La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Disfunción sexual

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar


Lápiz.png Artículo sin corrección ortográfica y léxica.
Puede colaborar en el mantenimiento de la «Enciclopedia Libre» editando este artículo para corregir sus faltas ortográficas, de vocabulario y de expresión. Después, quite la plantilla {{ortografía}}, y grabe. Gracias.



Una disfunción sexual es un problema de salud relacionado con la falta de desempeño sexual que puede ser de diferentes tipos dentro de un mismo sexo.

Las podemos clasificar según se dé en uno o en otro sexo en:

  • Disfunciones sexuales femeninas.
  • Disfunciones sexuales masculinas.

Disfunciones sexuales femeninas

Es recomendable que cuando las personas sufren algún problema de esta índole, no se sientan avergonzadas y acudan a la consulta de sexología. La solución es más fácil y rápida cuando el problema es reciente. La terapia que se lleva a cabo se realiza generalmente a nivel de pareja. Es necesario e imprescindible el seguimiento por parte de un sexoterapeuta para lograr el éxito del tratamiento. Todas las disfunciones sexuales femeninas tienen tratamiento, con una eficacia del 95 por ciento.

Anorgasmia

La anorgasmia es la inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo.

Tipos de anorgasmia

  • Anorgasmia primaria: la sufre aquella mujer que nunca ha obtenido el orgasmo ni a través del coito ni por masturbación.
  • Anorgasmia secundaria: la sufre aquella mujer que, tras una época de haber tenido orgasmos con normalidad, deja de experimentarlos de forma sistemática.
  • Absoluta: si no es capaz de alcanzar el orgasmo mediante ningún procedimiento (autoestimulación, heteromasturbación, entre otros).
  • Relativa: cuando no se obtiene el orgasmo de una forma determinada, por ejemplo, anorgasmia coital.
  • Situacional: si puede alcanzar el orgasmo sólo en determinadas circunstancias específicas.

Causas

La fisiología del orgasmo es bastante compleja, actúan una serie de contracciones reflejas de ciertos músculos genitales localizados en la vagina. Cualquier enfermedad o traumatismo en dicha zona al igual que la ingesta de cualquier droga, e incluso algún fármaco en concreto pueden ser causas orgánicas que inhiban el orgasmo.

  • Orgánicas: sólo representan un 5% de las causas. Enfermedades endocrinológicas (diabetes, etc), neurológicas, ginecológicas, etc.
  • Psicológicas: son las más frecuentes; las principales razones son: condiciones negativas culturales, experiencias sexuales traumáticas, factores interpersonales, falta de información sexual, monotonía en las relaciones, falta de concentración, nerviosismo, angustia, etc. El orgasmo puede ser inhibido por la ambivalencia de la mujer respecto a su compromiso de cara a la relación de pareja, el temor a ser abandonada, temor a afirmar su independencia, sentimiento de culpabilidad sexual.

En las mujeres que no tienen orgasmos es muy frecuente el miedo a perder el control sobre los sentimientos y sobre su conducta. Otras causas pueden ser motivos educacionales, sociales, culturales, falta de conocimientos sexuales y del funcionamiento del propio cuerpo, ansiedad, depresión, tensión corporal y un largo etcétera.

Tratamiento

La anorgasmia es tratable, siempre y cuando la mujer coopere con el terapeuta. La eficacia del tratamiento es de un 95% de éxitos, cifra bastante elevada si tenemos en cuenta la magnitud del problema. El tratamiento de la anorgasmia va encaminado en primer lugar a:

  • Eliminar las actitudes negativas y prejuicios en torno a la sexualidad en general, y al orgasmo en particular.
  • Mejora de la relación a través de la comunicación entre la pareja.
  • Programa de habilidades sexuales, que consiste en una serie de ejercicios específicos para esta disfunción.

Durante las primeras entrevistas se le da la información a la paciente, o en su caso a la pareja acerca de la naturaleza psicológica del problema y del papel que ambos deberán adoptar en el transcurso de la terapia. Siguiendo el programa de tratamiento, la mujer aprenderá a centrar su atención sobre las sensaciones previas al orgasmo y podrá desarrollar así una respuesta natural que estaba inhibida. El fin de la terapia es que la mujer pueda disfrutar de su cuerpo, obteniendo placer, en una relación con su pareja.

Vaginismo

Es la imposibilidad de realizar el acto sexual, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. En algunos casos, las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, e incluso alcanzar el orgasmo siempre que no se produzca el coito.

Causas

La mayoría de las causas son psicológicas. La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, violación, abusos sexuales, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, etc.).

Dispareunia

También se denomina coitalgia. Son las molestias que padece la mujer durante el acto sexual, haciéndolo doloroso o dificultoso. Abarcan desde la irritación vaginal postcoital hasta un profundo dolor.

