La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Bato

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Personaje de la mitología griega (lat. ´´Battus´´). Se discute si el nombre de Bato corresponde a dos personajes o a uno solo: sincretismos aparte, parece que ambos tenían problemas con las palabras. El radical griego hace referencia a la tartamudez, aunque Herodoto (IV, 145 et passim) nos sugiere que en libio, valdría por "Rey".

Lo que sabemos de Bato es lo siguiente: parece que su tartamudez viene de haber asistido en secreto a los ritos de las Tesmosforias, a los que no tenía acceso; tras ésto, marcha a fundar Cirene, en el golfo de Sirte, en el África. Su voz tenía —se dice— doble efecto: espantaba a los leones, y estos le devolvían, a cambio o como tributo, el comercio de la palabra. Dejando de lado interpretaciones a lo Brelich, que relacionaba sus dificultades con el habla con la castración o la disminución sexual, o la relación entre la deformidad y el héroe que estudia Giangiulio, tenemos una doble vertiente del Bato fundador: por un lado, asume el papel clásico de los héroes civilizadores como oikistés; por el otro, el del portador del miasma sin purificar, al que los dioses sonríen.

La segunda aparición del nombre de Bato, corresponda o no al mismo personaje, nos la refiere por extenso Ovidio (Metamorfosis, II 679-701). Bato era un anciano pastor que se apercibe del robo del joven Hermes de los bueyes de Apolo, que para los ladrones antiguos debieron de ser presa tan codiciada como para los contemporáneos Fort Knox. Sobornado con uno de los bueyes, promete a Hermes su silencio, pero el joven dios no debía de confiar mucho, porque tras adoptar otra imagen, intentó comprar el secreto que le había confiado. Al acceder Bato a revelar cuanto sabía, queda convertido en una piedra para señalar el camino, que es una excelente manera de silenciar al que sabe.

Catulo lo conoce, y nos lo nombra en el poema 7 de su colección. Viaja hasta el año 1951 para aparecer en el Alfanhuí de Ferlosio: uno de los ladrones ocultos en el pajar se llama el "Bato"; su compañero Paulo es, sorprendentemente, mudo.