La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Colonización griega

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

A partir del siglo VIII adC. comienza una fase de gran desarrollo de las ciudades griegas. Como consecuencia, se inicia una expansión colonial por el Mediterráneo, que dará lugar a la difusión de la cultura helénica en este ámbito geográfico.

Las causas principales de la fundación de la mayoría de las colonias griegas fueron los enfrentamientos civiles y la superpoblación en las ciudades. Era emprendida por lo general con la aprobación de las ciudades en las que se iniciaba el proceso y estaba liderada por jefes nombrados por ellas. No obstante, una colonia siempre era considerada políticamente independiente de su metrópolis y libre de cualquier control. La única conexión entre ellas fue la del sentimiento filial y la de los vínculos religiosos. Casi todas las ciudades griegas coloniales se construyeron en la costa y el emplazamiento seleccionado contenía habitualmente una colina lo bastante elevada para acoger una acrópolis.

Las colonias griegas pueden clasificarse en cuatro grupos:

Colonias en Asia Menor y sus islas

Las colonias griegas más antiguas fueron las fundadas en la costa occidental de Asia Menor. Se dividieron en tres grandes grupos denominados según la etnia griega con la que se declaraban afines:

  • Las ciudades eolias ocupaban la zona septentrional de esta costa, además de las islas de Lesbos y Tenedos (Turquía).
  • Las jonias se asentaban en el centro y en las islas de Quíos y Samos.
  • Las dorias estaban instaladas en la porción meridional y en las islas de Rodas y Cos.

La mayoría de estas colonias se fundó como consecuencia de los cambios que provocó en la población griega la ocupación del Peloponeso por los dorios. Las ciudades jónicas se caracterizaron desde muy pronto por su carácter emprendedor en el comercio y pronto se manifestaron superiores en riqueza y poder a sus vecinas eolias y dorias. Las más florecientes entre las ciudades jónicas fueron Mileto y Éfeso. La literatura griega tuvo su origen en las ciudades eolias y jónicas de Asia Menor. Homero nació probablemente en Esmirna. La poesía lírica floreció en la isla de Lesbos, donde nacieron Safo y Alceo. Las ciudades jónicas fueron también cuna de las escuelas filosóficas más antiguas de Grecia. Tales, que fundó la escuela filosófica jónica, nació en Mileto. Halicarnaso fue una de las ciudades dóricas más importantes: de allí era Heródoto, aunque escribió en dialecto jónico.

Colonias en Italia y Sicilia

El primer asentamiento griego en Italia fue Cumas, en la Campania, situada cerca del Cabo de Miseno en el mar Tirreno. Se dice que fue una fundación conjunta de la eolia Cime (Asia) y de Calcis (Eubea) y que data, según la cronología comúnmente aceptada hoy de 750 adC. (tradicionalmente se le asignaba una cronología mucho más alta: 1050 adC.). Cumas fue durante mucho tiempo la ciudad más floreciente de la Campania. Hasta su decadencia en el siglo V adC. no cobró importancia Capua.

El asentamiento griego más antiguo en Sicilia fue fundado en 735 adC. La fertilidad extraordinaria de su tierra atrajo pronto a numerosos colonos de diversas zonas de Grecia y sobre la costa siciliana proliferó una sucesión de ciudades florecientes. Siracusa y Agrigento se convirtieron en las más poderosas. La primera de ellas fue fundada por los corintios en 734 adC. En el momento de máxima prosperidad tenía una población de 500.000 habitantes y la rodeaba una muralla de 22 millas de perimetro. Sin embargo, su grandeza pertenece a un periodo posterior de la historia de Grecia.

Las colonias griegas en Italia meridional empezaron a ser fundadas aproximadamente en la misma época que las de Sicilia. Acabaron por bordear toda la costa sur en el espacio que va de Cumas en un mar (Tirreno) hasta Tarento en el otro (Jónico). Superaron incluso en número a las de Sicilia y llegaron a ser tan abundantes y florecientes que el sur de Italia recibió el nombre de Magna Grecia. Dos de las más antiguas y prósperas de ellas fueron Síbaris y Crotona, ambas situadas en el Golfo de Tarento, ambas de origen aqueo. Síbaris fue fundada en 720 adC. y Crotona en 709. Perece que vivieron en armonía durante dos siglos y apenas tenemos referencias de su historia hasta su fatal enfrentamiento en 510 adC., que acabó con la ruina de Síbaris. Durante todo este periodo fueron dos de las más florecientes ciudades de la Hélade. Particularmente Síbaris alcanzó un grado de opulencia tan extraordinario y sus habitantes eran tan famosos por su amor al lujo, su molicie y su libertinaje que el nombre de «sibarita» se ha usado habitualmente en tiempos antiguos y modernos para denominar a un devoto de los placeres. Crotona era la principal sede de la filosofía pitagórica. Pitágoras era oriundo de Samos, pero emigró a Crotona, donde encontró el éxito más prodigioso en la difusión de sus puntos de vista. Fundó una suerte de hermandad religiosa sólidamente unida por unos votos sagrados. Sus miembros creían en la transmigración de las almas y toda su formación tenía como objeto hacerlos moderados y abnegados. Las doctrinas de Pitágoras se difundieron por otras muchas ciudades de la Magna Grecia.

