La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Celta (etnia)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El celta es aquel individuo de una nación que se estableció en parte de la antigua Galia, Islas Británicas y también en España.

Según la etimología de la palabra viene del latín "celta"[1]

Según los historiadores de los siglos XX y XXI, el término celta es aplicable a unos pueblos integrados por una gran variedad de tribus que hablaban unas lenguas emparentadas y que se supone que formaban parte de aquellos pueblos indoeuropeos que eran originarios de las estepas euroasiáticas y que se asentaron en la Europa Central. Desde allí algunas tribus realizaron ciertas migraciones, en épocas distintas, hacia Hispania, Italia y Asia Menor.

El concepto de celta se llevó a partir de los escritores griegos y romanos a través de los siglos sin que por parte de arqueólogos o historiadores hubiera un afán de estudio directo y de conocimientos más rigurosos. Durante todos esos siglos se habló de celta como de una unidad. Los historiadores del siglo XX y del XXI saben que no hubo "unos celtas" sino "muchos celtas". A partir de los años 80 del siglo XX los estudiosos del tema, de la mano de los arqueólogos ingleses se destacan del resto de los eruditos para lanzar a la ciencia lo que ellos llaman "arqueología seria" y exponen a la luz toda una revolución del tema céltico, relacionando los escritos clásicos con las aportaciones arqueológicas que hasta el momento no habían sido estudiadas con rigor científico. Son los portadores de la cultura de La Tène.

Acepciones distintas de la palabra celta

Cuatro acepciones se ha dado a la palabra celta que son las siguientes:

  • Los filólogos designan con ella a los antiguos pueblos que hablan la lengua celta, que todavía se conserva en Irlanda, Cornualles, isla de Man, Escocia y Bretaña, pero que en pasados tiempos se extendió mucho más y fue, según varios autores, el primer idioma derivado de la lengua madre común a los arios o indo-europeos.
  • Algunos arqueólogos hasta siglo XIX llamaron celtas a todos los pueblos constructores de dólmenes durante la época de la piedra pulimentada y a los importadores del bronce en Europa, hasta que se descubrió otros monumentos similares en lugares donde no habitaron los celtas, anteriores a ellos, y se denominaron con el nombre de "monumentos megalíticos".
  • Los historiadores antiguos comprenden bajo la denominación común de celtas a todos los pueblos de la Europa Central y occidental, sin exceptuar las Islas Británicas, entre los cuales figuran los galos, gaels, galeses, gálatas, kimris, cimbrios, cimerios, belgas, caledonios, firbolgs, bretóneses, gallegos.
  • La cuarta acepción es puramente geográfica, según la que los celtas son los habitantes de la "Céltica", es decir, del país circunscripto entre el Sena, el Garona, el mar y los Alpes.

Origenes

  • Según Aureliano Fernandez Guerra, celta significa "montañes" y eran iberos en su origen, que habiendo superado los montes Urales y hecha muy larga estancia en Escitia, regresaron a Europa y procedían de Circasia, llanuras moscovitas, Turquestán o márgenes del Indo.
  • Otros autores han aducido como prueba del origen oriental de los celtas, los nombres que impusieron a regiones, ciudades y promontorios, etc de España, semejantes a los que tienen lugares de la India. A.F.Guerra dejó escrito que los los pueblos taporos de Lusitania se debieron llamar así por los tapuros, masagetas o tártaros que vivían en el mar de Aral y los Montes Celestes.
  • Otras pruebas son el que una tribu circasiana de los "Asturicanos" acampaba entre el Caucaso y el mar de Azof, se hubo de establecer en las comarcas españolas de León y Asturias, excepto en las del Eoal Nalón, hasta el nacimiento del Nareca y del Ibias, que hiceron suyos los "pesícos", oriundos de las inmediaciones del mar de Aral, del Caspio y de los montes Oxios.
  • Aún subsistía a finales del siglo XIX el concejo asturiano de Pezós, reliquia del territorio pésico, mencionado por Plinio y El Cabo de Peñas se denominó antonomásticamente "Promontorio Escitico".
  • Otros ejemplos de ese origen oriental de los celtas son las siguientes:
    • El nombre del monte "Vinnio" o Vindio que llevaba la cordillera pirenaíca de Sierras Albas, Peña Labra y Sierra de Sejos, es idéntico al de una montaña de la India.
    • Las voces gegráficas de "Tina", "Ordunte", "Sanga", "Salenos", "Orgenomescos" y "Cóncanos" en la Cantabria, se asemejaban muchos a otras de la Bactriana y de la India.
    • La misma denominación de Cantabria recuerda la comarca Indo-escítica, situada entre el Indo y el Hidaspes, donde se alza la montaña Cántabras, en los estribos meridonales del Himalaya.
    • Famoso es también en la India los himnos védicos el río "Cántabras" hoy Chenab.
    • Según el Padre Fita los arios echaron de la región índica del Cántabros a gran parte de la raza indígena que se dilató por Occidente y la tribu que allí quedó los Gondos, tenía y aún conservaba a finales del siglo XIX costumbres políticas y creencias religiosas parecidas a las de nuestros cántabros.
    • Algunos autores opinan que si lo dicho por el Padre Fita es cierto o los cántabros no son celtas o los celtas no son arios, con origen asiático, pero no pertenecerían a la raza aria , sino a los antiguos que poblaban la India antes de la inmigración aria.
    • Algunos autores notan semejanzas entre los celtas y los pueblos asiáticos y los cóncanos de España aún tenían la costumbre escítica o asiática de beber sangre de caballo en la época que Augusto, emperador de Roma, que los sometió y como los masagetas o gelonos de Tartaria cubrían su cabeza con tocas, a manera de turbantes.
    • Gallegos, astures y cántabros sacrificaban en las aras de Marte caballos, machos cabríos y cautivos aprisionados en la guerra.

