La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Ecuación de tercer grado

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El caso general

Una ecuación de tercer grado con una incógnita es una ecuación que se puede poner bajo la forma canónica:

donde a, b, c y d (a ≠ 0) son números que pertenecen a un cuerpo, usualmente a o a . Sea K un cuerpo conmutativo, donde se pueden extraer raíces cuadradas y cúbicas. En este cuerpo, es posible factorizar por todo a ≠ 0, y la identidad siguiente es válida:

Basta con encontrar una solución, digamos r, pues al factorizar por , obtenemos una ecuación de segundo grado que sabemos resolver, lo que dará las demás raíces.

En un cuerpo algebraicamente cerrado, se sabe que todo polinomio de grado 3 tiene tres raíces. Es el caso del cuerpo de los complejos, según el teorema fundamental del álgebra.

Los pasos de la resolución son:
1) Dividir la ecuación inicial (1) por el coeficiente a (a ≠ 0). Se obtiene:

con: .
2) Proceder al cambio de incógnita: para suprimir el término cuadrado.
En efecto, al desarollar , es decir, la expresión: vemos aparecer el término que quedará

compensado exactamente con que aparece al desarrollar el término cuadrático () en la ecuación (2).

Finalmente se obtiene: , con p y q números del cuerpo.

3) Y ahora, la astucia genial: escribir .
La ecuación precedente da .

Desarollando: .
Reagrupando: .
Factorizando: .

Como se ha introducido una variable adicional (u y v en vez de z) , es posible imponer una condicion adicional.

Concretamente: , que implica .

4) Hagamos y . Entonces tenemos:

   y      ya que:  
Por lo tanto U y V son las raíces de la ecuación auxiliar :    que se sabe resolver.
5) Luego u y v son raíces cúbicas de U y V que verifican , z = u + v y finalmente:

En el cuerpo &#8450, si uo y vo son estas raíces cúbicas, entonces las otras son juo y j2uo, y por supuesto jv0 y j2vo, con j = e2iπ/3, una raíz cubica de la unidad.

Como el producto uv está fijado ( ) las parejas (u, v) posibles son ( uo, vo), ( juo , j2vo) y (j2uo, jvo).

Las otras raíces de la ecuación de tercer grado son por lo tanto:

 y   .

El caso real

Las primeras ecuaciones de tercer grado que se intentó resolver fueron con coeficientes reales (de hecho: enteros). El cuerpo de los reales no es algebráicamente cerrado, por lo tanto, el número de raíces reales no es siempre 3. Las que faltan se encuentran en &#8450, extensión agebráica cerrada de R. La distinción aparece cuando se sacan las raíces cuadradas en el cálculo de U y V. Las raíces cúbicas no plantean problemas.

Se demuestra que el número de raíces reales depende del discriminante (multiplicado por 27) de la ecuación auxiliar :

  • Si Δ > 0 existe una única raíz real. Las demás son complejas conjugadas.
  • Si Δ = 0 existe una raíz multiple real: una raíz triple o una doble y otra simple, todas reales.
  • Si Δ < 0 existen tres raíces reales.

Habrán notado que siempre hay por lo menos una solución real. Es debido a que las funciones polinomiales no constantes tienen límites infinitos en + ∞ y - ∞ y las de grado impar tienen límites de signos contrarios. Como son funciones continuas, tienen que pasar por cero, por el teorema de los valores intermedios. En la figura siguiente se registra todos los casos, según los signos de a y de Δ.


curvas de los distintos casos del tercer grado

Primer ejemplo

Sea la ecuacion de tercer grado:

Para resolverla sigamos los pasos descritos en el primer párrafo:

  • (al dividir por 2)
  • Hacemos el cambio de variable , es decir y obtenemos:
desarollando la expresión anterior:
  • , , y nos imponemos y .
U y V son las raíces de
y finalmente:

Segundo ejemplo

Este ejemplo es histórico porque fue el que tomó Bombelli quien fue, con Cardano, el primero en resolver ecuaciones del tercer y cuarto grado por el método ya expuesto (en la Italia del renacimiento, en pleno siglo XVI).

La ecuación es x3 - 15x - 4 = 0.

Estudiando la función x → x3 - 15x - 4 o calculando el discriminante Δ = -13068 < 0, nos damos cuenta que esta ecuación tiene tres raíces ( vean el cuadro 3 de la figura). Por lo tanto debería ser más facil que en el primer ejemplo encontrar una.
Los dos primeros pasos son inútiles. Pasamos al tercero: x = u + v , U = u3, V = v3.

U + V = 4 y UV = 125

U y V son las raíces de X2 - 4X + 125 = 0, ecuación cuyo discriminante ya hemos calculado y que es negativo. Por lo tanto no tiene raíces reales. Este método no permite encontrar las raíces, todas reales, pasando obligatoriamente por los complejos. ¡ Es paradójico !

Esta constatación fue un argumento a favor de los complejos: son herramientas imprescindibles para resolver ecuaciones, aunque sólo tengan soluciones reales.

Hallamos U = 2 - 11·i y V = 2 + 11·i. Extraer raíces cúbicas en los complejos no es lo mismo que en los reales. Hay dos métodos: uno geométrico, que utiliza el argumento y el módulo (se divide el argumento por tres, y se toma la raíz cúbica del módulo), y otro algebraico, que emplea las partes real e imaginaria: Pongamos u = a + bi.

u3 = 2 - 11i equivale al sistema:
a3 - 3ab2 = 2 (parte real)
3a2b - b3 = - 11 (parte imaginaria)
a2 + b2 = 5 (módulo)

Obtenemos a = 2 y b = -1, o sea u = 2 - i, y v es su conjugado: v = 2 + i.

En conclusión, x = u + v = (2 - i) + (2 + i) = 4, lo que se verifica de inmediato.

Las otras raíces son x' = j(2 - i) + j2(2 + i) = - 2 + √3 y x" = j2(2 - i) + j(2 + i) = - 2 - √3.

Cuando Δ es negativo, U y V son conjugados, y por lo tanto también lo son u y v (con tal de bien escoger la raíz cúbica, recordando que uv = -p/3); así estamos seguros de obtener un x real, y de hecho también x' y x".


M.Romero Schmidtke