La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Arte del Antiguo Egipto

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar
"El Arte del Antiguo Egipto se caracteriza por un sentido de orden: las líneas claras y sencillas, combinadas con formas simples y áreas planas de color". Mural de la Tumba de Seti I

Por Arte del Antiguo Egipto se entienden los estilos de pintura, escultura, artesanía y arquitectura desarrollados por la civilización del Egipto Antiguo desde el año 5000 adC hasta el 300 dC. Este arte se caracteriza por un sentido de orden: las líneas claras y sencillas, combinadas con formas simples y áreas planas de color. Los artesanos utilizaban las líneas perpendiculares, verticales y horizontales, formando una red y dar las proporciones correctas en su trabajo. El arte refleja la situación social, religiosa y política. Gracias al seco clima de Egipto y a ser enterradas por la arena del desierto (o por sus propietarios, para gozar de ellas en la "otra vida") nos han llegado en aceptable estado de conservación multitud de auténticas obras de arte, a pesar de la utilización de los monumentos como canteras, las guerras o los innumerables saqueos de tumbas y templos.

El arte egipcio estuvo vinculado desde el principio a la religión y al poder, al servicio del faraón y de las clases dirigentes. Los artistas no eran libres, se limitaban a seguir unas normas de representación fijadas de antemano, dictadas por los sacerdotes; eran considerados simples artesanos, aunque gozaban de cierto reconocimiento social. Por eso apenas hubo cambios estilísticos en sus más de 3000 años de existencia, a lo que contribuyó la ausencia de influencias culturales exteriores debido al aislamiento geográfico del país, entre desiertos y el mar.

La arquitectura

Artículo desarrollado → Egipto Antiguo.
El Templo de Luxor.

La arquitectura egipcia muestra una monumentalidad y magnificencia extraordinarias que ilustran elocuentemente la autoridad de aquella monarquía absoluta, poderosa y teocentrista. La construcción de templos, pirámides, mastabas, lo mismo que la experiencia en la medición de los campos , fomentó el avance en los conocimientos matemáticos. Con la dinastía III se inició el empleo masivo de la piedra en la arquitectura funeraria. Las pirámides fueron eje de grandes complejos que integraban también el vecino templo funerario, un templo en el valle y la calzada que los unía. Son mundialmente famosas las pramides de construidas en el Valle de Gizeh para las tumbas de los faraones Keops, Kefrén, y Micerinos,de la IV dinastía. Los templos de Karnak y Luxor en honor del Sol (Amón-Ra)

La pintura

Se utiliza sobre todo en el interior de las tumbas (hipogeos); es alegre y colorista y como temas aparecen tanto los cotidianos y nilóticos (trabajos agrarios, cacerías, fauna) como los religiosos (divinidades, símbolos...)

En los temas cotidianos encontramos un mayor naturalismo, aunque a la hora de representar las figuras se les aplica los mismos esquemas que a la escultura en relieve (ojos y torso de frente...)

En las personas se utiliza una policromía distinta para el hombre y para la mujer: tono rojizo en el varón y piel blanquecina en la mujer. También los ropajes difieren, yendo los hombres ataviados exclusivamente con el típico faldellín blanco y la mujer con peluca negra y túnica igualmente blanca.

La escritura

Artículo desarrollado → Jeroglífico.

Esta escritura pictográfica, incomprensible durante muchos siglos, se pudo descifrar gracias al descubrimiento de la piedra de Rosetta que presentaba inscripciones jeroglíficas, en demótico y en griego. La escritura jeroglífica egipcia no sólo se componía de pictogramas, sino que también tenía fonemas (signos con un valor sonoro). En este sistema de escritura no se usaba la puntuación. Además, tampoco se indicaban las vocales.

Los jeroglíficos se pueden leer de derecha a izquierda, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, según la dirección del dibujo. Tradicionalmente escrito en columnas, más tarde se hizo en líneas horizontales.

La palabra jeroglífica se aplica también, por extensión, a los pictogramas de otras culturas y, en sentido figurado, a aquello que resulta imposible de entender.

La escultura

Escriba del Louvre.

Otro campo artístico en que el arte egipcio alcanzó altas cotas fue la escultura, dominada por la ley de la frontalidad. La escultura egipcia tuvo gran importancia no solo por su carácter decorativo, sino por su relación con las ideas religiosas de ultratumba de los egipcios. Practicaron tanto la escultura exenta o de bulto redondo, como el relieve (bajorrelieve y huecorrelieve).

Las principales características de la escultura egipcia son la utilización de la piedra (material duro), la ley de la frontalidad, la visión rectilínea, el canon (18 puños) y su idealismo.

Estas características ponen de manifiesto la finalidad de la ejecución de las esculturas: su perdurabilidad en el tiempo, puesto que a menudo su objetivo es alojar el alma tras la muerte del cuerpo, lo que es especialmente importante en el caso de las esculturas exentas.

La estatua de Djeser, procedente de Sakkara, es la primera expresión monumental de la divinización del faraón. De la IV dinastía hay que destacar la estatua de diorita de Kefren, que estuvo en su templo del de Giza, donde aparece sentado en su trono culminado por Horus y la de Micerino, flanqueado por la diosa Hathor y el dios protector del nomo. Otras obras destacadas son la Gran Esfinge de Giza (que representa al faraón Kefrén) y la de Rahotep y Nofret.

Referencias

Artículos relacionados

Bibliografía

  • Parte de este Artículo posee información de Wikillerato con una Licencia CC-BY-2.5
  • Molinero, Miguel Ángel y Sola Antequera, Domingo. Arte y sociedad del Egipto antiguo
  • Parte de este artículo proviene de una entrada de la Wikipedia en Francés con Licencia CC-BY-SA.

Notas