La llegada de los celtas a Europa Occidental

Hay diversas opiniones sobre la llegada de los celtas al Occidente de Europa:

  • Para Aureliano Fenandez Guerra, los celtas invadieron la España en el siglo XV adC.
  • J.C. Freret y Thierry, suponen que los celtas pasaron los Pirineos en los siglos XVII o XVI adC, fundando su cálculo en lo siguiente:
    • Un texto de Festo Avieno que habla de los ligurios a quienes los celtas expulsaron de las inmediaciones de las islas Estrímnicas (las islas del Golfo de gascuña o las islas Casiterídas o Sorlingas)
    • En Tucídides que afirma que los sicanos, antes de dar nombre a la isla "Sicania", habían sido arrojados de las orillas del Sicano (hoy Río Segre)
    • En los datos que transcribió Dionisio de Halicarnaso, relativos a la inmigración de los sículos en Sicania o "Siculin" (Sicilia), unos 80 años del saqueo de Troya, es decir entre el año 1364 a 1264 adC., pues, en que ya debían estar los celtas en España.
  • Algunos escritores mas recientes, con diversas opiniones sobre el origen y la llegada de los celtas a Europa Occidental, los siguientes:
    • V. Kruta, "Los Celtas", Madrid, 1992.
    • D. Norton-Taylor, "Los celtas", 2 volúmenes, 1992.
    • L. Berrocal-Rangel, "Entre celtas e iberos: las poblaciones protohistóricas de las Galias e Hispania", Madrid, 2001.
    • Maria Luisa Almagro, "España protohistórica: la España de las invasiones celtas", Madrid, 1960.
    • M. Cerdeño, "Los pueblos celtas", Madrid, 1999.

Distribución geográfica

Historiadores antiguos declararon que los celtas vivían en la Europa Central y Occidental, como los siguientes:

  • Herodoto afirmaba que en el país de los celtas nace el Danubio y que los hombres de esta raza se extienden hacia el Oeste, mas alla de las Columnas de Hércules.
  • Dión Casio, los habitantes de ambas orillas del Rin se apellidaron celtas.
  • Plinio, sitúa el río Carambucis, probablemente el moderno Niemen, en país céltico. Denomina «Céltica» a la parte de las Galias, comprendida entre el Sena y el Garona, entre los Alpes y el mar.
  • Plutarco, dice que la Céltica era una gran región que se extendía desde el mar Exterior al Oceáno Atlántico hasta la Scitia póntica, es decir, el mar de Azof y la Rusia meridional.
  • Estrabón, denomina celtas las gentes establecidas al Norte de la Narbonense y la cordillera de las Cevenas separaba a los celtas de los aquitanos (Aquitania).
  • Polibio, los primeros celtas que flanquearon los Alpes para establecerse cerca de las fuentes del Po eran los laens y los lebecios, vecinos de los isombrios.
  • Los ombrios, que invadieron Italia y ocuparon todo el país comprendido entre los Alpes y el Tíber, Nera, Truento, formaron tres grupos o provincias principales: Is-Ombría, la Oll-Umbría y Vilombría. Cuando sobrevino la invasión etrusca, algunos ombrios se retiraron a los valles de los Alpes, como los catúrigos que cita Plinio y otros se establecieron en la Helvecia, (Suiza), o cerca de los eduos, no lejos del Saona y este parece ser también el origen de los "umbranicios", pueblo de las orillas del Ródano, mencionado también por Plinio y de los insubrios-eduos.
  • Parece ser también que los "ambrones", aliados de los teutones que en Aix pelearon contra Mario y sus legiones (Vease Historia de Roma), eran descendientes de los ombrios refugiados en Helvecia, así como los ligurios auxiliares de Roma descendían a su vez de los ombrios que se mezclaron con las tribus ligurias de los valles de los Alpes.
  • Diodoro de Sicilia, puso empeñó en distinguir entre las gentes del Norte de Europa Occidental llamados gaels-galls, galos y los celtas. Hablando de la Galia dijo que el nombre de celtas pertenecía a los pueblos que habitaban al Norte de Marsella, hacia el interior de las tierras y entre los Pirineos y los Alpes y el de los galos o gaels, a los que estaban establecidos mas allá de la Céltica, ya en los países que bajan hacia el Oceáno, ya en los montes Hercinios (montaña del Harz y el Erzgebirge) y que ocupaban además todo el vasto espacio que se extendía hacia la Escitia (Rusia). Si esto fue así, los gaels, distintos de los celtas, ocupaban las regiones septentrionales de Alemania y las de la Galia, que antes ocuparon los celtas. Resulta, pues, que hubo una nueva invasión de los pueblos de Este a Oeste y en apoyo de que se produjo esta nueva invasión, algunos autores hacen notar la semejanza de nombres entre los "estíos", antiguos habitantes de la Estonia, que según Cornelio Tácito hablaban una lengua parecida al bretón, los "gotinios" pobladores de la Silesia, que también hablaban lengua gala, los "lemovios", de la provincia de Dantzing y los "osticos" y "cosinios", antiguos habitantes del Pen-ar-Bed armonicano, en la Bretaña francesa y los "lemovicos", de los alrededores de Vaunes y Poitiers. Dion Casio también señalo esta diferencia entre galos y celtas, pues si en tiempos remotos a uno y otro lado del Rin había celtas, después quedaban éstos a la derecha del río y los galos a la izquierda.
  • Preponderó el nombre de galo sobre el de celta, pero los celtas aún dominados por los galos, persistían en algunos lugares en conservar su propia denominación y así la parte de Francia comprendida entre el Sena y el Garona se llamó "Galia Céltica" y sus habitantes en el propio idioma se denominaban celtas y no galos y sin embargo la distinción no era absoluta y probablemente, según algunos autores, los galos no fueron más que los celtas inmigrantes de Asia que permanecieron mucho más tiempo en la Europa Central, que avanzaron sobre la occidental cuando ya en ésta vivían los que primero emigraron.
  • Gaels o galos también ocuparon la Gran Bretaña, cuya parte Norte se llamó Caledonia o "Cael-Dun", montaña de Gaels, y cuya parte S.O., aún se llama Principado de Gales. Algunos autores opinan que quizas también los galos dieron nombre a Galicia y a "Porto", "Porto-calie" y por consiguiente a Portugal.
  • Los celto-galos, como los celtas puros años antes, emigraron hacia el S.E. y E.A. A principios del siglo VI adC., millares de bitúrigos cubos, la tribu más poderosa de la Galia Céltica, se establecieron en la Italia septentrional y después boios, lingones y sesones, todos celto-galos, se apoderaron dell país de los etruscos y ombrios y toda la región italiana, comprendida entre los Alpes, los Apeninos y el mar Adriático, exceptuando la parte del litoral del mar que ocupaban los vénetos, quedó en poder de los celto-galos y de ahí el nombre de "Galia-Cisalpina".
  • Otros galo-celtas se habían dirigido en el siglo VI hacia la Selva Hercinia, donde debieron encontrarse con otros pueblos celtos-gaélicos, establecidos en la región Sur de la Germania, tales como los helvecios y los boios, pues estos últimos según Cornelio Tácito y Estrabón, habitaban antiguamente la actual Bohemia, que conserva todavía su nombre y quizás también la Baviera.

