La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Contabilidad de empresario

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

LA CONTABILIDAD DEL EMPRESARIO: FUNCIÓN Y FINALIDAD.

Una de las obligaciones fundamentales dentro del Estatuto Jurídico del Empresario es la obligación que establece el artículo 25 del Código de Comercio, el cual impone a todos los empresarios la obligación de llevar contabilidad ordenada bajo el parámetro del buen empresario y representante leal, la cual permita un seguimiento cronológico de la contabilidad que deberá ser inscrito en el registro mercantil en tiempo y forma según el tipo de documento y el tipo de sociedad o empresario. Por ejemplo, si estamos antes una sociedad de responsabilidad limitada, las cuentas anuales deberán ser formalizadas a los 3 meses desde el el cierre del ejercicio e inscritas en el registro mercantil y el libro diario, de actas y de registro de socios a los 4 meses. Deberán estar encuadernados y sin raspaduras ni tachaduras.

A partir de la Ley de Reforma y Adecuación al Ambito Europeo de 1989, se desarrollaron en España dos nuevas normas que modificaron substancialmente todo el sistema contable español:

  • Real Decreto de 20 de diciembre de 1990; Nuevo Plan General de Contabilidad: este Plan deroga la anterior de 1973. Tiene una característica especial, y es que se convierte en un Plan de aplicación obligatoria en el ámbito de la empresa. La finalidad del RD queda definida por el profesor Sánchez Calero, al decir que son las Cuentas Anuales de una compañía las que deben ofrecer una información contable pura y rigurosamente económica, de forma que los documentos contables expresen fielmente la situación financiera de la empresa y de sus resultados.
  • Decreto de 20 de diciembre de 1991; Decreto que desarrolló los artículos 42 a 49 del Código de Comercio, referentes a la formulación y desarrollo de las cuentas anuales por parte del empresario cuya última modificación se produjo en 2007.

Tanto la Ley del 89, como las otras dos normas, constituyen el grueso normativo regulador de la contabilidad en España, la cual es Derecho.

¿Por qué es obligatorio llevar contabilidad?

3 razones:

  1. Por interés privado; a través de la contabilidad las empresas pueden llevar un seguimiento adecuado de sus operaciones financieras.
  2. Por interés de terceros, ya que estos en el supuesto de llegar a acuerdos con empresarios pueden verificar la situación de la empresa y salvaguardar sus inversiones. La contabilidad, sus resultados son públicos.
  3. Salvaguarda del interés público; a través de la contabilidad se establecen los sistemas necesarios para aplicar impuestos, seguros sociales, y otras obligaciones legales.

Existen dos grandes tipos de contabilidad:

 Contabilidad Formal.

 Contabilidad Material.


La contabilidad formal son los documentos y libros que con carácter obligatorio deben llevar los comerciantes. Es una contabilidad secreta como regla general, salvo levantamiento del velo.

La contabilidad material será la forma en que se ha de expresar el resultado del ejercicio de un empresario, los resultados de la compañía, positivos o negativos. Es una contabilidad pública que se puede solicitar en el registro mercantil pagando el arancel correspondiente.

Cuando hablamos de contabilidad material hablamos de las Cuentas Anuales, donde se verá reflejado si una compañía ganó o perdió dinero.

La contabilidad material viene regulada en los artículos 34 y ss. del Código de Comercio.

CONTABILIDAD FORMAL. LIBROS DE COMERCIO.

El artículo 25 del C. de Comercio establece que son obligatorios para todo empresario los siguientes libros:

 Libro de Inventario y Cuentas Anuales.  Libro Diario.

Para las sociedades mercantiles, será además obligatorio el libro de actas y el libro de registro de socios.

El Libro de Inventarios se abre con el Balance inicial de la compañía, y al menos trimestralmente se deben transcribir con sumas y saldos los Balances de Comprobación y así mismo el inventario del cierre del ejercicio y las Cuentas Anuales.

En el Libro Diario se registrará día a día la totalidad de las operaciones contables del empresario, permitiendo la legislación que se realicen anotaciones conjuntas con periodos no superiores al mes, y siempre y cuando existan registros que permitan el conocimiento de todas las operaciones como auxiliares.