Causas

Pueden ser de origen orgánico: agentes infecciosos, enfermedades genito-urinarias, irritaciones por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativos, diafragma, dispositivos intrauterinos -DIU-, espermicidas) y, en la tercera edad, vaginitis senil. De origen psicológico: la pérdida de interés por el compañero, que puede originar una inadecuada lubricación vaginal, o la falta de excitación en el momento de la penetración.

Anafrodisia

Se trata de una inhibición de la excitación en general. Se presenta por una falta de sentimientos eróticos, siendo para estas mujeres la relación sexual algo parecido a un castigo. La situación provoca insatisfacción y depresión, formulando constantemente excusas como posibilidad para evitar una relación sexual. Las causas son fundamentalmente de origen psicológico: negación al éxito, al placer y al amor; miedo al rechazo por parte del compañero, dificultades para manifestar sus deseos sexuales, conflictos, etc.

Las parejas en las que un miembro padece esta disfunción, pueden llegar a tener graves problemas de convivencia, si el afectado es la mujer la excusa principal es que la penetración le provoca dolor, normalmente no quieren profundizar en el problema. Este dolor es provocado por la sequedad vaginal y por la contracción de los músculos vaginales.

Esto a su vez esta provocado por trastornos psicológicos debidos -la gran mayoría- a una educación sexual represiva o simplemente a la falta de educación sexual, las estadísticas indican que las mujeres que padecen esta enfermedad, tienen o han tenido hermanos menores varones en su infancia en donde la educación sexual en el seno de la familia ha sido más permisiva con ellos. La vivencia de esa desigualdad en la época adolescente crea un conflicto mental oculto, que se manifiesta cuando llega el momento de la primera relación con penetración, en estos casos las mujeres en el último momento evitan el acto sexual y el conflicto se acentúa.

En la época adulta las mujeres que en su adolescencia han pasado por esta disfunción, y no han sido tratadas satisfactoriamente, no tienen una vida sexual sana, si tienen pareja el problema sexual lo padecerá en mayor medida su pareja, que puede llegar a padecer un grave problema de ansiedad y finalmente llegar a la ruptura de la pareja, es frecuente también que el varón busque otras vías para satisfacer su deseo sexual.

El tratamiento de la anafrodisia no es muy complicado y tiene resultado exitoso si partimos de varias premisas.

La más importante es aceptar la disfunción, tener completamente claro que existe el problema y afrontarlo con la intención de superarlo, con esto tenemos ya un avance importante conseguido, a partir de aquí existen diversos métodos todos psiquiátricos o psicológicos un sencillo test pone al especialista en situación de planificar una serie de ejercicios, que se basan en el descubrimiento del propio cuerpo, aprender a excitarse, ejercitar los músculos vaginales con relajaciones y contracciones, uso del vibrador, descubrimiento del punto G, masturbaciones vaginales, lecturas de relatos eróticos, hablar con la pareja de sexo, contarse fantasías sexuales, algunos especialistas recomiendan el sexo anal, visionado de películas porno, bolas chinas, también coinciden los tratamientos en mantener la excitación sexual el mayor tiempo posible, el orgasmo no es lo primordial, es también coincidente en todos los tratamientos estar desnuda todo el tiempo que sea posible, desnudarse en la playa, no usar ropa interior.

Estos ejercicios están encaminados a liberar eso que nuestro subconsciente no nos deja hacer. Es una forma de cambiar esos valores de bueno, malo que nos inculcaron, y que ahora están provocando un no poder ser feliz. Es fácil entenderlo, seguramente si usted padece este problema no sería capaz de desnudarse en un lugar público destinado para ello, seguramente se ruborizaría si lo hiciera y viera que alguien se fija en su pubis, seguramente se taparía, la pregunta es ¿Por qué? Si no estoy haciendo nada malo.

Disfunciones sexuales masculinas

Son las alteraciones sexuales del varón que aparecen cuando los factores orgánicos o psicológicos bloquean la relación sexual satisfactoria. Se clasifican:

  • Trastornos de erección: Impotencia y Priapismo
  • Trastornos de la eyaculación: Eyaculación precoz y eyaculación retardada
  • Trastornos del orgasmo: Anorgasmia
  • Trastornos de la sensibilidad: Dispareunia
  • Trastornos de la libido: Anafrodisia

Trastornos de erección

Impotencia o disfunción eréctil (DE)

Artículo desarrollado → Disfunción eréctil.


Priapismo

Es una consecuencia muy rara de algún tipo de desorden en la médula espinal, de leucemia o de inflamación de la uretra. Es una erección sostenida y a veces dolorosa que ocurre sin estimulación sexual. En el priapismo, el pene es firme pero la cabeza del pene (glande) es blando. El pene comienza a llenarse de sangre como en una erección normal, pero la sangre no sale fuera y la erección no desaparece, después de un estímulo o actividad sexual, a diferencia de lo que ocurre en una erección normal. El nombre de priapismo viene del latín "Priapus" que era el nombre del dios varón y fértil en la mitología clásica.

Si la erección es dolorosa y no desaparece, es necesario un tratamiento temprano para preservar la capacidad del pene para detener una erección normal.

Trastornos de la eyaculación

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio, por tanto es un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. En una relación sexual normal la excitación en el hombre aumenta progresivamente hasta la fase llamada "meseta", disfrutando de su placer sexual hasta el momento que de forma voluntaria llega al clímax. El eyaculador precoz no puede permanecer en la fase de "meseta", sino que existe una excitación rápida y una eyaculación involuntaria y temprana.

Tipos

La eyaculación precoz primaria se refiere a aquella que ha existido siempre, es decir, el individuo nunca ha controlado la eyaculación. La eyaculación precoz secundaria ocurre cuando se instaura en un momento determinado de la vida del individuo.

Causas
  • Causas orgánicas: las afecciones urogenitales de la uretra posterior y próstata, alteraciones de tipo neurológico, trastornos degenerativos, alteraciones vasculares, fármacos (antidepresivos, antihipertensivos, estimulantes), desequilibrios hormonales y todas aquellas enfermedades que alteran los mecanismos reflejos de la eyaculación.
  • Causas psicológicas: son más frecuentes. La causa inmediata siempre presente en la eyaculación precoz es un déficit de percepción de las sensaciones sexuales.
  • Otras causas pueden ser: mensajes antisexuales en la infancia, falta de información sexual, presión por parte de la pareja, ambiente familiar problemático, ansiedad, stress, miedo al fracaso, dificultad en controlar los estímulos.
Tratamiento

Los tratamientos más novedosos son fármacos y psicoterapia en general y en contados casos la cirugía (neurotomía selectiva). Sin embargo, la última línea de tratamiento más eficaz consiste en la terapia conjunta andrólogo-sexológica. Se trata de la administración de nuevos medicamentos que producen un retraso en el reflejo eyaculatorio unido a un proceso de psicoterapia de pareja paralelo que conlleva un aprendizaje de técnicas y ejercicios. La terapia tiene una duración de entre 3 y 6 meses y se consigue en 95% de éxito. Pueden frenar la terapia: la angustia anticipatoria al fracaso, si la pareja no colabora o no se compromete al tratamiento, la ausencia de comunicación y sensibilidad hacia los sentimientos de ambos miembros de la pareja, objeciones a las técnicas debido a actitudes rígidas, etc.

Si se presenta o se sufre esta patología, lo mejor es consultar cuanto antes a un especialista; cuanto antes se consulte y empiece el tratamiento más pronta curación se obtendrá.

La ayuda y colaboración de la pareja es esencial para solucionar el problema de la eyaculación precoz. La comunicación abierta entre la pareja evita conflictos conyugales. Por otro lado, la participación de la pareja en el proceso terapéutico está indicada y es tan importante que se convierte en un instrumento esencial para garantizar el éxito del tratamiento.

En el caso de consulta por eyaculación precoz de un hombre sólo sin pareja, se acostumbra a seguir las mismas técnicas terapéuticas. El fin es el mismo, conseguir la capacidad de autocontrol en la medida que el hombre se conoce mejor a sí mismo y a su propia respuesta sexual librándose de temores, vergüenzas, complejos de inferioridad y aumentando se autoestima.

Eyaculación retardada

También denominada ausencia de eyaculación, aneyaculación o incapacidad eyaculatoria. Se trata de un excesivo control involuntario del reflejo eyaculador, y el sujeto afectado no puede eyacular. Las causas orgánicas son debidas al uso de drogas y fármacos, así como a enfermedades que afectan al mecanismo de la eyaculación. Entre las causas psicológicas destacan sentimientos de culpabilidad, temor al embarazo, problemas maritales, descubrimiento de infidelidad, etc.

Anorgasmia

Es la disfunción en que la respuesta eyaculadora sólo está inhibida parcialmente. La fase de emisión del semen es en forma de "goteo" pero existe una ausencia de sensaciones placenteras.

Dispareunia

Es un coito doloroso, que puede darse durante el mismo acto o bien después. Las razones principales pueden ser: por una extrema sensibilidad del glande, por alguna lesión, falta de higiene, fimosis, estrechez uretral, etc., o también, en algunas ocasiones, por componentes psicosomáticos.

Anafrodisia o deseo sexual inhibido

Es una inhibición persistente o difusa del deseo sexual o la líbido existiendo un bloqueo en la apetencia sexual, con lo que la frecuencia de relaciones disminuye considerablemente, siendo a veces casi nula.

Referencias

Fuentes empleadas y notas