Ocupaban pues los celtas casi toda Europa y como oriundos de Asia, se establecieron primero en Europa Oriental y poco a poco fueron avanzando hacia la occidental y central, sosteniendo lucha contra los iberos, gentes de la misma raza, a los que muchos autores consideran como primera emigración del mismo grupo etnológico, que luego tomó el nombre de celta.

Los celtas también llegaron a Liguria, pues de la unión o fusión de aquellos con los primeros pobladores de esta resultó el pueblo llamado "Celto-Ligurio".

Otros lugares de establecimiento celta o galo-celta

  • Los tectósagos de los alrededores de Tolosa se establecieron en las inmediaciones de la Selva Hercinia.
  • Otros celtas avanzaron hasta la Panonia.
  • Gaels eran los carnei de la Carniola y los teuristos o tauriscos de la Carintia.
  • Los japodas, de raza céltica, vivían cerca del monte Ocra o Acra, mezclados con los ilirios.
  • En la región montañosa del litoral Adriático, cerca del Cabo Jónico, estaban aquellos arrogantes celtas que dijeron a Alejandro Magno: nosotros solo tememos que el cielo se hunda, sin embargo, nos dignaremos a ser amigo de un hombre como tú .
  • Pueblos célticos y galos ocupaban la gran región que se extiende desde el Rin y el Mein, por el valle del Danubio Superior y el del Save y el litoral de la Iliria hasta el mar Jónico.
  • Algunos autores también creen que celtas o galos-celtas eran los rutenios de la Galitzia, al Norte del Danubio y los bastarnos o basternos de la Podolia y la Moldavia, así como otros varios pueblos de la Valaquia, Tracia, Peonia, Macedonia y Epiro.
  • Estos galo-celtas de la cuenca del Danubio y de las montañas de la Iliria, invadieron en varias ocasiones Grecia y un "bren" o jefe de la tribu de los prans o transos venció al ejército macedónico de Ptolemeo y a los griegos que defendían el desfiladero de las Termópilas y saqueó el templo de Delfos en el año 279 adC. Al regresar de esta expedición, algunos de sus guerreros se establecieron en el Epiro con el nombre de "Galos Escordíscos".
  • Otros galos-celtas conducidos por Comontor, se quedaron en la Tracia, al Sur del monte Hemus y los hubo que pasaron a Asia, conducidos por Lutario y Lonorio y llamados por Nicomedes, rey de Bitinia, contra el usurpador Zibetas y victoriosos siempre, asentaron su dominación, en toda Asia Menor, situada al Oeste del Tauro.
  • Algunos autores relacionan a los galos con los belgas (Bélgica) y suponen por consiguiente que estos pertenecen al grupo étnico de los celtas, pero otros autores, los más, que el origen de los belgas era germánico. Nace la duda acaso de que hubo emigraciones de belgas en la Galia, anteriormente a las primeras invasiones de los germanos.
  • Aparecen también en relación étnica con los celtas los cimerios, cimbros o kimris, oriundos de las orillas del Mar de Azof, de Crimea. Para Diodoro de Sicilia eran gálatas y para Tácito germanos.
  • También algunos autores opinan que acaso quizas también eran cimbros los vénetos, pues ademas de los que dieron nombre a Venecia y antes vivieron en comarcas septentrionales de Europa, los hubo en las orillas del Océano Atlántico, en el país de "Vannes", de la Armónica o moderna Bretaña. Estos venetos o "Gwened", del país de Gwan-Gwyn o Lyddaw de la Armónica, sean acaso los antiguos habitantes de la parte Norte del País de Gales, en Inglaterra, llamado Gwynedd o "Venedocia", a quienes M. Henri Martín considera como parte de las primeras emigraciones címbricas en Occidente.

España

Pasaron los celtas los Pirineos y se esparcieron por el Norte y Oeste de España, avanzando también hacia el centro y Sur donde lucharon primero y se fundieron después con los iberos y de aquí la Celtiberia.

Celtas puros poblaron Cantabria, Asturias, Galicia o Galecia, en cuya costa se hallaba el cabo céltico (Finisterre) o Nerio, que dió nombre a los "Célticos-Nerios", vecinos de los "Célticos-Presamarcos".

