La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Ciudad Guerrero (Chihuahua)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Ciudad Guerrero es una población ubicada en la Sierra Madre Occidental, en el estado de Chihuahua, México, a 2060 metros sobre el nivel del mar. Es la cabecera del municipio de Guerrero. Los naturales del lugar son llamados guerrerenses.

El municipio está atravesado por los ríos Papigochi, Basúchil y el Verde. El río Verde desemboca en el Papigochi y éste lo hace en el río Yaqui, en el estado de Sonora. Se destaca en la producción frutícola, fundamentalmente la manzana. Otras actividades que se desarrollan son la agricultura, la industrial, la pesca. Es potencialmente apta para la explotación turística

División administrativa

El municipio está constituido por secciones municipales y, a su vez, cada sección está dividida en comunidades. Las secciones municipales de Ciudad Guerrero son:

  • Areseachi
  • Basúchil
  • Calera
  • La Junta
  • Miñaca
  • Pachera
  • Páramo
  • Pedernales
  • Rancho Colorado
  • San Isidro
  • Santo Tomás
  • Tomochi

La sección municipal de La Junta es la más importante y poblada. Alberga a alrededor la mitad de los habitantes del municipio.

Otras comunidades son: Santa Rosa, Aguacaliente, Cieneguita, Raramuchi, Guadalupe, Pagüirachi, Sáenz, Rancho Carpio, El Pinito, Heredia, Pajaritos, Temechi, Las Ranas.


  • Fiestas locales: Las principales fiestas religiosas católicas llamadas "fiestas patronales" se celebran el día 15 de mayo (día de San Isidro), 12 de octubre (fundación de La Junta), 8 de diciembre (Día de la Purísima Concepción) que se celebra en Ciudad Guerrero, cuyo anterior nombre fué Villa de la Concepción.
  • Código Postal: 31680
  • Dirección en Internet:

Historia

Descubrimieno del valle del Papigochi

La mención más remota sobre la región del Papigochi es de 1641, cuando el padre Jerónimo Figueroa, visitador oficial de las Misiones de Sinaloa y Sonora, regresaba de la costa oeste rumbo a la misión de la Tarahumara —donde asentaba— junto al capitán Pedro de Perea, de la guarnición de Sinaloa. Durante el viaje atravesaron con dificultad una sinuosa sierra y advirtieron la fertilidad y la belleza de las cañadas, valles y barrancos que bañaban al río Papigochi.

Fundación de la Misión del Papigochi

En 1649 el Gobernador Diego Guajardo Fajardo se trasladó a la zona occidental de la región para combatir algunas rebeliones de los indígenas. Durante el viaje conoció un valle a orillas del río Papigochi, el mismo lugar por el que había pasado el Padre Figueroa. Consideró que ese paraje era estratégicamente apto para establecer un asentamiento y atacar a los aborígenes, y por ello fundó la Misión del Papigochi, la actual Ciudad Guerrero. Allí se asentó el padre de origen belga Cornelio Beudín, también conocido como padre Godinez, ya que al arribar a la «Nueva España» debió modificar su nombre porque solamente a los eclesiásticos de origen español les estaba permitido predicar la fe en esos territorios.

Un año después, los indios atacaron la Misión del Papigochi e incendiaron la morada donde habitaba el sacerdote. El padre Beudín y su ayudante, Fabián Vázquez, se convirtieron en los primeros mártires de la Tarahumara al fallecer por torturas. A partir de la destrucción de la misión y hasta 1690 la región quedó habitada solamente por indígenas.

Primeras autoridades

En 1690 se decidió reocupar la zona. Para ello, el Capitán Alonso Sevañes de Pardiñas fue nombrado Teniente Mayor de Papigochi. Este poblado dependía de la Alcaldía Mayor de Cusihuiriachi, fundada en 1687 luego del descubrimiento de la mina de San Bernabé y otra propiedades mineras, y gobernada por el General Marcos Fernández de Castañeda.

