La Enciclopedia Libre Universal en Español dispone de una lista de distribución pública, enciclo@listas.us.es

Anglicanismo

De la Enciclopedia Libre Universal en Español
Saltar a: navegación, buscar


Precedentes

En las postrimerías de la Edad Media, la Iglesia de Inglaterra apenas parecía estar sufriendo las convulsiones tan profundas que se vivían en Europa. Sin embargo, especialmente desde que John Wyclif denunciara la decadencia del poder espiritual, las críticas a la Iglesia que circularon fueron numerosas y más numerosas aún las críticas al Papa. Por otra parte, dentro de este país, el humanismo llevaba tiempo defendiendo idea de una reforma basada en la Biblia. Así, William Tyndale, más tarde discípulo de Martín Lutero, tradujo el Nuevo Testamento al inglés. Esta versión sería la empleada, bajo una forma revisada, hasta el siglo XX.

Enrique VIII

Ya con anterioridad a la Reforma protestante, el rey de Inglaterra venía ejerciendo una influencia preponderante sobre la Iglesia inglesa. Esto explica por qué, en este país, la reforma fue el resultado, no de un movimiento religioso nacido de la base o de algunos individuos, sino del soberano. El papel de Enrique VIII fue capital. Este príncipe, inicialmente destinado a una carrera eclesiástica, había recibido una formación religiosa. Al principio de su reinado, se comportó como un hijo obediente de la Iglesia romana. Defendió los siete sacramentos contra Martín Lutero, lo que llevó al Papa a conferirle el título de partidario de la fe. Y con su Lord Chancellor Tomás Moro, se opuso también con vigor a la traducción de la Biblia realizada por Tyndale.

La ruptura con el papado

El motivo de ruptura con el papado fue el deseo del rey de anular su matrimonio con Catalina de Aragón, que no le había dado hijos, para poder casarse con Ana Bolena, dama de la corte que, más tarde, haría decapitar. El papa Clemente VII se negó a anular su primer matrimonio, lo que provocó que en 1536 Enrique VIII rompiera los vínculos con Roma dando lugar a creación de la Iglesia anglicana.

El anglicanismo de hoy

Esta forma del cristianismo está presente hoy principalmente en los países que quedaron impregnados por la cultura inglesa, como las antiguas colonias americanas y africanas del Reino Unido.

Las iglesias anglicanas conservaron una buena parte de la liturgia y del clero católico (excepto el cardenalato y el papado). Sin embargo, durante el siglo XX y el XXI, algunas iglesias anglicanas tomaron decisiones bastante liberales en comparación con las otras religiones cristianas: ordenación de mujeres sacerdotes o la aceptación de un obispo abiertamente homosexual.

La Comunión Anglicana cuenta en la actualidad con unos 70 millones de miembros y cada Provincia Eclesiástica es autónoma respecto de la otra. El Arzobispo de Canterbury es uno de los instrumento de unidad dentro de la Comunión, pero no es el "papa anglicano".

Características

Los anglicanos aceptan los principios del protestantismo luterano, pero la iglesia sigue manteniendo una jerarquía eclesiástica y cultos basados en los de la catolicismo.

En relación con el aborto, no se acepta como una opción moral salvo en circunstancias excepcionales como el caso en que la vida de la madre esté amenazada, deformidad física o mental en el feto, y en caso de violación o incesto. Aún en estos casos, según la iglesia anglicana, es también una opción moralmente aceptable el continuar con el embarazo. El principio de Santidad de Vida es relevante tanto al feto como a la madre.

El jefe supremo de la Iglesia Anglicana en Inglaterra es el Rey o la Reina de Inglaterra, aunque el dogma y la disciplina están a cargo de los arzobispos y obispos. Los clérigos anglicanos pueden contraer matrimonio, aceptan la Santísima Trinidad y rechazan el culto a las imágenes. Todos los obispos anglicanos tienen el mismo rango y comparten el liderato de la iglesia, con la participacion del clero y los laicos en todas las decisiones, siendo los obispos los pastores principales.