Según Aureliano Fernandez Guerra, "Historia de España.." (Pueblos celtas de la Península Ibérica), hasta el puerto de la Herradura, de la provincia de Granada, llegaron las últimas invasiones de los celtas y el celta se enseñoreo de la Serranía de Ronda, de la Céltica, del Guadiana, Río Tinto, de la Lusitania o Galecia, de la Asturias y Cantabria.

Sin embargo conviene advertir, respecto a la parte meridional de la península ibérica, que autores de gran nota asimilaron las razas primitivas, no a los celtas, sino a los bereberes del Norte de África y en una de las notas de su estudio, asigna Fernández Guerra a los celtas los territorios que hoy forman los partidos de Campillos, Ronda, Gaucín y Grazalema, en las provincias de Málaga y Cádiz.

Otros autores, como los siguientes, dejaron escrito lo siguientes sobre la distribución geográfica de los celtas en la Península Ibérica:

  • Según párrafos de Margarit, que copió el P. Pita, en su "Discurso de recepción en la Academia de la Historia", distinguió los celtasgalos y celtasiberos, ateniendose al libro IV de Diodoro Siculo, que dejó escrito que los celtas moraban desde el Pirineo hasta los Alpes, siguiendo la costa del Mediterráneo. Posteriormente los celtas trabaron reñida lucha con los iberos por causa de las fronteras y que al fin asentaron la paz conviniéndose en vivir juntos y en confederación conyugal y civil, por lo cual se apedillaron celtíberos. En segundo lugar el libro V de Tito Livio, quien refiere que se llamaba Céltica la tercera parte de la Galia y celtas sus moradores y viniendo hacia el Ebro y ocupando una de sus orillas, fundaron la Celtiberia. Ni menos explícito fue Lucano: ..profugique a gente vetusta Gallorum, Celtae miscentes nomen Iberia.
  • Cortés en su "Diccionario Geográfico Histórico", dejó escrito que los celtas, al venir a España, ocuparon primero las faldas de los Pirineos occidentales y luego extendiéndose por la costa del Oceáno septentrional, pasaron a Galicia, bajaron a Lusitania y aun atravesando el Anas, fundaron ciudades en la Beturia y por la parte del Ebro superior se establecieron en el país que se llamó de los Berones.
  • Eran celtas de origen, Para algunos autores, eran celtas de origen los citados berones, cántabros, astures, cilenos, presamarcos, tamaricos, nerios, artabros, caperos y otros pueblos del norte y noroeste de España.
    • En la Lusitania ocupaban la parte Norte de los Algarves y eran suyas según Ptolomeo, las ciudades de Lagrobriga, Cepiana, Bretoleum, Mirobriga, Aerobriga, Meribriga, Catraleucos, Pyrgileuci y Arannis.
    • De estos celtas lusitanos los romanos hicieron pasar varias colonias a la parte izquierda del Guadiana, en lo que se llamó "Celtici" y comprendía gran parte de la provincia de Badajoz y algo de la de Huelva.
    • En general, también se llamaba "Beturia Celticorum" la parte N.O. de la Bética que tocaba con el Guadiana y en la que había ciudades fundadas por los celtíberos y lusitanos.
    • Según otros autores clásicos, como Pomponio Mela, célticos había al Sur del Duero o como Estrabón, célticos había entre el Tajo y el Guadiana y celtas-cletas se llamaban los que poblaban las orillas del río Guadiana.
    • Incluso, si hemos de creer algunos historiadores, no eran iberos, sino celtas, los turdulos, que según Plinio vivían al Norte de la Lusitania.
    • Los "celtíberos", es decir, la reunión o fusión de celtas e íberos, ocupaba el centro de la península ibérica, Celtiberia, y comprendía territorios de las actuales provincias de Cuenca, Teruel, Guadalajara, Toledo, Valencia, Castellón y algunas pequeñas zonas de las provincias limítrofes con aquellas. Por tanto, la palabra "celtíbero" tiene dos significados distintos:
      • Uno etimológico, que encierra la idea de fusión entre dos pueblos distintos, celtas e íberos, y se aplica por diversos autores a los pueblos del centro de España, tales como los vácceos, carpetanos, arevacos, y vettones.
      • El otro es coreográfico e histórico, es decir, el de los individuos que formaban aparte de una nación especial en leyes, usos, costumbres, que separado de las otras, habitaba un territorio y región determinada en España, conocida con el nombre de Celtiberia.

Celtiberia

Artículo desarrollado → Celtíbero.


Se conocen como celtíberos una cultura de mestizaje que se dio en la península ibérica entre los celtas del norte y los íberos del levante. La mayor parte de los pueblos que ocupaban el centro de la península justo antes de la conquista romana pertenecían a esta cultura. En realidad son los celtas los que invaden la península y se instalan sobre un sustrato íbero, transformando su cultura.

No es fácil establecer la linea de separación, desde el punto de vista étnico, entre los pueblos celtas y los celtiberos ya que los llamados "célticos" por los autores clásicos aparecen a veces no como celtas puros sino como oriundos de celtíberos.

Lenguas celtas

Según estudios de lingüística, sobre todo los de Paleontología lingüística, han demostrado la íntima relación que hay entre las lenguas célticas y las arias y han comprobado el origen asiático de los celtas, como Pietet, en el que las diferencias entre el céltico y el sánscrito se limitan exclusivamente a la permutación de las consonantes inciales y a la composición de los pronombres personales con las preposiciones y el fondo de las raíces célticas es en gran parte idéntico al de las radicales sánscritas.

Si embargo, no todos loa autores reconocen el origen ario o asiático de los celtas, ya que en cuanto el idioma se refiere, es indudable que hay en el celta elementos extraños al sánscrito, como los siguientes autores:

  • Los etnógrafos Halloy, Perier y Lagueau, encuentron insuficientes aún, las pruebas del origen asiático de los celtas, de los que ningun vestigio se halla en Oriente.
  • Los que no admiten las tradiciones bíblicas, según las que todos los pueblos proceden de un centro común asiático, se preguntan si esos elementos extraños y que constituyen uno de los elementos diferenciales de las lenguas célticas, no podrían ser mas bien elementos lingüísticos propios y especiales de los pueblos celtas del Oeste de Europa y si los elementos comunes con las lenguas indo-europeas no son una consecuencia de la mezcla de los celtas con los verdaderos emigrantes de Asia.
  • Para algunos autores los gaels, los cimbros o cimbrios, los belgas, representarían acaso la influencia del elemento ario en los idiomas celtas y esta influencia fue acentuándose y predominando con el transcurrir de los siglos.

Los idiomas celtas han desaparecido de gran parte de la Europa occidental, pero muchos nombres de personas y ciudades conservados por la Historia, dan testimonio de su antiguo uso, como los siguientes:

A finales del siglo XIX la mayor parte de los estudiosos dividían las lenguas célticas en dos grupos distintos:

  • El hibernio, gadélico o galeico, comprendiendo dos idiomas:
    • Irlandés, conociéndose documentos con glosas más o menos extensas, insertas en manuscritos latinos del siglo VIII , inscripciones del siglo V, que se refieren a las antigüas inscripciones irlandesas en caracteres llamados "ogham" y crónicas y traducciónes en la Edad Media, donde alcanzó su apogeo la literatura irlandesa. Hablaban solamente irlandés a finales del siglo XIX en parte ocidental de la isla de Irlanda, 150.000 personas (950.000 personas hablaban tanto inglés como irlandés).
    • Erse o céltico escoces, que se conservaba a finales del siglo XIX en toda la región septentrional de Escocia, excepto un pequeño territorio del extremo NE, en los siguientes países: Caithness del Sur, en Sutherland, Inverness (Highland) , Argyll (Escocia)|, Perth occidental y en las islas adyacentes y en las próximas a Irlanda pero no en las Orcadas y Shetland. Era lengua mas moderna que la irlandesa pero conservaba con mas fidelidad la memoria de las tradiciónes antigüas.
    • Subdialectos:
      • Manés, Mank o dialecto de la isla de Man, hablado a finales del siglo XIX una quinta parte de los isleños.
      • El caldonach, hablado en el Highland
  • El bretón o kimrico:
    • El galés
    • El córnico, antiguamente hablado en el país de Cornualles
    • El bajo bretón hablado en:
      • Baja Bretaña
      • Sus dialectos son:
        • Leonardo, hablado en Saint-Pol de Leon
        • Trecoriano, que se usa en Gregerier
        • Cornualles, que se habla en Quimper-Corentin
        • Vamrelés, usado en Vannes (el más corrompido)
  • Pero indudablemente habían otras ramas de celta.

Religión

Según Amadeo Thierry, entre los celtas de la Galia había dos religiones distintas:

  • Una, la más antigua, politeísta y derivada del culto a los fenomenos naturales.
  • Otra, el druidismo , introducida posteriormente por los inmigrantes de raza kímrica y fundada en un panteísmo material y de la metafísica a la vez. Todo lo que se sabe de las doctrinas religiosas enseñadas por los druidas se debe a algunos fragmentos que se encuentran en varias obras de escritores de la Antigüedad y particularmente en Cayo Julio César, Diódoro de Sicilia, Valerio Máximo, Lucano, Cicerón, etc. De estos fragmentos resulta de que creían en la inmortalidad del alma y su existencia en otro mundo, no siendo la muerte, más que el punto o momento de separación de dos existencias. Un gran estudioso del druismo Reynaud, sostiene que los antiguos druidas fueron los primeros que enseñaron con gran claridad la doctrina de la inmortalidad del alma, teniendo una tan perfecta concepción de la verdadera naturaleza de Dios como los judíos y si despues transigieron con el culto a otras divinidades, fue con el objeto de conciliar el druidismo con las ideas profesadas por las clases inedecuadas más dispuestas a creer en semidioses y divinidades que a concebir un solo Dios. Para terminar el druidismo declinó y al fin desapareció, según Reynaud, porque le faltaba un elemento de vida necesario, en toda religión: el amor o la caridad, dando el cristianismo ese elemento, acabando con el druidismo, despues de haber cumplido este una misisón importante, la conservación en una parte de Europa de la idea de la unidad de Dios. (Algunos autores mas recientes que hablen del druidismo, los siguientes: Anne Ross, "Druidas", Noia, 2004; S. Piggot "The Druids", London, 1968).

Dioses y mitología

Artículo desarrollado → Mitología celta.

Las principales divinidades de la Galia y las islas Británicas eran Hu; Heus; Hesus o Esus, el poderoso dios de la guerra y de la agricultura; Bel; Beal; Belasr; Belsamen o Beleno, el Sol, divinidad bienhechora, acaso el Baal fenicio; Teut, inventor de las artes y protector de los caminos, tal vez el Toht de Egipto o el Tuiscón de los germanos.

Culto al fuego

El culto de las lares se enlazaba al culto al fuego, común a todos los pueblos celtas e importados de Asia y la familia debía mantener constantemente viva la llama del hogar.

También en torno a una hoguera, alumbrados por la luna nueva, danzaban los coros de los clanes, entonando en loor de Yun, el Dios Universal, el padre de los dioses.

Muchos pueblos, como los lusitanos y los gallegos , incineraban los cadáveres y por esto en los túmulos y mamoas no se encuentran ordinariamente más que cenizas y urnas cinerarias.