Entre 1693 y 1710 José Lobo Guerrero sucedió a Sevañes de Pardiñas. Posteriormente no se autorizó el nombramiento de otro Teniente, pero fue designado el Capitán Andrés de Orozco y Vallaseñor. El 30 de enero de 1717 Orozco tramitó un denuncio presentado por Francisco Javier de la Cruz Gamboa, de la mina «San Juan Bautista», fundadora del «mineral de Calera»; y el 26 de marzo de 1718 gestionó otro denuncio formulado por Francisco Javier Mendoza, en «Teseachi», bajo el título «Santos Reyes».

Andrés de Orozco falleció en 1718 y lo sucedió el Capitán José Martínez Baca. Este decidió cambiar el asiento al valle de Basúchil. Más tarde le siguió el Capitán Domingo Saracho, pero en 1730 fue sustituido por el Capitán Benito Bencomo, quien compró la Hacienda de la Herradura a Doña Josefa Gómez viuda de Holguín. Posteriormente, en 1734, fue nombrado nuevamente el Capitán Saracho.

Primeros colonos

Uno de los primeros pobladores fue Gerónimo Pablos, procedente de Puebla y que se había alistado como soldado presidial. Durante 1688 arribó a la Nueva Vizcaya —territorio gobernado por Juan Isidro de Pardiñas— bajo las órdenes de José Lobos en la región del Papigochi para defender los pueblos y las misiones.

Luego de su desempeño como soldado, Pablos se convirtió en un importante hacendado de la región. Se estableció en Basúchil, a pocos kilómetros de la Misión del Papigochi. Fue propietario de al menos ocho caballerías, de aproximadamente cuarenta y dos hectáreas cada una; y de cuatro campos de ganado mayor, de alrededor 1746 hectáreas cada una. Su hacienda era conocida con la denominación «San Ynacio». La familia Pablos permaneció en la región durante, al menos, tres generaciones. Luego emigró hacia Sonora.


Aproximadamente 6000 de los habitantes del municipio pertenecen a la etnia Tarahumara quienes han mezclado sus antiguas fiestas con las fiestas católicas de Semana Santa y las celebran en sus comunidades con mucho colorido y danzas diversas como el yúmare y los matachines que aunque de origen indígena vienen del sur de la república.

Los habitantes de este municipio participaron activamente en la revolución de 1910 encabezada por Francisco I. Madero, aquí nacieron algunos jefes revolucionarios como Pascual Orozco (en la comunidad de Santa Inés del Monte), Roberto Fierro (en Santo Tomás), José de la Luz Blanco (en Santo Tomás), Abraham González (en Guerrero). Cinco años antes los tomochitecos aportaron la chispa del estallido al rebelarse contra la dictadura de Porfirio Díaz, encabezados por Cruz Chávez.

De Tomochi también es el indio Teporaca (Gabriel Teporame) quien organizó las únicas rebeliones tarahumaras dirigidas en contra de la colonización española.

Algunos ciudadanos guerrerenses han sido gobernadores del estado de Chihuahua como lo son Jesús José Casavantes, Abraham González, Roberto Fierro y Saúl González Herrera (que aún vive (agosto 2003)).

El Dr. Encarnación Brondo es el primero de algunos escritores guerrerenses como lo son Eduardo Sáenz Casavantes, Arturo Molina, Ramón Antonio Armendáriz Aguirre, Susana Avitia Ponce de León, Carlos Jacquez Erives, etc.



Monumentos y lugares de interés

La presa Abraham González fue construida en 1961, en Pahuirachi, a pocos kilómetros de la Ciudad Guerrero. Puede accederse por dos caminos: por uno se llega a la parte posterior; mientras que por el otro a un campo abierto en la que pueden utilizarse lanchas y vehículos acuáticos. El lugar posee un mirador y asadores.

El cerro de Miñaca de 3000 metros de altura, situado en las cercanías de La Junta o estación López Mateos, se caracteriza por estar ubicado en una región relativamente llana, lo que permite apreciarlo desde lugares distantes. Existen dos versiones sobre el origen de su nombre. Una de ellas es que anteriormente se lo llamaba «muñaca», voz que proviene de la palabra tarahumara «maguyaca», que significa «león»; mientras que la otra está dada por la presencia en la zona del capitán Domingo Miñaca durante el siglo XVII.

