La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Arte románico

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar

El arte románico comienza en el siglo XI, a partir de la abadía de Cluny se difunde gracias a las peregrinaciones y llega hasta el siglo XII. Es un arte didáctico, que pretende la educación religiosa del pueblo. Los grandes impulsores son los benedictinos del Cluny. La arquitectura es el arte por excelencia, a la que se subordinan todas las demás. Es, fundamentalmente, un arte religioso, aunque también hay edificios civiles, vinculados a la guerra, como los castillos, las murallas, las atalayas, etc. Son, en todo caso, obras muy sólidas. Las artes figurativas tienen una clara tendencia narrativa, pedagógica y expresionista, destacando más el mensaje que la correspondencia con la realidad. Hay una clara tendencia al simbolismo.

Podemos dividir el arte románico en tres etapas: primitiva o prerrománico, desde el siglo V al X, plena, el siglo XI, y de transición al gótico, el siglo XII. En realidad el románico es sinónimo de arte cristiano medieval y occidental, desde el siglo XI al XII.

En el románico se alcanza la perfección de los estilos prerrománicos, gracias a las influencias bizantinas y orientales. Es un arte feudal y con un fuerte carácter religioso y rural. Esta es una época de crecimiento económico y demográfico, en la que se recupera el comercio.

Se dice que en torno al año 1000 aparece en la sociedad la creencia de que está a punto de llegar el fin del mundo, por lo que los temas inspirados en el Apocalipsis, Juicio Final, Cristo majestad y los monstruos, serán recurrentes. Con el tiempo, hacia 1033, y al ver que no se ha producido el fin del mundo, los temas derivan hacia la plasmación de sentimientos de gratitud. Aunque no parece que la sociedad, en general, estuviese preocupada por el cómputo del tiempo, ni que las personas ilustradas se lo creyesen.

El románico agrupó las diferentes opciones que se habían utilizado en la temprana Edad Media y consiguió formular un lenguaje específico y coherente aplicado a todas las manifestaciones artísticas. Surgió de forma paulatina y casi simultánea en Italia, Francia, Alemania y España. En cada uno de estos países surgió con características propias, aunque con suficiente unidad como para ser considerado el primer estilo internacional, con un ámbito europeo.

Desde el siglo VIII, una serie de acontecimientos históricos es la que posibilitará la renovación y expansión de la cultura europea: la subida al trono de Francia de los Capetos, la consolidación y difusión del cristianismo, el inicio de la Reconquista en la Península Ibérica y, fundamentalmente, el nacimiento de las lenguas románicas, son los hitos que marcan ese resurgir. Sin embargo, el arte no alcanzará una formulación coherente hasta que es superado el año 1000, cuando una corriente de vitalidad y expansionismo, tanto económico como cultural, se apodera de las sociedades occidentales, que van a sufrir un importante crecimiento demográfico: se roturan nuevas tierras y se abren antiguas rutas de comercio que posibilitan los caminos de peregrinación. Toda Europa se ve invadida por una auténtica fiebre constructiva; se había conseguido formular un arte capaz de representar a toda la Cristiandad: el Románico.

El término «románico», como concepto que define un estilo artístico, fue utilizado por primera vez en 1820 por De Grebille, que consideraba con este termino todo el arte que se realiza con anterioridad al estilo gótico desde la caída del imperio romano; y por analogía al término ya conocido de lenguas románicas, el arte románico sucedía al arte antiguo tal y como las lenguas románicas eran las sucesoras del latín.

Posteriormente, la acepción de arte románico se fue restringiendo y pasó a designar el arte desarrollado en Occidente entre los siglos XI y XII, aunque todavía hoy siguen las controversias para determinar con exactitud la amplitud de espacio y tiempo que abarca este estilo.

En la definición de este primer arte europeo, es fundamental la reforma monacal realizada por la orden cluniacense, como resultado de una revisión en profundidad de las comunidades benedictinas. El monasterio de Cluny, fundado en el año 930, se convierte en el gran centro difusor de la reforma, que alcanzó rápidamente una gran expansión y consiguió que a través de sus monasterios el arte románico se difundiera por todo el mundo cristiano europeo. Anteriormente a que la orden de Cluny capitalizara y extendiera este arte románico, ya se había desarrollado en Italia, en la región de Como, y en España, en Cataluña, lo que se denomina el primer románico. Los maestros de Como, con sus aparejos de albañil, su estructura de iglesia de una nave y sus populares bandas lombardas, así como los primeros abovedamientos de las iglesias catalanas, sentaron bases sólidas para un rico desarrollo de la arquitectura románica.

Referencias

Artículos relacionados

Fuentes empleadas y notas