El símbolo del fuego y del sol era la "svasti" o esvástica y era según Bournouf ("Dict classique..."), un diagrama místico de buen augurio y con él se encabezaban las piedras tumularias.

Todos los años, en el solsticio de verano, se verificaba con gran solemnidad la purificación del Fuego, renovado en lo alto de las montañas con ceremonias de las que aún se conservan reliquías en varias regiones de la Europa Occidental, entre ellas España, y afinales del siglo XIX, Tanto en Galicia como en los Pirineos se encendían grandes fogatas en los días que solemnizaba la Iglesia Católica.

También decir que todos los años al llegar el solsticio de invierno, los druidas, acompañados del pueblo que gritaba sin cesar "al muerdago al año nuevo", se dirigían al bosque y allí se situaban debajo de una encina vieja y cargada de muérdago, planta con clorofila que habita como semiparásita de varios arboles, como las encinas, robles, perales, manzanos, etc. Se levantaba alrededor de esta encina con césped un altar triangular y se hacían los preparativos necesarios para un sacrificio y para el banquete que debía celebrarse a continuación. Después gravaban sobre el tronco y las dos ramas más fuertes el nombre de los dioses poderosos, y enseguida, un sacerdote druida vestido de blanco, subía sobre el árbol y cortaba el muérdago con una hoz de oro, mientras otros dos permanecían en pie recibiendo las ramas cortadas de ella e impidiendo que llegasen a tocar el suelo. Después de esto inmolaban las víctimas y rogaban a Dios que les hiciesen disfrutar las órdenes divinas del muérdago, distribuían entre los concurrentes el agua en que la habían sumergido y persuadían al pueblo de que ella podía curar, destruir los sortilegios y los efectos de las malas pasiónes y curar de ciertas enfermedades.

Jefes

Alrededor del castillo se erguían los castros de los clanes y acaso estas fortalezas capitales recibían colectivamente el nombre de "contrebia", fortaleza de la tribu, tal como la "contrebia" apellidaba Leucada, cabeza de la gente celtíbera.

Jefes hereditarios o electivos en determinadas familias regían las tribus.

Los historiadores clásicos los apellidan régulos y eran ademas de reyes , Pontífices de la religión y su poder correspondía a lo pequeños de sus Estados y puede calcularse que el número de súbditos libre que cada uno tenía no pasaba por término medio de 10.000.

De aquí la necesidad de la federación que traía como inmediata consecuencia instituciones especiales, tales como una asamblea federal o un rey de reyes.

Asambleas

Las asambleas eran de dos clases:

  • De la tribu, que se reunían en el centro del castro principal y las componían los jefes de los clanes.
  • De la confederación, que se celebraban en la capital, convocadas y presididas por el jefe general y esta era la asamblea de jefes de tribus que entendía en todo lo relativo a política exterior, alianzas, declaraciones de guerra y tratados de paz. Allí, lo mismo entre los celtas y celtíberos de España, que entre los galos y los galos-celtas de la Galia, se acordaba a hacer frente a la poderosa Roma y a veces la muchedumbre se imponía a la asamblea y aún, si esta resolvía contra la opinión general, la hacía víctima de sus furores, como sucedió en Vellica, cuando los diputados cántabros fueron quemados vivos por no haber declarado la guerra a Roma y hechos análogos sucedieron en la Galia.

Organización social

La organización social se fundamentaba en lo siguiente:

  • El padre, sacerdote del culto doméstico, era el jefe de la familia
  • Como círculo social inmediatamente superior a ésta, figuraba el clan, sustantivo que en las inscripciones llevan sufijada los nombres de los clanes
  • El clan era la reunión de todas las familias colateráles, procedentes de un mismo descendiente y agrupados en torno a un jefe común.
  • Se distinguían estos clanes unos de otros, por el emblema gentilicio o blasón, que según todas las probabilidades, era imagen del objeto natural que les prestaba el nombre, ordinariamente un animal.
  • El círculo social inmediatamente superior al clan, era la tribu, agregado orgánico de los clanes.
  • Superior a la tribu estaba la federación de tribus, como la federación de astures, formada por los zoelas, pédicos, laucienses, cigurros y otros hasta número de 22 tribus.
  • Cada tribu tenía una capital o centro fuerte, especie de castillo feudal en el que podían refugiarse hasta 10.000 personas, situado en el lugar mas conveniente para la defensa del territorio y circuído de un sistema de fortificaciones, consistente en uno, dos o cuatro recintos con fosos, abiertos en la roca, parapetos de tierra. A veces se reforzaba con lo siguiente:
    • Muros de manpostería.
    • Una ciudadela en el centro o en uno de los lados.
    • Alrededor del castillo se erguían los castros de los clanes.

Clases privilegiadas

La tribu no era un orden puramente político, sino social, pues abarcaba toda la vida y tenía ademas carácter religioso y el rey o jefe era sacerdote, sacrificador y profeta.

Tres eran las clases privilegiadas:

  • "Bardos", poetas o cantores, los primeros galos que compusieron versos.
Artículo desarrollado → Bardo.
  • "Ovatas", estudiaban la naturaleza y predecían el porvenir sacrificando animales.
  • "Druídas" (del latín "druïda"; del címrico "druiz" o "deruiz", de "dervo", encina), eran sacerdotes y filósofos a la vez.
Artículo desarrollado → Druida.


En Irlanda los sacerdotes se denominaban videntes o "file" y también "faith" o "vates", pero cuando se fue propagando el cristianismo por la isla, perdieron su carácter sacerdotal, conservando, eso si, el influjo como depositarios de las tradiciónes jurídicas de los hibernos que oralmente se transmitían de unos a otros y con el nombre de "brehon" administraron justicia hasta el siglo XVII.

También tenían elevada consideración las personas que forjaban el hierro, los herreros, entre otras cosas, las espadas, las hachas y las rejas de arado:

  • Los celtíberos se servían del hierro para fabricar sus armas y sus instrumentos de labranza y en varias comarcas de la península ibérica, especialmente en el Mediodía, se hallaron numerosos y curiosos ejemplares de unas y otras, aunque en su mayor parte en estado de oxidación, análogas por su forma a las de otras comarcas del Norte (puntas de lanza, "falcatas" o espadas a modo de sable, espadas y hierros de lanza procedentes de Fuentetójar y Almedinilla en Granada, rejas, hoces, azadónes, etc).
  • En tumbas galas aparecíeron armas de hierro y bronce, lo cual demuestra la coexistencia de ambos metáles en la fabricación de armas (Museo de Saint-Germain del cementerio galo de Catalaunum, aunque las de hierro se cree que eran de origen germánico, pues son semejantes a las espadas descubiertas en Tiefenan y Neufchatel en Suiza y que Demmin atribuyó a Burgondas, raza fuerte de alta estatura, cuyas espadas revelaban una mano ancha y poderosa, de gran renombre por el trabajo del hierro).
  • Hachas célticas como las siguientes:
    • Caracterizada por llevar dos concavidades laterales para ser adaptadas al mango y dos asas opuestas en la parte media para atarla y el Museo Arqueológico Nacional de España posee preciosos ejemplares de este género de hachas.
    • Otra hacha céltica posterior a la anterior, semejante en un todo al hacha-martillo de piedra usado en Dinamarca, que ofrece un agujero para adaptarse al mango, quedando perpendicular a este y este tipo es el que los franceses denominan "celt", por considerarla la más característica de los celtas que poblaron Europa. No obstante algunos creen que pudo tener un uso distinto al que tiene la actual hacha, ya que montada como se supone en un mango recto, harían oficio de lanza y mas que una hacha propiamente dicha era una hoja de arma ofensiva.

Ciencias

La ciencia sacerdotal de la raza céltica, que era toda su ciencia, y que más tarde se transmitió al derecho de las naciones de origen céltico, se encerraba en las "triadas", especie de aforismos y sentencias apodicticas, de estructura por lo común himnica, unas veces en prosa y otras compuestas en tres versos.

Las triadas mas antiguas que se conocen no se remontan más alla´del siglo VI y revelan la influencia de los Evangelios.

En ellas y otras posteriores se ha fundado el neodruidismo, con pretensiones de escuela filosófica, dirigido pprimeramente por Henri Nartín, Terrien y otros, que suponen en los antiguos druidas el conocimiento de una filosofía trascendente y esotérica, producto de casi una revelación divina, perpetuada en las triadas.

Literatura

Artículo desarrollado → Literatura celta.

La poesía, compañera inseparable de la religión, asistía con ella a todos los actos de la vida y en las solemnidades nupciales, figuraban los cantos epitalámicos.

Según Estrabón, los celtas veneraban el tiempo de los plenilunios un dios sin nombre especial, cantando a coro y danzando en solemne festejo las familias delante de sus casas.

De la poesía épica heroica hacían un gran uso los celtas. Sus anales históricos eran las canciones épicas y poemas, en los que inmortalizaban las glorias alcanzadas por individuos de la tribu o por las tribus afines y confederadas contra el enemigo común,, así como los sucesos interiores que interrumpían la monotonía de la vida diaria y herían vivamente la fantasia popular.

Los autores clásicos hablan de los cantares bárbaros en su lengua patria de los astures y gallegos y cuando el ejército de Aníbal atravesaba el Ródano y con grandes clamores provocaba a los galos, lanzáronse estos "ladrando" (palabra que utilizan los clásicos para referirse a estos cantares célticos) sus himnos de guerra.

Diodoro refiere de los lusitanos que cuando entraban en guerra, adelantábanse acompasados hacia el enemigo, cantando un himno guerrero y Estrabón, hablando de los cántabros, señala que algunos de los prisioneros en las guerras cantábricas condenados al suplicio de la cruz, entonaban desde esta sus himnos de guerra.

Cultivaban además la poesia lírica y gran fama tenían en España los cánticos de regocijo que en coro entonaban los lusitanos y otros pueblos y parece ser también que los españoles, que en la época de las guerras púnicas habían transformado sus cantares heroicos y sus diritambos religiosos en gestas escénicas simplicisimas, destinadas a representarse en solemnidades determinadas y en lugar fijo.

Según Costa ("Poesía popular española y mitología y literatura celto-hispanas", Madrid, 1881), tres eran las leyes fundamentales de la rítmica celta:

  • La estructura estrófica, es decir, la simétrica distribución de las ideas subordinadas en que se descompone el pensamiento general de una obra en periodos iguales de dos versos (dísticos), de tres (tercetos, ternarios o triadas), de cuatro (coplas o cuartetas), etc.
  • La homofonía silábica (aliteración y rima).
  • Acentuación y medida de las sílabas.

Las dos combinaciones más populares y características eran el terceto y cuarteto y a la primera edad de la lengua cámbrica se hacen remontar tres ternarios que constan en el códice Juvenci Cantabrigiensi, dados a la luz por W. Stokes y W. F. Skene y reproducidos por Zeuss-Ebel:

Ni guorcosam nemheunaur
henoid mitelu nitgurmaur
mi amfranc dam aucalaur

El siguiente se atribuye a otros a Taliesin:

Kiklen odures eu Haueneu
Kau Run eu rudher bedineu
guir Aruon rudyon euredyeu

A finales del siglo XIX no se conocía este género de estrofa en el Continente europeo, con excepción de la Baja Bretaña y en Galicia, donde son conocidos con el nombre de "Cantas del pandeiro", como el siguiente:

Campanas de Bastabales,
Cuando vos oyo tocar
Morro-me de soledades

En general, las literaturas célticas combinaban y amalgamaban una s veces la ley de la homofonía con las otras dos de la acentuación y de la estructura estrófica.

Otras veces usaban el adorno de la rima y de la aliteración con exclusión de todo otro, en lo que se llama prosa rimada y aliterada.

Por la época de San Isidoro y poco después se componía en Irlanda multitud de poemas y gestas, en los que aparece como principal adorno poético la homofonía literal y silábica.

Por ese mismo tiempo, entre el siglo VI y el IX, en que tan pujante se ostentaba en Irlanda y en Cambria el ritmo basado en el acento y en la homofonía silábica, desarrollábanse en España esos mismos artificios poéticos, si bien sobre el material de la lengua latina o latín.

Arqueología

Algunos autores han sostenido que los primitivos celtas emplearon armas y utensilios de piedra, y con el nombre de "hacha céltica" conocen los arqueólogos, el hacha de silex, de filo mas o menos rectilineo, con mango de hueso o madera.

Generalizada la opinión de que los celtas eran de origen ario, los arqueólogos los presentaron como los importadores del bronce en Occidente y precisamente los objetos mas característicos y más comunes de la Edad de Bronce son las "hachas célticas" de bronce, conservándose en el Museo de la Academia Irlandesa mas de 700.

Hacia poco tiempo de finales del siglo XIX, los arqueólogos designaban con el nombre de "monumentos célticos o druídicos" a los "tom", "coiras", "dólmenes", "piedras oscilatorias", los "me-hirs", los "crom-lekh", etc. Se suponía que eran construcciones propias de los celtas y levantadas por sus sacerdotes los druidas. Pero mas tarde se afirmó que tales monumentos hallados también en países que nunca poblaron gentes de raza céltica, son anteriores a esta y de ahí que se le diera un nuevo nombre de "monumentos megalíticos" o "megalíticos".

En cuanto a los hallazgos megalíticos, decir los siguiente:

  • Siglo XIX.- En España se encontraron objetos de piedra y hueso y monumentos de los llamados megalíticos, abundando los primeros en las cuevas de Santander y Galicia. Respecto a los monumentos megalíticos, Villaamil, en un estudio sobre "Pobladores, ciudades, monumentos y caminos antiguos del Norte de la provincia de Lugo" hace mención del monumento que califica de "crom-lech", situado en el Monte das Pachas entre el valle de Lorenzana y de Cabarcos y de la piedra oscilatoria conocida en el país con el nombre de "a pena avaladoira" que se encuentra en los términos de la parroquia del Pereiro (Ayuntamiento de Alfoz). Quedaban también vestigios de túmulos que recubrían a grandes piedras dispuestas en forma de paralelepípedos. También citar el dolmen de Peñalara que forma la cavidad llamada "Cueva del monje". Pero los monumetos más curiosos que a finales del siglo XIX se atribuía a los celtas, son los llamados "castros" o "modorras". Se conservaban , muchos monumentos de este tipo en España, en Bretaña, en las Islas Británicas, etc ( véase castro, dolmen, menhir, túmulo).
  • Siglo XX.- Se puede consultar las siguientes obras: Ramón Fabregas Valcarce, "Aproximaciones a la cultura material del megalitismo gallego..", Santiago de Compostela, 1988; Almudena Domínguez Arranza, "La Arquitectura megalítica", Huesca, 1990; R.Wernick, "Los constructores de megalítos", Barcelona, 1993 y otras muchas.

Antropología

Opiniones muy opuestas se han emitido acerca de los carácteres antropológicos de los celtas:

  • Según unos autores, eran hombres de estatura pequeña o mediana, cráneo esférico, nariz casi recta, cara redonda, barba corta, cabellos oscuros o castaños y ojos garzos o oscuros.
  • Otros antropólogos presentan a los celtas como hombres de estatura muy elevada, cráneo prolongado, frente alta, barba prominente, cabellos rubios o rojos, ojos azules y piel muy blanca .
  • Estos mismos autores suponen que los hombres de poca talla y cabellos oscuros que ocupaban la Europa Occidental eran los iberos ligurios.

Lo indudable, es que varias razas distintas ocupaban los países occidentales en los tiempos paleontológicos, como lo demuestran las osamentas humanas halladas en varios lugares, pertenecientes a iberos, cimbros, belgas y gaels, mas o menos relacionados con las razas germánicas o celtas propiamente dichas y aun tipos mongoloides que se hallaron en las orillas del lago de Ginebra y otros puntos.

Referencias

Artículos relacionados

Bibliografía

  • Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, Barcelona, 1887-1910, Montaner i Simón editores.

Bibliografía complementaria

  • Balboa Salgado, Antonio.-A Galicia celta, Santiago, 2007.
  • Baggot, Andy.-Sabiduría celta, Barcelona, 2001.
  • Bodson, Carine.-L'image des dieux celtes:.., Lieja, 1990.
  • Cabal, Constantino.-Mitología Ibérica, Oviedo, 1993.
  • Garcia Font, Juan.-El Legado celta, Barcelona, 1998.
  • Huber, Henri.-Los Celtas desde la época de la Tene..., Méjico, 1957.
  • Mac Cana, Proinsias.-Celtic mythology, Londres, 1970.
  • Pérez Pastor, Miguel.-Disertación sobre el dios Endovéllico y noticia de otras deidades gentilicias de la España Antigua, Madrid, 1760. (Mitología Ibérica).
  • Renero Arribas, Victor M.-Diccionario del mundo celta, Madrid, 1999.
  • Sainero, Ramón.-Los Grandes mitos celtas y su influencia en la literatura, Barcelona, 1998.

Notas