El Museo de la Revolución

GABRIEL TEPORACA

Fue un audaz y valiente guerrero, que encabezó la tercera rebelión de los Tarahumaras ocurrida en el año mil seicientos cincuenta y dos. Su nombre en dialecto indígena quiere decir " El Achero ", también se le conoce como Gabriel Teporame. No se sabe con exactitud su fecha y lugar de nacimiento, pero esta claro que fue bautizado por los Misioneros Jesuitas por ello llevaba el nombre de Gabriel, y que gran parte de sus acciones bélicas las realizó en la región del PAPIGOCHI, que ahora nos ocupa. En las primeras rebeliones de los Tarahumaras participó con los españoles en la persecución de los alzados, sin embargo con posterioridad cambió su modo de pensar, con toda seguridad al advertir que los españoles pregonaban la fe en un dios verdadero, pero no practicaban la caridad y demás virtudes, dando un trato injusto e inhumano a los indígenas. Este personaje estaba dotado de una singular y rara retórica con la que pudo atraer a muchos tarahumaras hacia su causa, virtud que le valió para convertirse en líder de ellos. De igual manera a través de sus acciones se puede advertir que era muy astuto e inteligente, ya que en el ataque a la villa de Aguilar perpetrado el dos de marzo de mil seicientos cincuenta y dos, inicialmente sostuvo un pequeño enfrentamiento con los soldados españoles en el que no hubo bajas de ninguna de las partes, lo que ocasionó que los colonos que vivían en las inmediaciones de la Villa abandonaran sus ranchos y moradas y fueran a buscar protección al poblado, fué entonces cuando Teporaca demostró su audacia, toda vez que aporovechó ese momento para apoderarse de los animales que los colonos habían dejado abandonados, proveyéndose de esta forma de alimentos y dejando a la vez sin ellos a sus contrincantes, quienes adicionalmente quedaron sin oportunidad de huir al no poder hacer uso de sus bestias, resultando todo lo anterior tan solo un ardid de guerra muy bien premeditado, ya que después de ello Teporaca y su gente se retiraron a descansar y hasta el día siguiente fue cuando realizaron el verdadero ataque contra la Villa de Aguilar, misma que actualmente no existe pero que se localizaba cerca de lo que hoy es el poblado de Borjas o bien el de Basúchil. Por otra parte Teporaca demostró que era infatigable y audaz, en razón de que despúes de que atacó la Villa de Aguilar, se dirigió a noventa y seis kilometros al Este y destruyó el pueblo de visita de San Lorenzo, continuando con el mismo rumbó cayó sobre la Misión de San Francisco Javier de Satevó, enseguida procedió a la destrucción de siete Misiones de los padres Franciscanos, tales como: Santiago, Santa Isabel, San Andrés, San Bernabé, San Gregorio, San Diego y San Bernardino, tomando en cuenta que en ese tiempo no había caminos trazados y que los indigénas no tenían acceso a los caballos y que por lo tanto sus recorridos los hacían a pie, puede valorarse la dimensión de su empresa bélica. Así mismo Teporaca demostró valentía y honradez ya que en una ocasión esperó a sus enemigos para hacerles frente, así mismo llegó a liderar a un ejercito de dos mil rebeldes y destruyó muchas Misiones y Poblados en base a una estrategia militar previamente establecida. Finalmente fue traicionado por sus compañeros y entregado a los españoles el veintisiete de febrero de mil seicientos cincuenta y tres, quienes de inmediato citaron a un consejo de guerra y fue condenado a muerte. Se cuenta que le exhortaron al arrepentimiento y a la confesión, pero murió empedernido sin ceder súplica alguna, fue colgado de un árbol y falleció maldiciendo a los españoles mientras ningún aliento le quedaba y condenando la cobardía de sus paisanos de hacer las paces con los blancos invasores. Y hasta el último suspiro manifestó el odio que tenía contra los suyos por haberle traicionado y entregado a sus enemigos, su cuerpo fue atravezado por inmumerables flechas y se pudrió al aite libre en el árbol donde fue colgado. El lugar de su ejecución se localiza cerca de Tomochi, por lo que resultaría interesante ubicarlo con precisión y promocionarlo como punto de visita para fines turísticos.