El Libro de Actas es obligatorio para las sociedades mercantiles, en base al art. 26 del C de C. En él se incluirán los acuerdos de los órganos de administración de la sociedad, las convocatorias, constituciones y decisiones que podrán ser suscritos bajo acta notarial.

El libro de registro de socios, es igualmente obligatorio para las sociedades mercantiles, para llevar a cabo un control exhaustivo de las personas que adquieren y pierden la condición de socio dentro de la entidad mercantil.







La Ley impone una serie de normas de carácter obligatorio que nos indican como han de llevarse los libros:

 Deben ser llevados directamente por el empresario o por personas autorizadas, sin perjuicio de la propia responsabilidad del empresario por la cesión de la llevanza de los libros a un 3º.  Deben presentarse en el Registro Mercantil todos los años y siempre antes de que transcurran 4 meses desde el cierre del ejercicio social.  Los libros y demás documentos de carácter auxiliar han de llevarse de forma ordenada y con claridad, por orden correlativo de fechas, sin espacios en blanco y evitando las tachaduras y modificaciones que han de ser salvadas inmediatamente.  No podrán utilizarse signos cuyo significado no sea preciso con arreglo a la ley o prácticas mercantiles generalmente aceptadas.

El C. de Comercio establece en el artículo 31 el valor probatorio que tienen los libros de contabilidad. Valor probatorio que deberá ser valorado por los jueces y tribunales de acuerdo con las reglas generales del derecho.

El artículo 1228 del Código Civil dice: “Los asientos, registros y papeles privados únicamente hacen prueba contra el que los ha escrito en todo aquello que conste con claridad; pero el que quiera aprovecharse de ellos habrá de aceptarlos en la parte que le perjudiquen”

Los libros de contabilidad deben obligatoriamente conservarse. El artículo 30 del C. de Comercio establece la obligatoriedad de conservación de 6 años, contados desde el último asiento que haya registrado en los libros. El Código de Comercio establece 3 normas especiales a tener en cuenta:

1. En caso de que el empresario cese su actividad tiene igualmente la obligación de conservar sus libros durante un periodo de 6 años. 2. En caso de fallecimiento del empresario, la responsabilidad de custodia de los libros pasa a los herederos. 3. En caso de disolución de una sociedad la obligación de custodia le corresponde a los liquidadores de la sociedad.





CONTABILIDAD MATERIAL. CUENTAS ANUALES .


La Contabilidad Material regula la forma de determinar el resultado del ejercicio. La contabilidad material está regulada en los artículos 34 y ss del C. de Comercio, así como en los artículos 42 y 49, por las Directivas comunitarias 4ª y 7ª, por el Plan General de Contabilidad y las Leyes especiales sobre promulgación de cuentas anuales de determinados grupos empresariales.

Todas estas normas nos dicen que las cuentas anuales son el auténtico reflejo legal de la situación económico financiera del empresario. Desde un punto de vista jurídico las cuentas anuales están integradas por:

 Balance.  Cuenta de Pérdidas y Ganancias.  Memoria.  En el caso de Sociedades Anónimas el Informe de Gestión.

Estos documentos están integrados, forman una unidad, denominada Cuentas Anuales. Si falta una no tienen valor jurídico.

Las Cuentas Anuales han de ser elaboradas bajo dos criterios fundamentales:

 Fidelidad a la realidad económica.  Claridad en la exposición.

Estos dos criterios son tan importantes que incluso en el caso de cumplir la Ley, si no es posible determinar la situación real de la empresa, no se aplicarán las normas contables.

Para la redacción de las Cuentas Anuales existen criterios de carácter general:

 Las Cuentas Anuales de un empresario individual han de ser firmadas por este.  En el caso de una sociedad colectiva y comanditaria, las Cuentas irán firmadas por todos los socios con responsabilidad ilimitada.  En las sociedades anónimas y limitas las Cuentas van firmadas pro todos los administradores.

La Ley exige que el contenido de las Cuentas Anuales venga determinado por una serie de principios informadores del mismo, que son los 9 Principios Generales de la Contabilidad.

La Comunidad Europea dejó por medio de la 4ª Directiva libertad a los Estados miembros para que eligiesen entre dos tipos diferentes de Balances(artículo 9 y 10) y 4 tipos de Cuentas de Pérdidas y Ganancias(dos clasificadas según naturaleza, artículos 23 y 24, y dos clasificados según operación, artículos 25 y 26). La 4ª Directiva impuso la obligación de elegir.




