La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Balcanes en el siglo XX

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

Durante el siglo XX los Balcanes han sido el trágico teatro de operaciones en el que se han dirimido las ambiciones políticas de los grandes países europeos. En estos cien años la región ha sufrido una serie de guerras y dictaduras que la han asolado continuamente, desde las guerras de independencia del Imperio otomano hasta las guerra de la desintegración de Yugoslavia. Tanto es así que se ha acuñado la palabra balcanización para expresar este proceso de desmembración y enfrentamiento, con tendencia a ser cruel.

A comienzos de siglo es el Imperio Austro-Húngaro quien tiene ambiciones sobre la región. Su intento de tener una salida al mar por Bosnia-Herzegovina el enfrentará al Imperio otomano y a Rusia.

Los Balcanes tras la primera guerra mundial

Hasta la primera guerra mundial los Balcanes están bajo dominio del Imperio otomano. La subida al poder de los jóvenes turcos supone la laicización del Imperio y el comienzo de las reformas liberales de tipo occidental. Entre 1908 y 1918, con el fin de la primera guerra mundial cae el Imperio y Turquía se convierte en una república. El desmembramiento del Imperio turco supone la creación de pequeños países en el Próximo Oriente, que colonizarán los países europeos, y la creación de numerosos países en los Balcanes.

La paz de Versalles supone una auténtica revolución para la zona, ya que desaparecen todos los imperios que tenían intereses en la región: Austria-Hungría, el Imperio otomano y Rusia. El aspecto de las fronteras en la zona cambia radicalmente, y aparecen nuevos países.

Con la paz Austria pierde gran parte de sus territorios, y Hungría se independiza definitivamente. Rumania, Bulgaria, Grecia y Albania se consolidan como países independientes.

Servia se anexiona, del Imperio austro-húngaro: Bosnia-Herzegovina, Croacia y Eslovenia, creando, así, los Estados Balcánicos del Sur o Yugoslavia, aunque no consigue las aspiraciones del nacionalismo paneslavo, al quedar fuera Bulgaria.

Estos países se industrializan rápidamente, creando un importante proletariado que será, en buena medida, revolucionario, al tener en la reciente Revolución rusa su modelo. Pero este socialismo revolucionario se verá enfrentado a dictaduras de tipo fascista, que tendrán su máximo desarrollo tras el crac de 1929. Hungría en 1920, Bulgaria en 1923, Albania en 1925, Yugoslavia en 1929, Austria en 1933, Grecia en 1936 y Rumania en 1938. Esta será la Europa de las dictaduras.

Dos países merecen especial atención Hungría y Yugoslavia.

Los Balcanes tras la segunda guerra mundial

Durante la conferencia de Yalta, de los tres presidentes aliados, Roosevelt, Stalin y Churchill, se reparten el mundo en áreas de influencia, tras el fin de la guerra. Esta distribución del mundo supone, en realidad, el comienzo de la guerra fría y la delimitación de los respectivos bandos. En esta adjudicación Europa oriental queda en el bloque soviético, gracias a que esta zona ha sido liberada por el Ejército rojo.

Una vez liberados los territorios, la Unión Soviética apoya a los partidos comunistas de todos los países a conquistar el poder, por medios más o menos democráticos. Nacen, así, las democracias populares, que se establecen en toda la Europa oriental y los Balcanes.

Yugoslavia tiene una evolución diferente. En primer lugar, no es liberada por el Ejército rojo, sino que se libera así misma. Pero la guerrilla yugoslava está dominada por los comunistas, la frente de los que se encontraba el mariscal Tito, y tenía un gran apoyo popular. Yugoslavia hará su propia revolución socialista al conquistar los comunistas el poder. Es un comunismo nacionalista de gran arraigo popular.

Albania también tendrá su propia revolución socialista, al frente de la cual estaban Haxi Llesi y Enver Hoxha. Albania también tiene un comunismo nacionalista, pero mucho más cerrado.

Rumania también hace su revolución, pero bajo la mirada de la URSS. En Rumania será Nicolai Cheauchesco quien tome el poder en nombre de los comunistas, instaurando un comunismo autoritario y corrupto.

En los tratados de París (1947) se trazan las fronteras de los Estados en el oriente Europeo, que han estado vigentes hasta la caída del la Unión Soviética en 1991. Inmediatamente empieza la guerra fría y Europa se divide en dos bloques. Los Balcanes quedan dentro de la órbita de la URSS, excepto Grecia, pero en ellos rápidamente se manifiestan tensiones en contra del dominio de la URSS.

Los Balcanes tras la caída del muro de Berlín

En los años 90 han ocurrido dos hechos que han cambiado radicalmente el panorama de las relaciones internacionales, la caída del muro de Berlín en 1989, y el golpe de Estado en la URSS en 1991 (que supuso su desaparición). Estos dos hechos han terminado con la guerra fría y con el dominio soviético sobre la Europa del este.

El proceso de separación de la URSS había comenzado algo antes, cuando en Polonia gana las elecciones sindicales Solidaridad, en Checoslovaquia se abren las fronteras con Occidente, lo que provoca un movimiento migratorio desde República Democrática de Alemania. Pero no es hasta la caída del muro de Berlín cuando empiece a desmoronarse de manera definitiva los regímenes comunistas de todas las democracias populares, separándose, así, de la dictadura soviética. Además, estos países están al borde del colapso económico.

Los procesos más significativos en los Balcanes fueron los de Rumanía, Bulgaria, Albania y Yugoslavia.

Referencias

Artículos relacionados


Otras fuentes de información
Páginas didácticas sobre Historia Notas