ACTA DE EJECUCIÓN DE TEPORACA, localizada en el archivo del H. Ayuntamiento de Hidalgo del Parral.

" Ejecución de sentencia y relación de no haberse querido confesar ni conocer a Dios y razones de lo que dijo: Al centro. Doy Fe que en cumplimiento de la sentencia de antecedente fué sacado Don Gabriel Tepórame, que en nuestro idioma significa " El Achero ", puesta la gente en orden a efecto de ejecutarla y habiendo sido apercibido tratase de confesarse y prevenirse para morir por el señor presbítero Don Juan Tello, Capellán Mayor de éste ejército, significándole las penas del infierno mediante los intérpretes Capitán Juan Echavarría y Don Baltazar, dijo: que no quería confesar ni conocer a Dios si no veía ir a uno de nosotros vestido y calzado entrar al cielo; que no trataran de decirle nada, que cuando lo cojieron les había dicho que lo ahorcasen y que no lo trajeran, y que para que querían que les dijera nada, si hacía muchos días que estaba con el diablo, que si acá ahorcaban, también el había ahorcado frailes y españoles. Que con vista de su depravada intención y de que no se podía reducir, fue ahorcado en un árbol enfrente de donde está el Real y los indios amigos mostraron gran contento de verle ahorcado y todos le tiraron flechazos. Y para que conste, de mandado de su señoría, dí el presente, es este Real sobre el valle de Tomochi, en cuatro de marzo de mil seicientos cincuenta y tres y el dicho intérprete lo frimó, siendo testigos el sargento mayor Alonso Ramírez de Prado, el General Sebastian Sosoaga y otros muchos presentes. Diego de Galarreta, escribano de Gobernación y Guerra.

LA AUTENTICA CONQUISTA

Hoy en día nos causa asombro y admiración los relatos que escuchamos sobre la conquista del Oeste estadounidense, las historias de los primeros colonos, anécdotas de apaches y vaqueros, que conocemos a través de la literatura y la cinematografía, por ejemplo la película Danza con Lobos, por citar alguna, que habla del encuentro de dos razas, y todo ello nos emociona y nos interesa. Sin embargo pasamos por alto y no nos damos cuenta que la auténtica, la verdadera conquista tuvo lugar muchos años antes, en las tierras de lo que hoy es el Estado de Chihuahua, principalmente en la región del PAPIGOCHI, que ahora nos ocupa, sobre lo anterior tenemos en primer lugar la hazaña de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, quien junto con Estebanico, Andrés Dorantes y Alonso del Castillo hicieron un viaje a pie, desde lo que hoy es el Estado de Florida Estados Unidos hasta Sinaloa México, pasando por Chihuahua, travesía que duró varios años, sin tener siquiera la certeza que era lo que iban a encontrar, conviviendo con numerosas tribus indígenas y pasando hambres e infinidad de penalidades, hazaña que hace empequeñecer cualquier historia del Viejo Oeste, tenemos también como ejemplo a los padres Jesuitas Cornelio Beudín y Antonio Jácome Basilio, quienes alrededor del año mil seicientos cincuenta, tuvieron encuentros con los indígenas Tarahumaras, sobre quienes iniciaron su evangelización en las mas precarias condiciones, originando de esta forma el encuentro de dos mundos, con mucho mas impacto que el que ocurrió en el Oeste, religiosos que fueron brutalmente asesinados, el primero en la Misión del Papigochi, hoy ciudad Guerrero Chihuahua y el segundo en La Villa de Aguilar, en lo que hoy es Basúchil o Borjas, hechos que tuvieron lugar en nuestro municipio y que por desgracia son desconocidos para la mayoría de los habitantes de la zona. Y que no decir de los valientes Guerrerenses que en épocas mas recientes acompañaron al Coronel Joaquin Terrazas en la guerra contra los Apaches. También debemos mencionar por otro lado, a los valientes guerreros indígenas que defendiendo su causa dieron la vida para tratar de evitar que los españoles se asentaran en los territorios que les pertenecían desde hacía muchos años, entre los que podemos citar a Tepox, Supichiochi, Ochavarri, Don Bartolomé, Gabriel Teppocara, entre otros, cuyas historias y batallas tornan diminutos los relatos del Viejo Oeste . No obstante lo anterior los logros de los citados personajes no han sido suficientemente difundidos, ni se les ha otorgado el lugar que merecen en la historia de la región, publicidad que pudiera hacerse además de los fines históricos y culturales, atendiendo a factores turísticos y comerciales, que bastante falta hacen para la economia regional.