Divorcio

La posición doctrinal de la Iglesia afirma la intención vitalicia de la alianza matrimonial. Sin embargo, desde la Conferencia de Lambeth de 1888 se estableció la posibilidad pastoral de que "una vez que la relación matrimonial se ha destruido sin posibilidad de arreglo, el matrimonio mismo es como si hubiera muerto, las promesas se han visto frustradas y el vínculo roto". Desde la Conferencia de Lambeth en 1978 se concedió permiso para celebrar un nuevo matrimonio por razones pastorales cuidadosamente consideradas.

Principales diferencias con la iglesia católica

Hay mucha confusión con la palabra "Católico". Siempre se emplea ese título para designar solamente una de las tres grandes ramas de la Iglesia Católica que son: la Iglesia Ortodoxa, la Iglesia Católica-Romana y la Comunión Anglicana. Las diferencias básicas que hay entre Anglicanos (Episcopales) y la Iglesia Romana son:

  1. El Dogma de la Infalibilidad Papal: éste fue promulgado en el Concilio Vaticano I en el 1879. El anglicanismo no considera que tenga base en las Sagradas Escrituras ni en la tradición de la Iglesia en los Concilios de la misma en los primeros siglos del cristianismo.
  2. La Doctrina de la Transubstanciación: es la doctrina del cambio físico de pan y el vino en la Santa Eucaristía al cuerpo y sangre de Cristo. La Iglesia Anglicana enseña la Doctrina de la Real Presencia de Cristo en los elementos del Pan y Vino consagrados pero sin un cambio en la materia ni sustancia de los mismos.
  3. Los Dogmas de la Inmaculada Concepción y la Asunción de la Virgen: para el anglicanismo, estos dogmas no tienen base bíblica ni en la tradición de la Iglesia en los primeros Concilios. Puede creerse como devoción privada, pero no se creen necesarios para la salvación.
  4. El celibato obligatorio: durante el tiempo de la Reforma en el siglo XVI, la Iglesia de Inglaterra abolió el celibato obligatorio para su clero y deja esta vocación de vida a la decisión de cada cual, es decir, el sacerdote puede elegir si es célibe o casado.
  5. La ordenación de mujeres al sacerdocio y al episcopado: Esto es materia de práctica y disciplina de la Iglesia, no de doctrina, al reconocer la completa participación en el Cuerpo de Cristo de todos los hijos e hijas de Dios, incluyendo el llamado a la ordenación.
  6. La forma de gobierno de la Iglesia: En la Iglesia Episcopal el clero, laicado y obispos tienen amplia participación en el gobierno total de la misma. Se celebran Asambleas de feligresía para elegir a sus líderes, la Asamblea Diocesana, con representación de todos y de igual forma a nivel internacional.

Tradición y doctrina

El paulatino aislamiento de Europa Occidental con respecto a los centros culturales y políticos del Mediterráneo encerraron a las Iglesias Ortodoxas en si mismas y hasta el día de hoy, los libros de Historia Universal que estudiamos en nuestras escuelas latinoamericanas nos hacen creer que todo lo importante sucedió desde Italia hacia Portugal, (con toques alemanes e ingleses leídos desde Roma). Los textos de “Prehistoria y Oriente”, casi hacen equivalentes ambos términos. Parece que Oriente quedó en la prehistoria así como los ingleses, alemanes y suecos en la barbarie...)

Claro que una mirada global nos enseña otra cosa muy diferente. Durante la oscura noche cultural que padeció Europa occidental desde el S. IV hasta la genialidad de Sto. Tomás de Aquino, la Cultura en general y la Teología y la Filosofía en particular, siguieron su desarrollo y alcanzaron esplendor en las márgenes orientales del Mediterráneo[1] así como en la cultura celta británica.

Desde el S. I se recopilan por escrito, básicamente en griego, las primeras tradiciones cristianas, relatos, cartas, comentarios, exposiciones doctrinales y catequéticas, etc. En los primeros tiempos del Cristianismo, es evidente, que las comunidades se organizaron y vivieron su Fe sin los escritos que hoy conocemos como Evangelios y Nuevo Testamento. La Tradición de la Iglesia fue recopilando los escritos que aparecen desde el S. I y recién al comienzo del S. IV queda establecido el Canon de la Biblia tal como lo aceptamos en la época actual. La Iglesia Cristiana, a través de los Concilios, esto es, de las asambleas de representantes de las Iglesias particulares, reconoció los escritos que se consideró, en aquel momento, verdaderamente consistentes con la experiencia de los primeros discípulos y apóstoles de Cristo. “El Espíritu Santo y nosotros estuvimos de acuerdo…”

