La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Basílica de Santa Sofía (Estambul)

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
Basílica de Santa Sofía por la noche.

Es el ejemplo más grandioso y paradigmático de la arquitectura bizantina cuyo nombre significa «Santa Sabiduría». Fue mandada edificar por el emperador Justiniano y se construyó en un tiempo récord: entre el 532 y el 537. Hay que señalar que con este emperador el imperio bizantino vivió su primera edad de oro: recobró territorios que habían pertenecido al imperio romano (como Italia), recopiló las leyes (Código de Justiniano) y llevó a cabo un vasto programa constructivo. La celeridad con que se llevó a cabo la construcción de Santa Sofía se debió tanto a la disponibilidad de recursos económicos suficientes, como al sistema constructivo utilizado (ladrillo, entre los materiales) y al empeño personal del basileus (emperador). Al parecer, el propio emperador dormía allí para vigilar la marcha de las obras, y según una leyenda popular un ángel asesoraba al emperador en cuestiones técnicas de construcción. Según la tradición Justiniano dijo al ver terminada la obra: «Salomón, te he vencido», haciendo referencia a la construcción del Templo de Jerusalén por este rey hebreo.

Los arquitectos fueron Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, quieres eran a la vez geómetras, matemáticos y científicos. La planta se inscribe en un rectángulo en cuyo centro aparecen cuatro grandes pilares que sostienen a la alta cúpula central sobre cuatro pechinas. En dos lados opuestos de la cúpula central se sitúan una serie de semicúpulas y ábsides, que van descendiendo en altura y que actúan soportando y conduciendo el peso de la central, de forma que se puede prescindir del tambor y crear un espacio interior diáfano y que parece dilatarse. El peso también está aligerado por la utilización de materiales no muy pesados: ladrillo y tejas porosas de Paros. En los otros dos costados se ubican dos tribunas desde donde se puede observar el ceremonial litúrgico. Delante existe un atrio.

La altura de la cúpula central es de 55 metros, logro que supera a los 43,20 metros del Panteón romano y que solo será igualado con la revolución técnica que supuso lar arquitectura gótica seis siglos más tarde.

En el interior la decoración es muy lujosa (en contraste con el sobrio exterior y a semejanza de las posteriores construcciones islámicas). Las cuarenta ventanas presentes en la cúpula dotan al interior de una gran luminosidad que contribuye a la sensación de ligereza -de poca pesadez- que percibimos. La decoración a base de mosaicos refuerza esta sensación. La cúpula, por otra parte, tiene un claro simbolismo: representa al cielo, al Universo; mientras que la sala de oración es una imagen de la Tierra. El origen de estas construcciones centralizadas las encontramos en los martyria de Tierra Santa, a los que ya nos hemos referido.

A partir de la caída de Constantinopla en poder de los turcos se transformó en mezquita, y gran parte de su decoración musivaria desapareció, añadiéndosele caligrafías árabes en el siglo XIX.

Su trascendencia fue enorme y no solo en el oriente cristiano, sino que se extendió a occidente y también a las mezquitas del Oriente Próximo. Así pues la mayoría de las iglesias de la zona cristiana ortodoxa (Rusia, Grecia, Bulgaria, Rumanía...) presentan una clara influencia de Santa Sofía con su estructura de planta central y cúpulas entre las que sobresale la central. Otras iglesias con las mismas características y construidas en Constantinopla durante el periodo de Justiniano fueron las de los Santos Sergio y Baco, la de Santa Irene y la de los Santos Apóstoles.

Referencias


Notas

  • Santa Sofía según Procopio y Anton Henze [1]