La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Dadaísmo

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Terminada la Primera Guerra Mundial surgió un movimiento artistico revolucionario, altamente imaginativo, decididamente antidogmático y transgresor. Este movimiento se autodenominó Dadá, una palabra que en francés infantil significa «caballito de juguete». El primer documento del movimiento es el Manifiesto dadaísta y fue publicado en 1918 por Tristan Tzara en Zúrich, Suiza.

Características

El Dadá es el movimiento más internacional de todas las vanguardias históricas. En realidad más que una estética es una actitud ante el arte. Nace en Zúrich en 1916 y rápidamente se extiende por toda Europa y Estados Unidos. Se caracteriza por su nihilismo filosófico, producido por el horror de la guerra y el desencanto de la humanidad.

Los dadaístas consideraban al arte como un gran liberador de ataduras y marcos mentales que restringían la expresión humana. Es por ello que sus tesis buscaban fundir arte y vida como una misma cosa, como algo común y que se insertara en el diario vivir de las personas.

El inicio de las actividades del movimiento se ubican en el Cabaret Voltaire en Zúrich, un establecimiento mezcla de club literario, galería de exposiciones y sala teatral, que acogía a refugiados políticos de la Gran Guerra, amparados en la neutralidad suiza. El 8 de febrero de 1916 se funda el movimiento y, para darle nombre, tomaron un abrecartas y lo introdujeron al azar en un diccionario Larousse, apareciendo la palabra Dada, que si bien en francés significa «caballito de madera», en ciertas lenguas eslavas es una afirmación repetida. En definitiva, una palabra que no significa nada, cuya elección está muy en consonancia con el espíritu provocador del movimiento. El azar es uno de los motores de inspiración del arte dadá. La obra es escogida, encontrada, más que hecha, el ready-made. Esto es un insulto al arte que venía haciéndose hasta ahora, en el que el artista hacía el esfuerzo de construir la obra, es la negación del arte. Este concepto será transcendental en el arte contemporáneo.

Tras un periodo de expresión crítica ante las instituciones sociales y políticas marcado por diversos inconvenientes (cierre de locales por parte de la policía, entre otros), los integrantes fundadores toman una decisión muy a su estilo: «Dada decidió matar a Dadá».

El dadaísmo es un movimiento intelectual contracultural, que protagoniza numerosas actividades escandalosas, las cuales dejarían en ridículo a los mismos surrealistas. Supone un nuevo concepto del arte, y de la obra de arte: escoger un objeto y ponerlo fuera de contexto de manera que pueda ser pensado como obra de arte. Con ellos el centro del arte comienza a desplazarse primero a Londres y luego a Nueva York.

El dadaísmo es un movimiento más escultórico que pictórico, puesto que los ready-made son objetos de tres dimensiones encontrados, no se pueden encontrar cuadros hechos. Constituye una revolución en la escultura al elegir uno entre los elementos del mundo y colocarlo en situación de ser pensado como obra de arte. A partir de ahora la escultura comienza a colorearse y a contemplarse desde un solo punto, al mismo tiempo que la pintura adquiere relieve, gracias al colage, con lo que cada vez se confunden más escultura y pintura.

Los dadaístas

Marcel Duchamp (1887-1968) es el gran inspirador de este movimiento, que se desarrolla extraordinariamente entre 1917 y 1920. Es un auténtico provocador capaz de mandar a una exposición un urinario, un secador de botellas o un cuadro de La Gioconda con perilla y bigote, como en LHOOQ. Crea el ready-made, la obra de arte ya hecha, un nuevo lenguaje plástico que incorpora todo tipo de materiales. Los jugadores de ajedrez, Tu m’, LHOOQ, La casada desnudada por sus célibes, Desnudo bajando una escalera nº1 y nº2. Entre la obra escultórica destaca: La fuente urinario, ¿Porqué no estornudar?, La casada desnudada por sus célibes, El secador de botellas, Rueda de bicicleta.

Hans Arp (1887-1966) es más que nada escultor, pero aporta a la pintura el impulso no premeditado. No posee la agresividad de sus compañeros, pero sí más humor. Está muy cerca de la abstracción. El balcón, Bailarina, La paleta de huevos, Llamas cantantes. De su obra escultórica cabe destacar: Bosque, Flor-martillo, Torso, Crecimiento, Contra-centauro.

Francis Picabia (1897-1953) fue el pintor más desconcertante de la época. Participó en numerosas corrientes. Los centímetros, Plumas, El ojo cacodilato, Máquinas, Girad veloces.

Otros dadaístas son Raoul Haussmann: Tatlin en su casa, ABCD, Baile dadá, Dix Otto: El tranvía, Calle de Praga, Los jugadores de Skat, Granjeros industriales, Max Ernst: Dos niños amenazados por un ruiseñor; y en escultura Edipo, Hans Richter: Ritmo 21, Paul Citroën: Metrópoli, Carlo Carrà: Manifestación intervencionista, Kurt Schwitters: Colage en azul, y Man Ray.

Todos ellos son artistas polifacéticos y tocan varias formas artísticas: pintura, escultura, poesía, y todo ello con intención de provocar. En realidad, el dadaísmo es más un movimiento escultórico que pictórico en el que se comienza a confundir escultura y pintura.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información
Páginas didácticas sobre Arte Notas