La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Democracia presidencialista

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El sistema presidencialista se caracteriza porque el presidente de Gobierno y el jefe del Estado son la misma institución, cosa que no pasa en la democracia parlamentaria, ni en la democracia liberal. El presidente de Gobierno y jefe del Estado se eligen por elecciones directas y no a través del Parlamento, el cual tiene sus propias elecciones.

El presidente tiene derecho de veto sobre las leyes aprobadas por el Congreso; y el Congreso puede negarse a aprobar las propuestas por el presidente, ya que no necesariamente el presidente ha de contar con la mayoría parlamentaria. Los conflictos más habituales se presentan a la hora de la aprobación de los presupuestos.

Este sistema puede ocultar ambiciones personales de poder de base oligárquica, sin sujeciones democráticas que degeneran en dictaduras militares, como las de América Latina de los años 70, aunque funciona perfectamente en Estados Unidos, y es el existente en países como Perú o Venezuela.

Para gobernar es necesario tener un conocimiento constante del estado de la opinión pública. El presidente ha de ser un líder de masas.

No obstante, hay regímenes parlamentarios que funcionan, en la práctica, como presidencialistas, en lo que a liderazgo se refiere, con el agravante de que la carencia de separación de poderes entre Ejecutivo y Legislativo vuelve mucho más difícil el contrapeso y control entre poderes, terminando por ceder absoluta preponderancia al Poder Ejecutivo. El parlamentarismo de la Europa Continental ha tenido esta tendencia, reforzada además por un sistema electoral proporcional, con disciplina de voto por parte de los diputados, lo que ha llevado, en ocasiones, a convertir a los parlamentarios en fieles ejecutores de instrucciones emanadas de las ejecutivas del partido político correspondiente. Cabe hacer una excepción con el Reino Unido, donde la inseparación de poderes propia del parlamentarismo ha visto atenuados sus efectos por un sistema electoral mayoritario que permite la existencia de distritos electorales que constituyen, en si mismos, un contrapoder electoral notable frente a la preponderancia del partido, lo que también redunda en mayores posibilidades de erigir un efectivo contrapoder legislativo frente al Ejecutivo

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas