La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Carlomagno

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Carlomagno ¹
Era hombre de formas robustas y proporcionadas, de elevada aunque no desmedida estatura, pues medía siete veces la longitud de sus pies. La parte superior de su cabeza era redonda y los ojos muy grandes y vivaces. La nariz un poco mas grande que lo regular y el cabello de hermoso color rubio. El rostro de su expresión alegre y afable. Su aspecto era majestuoso y digno, llamando la atención por su continente varonil y tenía un timbre de voz clara y sonora. Su espada siempre pendiente del cinto, tenía la empuñadura de oro o de plata. En las solemnidades se presentaba con un traje entretejido de oro y zapatos cubiertos de piedras preciosas. Llevaba el manto sujeto con un broche de oro y en la cabeza una diadema del mismo metal con piedras preciosas.
Eginhardo [1]

Carlos I el Grande, Carlomagno


754

814

Rey de los francos, Emperador de Occidente y fundador del Imperio Carolingio



1. Ilustración de la obra Manners, Custom and Dress During the Middle Ages and During the Renaissance Periode de Paul Lacroix y Sir Robert Naunton, forma parte del Proyecto Gutemberg.

Estatua de Carlomagno del siglo XIX en Fráncfort del Meno.


Las victoriosas campañas de Carlomagno y su prudente administración le granjearon la estima universal: el rey de Asturias le ofreció vasallaje, los Emperadores de Constantinopla y el mismo califa Harún al-Rashid, le enviaron presentes; y su protección a la iglesia romana le hacía digno de particulares gracias. Por esto el Papa creyó conveniente otorgarle el título de <<Emperador>>, que en el concepto de la Edad Media, llevada una idea de <<soberanía suprema>> sobre todos los príncipes y pueblos cristianos

Compendio de historia universal / Ramón Ruiz Amado, Barcelona, 1917, 3 volúmenes)

Biografía

A la muerte de su padre, Pipino el Breve, Carlomagno asumió el trono de los francos junto a su hermano Carlomán. Al fallecer éste poco después, Carlomagno quedó como único dueño del Reino Franco.

En política exterior, emprendió una serie de agresivas campañas militares destinadas a expandir sus fronteras. De esta manera sometió a los lombardos, haciéndolos desaparecer de la Historia. En España intentó llevar la guerra a los árabes, pero debió conformarse con crear la Marca hispánica en los alrededores de lo que después sería Barcelona. En Alemania sometió a los sajones, y llevó la guerra hasta Hungría, en donde destruyó a los ávaros para siempre.

El año 800, el papa coronó a Carlomagno como Emperador de Occidente, lo que motivó el inmediato enfriamiento de sus relaciones con el Imperio Bizantino. A cambio, el Califato Abasida, enemigo mortal del Imperio Bizantino, le dio su amistad y envió una embajada a Aquisgrán, la capital de Carlomagno.

En lo interior, Carlomagno creó el condado como unidad administrativa básica del imperio, a cargo de un conde, y creó varias marcas, cada una de las cuales estaba a cargo de un marqués. Al mismo tiempo creó un cuerpo de inspectores, los missi dominici, encargados de mantener en la obediencia a los nobles y las autoridades locales.

Por su parte, Carlomagno fue un adalid de la cultura, creando la Escuela Palatina en Aquisgrán y llamando para dirigirla a Alcuino de York, uno de los más importantes eruditos de su tiempo.

El sistema funcionó bien en vida de Carlomagno, gracias a su mano de hierro, pero una vez fallecido, su sucesor, el débil Ludovico Pío fue incapaz de contener la desintegración del Imperio, el que se dividiría definitivamente por el Tratado de Verdún, el año 843.

Amenazas al reino de Carlomagno

El reinado de Carlomagno tenía por objeto formar de todos los pueblos germánicos un solo cuerpo de nación y dotar a esta de una organización completa.

La empresa era gigantesca porque los pueblos que encerraba Europa occidental vivían en perpetua guerra y las amenazas a las fronteras del reino de Carlomagno eran las siguientes:

La ofensiva contra estos pueblos siempre partió de Carlomagno, quién sintiéndose fuerte y capaza de dar al mundo una organización mejor, vivió en perpetua lucha con sus vecinos.

Campañas y Expediciones

Lombardos

Los lombardos fueron el primer enemigo que batió Carlomagno y cruzando los Alpes, venció al rey de los Lombardos, Didier, que había declarado la guerra al papa por no coronar reyes de los francos a los hijos de Carlomán, ocupando toda Lombardía en muy poco tiempo.

Posteriormente acabó con los duques lombardos para establecer solidamente su dominio en Italia.

Sajones

Las campañas contra los sajónes habían comenzado cinco años antes de las campañas contra los lombardos, absorviendo la mayor parte del reinado de Carlomagno.

Los sajones eran un pueblo este semisalvaje, ya que estaban alejados de la corriente en que bárbaros y galoromanos se mezclaban y confundían y habitaban en las mágenes del Wesser y del Elba.

Tras varios enfrentamientos, su victoria contra Witikind al que persigió y destruyó completamente en Buckholz, permitió someter a todos los sajones aquende el Elba y Carlomagno fue inexorable, talando y saquenado gran parte del país y muchas familias sajonas fueron trasladadas a las Galias, a Bélgica y a Suiza.

Las consecuencias de esta derrota sajona fueron las siguientes:

  • Que todas las libertades sajonas desaparecieron y el poder absoluto pasó a los francos y el territorio fue repartido entre los obispos y el clero en general.
  • Los sajones por tanto quedaron sujetos al dominio directo de los Carlovingios con todas sus consecuencias:
  • Prodigó Carlomagno para el sometimiento de los sajones el establecimiento de fortalezas y guarniciones militares y utilizando la fe de sus misioneros creó diversos obispados.


Bávaros

Este era un pueblo tributario pero indómito que se sublevó, gobernado por Tasillon, de la familia de los Agilofingos, enemigos de los Heristal y pertenecientes a la más rancia nobleza de los francos.

Los bávaros eran un enemigo peligroso, por su posición central entre los sajónes, los ávaros y los lombardos, de los cuales solo les separaba la Helvecia.

Vencido Tasillon, que no pudo resistirse al ejército carlovingio, fue enviado a un monasterio en el año 788 y la Baviera fue dividida en condados

Ávaros

Mas ruda fue la lucha de Carlomagno, contra este pueblo absolutamente bárbaro y nómada, de origen asiático, y próximo pariente de los hunos, ya que en ocho años de guerra Carlomagno apenas obtuvo ventajas.

Fue necesario para Carlomagno aprovecharse de las discordias entre los ávaros que permitieron a Carlos, hijo del emperador, vencerlos y apoderarse de su capital y de inmensos tesoros, sometiéndoles a las dos condiciones esenciales de la política carlovingia: pagar tributo y bautizarse.

Expedición a España

La expedición a España de las huestes carlovingias fue la única desgraciada de las que hizo Carlomagno.

Esta expedición se realizó en tiempos de Abderrahmán I, emir independiente de España, tras vencer a Yusuf, último defensor de los abasidas.

Tras apoderarse Arabi de la ciudad de Zaragoza, llegó el rey franco ante sus muros con buen ejército, pero el musulmán se negó entregarle la ciudad. Cuando se disponía a sitiar Zaragoza, le llegó la noticia de la segunda sublevación del sajón Witikind en el año 778 y levantó el sitio (Milicia) para volar a orillas del Wesser y al cruzar los Pirineos por Roncesvalles, su ejército destrozado por los vascos y los moros, única página desgraciada de esta gloriosa historia militar de Carlomagno, hasta comienzos del siglo IX, en el que poder de Carlomagno llegó a su apogeo.

Retrato de Carlomagno

  • Su coraje era digno de todo rey
  • Todavía se reconoce en él la rudeza germánica, aunque ya elevada a un alto grado de cultura moral
  • Guerrero de excelsa talla
  • Excelente jinete
  • Amante de la caza
  • Su índole era sensual, pero se templaba sumamente en el comer y en el beber
  • Era avaro del sueño
  • Con edad avanzada aprendió a escribir
  • Sabía el latín y comprendía el griego
  • Apreció los buenos estudios, llamado a su servicio a destacadas personas en éllos
  • Dotado de verdadera piedad
  • Hizo restituir a la Iglesia de muchos bienes expoliados por su abuelo, Carlos Martel
  • Un <<antipapa>> del siglo XII le canonizó, pero la Iglesia Católica no lo reconoció como <<santo>>, aunque si que se le venere en Aquisgrán como <<bienaventurado>> (fue enterrado con sus insignias imperiales en la iglesia de <<Santa María de Aquisgrán>>)
  • Desde 1950 se entregan el <<Premio Carlomagno>>, a personas o instituciones destacadas de la Unión europea, (Aquisgrán): Reunión de los Premios Carlomagno, 1950-2004: el papel de Europa en el mundo:.../ Alex Muns, Barcelona: Cidob, 2005; Los Reyes en Europa / Juan Carlos I de España, Madrid: Presidencia del Gobierno..., 1979-82, (El Premio Carlomagno)

