien Gaulard, ya que esta es la tecnología que permite transportar la electricidad a largas distancias. Gracias a esto fue posible la invención de la lámpara incandescente de vacío (Thomas Alva Edison en 1879) y el telégrafo (Samuel Morse en 1837). Para hacer llegar estos inventos fue necesario tender cables que llegase a todas partes.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas