La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Cartografía

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

La cartografía es la ciencia que trata de la representación de la Tierra sobre un mapa. Al ser la Tierra (casi) esférica ha de valerse de un sistema de proyecciones para pasar de la esfera al plano. En el fondo, éste es el problema de la cuadratura del círculo.

Pero además de representar los contornos de las cosas, las superficies y los ángulos se ocupa, también de representar la información que aparece sobre el mapa, según se considere qué es relevante y qué no. Esto, normalmente, depende de lo que se quiera representar en el mapa y de la escala.

La historia de la cartografía abarca desde los primeros trazos en la arena hasta el uso de técnicas geodésicas, fotogramétricas y de fotointerpretación. Actualmente, a diferencia del pasado, el margen de error en los mapas es virtualmente nulo, ya que las técnicas actuales han hecho de la cartografía una ciencia exacta.

Historia de la cartografía

Parece que todos los pueblos primitivos han tenido cierta forma de cartografía rudimentaria, expresada muchas veces por lo que se podría llamar cartografía efímera: meros trazos momentáneos en la arena o en tierra húmeda. Tal vez éstos no hayan pasado de una simple flecha indicadora de dirección entre dos puntos, pero aun así podemos considerarlos como un primer esbozo cartográfico.

En el plano de lo auténticamente histórico, los mapas más antiguos que se conocen son unas tablillas babilónicas de hace unos 5 mil años. No obstante, los primeros mapas con fundamento científico provienen de Grecia y se basan en tratar de reproducir con fidelidad informaciones aportadas por viajeros diversos, intentando conjugar esas informaciones. Se afirma que Tales de Mileto elaboró el primer mapamundi en el que se concibe al mundo como un disco que flota sobre las aguas. Aristóteles fue el primero en medir el ángulo de inclinación con respecto al ecuador, lo que permite posteriormente deducir la cuasi-esfericidad de la Tierra e, incluso, la existencia de zonas tropicales y casquetes polares. Hiparco (siglo II adC) estableció por primera vez las convenciones matemáticas que permitían trasladar las características de la superficie esférica a un plano, es decir, realizó la primera proyección cartográfica.

Ptolomeo (siglo II d.C.) recogió todos los conocimientos de sus predecesores y presentó el primer panorama completo del progreso cartográfico logrado hasta su tiempo. Publicó un método acerca de la determinación de coordenadas con base en meridianos y paralelos. Con la obra de Ptolomeo se iniciaba la oportunidad de conocer el mundo de una nueva manera: por medio de los mapas.

Después de la obra de Ptolomeo durante muchos siglos se estancó prácticamente la cartografía, por lo que los marinos navegaban usando mapas improvisados, hasta que el descubrimiento de la brújula permitió que elaboraran los primeros portulanos. Entre estos mapas, resultantes de la experiencia, cabe destacar los de las escuelas italiana, catalana, portuguesa, veneciana, francesa y principalmente mallorquina. Los viajes de los venecianos y genoveses al interior de África y los grandes recorridos de portugueses y españoles por las costas de aquel continente —y posteriormente del americano— dieron un nuevo y gran impulso a la cartografía.

En la época del descubrimiento de América destacaron los grandes cartógrafos como Juan de la Cosa, Pedro y Jorge Reinel, Sebastián Gaboto, Orance Fine, Desceliers y en forma muy especial Mercator, quien en 1569 utilizó por primera vez el método de proyección que lleva su nombre. Como un dato curioso, se cuenta que Américo Vespucio, quien recibió la gran distinción de dar nombre al Nuevo Mundo, fue en realidad un cartógrafo destacado pero no excepcional y el quizás inmerecido honor que se le hizo se debió a que un editor que publicó los primeros mapas de las nuevas tierras, señaló a éstas como tierras de Américo y el nombre se popularizó de un modo irreversible. El sistema de la proyección de Mercator puede considerarse como el logro más importante en la historia de la cartografía, antes de que en el siglo actual se impusieran las nuevas técnicas de la fotografía aérea y, posteriormente, desde satélites.

En América, concretamente en México, los colonizadores encontraron una cartografía muy adelantada. Los jefes indígenas, según Hernán Cortés, tenían cartas geográficas elaboradas en papel de maguey y pieles, así como tejidos de algodón, henequén y palma, en los que se dibujaba con colores vegetales y en ocasiones se les daba un acabado con barniz. Estos mapas reproducían itinerarios y zonas específicas. Se considera que los españoles agregaron a los mapas existentes notas en español, sustituyendo la huella del pie descalzo por una herradura para indicar los caminos que podían ser transitables a caballo. También se agregó la representación de templos católicos por medio de cruces y posteriormente ideogramas que simbolizaban fuentes, canales y acueductos.

A principios del siglo XX quedaba por explorar alrededor del 5 por ciento de la superficie terrestre. No fue sino hasta la segunda mitad de este siglo que se logró, con ayuda de los satélites artificiales, la exploración de prácticamente la totalidad de la Tierra.

Para la fotogrametría moderna se emplean instrumentos de alta precisión que permiten relacionar las fotografías aéreas y de satélite con las medidas reales del terreno. De ello resulta una información gráfica que hace posible conocer las distancias y los desniveles de una región determinada. La fotointerpretación, a través de la visión estereoscópica da un elevado nivel de detalle, que hace posible llegar a conclusiones verdaderas acerca de las condiciones de los suelos, sus usos actuales y potenciales.

En la actualidad la elaboración de mapas es una operación compleja en la que participan grupos de más de 50 diferentes disciplinas: fotonavegantes, mecánicos, químicos laboratoristas, geodestas, matématicos, topógrafos, geólogos, biólogos, físicos, agrónomos, edafólogos, ingenieros civiles, economistas y arquitectos, entre otros.

Hubo quienes pensaban que la cartografía iba a estancarse una vez que se plasmara en mapas la superficie de cada región de la Tierra. Pero estaban equivocados, pues ya existen planes serios de hacer mapas de los planetas vecinos de nuestro Sistema Solar. De manera que los mapas, que fueron la forma inicial de conocer la Tierra, muy pronto nos servirán para llevar las fronteras del conocimiento más allá del planeta en el que vivimos.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información

Notas