De los demás asentamientos griegos del sur de Italia los más importantes fueron los de Locri, Regio y Tarento. Locri fue fundada por los locrios de la metrópolis en 683 adC. Las leyes de esta ciudad fueron redactadas por uno de sus ciudadanos, llamado Zaleuco. Los locrios fueron tan reacios a introducir cambios en ellas que cualquiera que propusiera una nueva ley tenía que aparecer ante la asamblea popular con una cuerda alrededor del cuello, que era apretada inmediatamente si no lograba persuadir a sus conciuddanos de la necesidad del cambio.

Regio, situada en el estrecho de Mesina, frenta a Sicilia, fue colonizada por los calcidios, pero recibió un gran contingente de mesenios que se asentaron allí tras el fin de la guerra mesénica. Anaxilas, tirano de Regio hacia 500 adC., era de origen mesenio. Se apoderó de la siciliana Zancla, en la costa al otro lado del estrecho, y cambió su nombre por el de Mesana, que todavía lleva (Mesina).

Tarento era una colonia de Esparta fundada hacia 706 adC. Tras la destrucción de Síbaris, fue la ciudad más poderosa y floreciente de la Magna Grecia y siguió disfrutando de gran prosperidad hasta que fue sometida por los romanos. Aunque su origen era espartano, no mantenía las formas de vida de la metrópolis y sus ciudadanos eran conocidos tiempo después por su afición al lujo y el placer.

Colonias en Galia e Hispania

Los asentamientos griegos en los lejanos territorios de la Galia e Hispania no fueron numerosos. El más reconocido fue Massalia, la acual Marsella, fundada por los jonios de Focea hacia 600 adC. Los masaliotas fundaron en lo que hoy es Sant Martí d Empúries (Gerona) la colonia de Ampurias (antigua Emporion). Desde Ampurias se fundaron factorías en el Mediterráneo español, como Rhode, hoy Roses (Gerona), Hemeroscopeion en Denia (Alicante), Akra Leuké (Alicante) y Mainake, cerca de Málaga.

Colonias en el norte de África

Los colonos griegos también ocuparon la costa septentrional de África, entre los territorios de Cartago y Egipto. La ciudad de Cirene fue fundada hacia 630 adC. Fue colonia de Tera, una isla del Egeo que era a su vez colonia de Esparta. El emplazamiento de Cirene fue bien escogido. Se situó al borde de una sucesión de colinas, a diez millas del Mediterráneo, del que tenía una buena vista. Las colinas descendían en terrazas hasta el puerto de la ciudad, en el que se emplazaba una población llamada Apollonia. El clima era muy saludable y el suelo se distinguía por su enorme fertilidad. Cirene, con esas ventajas, creció rápidamente en riqueza y poder. Atestiguan su grandeza los inmensos restos que señalan su solar despoblado. Cirene instaló varias colonias en el territorio limítrofe. La más importante de ellas fue Barca, fundada hacia 560 adC.

Otras colonias

Hubo varias colonias griegas situadas en el lado este del mar Jónico, en el Epiro y en su vecindad. La más rica y poderosa de ellas fue la isla de Corcira, llamada hoy Corfú. La fundaron los corintios hacia 700 adC. y, como consecuencia de su actividad comercial, pronto se convirtió en una terrible rival de su metrópolis. En consecuenca, pronto estalló una guerra entre ambas ciudades. La más antigua batalla naval que se recuerda fue la que se produjo entre sus flotas en 664 adC. Las discrepancias entre las metrópolis y sus colonias aparecen frecuentemente mencionadas en la historia de Grecia y fueron una de las causas inmediatas de la guerra del Peloponeso. A pesar de sus desavenencias, se unieron en la fundación de cuatro colonias en la misma línea de costa: Lefkas, Anactorio, Apolonia y Epidamno.

Colonias en Macedonia y Tracia

Fueron muy numerosas las colonias en Macedonia y Tracia. Se extendieron a lo largo de toda la costa del Egeo, el Helesponto y la Propóntide (Dardanelos, Mar de Mármara y Bósforo) y el Ponto Euxino (Mar Negro), desde las fronteras de Tracia hasta la desembocadura del Danubio. Solo daremos una ojeada a las más importantes de ellas. Las colonias de la costa de Macedonia fueron fundadas principalmente por Calcis y Eretría en Eubea. La península Calcídica, con sus tres lenguas de tierra que entran en el mar, quedó cubierta por sus asentamientos. Su nombre derivó de la primitiva ciudad. Parece probable que los corintios asentaran unas pocas colonias en esta costa, de las que la más merecedora de mención es Potidea, en el estrecho istmo de Pallene.

De las colonias de Tracia las más florecientes fueron Selimbria y Bizancio, fundadas las dos por los megarenses, que desde un momento muy antiguo aparecen como un pueblo marinero emprendedor.

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía
La versión inicial de este artículo es traducción de Fernando Delgado Béjar del capítulo 6º, dedicado a la colonización griega, de W. SMITH, A smaller history of Greece. From the earliest times to the Roman conquest, Nueva York, Harper and brothers, 1892. Se pueden encontrar fácilmente versiones digitales de este libro, por ejemplo:

Las únicas modificaciones que se han realizado se refieren a pequeñas correcciones cronológicas, casi todas de poca importancia, y a la inclusión de los pocos datos que aparecen sobre la colonización griega en Hispania.

¡Ayúdanos a ampliar este artículo!
Este artículo es, por ahora, sólo un esbozo. Ampliándolo ayudarás a mejorar la Enciclopedia Libre.
Para ello escribe aquí.