LEYENDAS

ACERCA DE LA EXISTENCIA DE UN TESORO.-

En varias ocasiones me ha tocado escuchar el siguiente relato, respecto a hechos ocurridos a principios de mil novecientos, resulta que en la región del Papigochi vivía una señora que se dedicaba a atender a las mujeres que iban a dar a luz y las asistía durante el parto, que como casi no había médicos dicha dama era muy solicitada. En cierta ocasión se presentaron a su domicilio un grupo de Apaches quienes requerían de sus servicios, que se la llevaron consigo a caballo y en el camino le vendaron los ojos y la conducieron a un lugar extraño para ella, que entraron a una cueva en donde se encontraba una mujer indígena que tenía dificultades para dar a luz, que se percató que la muchacha al parecer era la hija o familiar cercano del jefe de la tribu, que la partera atendió a la a la apache y logró que naciera un bebé, que los indios se pusieron muy contentos y con gritos festejaron el acontecimiento. En ese momento la dama que asistió el parto se dió cuenta que en la cueva en la que se encontraba existían grandes tesoros, consistentes en artículos de oro, joyas así como monedas del señalado metal, entonces el Jefe de los Apaches en agradecimiento le regaló varios artículos de oro y posteriormente la regresaron a su domicilio. La mujer no supo exactamente a donde la llevaron, pero pudo darse cuenta que fue al cerro de Miñaca, desde entonces existe la leyenda de que en dicho lugar existe un gran tesoro, que aún no a podido ser descubierto.

LA APACHE BLANCA

Aunque no existe certeza en cuanto a la fecha, los siguientes hechos ocurrieron en la región del PAPIGOCHI entre los años de mil setecientos y mil ochocientos. Resulta que cierta ocasión un grupo de vaqueros salió a buscar unas reses que andaban extraviadas, que cuando cruzaban un arroyo advirtieron la presencia de un grupo de mujeres apaches, que se sorprendieron porque una de ellas era de raza blanca, que se acercaron y al observarla de cerca, se dieron cuenta de que se trataba de una niña que hacía algunos años había sido robada de un rancho de la región por un grupo de Apaches. Que los vaqueros pensaron que lo correcto era llevarla al lado de su familia, que procedieron a trasladarla y la mujer soltó el llanto y hablando un mal castellano les suplicó que la dejaran ir, porque tenía dos hijos pequeños que la esperaban en el campamento Apache. De cualquier forma los vaqueros la llevaron con sus familiares, quienes la recibieron con mucha alegría dado que la daban por muerta, organizaron festejos por el inesperado reencuentro, dieron gracias a dios y la llenaron de atenciones. Sin embargo la muchacha ya no era la misma, no quería dialogar con sus parientes, se rehusaba a beber y comer, en fin se le veía muy trizte. Por ello a la primera oportunidad que tuvo se escapó y fue a bucar a sus pequeños hijos. Posteriormente cuenta la gente que en varias oportunidades se le llegó a ver por los campos acompañada de miembros de su tribu, y fue conocida como la Apache Blanca.