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas

  1. Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, Barcelona, 1888, Montaner i Simón editores. Obra de Eginard: Vida del Emperador Carlomagno, Madrid: Gredos, 1999. Sobre Eginard: La Vita Karoli Magni de Eginhardo: memoria de licenciatura / Alejandra de Riquer Permanyer, Barcelona: U. de B., 1985; Eginhard, par A. Kleinclausz, París, Les Belles Lettres, 1942

Bibliografía

  • Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, 1887-1910, Barcelona, Montaner i Simon editores
  • Comopendio de historia universal / Ramón Ruiz Amado, Barcelona: Librería Religiosa, 1917, 3 volúmenes


Bibliografía complementaria

  • Abadal i de Vinyals, Ramón d'.-La Expedición de Carlomagno a Zaragoza en 778:...., Barcelona: 'L'autor, 1956
  • Alpert, M..-Carlomagno emperador: conquistas, obsesiones y debilidades, <<Historia 16>>, Madrid, 1976, Núm. 296 (diciembre 2000)
  • Cahour, J..- Petit "lexique" pour l'etude de la "Vita Karoli" d'Eginhard, París: Editions de la Pensée Latine, 1928
  • Alessandro Barbero.- Carlomagno, Barcelona, Ariel, 2001
  • Baker, G.P..- Carlomagno y los estados unidos de Europa, Barcelona, Iberia-Joaquín Gil, 1944
  • Baeza, J..-Carlomagno: su vida y sus empresas gloriosas, Barcelona: Araluce, 1926
  • Bango Torviso, I..-El Perrománico en Europa: de Carlomagno a los Otones, Madrid: Historia 16, 1989
  • Barbero, A..-Carlomagno, Barcelona: Ariel, 2001
  • 'Bohigas de Argullol, J..-Carlomagno, Barcelona: J. Bastinos, 1893
  • Fichtenau, H..-The Caroligian empire, Toronto, 1978
  • García Pérez, G..-Carlomagno, Asturias y España:..., Oviedo: Pentalfa, 2002
  • Halphen, L..-Charlemagne et l'empire carolingien, París: A. Michel, 1995
  • Lebrun, F..-En la época de Carlomagno, Barcelona: Serres, 1992
  • Mckitterick, R..-Charlemagne: the formation of a European identity, Cambridge, 2008
  • Molina Figueras, Joan, Arnau de Montrodon y la catedral de San Carlomagno: sobre la imagen y el culto al emperador carolingio en Gerona, <<Anuario de Estudios medievales>>, Vol. 34-1 (2004) pp. 417-454
  • Pirenne, H..-Mahoma y Carlomagno, Barcelona: Altaya, 1996
  • Sorbet Ayanz, A..-Carlomagno, Roldán y Sancho el Fuerte en Roncesvalles, Pamplona: La Acción Social, 1956
  • Toubert, Pierre.- Europa en su primer crecimiento: de Carlomagno al año mil, Valencia, Universitat de Valencia; Universidad de Granada, 2006.
  • Carlomagno / Harold Lamb, Madrid: El Diario El País, 2005
  • De Constantino a Carlomagno: disidentes, heterodoxos y marginados / Francisco Javier Lomas,.., Cádiz: U. de C., 1992
  • Historia de Carlomagno: sacado de los mejores autores, Reus: La Fleca, 1877
  • Hystoria del emperador Carlomagno y de los doze pares de Francia.../ Nicolás de Piamonte.., En la ciudad de Sevilla: por Juan Cromberger, 7 de febrero de 1534, con gravado xilográfico de Carlomagno sentado en el trono
  • Charlemagne: empire and society, Manchester, 2005
  • Charlemagne: extraits des chroniques de Saint-Denis,../ B. Zeller, París: Hachette, 1882 (Crónicas de San Dionisio)

Visual

  • Carlomagno: la feudalización de Europa / L. Sanguino Arias, Madrid: Dolmen, 2003, 1 DVD-ROM