“Es importante tomar conciencia de que la Iglesia Universal existió desde antes de que fueran escritos los textos del Nuevo Testamento y que esas escrituras fueron compuestas por miembros de la iglesia para registrar la institución y la historia temprana de la Iglesia”. [2] Por lo tanto, no es de extrañar que, de la transmisión oral original, así como de las tradiciones guardadas por las comunidades cristianas, permanezcan en la Iglesia muchas cosas que no están registradas en el Nuevo Testamento, pero que forman parte integrante de la vida del Espíritu en la Comunidad. Estas son fuentes de la Doctrina para las Iglesias Ortodoxas y la Comunión Anglicana, la Tradición escrita y la Tradición oral; ambas conforman la Gran Tradición, memoria viviente de la Iglesia, que es Ella misma guiada por el Espíritu Santo, tal como fue prometido a los primeros discípulos.

Las manifestaciones principales de esta Tradición de la iglesia, que expresa su catolicidad son[3]:

A.- La S. Biblia, que dependió de la misma Iglesia para su autentificación, esto es, para el establecimiento de su canon. También depende de la participación del lector en el Espíritu que se manifiesta en la Iglesia, la capacidad que este tendrá para la comprensión de los múltiples sentidos de la S. Escritura. “Si la Biblia tiene algún sentido, este debe ser comprendido de acuerdo a las tradiciones de la institución que la produjo” [4]

B.- Los Credos Apostólico, de Nicea y de S. Atanasio, así como los Concilios Ecuménicos, constituyen otra parte de la Tradición escrita de la Iglesia. Estas asambleas de representantes de las diversas Iglesias particulares definieron las doctrinas y las prácticas así como anteriormente lo dijimos, definieron los textos aceptados de la S. Escritura. Se reconocen siete Concilios Ecuménicos:

  1. I Nicea 325 d. C.
  2. I Constantinopla 381 d.C.
  3. Efeso 431 d. C.
  4. Calcedonia 451 d.C.
  5. II Constantinopla 553 d. C.
  6. III Constantinopla 680 d. C.
  7. II Nicea 787 d. C.

Como podemos apreciar, estos Concilios Ecuménicos, también aceptados por la Iglesia Católica Romana y por algunas Iglesias Reformadas como doctrinales, se llevan a cabo en la zona oriental del Mediterráneo con participación mayoritaria de las comunidades de los cuatro patriarcados orientales y de las Iglesias nacionales, como la de Inglaterra. Los C oncilios Ecuménicos dejan de realizarse a partir de la época en la cual Roma se s epara de la Iglesia Universal; ¿Cuándo realizaremos un nuevo Concilio Ecuménico?

C.- Los Textos Litúrgicos también son parte de la tradición escrita de la Iglesia. “ La Liturgia expresa en la práctica lo que la Iglesia enseña”[5] Los textos que la conforman son el resultado de la cristalización de la doctrina (ceremonias, himnos, rituales, etc.) y producto de la historia de la Iglesia; parte de la memoria viviente de Ella.

D.- Los Sacramentos. Evangélicos, esto es el Bautismo en nombre de la S. Trinidad (Mt. 28:19), la Sagrada Eucaristía, en la que se participa del verdadero Cuerpo y sangre de Cristo; ordenados por Cristo mismo “administrados con el uso indefectible de las palabras de la institución de Cristo y los elementos ordenados por él.[6] ” Los otro cinco sacramentos, aceptados por las Iglesias, son también signos guiados por el Espíritu Santo, por medio de los cuales el mismo Espíritu otorga Gracia para los aspectos más importantes de la vida; Confirmación, Matrimonio, Reconciliación, Unción de los enfermos, Orden sagrado (por medio del cual los ministros son capacitados para ser diácono, sacerdote u obispo y colaborar con la comunidad de bautizados por los servicios sacramentales que ejercen[7])..

E.- El Episcopado histórico, “adaptado locamente en los métodos de su administración a las diversas necesidades de las naciones y los pueblos[8]”

La Iglesia Católica , en sus tres ramas Anglicana, Ortodoxa y Romana, cree que el Señor Jesucristo es verdaderamente Dios, el Mesías, hijo engendrado de la misma esencia que el Padre antes de todos los siglos; que también es verdaderamente Hombre, igual a nosotros en todo menos en el pecado. Cree que Jesucristo por nuestra salvación nació de María Virgen, a quien llama Theotokos, Madre de Dios (La que dio a luz a Dios).

La Iglesia Católica adora a Dios en la Trinidad y honra a los santos. Entre los santos el primer lugar es el de la Theotokos.

La Iglesia Católica , en palabras tradicionales de los padres griegos, espera la deificación en sus miembros, verdadera unión con Dios, proceso dinámico y gradual que dura toda la vida y no sólo se decide al morir.

La Iglesia de Roma solamente admite al orden sagrado a varones célibes. En las Iglesias Ortodoxas se admite al diaconado y al sacerdocio a hombres casados; en la Comunión Anglicana además se les admite al episcopado, sean varones o mujeres soltero/as o casado/as, porque se reconoce que una persona que tenga vocación al sacerdocio no necesariamente implica que Dios le otorgue también la vocación al celibato. La ordenación de mujeres en la Comunión Anglicana se establece a partir de su creencia en la igualdad teológica de varones y mujeres. (Gal. 5:26-28)

En ciertos casos, en las Iglesias Ortodoxa y Comunión Anglicana se acepta la separación de los cónyuges y las segundas nupcias. Aunque el ideal es la permanencia del matrimonio para siempre la debilidad e imperfección humana requiere de una actitud materna de la Iglesia en circunstancias cuidadosamente analizadas.

Para la comunión anglicana y para las Iglesias Ortodoxas, el fin del matrimonio no esta centrado en la reproducción sino en la vivencia del sacramento como expresión de Gracia, Sacramento de Amor. Por tanto cada pareja debe tomar en conciencia sus decisiones respecto a la paternidad.

Puedes ir dándote cuenta lo que significa, entonces, que todo un continente logre su autonomía política de Europa y se constituya en países independientes y soberanos, esto es, que se separa de uno de los dos poderes que conquistaron la región y logra su independencia. Pero, que ese mismo pueblo permanezca en la creencia de la imposibilidad de separarse del otro poder, el religioso; y que esa liberación, de obtenerse, costaría no solamente la perdida de la pertenencia a una identidad compartida en esta vida sino además la perdida de la vida eterna, un castigo bastante más fuerte y aterrorizante.

El desconocimiento/ocultamiento de la realidad más amplia que es la Iglesia Católica, - la cual al menos implica a las Iglesias Ortodoxas de Jerusalén, Constantinopla, Antioquia, Alejandría, etc., la Comunión Anglicana, la Iglesia Copta, Armenia, etc. - deja en el imaginario social, hasta hoy día la ilusión de un monopolio de la catolicidad a cargo de Roma y del Vaticano.

Este es un fenómeno de orden psico social que desde ya se puede ir reconociendo como uno de los rasgos más interesantes de la dualidad latinoamericana, independencia de Europa por el lado político y continuidad de la dependencia de Europa por el lado religioso. Interesante ¿no?, porque hay países que no tuvieron este problema, que se independizaron política y religiosamente con respecto del viejo continente.

[1] La monumental “Patrística Griega” de Migne es uno de los mejores testigos de lo dicho. [2] Obispo Dmitri,(Exarca de México, O.C.A.) “Orthodox Christian Teaching”, 1983, Department of Religious Education, Orthodox Church in America. Nueva York.; pg.6 [3] Según la Declaración de la Comunión Anglicana en la Conferencia de Lambeth de 1888, como Artículos que proporcionan una base para la Unidad Cristiana. [4] Op. cit. Pg. 7 [5] Op. cit. Pg. 7 [6] “El Libro de Oración Común”, pg. 772, 1989, Church Pension Fund, Nueva York. [7] La sucesión apostólica de las Iglesias Anglicana, Ortodoxa y Romana no han tenido interrupción desde la época apostólica. [8] Ibíd. Pg. 772

Referencias

Fuentes empleadas y notas

Bibliografía

  • El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Wikipedia, publicada con licencia CC-BY-SA 3.0.

Otras fuentes de información