LA FERIA DE LA MANZANA

Todos los años en el mes de Octubre se realiza en ciudad Guerrero Chihuahua la Feria de la Manzana, es un bonito evento que tiene relativamente pocos años que se inicio, toda vez que el primero se efectuó en el año dos mil uno, la finalidad principal es la celebración de un concurso entre los productores de manzana para ver quien de ellos logró cosechar el mejor producto dentro de las distintas variedades que se cosechan, sin embargo aparte de lo anteriormente señalado tambien se realizan actividades culturales, sociales, de esparcimiento, así mismo también se fomenta el comercio y el turismo. En la plaza principal, localizada frente a la iglesia y la Presidencia Municipal, se instalan diversos puestos en donde se comercializan diferentes mercancías producidas en la región, también se ofrecen a la venta diferentes comidas y antojitos propios del lugar, se instalan juegos mecánicos para que todos los asistentes se diviertan, especialmente los niños, todo ello se ameniza con grupos musicales que tocan alternadamente, desarrolándose todo dentro de un ambiente familiar. Finalmente se celebra una callejoneada, en donde la gente caminando recorre diversas calles de la población, por delante va un vehículo que lleva un grupo musical y en determinado lugar se va deteniendo y toca alguna melodía, se lanzan al cielo fuegos artificiales, entre los asistentes se reparte vino hecho a base de manzana en pequeños jarritos que previamente se distribuyen, el festejo se torna muy alegre, por último se regresa a la plaza principal en donde la fiesta continúa. Al evento concurren principalmente los residentes del lugar, vecinos de las poblaciones cercanas, familiares y amigos de las anteriores personas, además de visitantes, por lo que sin duda se fomenta la unión de las familias, el comercio y el turismo. Cada año cobra mayor tradición.

Hostelería

Cuenta con varios hoteles y cabañas.

Heráldica

En el libro LOS PATRIARCAS DEL PAPIGOCHI del Doctor Encarnación Brondo Whitt, escrito en 1940 e impreso en 1952, en su segunda parte denominada GENEALOGÍAS, se hace mención a algunos de los apellidos que imperan en la región, tales como: Amaya, Caraveo, Casavantes, Comadurán, Antillón, Córdova, Chávez, Domínguez, Dozal, Erives, Estrada, González, Herrera, Irigoyen, Loya, Ponce, Rascón, Rico, Sáenz, Salazar, Serrano, Zea, entre otros. Dicho estudio se basó en documentos históricos que el autor tuvo a la vista, así como en investigaciones y entrevistas que de manera personal realizó entre las gentes de mayor edad, al grado que una de ellas le recriminó que se anduviera metiendo en vidas ajenas. Actualmente una de las calles de ciudad Guerrero lleva el nombre del citado autor, que por cierto es originario del estado de Nuevo León.


Folclore y costumbres

VALLE DE LAS MANZANAS

EL valle del Papigochi también es conocido como el Valle de las Manzanas, debido a que en el mismo existen muchas huertas dedicadas al cultivo del mencionado fruto, al grado que constituye una de las regiones de mayor producción en el pais. Debe decirse que el árbol de manzana no es originario del Estado de Chihuahua, sino que su cultivo fue introducido en la localidad por los frailes franciscanos en el siglo dieciseis, quienes en las Misiones a su cargo, sembraron huertos de diversos frutales para consumo doméstico entre los que se encontraba la manzana, sin embargo no fue sino hasta mediados de mil novecientos cuando el cultivo se realizó con fines comerciales, atendiendo principalmente a que su producción requiere del frio, característico de esta parte del Estado de Chihuahua. Su nombre científico es Malus doméstica Bork, la manzana tiene grandes propiedades alimentarias y medicinales. La ciencia de cultivar manzanas se llama Pomología, cada manzana tiene cinco semillas, las cuales estan en cinco diferentes balsas, las manzanas maduran de seis a diez veces mas rápido a la temperatura ambiente que si están refrigeradas, las manzanas no tienen colesterol, sodio o grasa, una manzana mediana tiene alrededor de ochenta calorías, las manzanas se propagan por dos métodos: injertos y flores, las manzanas pertenecen a la familia de las rosas, la mayoría de las flores de manzana son de color rosa cuando se abren pero gradualmente se vuelven de color blanco, algunos árboles de manzana crecen mas de cuarenta pies de altura y viven mas de cien años.