La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Comercio

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El comercio es fundamental para el desarrollo de la economía capitalista desarrollada, puesto que su función es la de distribuir la mercancía y facilitar su consumo, poniendo los bienes al alcance de los interesados.

Un poco de historia

Comercio y mercados siempre han existido. Normalmente han estado regulados, tanto en la Edad Antigua como en la Edad Media. Durante la Edad Media y la Edad Moderna, en las ciudades, el mercado se celebraba periódicamente, por concesión real, en las plazas, puertas principales, cementerios o cualquier espacio abierto que hubiese en la ciudad. La entrada de productos en ella estaba gravada con impuestos, o alcabalas, y el mercado estaba vigilado por un almotacén o zabazoque, que velaba por el cumplimiento de las transacciones y evitaba los fraudes. Era la persona que se encargaba, oficialmente, de contrastar las pesas y las medidas. El mercado era itinerante y temporal, y en él se compraban y vendían los artículos, excedentes de la producción, que debían durar todo el año, o al menos hasta la próxima feria. Las ferias podían ser anuales, mensuales, semanales o de cualquier otro período de tiempo. En las ciudades islámicas había un mercado permanente dentro de la medina, el zoco, pero en las cristianas no había mercado ni tiendas permanentes, si bien se podía ir a comprar los bienes a las casas de los productores. El artesano era al mismo tiempo comerciante de sus productos. Del resto de bienes se proveía el propio campesino.

Con la revolución industrial los productos se multiplican, el precio unitario baja y además sube la renta nominal de muchas familias. Con el crecimiento de la renta las necesidades de abastecimiento se multiplican y se diversifican. Además, la vida urbana no permite proveerse de todo lo necesario. Surgen, así, los comercios permanentes, en todas las ciudades, que permiten acceder a la oferta de productos industriales y agrícolas de una manera continua. Estos comercios son, en principio, empresas de carácter familiar, por lo que están muy diseminadas en el espacio, y venden todo tipo de productos. Con el tiempo se irán especializando en una gama pequeña de productos: alimentación, vestido, calzado, electrodomésticos, etc., Además, se irán concentrando en el centro urbano. Para vender determinados productos será necesario obtener una licencia y un permiso para poner el comercio, como ocurre con las farmacias. El comercio continúa estando regulado.

Es a finales del siglo XIX cuando comienza el proceso de concentración comercial; con la creación de los primeros grandes almacenes en Chicago, que ocupan lugares privilegiados en el centro de las ciudades. Se construyen grandes edificios en altura y se ocupan los bajos de todos ellos con locales comerciales. Este proceso coincide con el auge de la arquitectura racionalistas, la Bauhaus y el uso del hierro y el cristal en la construcción. En España los primeros grandes almacenes aparecen en Madrid en los años 20, y se sitúan en pleno centro, en una de las calles que comunican la Gran Vía con la Puerta del Sol: ese será el centro urbano y el gran eje de la reforma interior.

Tras la segunda guerra mundial el proceso de concentración se acelera y aparecen, en Francia, las primeras grandes superficies que se sitúan en la periferia urbana; lo que significa toda una nueva estrategia comercial y de localización. Estas grandes superficies son las más características del comercio en las ciudades de cualquier país desarrollado. Pero, en la actualidad, se observa otro movimiento, que consiste en la creación de grandes supermercados en el centro de las ciudades. Unos supermercados que ponen los productos de consumo diario a la puerta de las viviendas.

El valor añadido de los productos comerciales es muy alto y por eso tiende a aumentar el precio del suelo donde se instalan. Al poder pagar rentas altas por el uso del suelo se concentran en el centro urbano y llegan a desplazar a otro tipo de actividades, incluso la residencial.

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas


Otras fuentes de información