En España se optó por el modelo establecido en el artículo 9 y en el 24. Se optó por un Balance de estructura horizontal, y por un Cuenta de Pérdidas y Ganancias, con ingresos y gastos clasificados según naturaleza. De esta forma en España el balance recoge por un lado el Activo y por otro Pasivo y Fondos Propios, diferenciado en ambos casos entre fijo y circulante según la exigibilidad sea superior a un año o no. El resultado del ejercicio, sea positivo o negativo se recoge en el Pasivo, en Fondos Propios.

La Cuenta de Pérdidas y Ganancias, recoge los gastos y los ingresos clasificados por naturaleza. El Impuesto de Sociedades siempre es un gasto(35%)

Otra de las consecuencias de la adecuación española a la normativa europea fue el establecimiento de mecanismos dirigidos a la certificación de las cuentas anuales, con el fin de que Poder Público y Mercados puedan comprobar la veracidad de la situación patrimonial de la empresa. De esta forma se promulgó en España por primera vez una Ley de Auditoría de Cuentas, la cual establece una serie de empresas que, con independencia de su forma jurídica, tienen obligación de auditarse:

 Empresas cuyos títulos coticen en cualquiera de las Bolsas de comercio(Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia)  Las empresas que emitan obligaciones en oferta pública.  Las que se dediquen de forma habitual a la intermediación financiera. Y todas las entidades financieras.  Empresas que como consecuencia de su objeto social se sometan a la Ley de obligación del Seguro Privado.  Las empresas que reciban ayudas públicas, subvenciones o que realicen obras, servicios o presten suministros a entidades públicas.  Las empresas que superen los límites del RD que dicte el Gobierno, límites sobre cifra de negocio, importe de activo y cifra media de empleados. Los límites actuales son:  Activo superior a 230 mill. Ptas.  Cifra anual de negocio de 480 mill. Ptas.  Número medio de empleados superior s 50.  Empresas donde los solicite al menos un 5% de capital.  Empresas donde lo acuerde el órgano judicial competente, dando trámite a una petición fundada en la alegación de un tercero con interés legítimo.








¿Quién nombra y elige a los Auditores?

Los auditores de cuentas son nombrados por la Junta General de la Sociedad. El nombramiento ha de hacerse antes de que finalice el ejercicio social a auditar. Las auditorias no podrían hacerse, sino se verificasen las existencias antes del 31 de diciembre de cada año.

En el caso de que no se nombre auditor, y la empresa esté obligada a auditarse, los administradores o cualquier accionista de la sociedad puede solicitar del Registro Mercantil el nombramiento de un auditor.

La Ley de Auditorías es clara cuando determina las funciones del auditor, el cual tiene la obligación de emitir un Informe de Auditoría una vez comprobados los siguientes extremos:

 Que en las Cuentas Anuales el empresario refleja la imagen fiel del Patrimonio de la situación financiera y de los resultados del ejercicio.  Concordancia con el Informe de Gestión y las Cuentas Anuales del ejercicio.

El Informe de Auditoría debe incluir, como mínimo, los siguientes extremos:

 Todas las observaciones necesarias sobre las eventuales infracciones legales o estatutarias que se hubiesen observado en la contabilidad del empresario en las Cuentas Anuales o en el Informe de Gestión.  Indicar las observaciones sobre cualquier hecho que hubiera podido comprobar y que suponga un riesgo para la situación financiera de la sociedad.

¿Quién puede ser Auditor?

En principio aquella persona que esté inscrita como tal en los Registros Oficiales de Auditores, establecidos en los países de la UE. No obstante la Ley establece una serie de limitaciones dirigidas a conseguir la total independencia de los auditores:

  •  No pueden auditar quienes ostenten cargos directivos o sean administradores o empleados de las empresas sujetas a auditoría.
  •  Los accionistas y socios de las empresas o sociedades que posean participación superior al 0,5% del nominal del capital social, o cuando aún siendo inferior a este 0,5%, las participación poseída suponga más del 10% del patrimonio del accionista o socio.
  •  Las personas unidas por vínculos de consanguinidad o afinidad hasta el 2º grado con los administradores o empresarios.
  •  Quienes resulten incompatibles de acuerdo con cualquier disposición legal.